Háblame… por favor, háblame

Háblame,

De días incandescentes, donde la luz entra haciendo caso omiso a la penumbra. Diciéndole con autoridad que se aparte, con voz que ella no puede obviar. Se desvanece.

Háblame,

De colores que aparecen y dan la impresión de pintarlo todo, pero que su permanencia es tan efímera como la mano que quiere tocar y ni siquiera roza. Se retrae.

Háblame,

De días azules, en los que la espera parece más corta y correr tras el cielo no es una utopía, porque el se acerca y nos penetra; entonces nos sentimos allá arriba. Se conquista.

Háblame,

De explosiones que no vemos, pero que suceden, de eso que está oculto y solo alcanzamos a ver un ápice. De la fiesta que ocurre en las nubes, como cuando tú visitas zonas prohibidas y nadie sabe. Se oculta.

Háblame,

De una soledad en compañía, tal como una nube en plena lluvia, que no quiere derramarse, por sentirse fuera de convocatoria, o porque simplemente no es su momento, así todo a su alrededor diga lo contrario. De subleva.

Háblame,

De mirar más allá de la penumbra, del descubrir el mundo gigante que se hace pequeño en nuestro pecho. De reconocernos en el reflejo de eso que dibujan los sueños. Se imagina.

Háblame,

De creernos el centro, sobre lo que el resto gira; sin atrevernos a aceptar que somos nosotros los que corremos. Se envanece.

Háblame,

De alumbrar, de encontrarme contigo, de dejarnos beber por el tiempo y que no exista; de creernos invencibles como resplandor que no cesa y que ya nadie detiene. Somos.

Anuncios

De las cosas cotidianas 15… la presión 😖❌

¿Alguna vez has puesto al fuego una de esas ollas que han denominado “de presión ” ?

¿De esas mismas que sirven para ablandar hasta el hueso más duro?

Justamente en estos días, en medio de la filosofía de vida que se genera entre los fogones (jajajaja), me di cuenta de algo.

Y es que vivimos en un medio que es como una olla de este tipo. 😖

Si buscas trabajo, lo primero que te exigen es que sepas trabajar “bajo presión” por tanto te puedes imaginar que vas a tener un jefe injusto, trabajarás más horas que las acordadas, y que estarás listo para enfrentar un trabajo para el cual nadie te ha dado una inducción correcta.

Somos llamados a ser los “super héroes de la presión “

Pero al igual que la presión y el calor hacen que todo lo que metemos en esa olla se “ablande” igual ocurre con nosotros y las presiones que decidimos echarnos encima.

Tarde o temprano, en pocos o muchos años, dependiendo que tanto aguante emocional tengamos, nuestro ser sufrirá una fractura, lo que puede reflejarse en enfermedades físicas y emocionales.

Algunos trabajos etiquetan con la palabra “presión” actividades tóxicas que no nos llevan a ningún crecimiento profesional; porque nadie puede crecer en medio del hostigamiento y el temor a perder lo que no sirve ni siquiera para un básico sustento.

Del mismo modo, una relación de esas “roba energía y acaba alegría” disfraza su toxicidad con la etiqueta de la presión porque “son nuestras personalidades y hay que aguantarlo, sin los deberes y no puedes sacarte de ellos”. 🙄

La olla tan pronto empieza a dar señales de que ha cumplido su función, la bajamos del fuego y esperamos a que repose para poder abrirla y que no nos explote.

😳Pero… a veces no tenemos la misma consideración con las personas.

En el caso de nosotros los humanos, vemos las señales y las ignoramos, continuamos metiendo mas peso a nuestro golpeado equipaje emocional, y para completar alguien con “buenas intenciones” se acerca solo para destapar todos nuestros defectos en medio de una crisis, y terminamos explotándole en la cara sin aparente justificación. Entonces todo tiende a volverse peor…

Viendo todo esto, compruebo una vez más, que no estamos diseñados para vivir siendo objeto de la presión de los demás. Así que cuando nuestros pensamientos empiecen a estar tan caliente por algo o alguien, es hora de replantearse realmente que es lo que queremos en la vida.

Ojo, hay ocasiones en que la presión se puede manifestar con mucha temperatura (muchas actividades) o también puede venir por una gran congelación (nada que hacer) en ambos casos hay presión, que no debemos aguantar.

No somos de acero inoxidable, no estamos a prueba de balas; sentimos y padecemos y tenemos todo el derecho a decir: —No quiero ¡Ya basta!

No permitas que nadie suba la temperatura a tu ser con la intención de hacerlo explotar, no le des ese poder a ninguno de los que quieren constantemente encender la hornilla.

Simplemente abre tu tapa y oxigénate y dile adiós a lo que te presiona negativamente.

💭Nadie siembra una flor a gusto, mientras una pistola le apunte…💭

¡Somos humanos!

Versos de un aterrizaje… pensándote 💭

Andar entre las nubes, tocar el cielo

Sentir que su distancia ya es pequeña

Es como esos amores que descubren

Que quien quiere, tarde o temprano, llega.

Y aunque sea inmensa la distancia

Y tengamos los pasos tan pequeños

No pierde el olor de su fragancia

La flor que transmite sus ensueños.

Tan pequeño desde arriba se ve todo

Como algo simulado, que no es vivo

Así también se siente de algún modo

Quien ama y su amor, no es correspondido.

Entonces comienza el descenso

Decides acercarte, ya no temes

En lo que sientes hay un valor extremo

Que no consigues detenerlo, aunque queme.

Otra extremo va ahí acercándose

Llegas a otra orilla, la conquistas

Lo que está lejos llega a asomarse

Y no existen más, las historias distintas.

Aterrizas así, tocas el suelo

Llega tu amor hasta el cuerpo mío,

Te acercas y con eso, yo toco el cielo

Me llenas, me abrazas y se me acaba el frío.

De paseo por la vida… Agosto que ya camina

Algunas veces la vida, nos sorprende . Paso a creer que más bien es una continua sorpresa aunque nos empeñemos en decirnos, que ya nos sabemos el camino o que tenemos todo bajo control…

Nos saca a andar por el amanecer, y nos viste con ropa de regalo, por si alguien nos descubre, nos acepte como eso… un gran tesoro destinado para el (o ella) en el camino.

Hay quien nos recibirá con agrado y felicidad, y seremos para el, alguien importante con quien compartirá la vida sin resquemores.

Para otros seremos simples rayos de luz, en un día que ya está claro, rodeado de sol por todos lados. Para ese, seremos simplemente un “después”, una alternativa entre muchas, una llamada posdatada, una cita no cumplida, un sin importancia más.

Y por todos esos caminos entre el corazón de las personas que nos toquen, andaremos. Pasear por la vida, encontrarme contigo, es como ver un inquietante paisaje a través del vidrio de un vehículo en movimiento… por más que quiera tomar la mejor fotografía, saldrá movida. Y es que mi corazón se agita al verte y quizás por eso mi mano tiembla al escribirlo.

Y el horizonte se abre ante nosotros… queramos o no, esta ahí

Presentando sus colores, haciéndonos sentir que de solo estirar la mano, podremos tocar las nubes que vienen a jugar con el pico de los cerros. Haciéndome creer que el imposible no tiene cabida.

Entonces la vida avanza, hasta hacernos contemplar más de cerca su maravilla. Y en eso te encuentro a ti también, vestido de nube, esa misma que me regala el cielo, como para que sienta que si estás, que no eres utopía.

Se convierte en realidad tangible, lo que miramos de lejos, aquello que pinta la imaginación y no apostamos a que suceda. Entonces la vida, nos da una mano y lo enseña de cerca, corrige nuestros retorcidos temores y los vuelve tan pequeños que caben en un puño.

Y hasta lo que es visible en la noche, también se desviste en el día y se muestra. Luna viene a acompañar como para hacer más placentero el camino, como para hacer sentir también, que lo que rogamos no es estéril.

Y aparecen nuevos caminos… esos que nunca vimos; entonces descubrimos que siempre hay algo más. Que ese pensamiento que nunca tuvimos llega y que al final no somos de nadie,que los pasos son nuestros y el camino, mientras lo andemos, también.

La vida se vuelve nueva, cada vez que nos atrevemos a estrenarla. Y eso solo lo hacemos, cuando nos damos el permiso de abrir no solo los ojos para descubrirla, sino el corazón para realmente sentirla.

Hay tanto por descubrir, por saborear, por sentir… que dejar nuestra existencia en la gaveta de lo incierto, de no atreverse, del “estar bien hasta aquí” es un suicidio lento que termina matándonos rápidamente, porque las ilusiones se apagan y los porqué se borran de nuestras inquietudes.

Solo basta mirar a nuestro alrededor para comprobar la versatilidad de lo que existe, tamaños distintos, colores que suben o bajan en intensidad… y a veces solo nos empeñamos en repetirnos. Por eso de una forma u otra podemos llegar a sentir que la vida nos deja atrás, nos olvida o simplemente no obvia, pero en el fondo no es así; solo que nos invita a compartir de todo el esplendor de sus matices y nosotros no aceptamos.

El paseo por la vida en este Agosto que apenas comienza, solo me deja una sensación de urgencia… esa misma que me dice que el tiempo va pasando, que no lo desperdicie. Que la vida está ahí, que es tiempo de ir a por ella…

Que no basta contemplar la vida desde la ventana, porque el vidrio muchas veces distorsiona. Que me atreva, que te atrevas, a saltar a ella y si hay que romper el vidrio… bueno, es nuestra vida, la única que tenemos para usar, vivir y disfrutarla (lo que incluye errores y desaciertos).

El paseo no termina, ese apenas empieza, para que el que está dispuesto a la aventura.

Julio… inicio de despedida, día de fuego 🔥

Hay días que amanecen de fuego, recordando que no dejemos apagar la llama que nos mueve, esa que permite pasar por las circunstancias grises y ni quedarnos en ellas.

Y la neblina del camino dice que el frío dura poco; el sol con su calor lo ocupará pronto todo. Eso nos anima a saber que por muy difícil que parezca todo, no dura para siempre. Luego del invierno llega primavera.

Las nubes adornan el ancho cielo, dispuestas a dibujarle una sonrisa mientras le hacen cosquillas en su panza. Así nos hacen sonreír aquellos que hacen mejor nuestra vida con su presencia (tú).

💭

Cada día de Julio ha sido bueno, tú has estado.

Cómo Cielo en época de lluvia, mi rostro se ha mojado muchas veces; y como sol que se abre paso entre un mal tiempo mes has acompañado a encontrarme con la sonrisa.

Seguirán transcurriendo los días, la vida… todo, y el mío, mi todo, mi vida, mis días se encontrarán contigo en alguna parte afortunada del camino.

Días de fuego, días de lluvia, días para estar y para irse; pero con la promesa latente por dentro del encuentro que da el sentimiento.

Julio… llega tu final, pisas el umbral y saldrás a donde sólo tú sabes, con la esperanza que volverás a nosotros y celebraremos contigo una vez más (si el amor nos permite respirarlo).

💭

Julio que se va… Luna que visita 😍

Julio… en la despedida.

Que existen esas personas que nos dedican la luna, y con ello llegamos a sentir que el cielo nos pertenece.

🌘

Luna sales a su encuentro

Luna también tú me ves

Luna viendo amor, el nuestro

Luna que estoy al revés.

🌹

El Amor es algo bello

Nos sorprende y emociona

El Amor con sus destellos

Nos hace mejor, nos transforma.

Julio que preparas tu maleta…

Que estarás un año fuera, acumulando emociones para luego compartirlas. Desde este lado, el mío te agradezco cada una.

De acuerdo a cómo estemos… decidimos qué mirar ✨👀

Diferentes perspectivas, diferentes posturas.

De acuerdo a cómo estemos, será la que miremos.

A veces pareciera sencillo opinar sobre otro. Es fácil señalar con una intención acusadora (muy bien camuflada por dentro) a quien lo está pasando muy mal y porque no, muy bien, también.

En una misma noche, quien está mal se concentrará en la oscuridad, en el temor, en la incapacidad de atravesar la noche y llegar a algún lado.

En esa misma noche aquel que está bien, saldrá a jugar con las estrellas, hará fiesta con ellas, las llamará por su nombre y se reirá de poder subir al cielo, disfrazado en colores.

Ambos, tiene su razón de ser.

El día que entendamos que cada cual lo ve, de acuerdo a cómo esté, estaremos más dispuestos a ser amables con todos. La comprensión no nace de lograr que todos pensemos iguales, sino a saber que se piensa distinto y aún así, podernos escuchar y compartir esa noche que a unos hace llorar y a otros reír.