Todo ocurre…. y yo respiro 💭

Nada más difícil o más duro, que sentir como se escurre la vida entre las manos y estar distante de lo que se quiere.

La vida es una encrucijada continua. Si vas por un camino, abandonas otro; si eliges a alguien excluyes al resto, si te dedicas a una cosa de una forma íntegra, descuidas el todo lo demás. Somos de atención limitada y nos damos más cuenta de esto, cuando somos los olvidados en lugar de quienes olvidan.

Pareciera todo una constante dicotomía, pero ese “todo” es humanamente más complejo que un “si” o un “no” ya que en medio de estas dos palabras tan pequeñas (con significados que han cambiado muchas vidas); existen muchos matices y palabras posibles entre una y otra.

De pronto estamos ante el cielo y algunas veces se deja contemplar tan cercano, da pendo la sensación que alcanzarlo con nuestra propias manos es posible, para luego bajar de la cúspide de las emociones y encontrarnos con que la realidad nos golpea haciéndonos entender que estamos bien, pero bien lejos de eso que nos encanta.

—¿Quién podría tener las respuestas? ¿Quién es ese que aún siendo humano lo conoce todo? la respuesta es evidente para cada uno. Nadie (lo que incluye a todos) tiene lo necesario para decir que “ya está listo”.

A veces terminamos colgando los sentimientos en el closet del,p olvido, pero cada vez que queremos o más bien necesitamos estar vivos, pasamos por el pasillo de la vida, y “sentimos “ como ellos se mueven, aún estando bien guardados.

En fin, la vida se escurre… entre encierros y distancias, entre ausencias y nostalgias, entre cuentos que nunca llegarán a finales felices. Y esto no se debe a un “separador” que le han dado nombre de rey al ponerle <corona>. No, esto ocurre porque lo que se siente termina no siendo suficiente para quien le da la espalda.

Y mientras todo esto ocurre… yo, respiro.

Agosto 11; 2020. Día largo que transcurre viéndole de lejos…

Agosto pocos días… incertidumbre

Agosto se asoma con cuidado… días difíciles también le tocan a él. El siempre ha sido de veranos, de vacaciones y días libres, de jolgorios y fiestas o de inicios de mucho frío en otro lado del mundo. Pero en torno suyo, ha estado el movimiento constante.

Nada en su haber de días de encierro, de ausencia de personas, de viajes que se posterguen hasta no saber cuándo. Él ha sido de los que animan, de los que inventan, de los que se lanzan en parapente o van a esquiar sobre cualquier montaña que se cubra de nieve.

Ahora, le toca contemplar sus pocos días de recién llegado, muchas veces desde la ventana, con incertidumbre de lo que ocurre afuera. Tantas voces, tantas muertas, tantas estadísticas, tantas noticias, y en muchos casos… tanta ausencia de verdad.

Como el resto de casi todos los meses de este famoso año, 2020; Agosto también es objeto de dudas y la incertidumbre hace nido en la cumbre de sus días.

Y nosotros… hemos reído en días de Agosto, hemos viajado, llegado a un sitio nuevo, experimentado la vida soplándonos con brisa cálida o fría, lo hemos pasado bien. Sin embargo, también la vida en su plenitud, trae la otra cara de la moneda, aquello que puede completar una verdadera perspectiva de que existimos.

En este Agosto, así como hemos conocido antes la Alegría de nacimientos, veremos con tristeza el adiós en los ojos ya cerrados de alguien, en el cambio de horizonte en algunos caminos, en distancias que aparecen y ya no podemos controlarlas.

Se marchitarán flores que en otros tiempos existieron, porque todo ha ido cambiando, el planeta ha sufrido daños quizás irreparables, el ser humano ha vivido pruebas que a cualquier otro ser del universo le hubieran hecho cambiar radicalmente… al humano, no tanto…

Estamos en medio de todo esto, y Agosto me mira con cara de incertidumbre… y yo le devuelvo la misma mirada, tomo su mano de forma compasiva y le digo: —Ambos vamos juntos en esto, tranquilo. Y la tranquilidad no es precisamente la amiga más cercana, pero toca confiar que no depende todo nosotros, porque si así fuera, ya el mundo no existiera.

Agosto…. “ocho”, mes par, redondo…. favorito… sigamos de la mano, admirando la vida, encontrando que a pesar de cualquier cosa, importa lo que nos ocurre adentro.

Gracias porque sé, que tú también estás conmigo. Tú estás, y es importante, aunque estemos distantes.

Agosto 2 y 3; 2020. Mientras hoy en el camino.

Julio 2020, que te vas… fiesta de luz! 😊

Julio se va despidiendo ya, y ha hecho fiesta de luz, para irse a lo grande.

Los días han sido raros, amargos inciertos, pero la despedida de esta treintena de emociones, nos reconcilia con la idea de que todo “también pasa“.

Por mucho que las aflicciones sean profundas, las heridas alguna vez cicatrizan y el momento más aciago recibe un rayo de sol, volviéndose en esperanza.

No sabemos a ciencia cierta que nos depara el simple día de mañana, pero debemos estar agradecidos de este hoy, aún con todos sus inconvenientes.

En días en los que la vida ha tomado un valor más cercano a su propia verdad, en medio de cuidados y normas de bioseguridad, aislamiento y desinfección, pensemos en todo lo agradable que hemos tenido hasta ahora, antes que la vida nos mostrara otra cara.

Muchos zoom como medio expedito para comunicarnos,m; meet, WhatsApp’s y cualquier medio digital alternativo para vernos y decir de alguna manera que “estamos aquí” seguirán siendo quizás en los próximos meses y quién sabe, si años, la forma que tendremos para seguir estando juntos.

Pero estamos llamados a no darnos por vencidos. En los momentos menos esperados y aún rodeados de las crisis más profundas, suceden cosas buenas.

Poder acercarnos a alguien y expresarle nuestro amor, de forma digital es una vía o un medio que los que vivieron situaciones de emergencia sanitaria antes, no tuvieron. Así que sigamos celebrando la vida, porque es la oportunidad que tenemos.

Julio, me añadiste un año más, y desde esta perspectiva, me permito ver los días con ojos nuevos, con la calma de saber que las prisas no sirven para mucho y que nadie puede vivir ningún día de manera anticipada o posdatada.

Que el presente sigue siendo lo más conveniente.

AC*

Preguntas… ¿quién? 💭➿

¿Quien tiene la última palabra en una discusión o en un sentimiento?

Aquel que dejó escuchar más su fuerte voz, el que cerró la llamada o dio un portazo, o…

Aquel que mediante su silencio y escucha, de atender hasta el último momento de la llamada o quedar del lado de afuera de quién tira la puerta; decide expresar a través de lo que no dice, todo eso que si siente

¿Qué dices? 😳

Lo que nos gusta… y atrapa 👀❤️

➰Hay lugares que nos gustan, que nos atrapan al pasar y nuestros sentidos no pueden evitar, ir a quedarse al menos unos segundos, lo que dura ese disfrute, que no cuesta nada en metálico.

➰Hay personas que también nos gustan, levantan nuestra atención y de alguna manera atrapan también cada uno de nuestros sentidos; y son esos en los que también nos detenemos, aún cuando tengamos la vida ocupada y hecha un lío, y por el tiempo que dure ese respiro…. simplemente lo disfrutamos.

A veces solo se trata de no dejar pasar la vida; de contemplar el cielo y saber que eso que vemos también es nuestro. Se trata además de darnos el permiso de acercarnos, y no obviar lo que nos ocurre por dentro; porque quizás esa sea la mejor expresión de vida que tengamos.

➰Hay de todo… lugares, personas, situaciones, emociones. Pero también hay, quien pasa toda su existencia huyendo de “todo eso“.

Confieso que soy de esas, a las que le gusta detenerse, poner en “paté” la vida unos segundos (horas o hasta años) y darme el permiso para estar en eso (o ese) que me atrapa no solo los sentidos, sino también quien soy internamente. Así soy, tú lo sabes.

Solo tenemos a brevedad de la vida, para realmente comprobar que estamos vivos. ¿Qué esperas?

Como si nada… en serio? 😳😔

El día comienza, y la vida se mueve… como si nada.

La ciudad despierta, con la mejor apariencia de normalidad, como si nada ocurriera: solo con mascarilla en la cara y un pensamiento quizás recurrente “lo que le ocurre a otros, a mi no me pasará ” 🙄

Y así pretendemos , que sea la vida. Que despierte como si nada… porque nada nos afecta, nos altera, nos derriba. Y también nos colocamos una mascarilla, quizás más permanente que la del “corona”.

Como si nada… como si los sentimientos pudieran envolverse en una máscara de alegría ficticia y eliminar el dolor que a veces nos provocan.

Como si nada... tomando las palabras como algo sin profundidad, como ligeras frases que se dicen para rellenar un párrafo y no como una expresión sincera de alma.

Como si nada... creyéndonos a “prueba de balas” siempre bien portados y sin ninguna emoción que nos sobresalte.

Esos “como si nada” son las mentiras frecuentes que maneja aquel que no se atreve a aceptar que sí siente, que dí se equivoca, que si ha pisado alguna vez una vida con ganas; que si… que no se es tan Bueno como se pretende aparentar.

Yo no puedo pasar por el sentimiento, como si nada… pero mi respeto para ti, que pretendes que sí.

En el lugar del otro… empatía 👞

La empatía es algo tan importante en las relaciones, que ante la ausencia de ella, es muy probable que lo que exista, se termine.

Nos es imposible sentir exactamente cómo el otro, pero el interés o disposición que tenemos para entender, nos hará al menos “probarnos sus zapatos”.

Muchas veces escuchamos decir eso de “ponerse en los zapatos del otro”, pero estamos conscientes de que nadie pisa igual, y aún cuando puede ser el mismo número, cuando nos montamos sobre los zapatos o tacones de la otra persona, ahí nos damos cuenta que ciertamente somos diferentes. Pero quien asume el riesgo de estar en otras pisadas o llevar tacones aunque no sean de su uso, decide realmente estar con alguien.

A veces me gusta más quien está dispuesto a “estar descalzo conmigo“, porque así mientras nos desnudamos los pies, también se van cayendo un poco toda esa serie de -trampas- que abundan en las relaciones, para vernos mucho mejor de lo que realmente estamos.

El lugar del otro, siempre va a tener la medida del otro, y quizás para quien no quiere de verdad, le cueste muchísimo encajar en esa horma. Por tanto es mejor no aventurarse sino se está dispuesto realmente, a probar cómo alguien más recorre el camino.

Andar descalzo también es un riesgo, hay heridas que pueden estar al dar el primer paso, pero a cara descubierta, muchas veces es mejor la vida.

Ya sabes que no te invitaba a “mis zapatos”, para no incomodar con mis cosas, pero también respeto tu temor a cualquier dolor que andar sin calzado te produzca… entonces es preciso entender que la empatía como característica propia del amor, no existe para mí, en tu vida. Eso es un avance.

#paralosquedetestanloszapatosapretados

Julio que ya llegó… 😳

Un mes más que recibimos en este año; en este 2020 tan incierto. El calendario anuncia treinta y una oportunidades para experimentar la vida.

Abrumados, cansados, encerrados… a pesar de todo eso; espero que para ti, así como avanza el calendario, también avance la vida.

Los temores no saldrán del escenario, pero la vida se rebela a darse por vencida. Así que rellena cada espacio en el almanaque con una propuesta que haga más completos tus días.

Que este semestre que tenemos por delante sea consumido por nuestras ganas de vivir, en lugar de solo ceder los espacios de la vida, a un tiempo qué pasa en la zozobra y en lo incierto.

➰Alguna vez pensaremos en estos días y serán parte de un gran recuerdo.➰