La vida que se escribe como un largo camino…

image

(Para los que quieren ir paso a paso… Y para los que sólo quieren correr y llegar, la vida es un camino, un libro a llenar)

El gran camino de la vida nos pemite vivir un sinfín de aventuras.  Comenzar a pensar e imaginarnos hasta donde queremos llegar no resulta difícil, pero basta dar el primer paso para que empecemos a entender que no sólo se trata de “querer”. 

Ese camino como un gran libro se va llenando de hojas, que se escriben a cada paso que damos, cada parada que hacemos, cada bifurcación que encontramos.  Para dar pasos y escribir, hay que estar dispuesto a pagar un precio. Y llegan a mi mente, por lo que he visto y me ha tocado, algunos tipos de camino…

▪Los caminos que son iguales todos los días, esos que nos resultan cómodos y seguros; sin embargo esos también resultan al final cansones y aburridos… Allí escribimos un solo tipo de tema, repasamos una misma lección vez tras vez y tanta tranquilidad nos lleva hasta olvidarnos  del ¿porqué fue que emprendimos ese camino algún día?  Corremos el riesgo de pensar y decir: “así lo he hecho siempre, y así será hasta que ya no ande o escriba más”.

Entre las  características que más resaltan en ese camino están: *Las emociones abandonaron la ruta, *la pasión se quedó en alguna parada, *las letras se cansaron de reseñar alguna sorpresa.  *Las hojas del libro van cambiando su color tiñéndose de polvo amarillento que cae y nos sepulta, sin movernos. No es condenable estar en ese camino, quizás hayan razones de peso para decidir sólo andarlo, pero es muy probable que de esa manera lo que se obtenga sea un libro lleno de vacío, que no cuente nada al que se lo pueda encontrar en algún momento, quizás cuando ni nosotros mismo estemos ya dejando huellas por ahí.

Otros caminos tienen muchas curvas, son más agitados y nos mantienen pendiente para poder ir acorde con su ritmo. Esto puede llegar a agotarnos y sentimos a veces que las páginas de nuestra vida pueden ser arrancadas entre uno y otro desvío o encrucijada, así de golpe, de un susto o sobresalto.

Quien asume este tipo de trayecto es objeto permanente de lo siguiente: *Cambios continuos de color en el paisaje, *hay emociones intensas, *adrenalina para repartir, *no se sale de una curva cuando ya otra se hace visible y *la certeza no es algo que acompaña cada paso. Quien encuentre el libro escrito en este sinuoso trayecto, quizás no entienda nada, porque fueron letras a la carrera mientras se tomaban los atajos del camino.

Tampoco soy quien para juzgar al que le gusta vivir de ese modo, en un camino al borde del precipicio, con un libro que algunas veces se escribe con sangre producto de tanta vehemencia. Simplemente me pregunto “¿cuánto disfrute da una incesante carrera y unas hojas que se arrancan por la premura de lo incierto?

No existe nadie -humano- que pueda mantenerse por siempre en un camino u otro (inmóvil o corriendo) todo el tiempo.

Me gustan los caminos con rectas y curvas, con tramos en los que podemos descansar y decidir no andar por un momento y luego darnos el permiso o lujo de correr y bajar a toda prisa por una inclinada colina. 

Me gusta el amor que empieza lento y adquiere fuerza y rapidez cuando la pasión lo enciende gracias a él, el trayecto se hace reposado y excitante a la vez.

Sólo se que escribimos andando. Cada huella en el camino es una letra que dirá a otros (y a nosotros mismos) quienes somos o fuimos. No se trata de quedarse aletargados y no avanzar, ni de correr sólo por querer llegar, se trata de considerar lo grandioso de la vida al pemitirnos con cada paso que damos dejar registro escrito o de algún modo, de lo que sentimos y pensamos.  Por eso estoy satisfecha…

✳✳✳✳✳✳✳✳

Y en ese camino también pasan cosas inesperadas…
Como esta, en este preciso instante, temprano en la mañana (Incluyo reseña de lo que ocurrió en unos minutos mientras pensaba y escribía está entrada)

7:54 am está temblando… (4.9 me enteré luego) El camino se agita, las hojas pueden pasar de un momento a otro y llegar al final del libro. Eso lo pensé mientras las paredes de mi casa bailaron una suave melodía en segundos que parecieron eternos.

7:58 am la electricidad una vez más nos abandonó. Esto si ya es parte de nuestra rutina como país, del cual les hablaré en otro entrega.  Por ahora ya con electricidad de vuelta, me abro paso en el camino, para escribir estas letras.

Anuncios

8 comentarios en “La vida que se escribe como un largo camino…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s