Primavera…

image

Nuestra vida es mucho más que una estación…

No tenemos que esperar a que otros digan cuándo podemos soñar, y mucho menos cuando realizaremos nuestros sueños.

Ninguna voz de invierno puede cubrir nuestra primavera.

El tiempo de hacerlo es simplemente hoy.

Florece y que los que se empeñan en vivir  en la sequía,
Se contagien de tu primavera…

Disfruta el día…

image

(Hacer y hacer, no necesariamente nos llena, ni acerca a lo que queremos)

No te agobies con todo lo que tienes por hacer…
Empieza con cada cosa y disfrútala.
Ese es el secreto de llegar al final del día,
Cansado pero feliz!

✖Prohibido hacer sin disfrutar  🙂

¿Estás de acuerdo

Hoy toca…

image

Amaneció y toca empezar de nuevo…

El dolor de ayer, es de ayer (aunque lo sientas hoy)
▪La página está en blanco, comienza a llenarla.
▪Sacude el polvo o te dejará inmóvil como estatua.
▪Has llenado muchas páginas, pero la que espera por tí es la de hoy.
▪Tu historia comienza hoy, cuida que tus letras no sean de ayer.
▪Lo que pasó se denomina así, porque es pasado… No lo conviertas en tu presente, ni lo cargues al futuro.

Página nueva... Aprovéchala y disfruta la historia

, tu historia, la que toca.

Domingo… Deja salir las ganas!

image

(Para los que sienten ganas de “tirar la toalla” o sienten que se acabó el camino… Siempre hay un paso más por dar, y una nueva inspiración que llegará)

Generalmente nos preocupamos por los resultados que vamos a obtener en todo lo que estamos haciendo.  En la vida laboral, se obtienen beneficios por las metas alcanzadas o resultados logrados y eso ha condicionado de alguna manera hasta nuestros sentimientos y maneras de pensar, por tanto si no sale como yo quería, o no me dijo lo que yo esperaba, simplemente me desaliento y como decía yo de niña:  -“boto tierrita y no juego más“. No así, a lo largo de la vida podemos ir entendiendo que no siempre las cosas son de esa manera, y que no todo es blanco y negro, ni se acaba porque nosotros lo digamos. Puede haber, tarde o temprano un nuevo amanecer, unas nuevas ganas, un mejor deseo.

Espera que no tiene respuesta
Respuesta que impulsaría el ánimo
Ánimo necesario para empeñarnos en continuar
Continuar que depende más de nosotros que de los otros
Otros en los que se enciende o se apaga nuestro deseo
Deseo que a veces vendrá de manera  inesperada.

Aunque todos queremos ser respondidos y correspondidos (respuestas en las preguntas y correspondencia en los sentimientos) además de alcanzar, alcanzar una meta propuesta y avanzar hacia lo que queremos en el tiempo estimado; el que no ocurra no indica que nuestra vida se acabó, y ya nuestro fuego interno no arda nunca más.

Pretendemos a veces vivir de espalda a la sorpresa, a lo inesperado, al brillo y porque no decirlo, a unas ganas que se enciendan de pronto.  En lo estructurado de nuestra vida, quizás hemos concebido que todo ocurra en un orden y cuando no pasa así, nos perdemos y es casi imposible replantearnos el panorama nuevamente. El llamado de hoy es a no ser preso de tí mismo, no amordaces tus sentimientos, tus pensamientos, tus emociones. Date hoy permiso para tus “ganas” (y aunque hacer lo que nos dé la gana, no está bien visto, demos permiso a unas buenas ganas aunque sea por este día y por los que estimes necesarios).

Siente ganas de reiniciar.  Nuestra mente a veces necesita de un “reset” y aunque no podamos olvidarlo todo, si podemos sustituir un pensamiento por otro. Empieza a construir el espacio de tus ganas, de ser tu mismo(a), de gozar de la quietud en tí, dispuesta a ir llenándolo todo nuevamente.  No hay duda que nos podemos renovar. Deja afuera lo que no te hace bien. comienza la historia otra vez.

Siente ganas de reír.  Aunque parezca extraño, no necesitamos motivos enormes para hacerlo, si tu comienzas a reír con tu boca, pronto estarás sonriendo con tu mente, y la pasarás bien.  Lo más que puede pasarte, es que alguien te tilde de “loco”, pero al ver la cara que pone quien te lo dice, no tendrás más remedio que reírte y está vez con razón.

Siente ganas de abrazar.  Los abrazos producen muchas cosas… Entre ellas pudieras detonar en alguien un sentimiento por tí que se active a través de la cercanía de un abrazo.  Abraza, y observa la reacción en los que abrazas, será un registro interesante y hermoso al darte cuenta que a unos le salvarás la vida con eso, otros se sentirán incómodos por la falta de costumbre, y a otros les dejaras ” enganchado”  contigo, y todo eso será el comienzo de algo nuevo en la vida que ya tenías y que considerabas casi imposible de florecer.

Siente ganas de llorar.  No todo el llanto se asocia a momentos tristes, hay quienes tienen lágrimas en los momentos más emocionantes y hasta bajo gran excitación. Date el permiso de llorar por lo que te enternece, por lo que te hace vibrar, por ese recuerdo que te embarga, hasta por eso que también te hace rabiar, no te reprimas, sólo siente.  Esto servirá para experimentar que  algo se cierra  y comienza otra cosa.  Será como un cielo despejado luego de una tormenta.

Siente ganas de expresar
¿Te gusta escribir..? ¡Dale con todo!
¿Te gusta cantar? pues entonces hazlo sin pena;
¿no te habías atrevido a pintar? este es el momento,
¿hay un instrumento que quieres tocar? En la actualidad por youtube, consigues tutoriales de todo (es increíble);
¿Hay un “Te Amo” atragantado por ahí, sin haberlo dicho nunca por todos los argumentos que pesan en tu vida?  ¡Exprésalo! puede que no cambie nada porque lo digas… Pero ¿y si no es así, y…. hay un cambio..? No te lo pierdas, al menos te quedará la satisfacción de expresarlo.

Siente ganas de vivir.  La vida no consiste en sólo respirar y cubrir las necesidades  orgánicas básicas de nuestro ser… Vivir va un poco más allá... Consiste en darnos el permiso de sentirNo sirve de nada todo lo que nos rodea, si no tenemos un corazón que lo pueda apreciar y sobre todo que pueda sentir con ello.

Las ganas de amar te llevan a soñar
Las ganas de llegar te llevan a intentar
Las ganas de expresar te llevan a hablar
Las ganas de vivir te llevan a escribir y sonreír.

Todos estamos sujetos a las normas de la vida y a todo eso que  que por el bien social debemos hacer, pero hoy, tan sólo por hoy, dedica un tiempo a dejar salir tus ganas, y luego que hayas disfrutado de ese rico permiso, estarás renovado para continuar.  Esa sonrisa en los labios más de uno la envidiará y si alguno te pregunta a qué se debe esa, tu sonrisa…. Solo responde quelas ganas salieron a pasear”.

Pregunta para hoy Domingo
¿Te das el permiso de sentir, dejas a tus ganas salir?
¿♥?

D e p r e s i ó n… ▪

Para algunos palabra prohibida, para otros situación de todos los días.

He estado pensando algo sobre esto de la depresión y es que tiene tantas implicaciones que no quiero dejarlo solo ahí, en el rincón de mi cabeza.

Se que algunos pensaran ¿que hago escribiendo sobre esto? pero en honor a quien se siente mal, y porque creo que de alguna manera yo también he estado ahí, me tomo un tiempo en el camino y converso sobre “esa” la que todos ven mal, pero que en algún momento muestra su rostro en nuestra puerta. Unos dirán que es mas divertido y atrayente para ser leído y “seguido” hablar de días felices, sonrisas y solo estar bien (todo el tiempo); sin embargo hay gente que la pasa mal, que tienen ganas de no tener más ganas y que se sienten excluidos cuando simplemente se dice que somos felices y que por tanto todos “deben serlo”.  Por otro lado y como dije en mi primera entrada de este blog,  mi fin a través de lo que expreso no es buscar seguidores furtivos,  sino compartir lo que de no ser expresado, simplemente no me deja andar tranquila.

No pretendo hacer un diagnóstico psicológico ni mucho menos sobre este estado,  eso se lo dejo a los profesionales que si saben del tema; yo solo voy a dar algunas pinceladas de lo que se siente y quizás de lo necesario que es una compañía cuando esto ocurre.

En el transcurso de la vida, escuchamos posiciones extremas sobre la ✳felicidad y también la depresión✳.  Hay quienes dicen que nacimos para ser felices y otros pasan radicalmente a  lo contrario. Lo cierto es que el camino está lleno de todas estas emociones y los absolutos no tienen mucha cabida en cuanto a los estados de ánimo,  emociones y otra cantidad de sensaciones que se asocian a la “depre“.

Desde que nacemos lloramos, por alguna razón u otra el mundo nos confronta. Luego empezamos a balbucear y escogemos el llanto y alguna que otra pataleta, con el fin de hacernos entender hasta que en algún momento nos llega el día en que una palabra inaugura nuestra mente y terminamos soltándola por nuestra pequeña boca, siendo motivo de fiesta para los que nos ven. Lo cierto es, que en la medida que avanzamos en días contados, aprendemos a caminar y correr, lo que implica caídas, moretones y dolores; y por supuesto llanto.

Y puedes estar pensando que ¿hasta cuando hablo de llanto..? y quiero recordarte entonces el título de esta entrega. Ese es el punto que deseo desarrollar en este momento, la depresión.

Llegamos a la edad del primer amor, y mientras mariposas (aunque no se como asocian a las mariposas con eso que sentimos) y otras cosas revolotean en nuestro interior, también el dolor se hace presente, quizás, porque no nos quieren igual o porque tuvimos la suerte de que alguien nos rompiera el corazón, así, sin avisar. Nos hacemos “grandes” y con ello los dolores también crecen.

Para muchos el paso por la universidad cuesta sangre sudor y lágrimas, conoces a la persona de tu vida y decides hacer una familia… pocos llegan a esto, sin que unas lágrimas estén de por medio, sin que un dolor te visitara o un despecho de esos que desgarran el alma te hicieran vivir “a cuadritos” unos días o temporadas que se prolongaron ya no se sabe cuanto. Y sí, se que llorar no significa que estemos deprimidos. Al menos sólo llorar no lo implica; sin embargo muchos pasan ese límite con recurrencia y hasta se vuelve inadvertido.

Para ser más concreta y siguiendo lo que la RAE llama depresión tenemos:

DEPRESIÓN ( acepción psicológica – psiquiátrica)

Síndrome caracterizado por una tristeza profunda y por la inhibición de las funciones psíquicas, a veces con trastornos neurovegetativos.

Eso realmente es serio, la vida se escapa sin poder hacer nada. Los días se vuelven un continuo gris que traga cualquier esperanza de que salga el sol. Ante uno de esos episodios importantes y difíciles en nuestro caminar, debemos estar conscientes de varias cosas:

Solo, nos será más difícil salir de allí. La “Depre” nos invita a estar solos, a alejarnos del mundo, de la luz y la sonrisa, a cambio nos encierra en el dolor repitiendo una y mil veces como una película de terror, todo aquello que nos ha hecho daño (en lo cual nosotros tuvimos participación).

Muchos han estado allí, y han podido salir. Así que no permitas que la etiqueta de “deprimido cuelgue para siempre sobre tu cabeza. Si es tiempo de llorar y sufrir, ese es el tiempo… Simplemente hay que asumirlo y luego limpiarse la cara y sobre todo el alma y seguir; ya que la vida no se detiene, porque nosotros nos empeñamos en estar parados.

Hay casos que ameritan atención médica. De acuerdo a lo que he podido entender hay casos de Depresión que deben ser medicados, porque en el organismo pasa algo a nivel orgánico, no sólo emocional. Reconocer que necesitamos ayuda, es una de las principales salidas que podemos encontrar a cualquier dificultad.

Los que sólo critican y se burlan, no ayudan… Debería existir una ley que estableciera que si las palabras no son para aportar algún beneficio no deban decirse y en consecuencia si son sólo para dañar y destruir, valdría la pena hasta recibir una multa por ello (creo también que todos tendríamos que pagar más de una).

No temamos decir que estamos deprimidos, porque conceptualmente hasta cuando las carreteras se hunden eso lo llamaba depresión; cuando un país atraviesa por una economía inestable, se llega a hablar de depresión financiera.  Nuestras percepciones distorsionadas o no, muchas veces  nos llevan a profundidades que parecieran ahogarnos y de las cuales pareciera no poder salir, entonces llega la depresión.

En fin, a los que están atravesando por eso que llaman “Depresión” sólo quiero decirles que eso tiene solución. Pega un grito, llama a alguien, escribe un blog y da tu voz de alarma… No te quedes batallando sólo(a) en esa lucha encarnizada, necesitas que alguien esté contigo.  Si de algo te sirve… Aquí estoy.

Un abrazo grande para ti que sufres y que sientes  que la oportunidad ya pasó…

El sufrimiento aunque nos duela, puede dejarnos grandes aprendizajes y quizás la oportunidad que pasó, nunca más vuelva, pero habrá otras quizás mejores o al menos diferentes.

No puedo dar recetas que curen  o hagan salir de esa “depre” y no es mi intención; ya que creo que cada situación en cada individuo es totalmente diferente, pero a continuación solo te doy de lo que tengo, de lo que soy…. Unas letras que alguna vez escribí pensando en gente como tú (y como yo) que alguna vez le ha tocado ver la depresión llegar…

image

Sábado…compartir, entregar, no sólo dar

image

(Para los que levantan la bandera del “Dar” y les basta con eso… Con frecuencia damos, pero no entregamos y pretendemos seguir siendo dueño de lo que hemos “dado”).

Una de mis canciones favoritas dice ” Dar lo que te sobra nunca fue compartir, sino dar limosna“. A veces consideramos que extender la mano al otro contempla sólo meterla en el bolsillo nuestro y sacar para dar las monedas que nos sobran,  esas mismas que ya nadie quiere (al menos en mi país no sirven para mucho, por no decir para nada, al igual que el resto del dinero de curso legal). Pero más que “dar” y ser reconocidos por eso, el detalle es compartir.

Alguien necesita una sonrisa
Sonrisa que le alegra la  vida
Vida que ha sido afectada  por problemas
Problemas que disminuyen al ser oídos
Oídos que son un buen instrumento para compartir tiempo
Tiempo, lo que tenemos de mayor valor en esto llamado vida.

Si se trata de dar; ¿porque no “dar lo mejor“?   A veces pensamos (y con algo de razón) que si damos todo lo que tenemos, corremos el riesgo de simplemente quedarnos con las manos vacías.  Pero si damos desde el corazón, este puede ser una fuente inagotable de riquezas y en la medida que nos atrevemos a ” compartir” se va llenando aún más? Teniendo cada vez más para ofrecer.

Compartir nuestro tiempo, como nuestro bien más preciado, es una muestra de que la otra persona nos importa.  Hay quienes dicen: “me voy a tomar un tiempo para estar contigo“…y resulta que eso nunca ocurre porque se está “muy ocupado”.  Irremediablemente el mensaje que la otra persona recibe es que simplemente no está en la lista de sus prioridades.  Si la persona a quien se le hizo la promesa o se dio la palabra de ” estar” pasaba por uno de esos -bajones- que muchos en cualquier momento atravesamos, un “dejarte a un lado” de esos puede resultar f u l m i n a n t e.

Compartir los sentimientos y emociones. La persona con la que se pueda hacer eso, es esa plcon la que estaremos conectados; más allá de la distancia, por encima de argumentos sociales, obstáculos que parecieran insalvables, o simplemente rutas que no coinciden geográficamente en el camino de la vida.  No obstante si consigues compartir sentimientos y emociones puedes lograr hacer un mundo aparte, y nadie puede quitártelo.

Compartir el silencioNo siempre estar y ayudar significa hablar.  Hay mucho que se puede decir en el silencio.  Palabras que llenan más allá de lo que simplemente se articula.  Estar a tu lado, que sientas mi presencia y que haya certeza en tu corazón es una simple consecuencia de haber compartido mi vida contigo.

Compartir el dolor.  Es fácil  querer estar en el momento de la fiesta, pero en el momento difícil, del llanto, de la decepción y hasta de la depresión, sólo se recibe visitas puntuales en los pasillos oscuros de nuestras emociones.  Todos quieren estar con el que divierte, nadie quiere estar al lado del que se siente mal. Estar dispuestos a compartir las lágrimas del otro, hacen que en sus momentos felices quiera nuestra presencia.  Por ser testigo de tus lágrimas, son de tanto valor para mi, tus sonrisas.

Compartir lo que escribimos.  El que tiene algo, sabe algo, cree algo y no lo comparte, ¿para que sirve? Quizás tus letras ayuden a otro a escribir también, tal vez los que escribas haga que alguien reflexione, se ría, o simplemente se moleste al sentirse confrontado con parte del texto. Eso es compartir la luz de alguna manera.  La oscuridad es una luz que no se enciende, que no se comparte, que no se da.

Y a esto, también le sigue todo el resto que podemos compartir, tanto a nivel material, emocional y espiritual. Para llegar a “hacer” algo por alguien, tenemos que “ser”de los que quieren compartir.

Compartir los sueños permite que se pueda volar juntos.
Entregar nuestro tiempo es muestra de un sentimiento.
Escuchar de corazón al otro nos  hace olvidarnos de nosotros
Abrir nuestro corazón nos permitirá dar amor.

Si vas por el camino y alguien te espera, no lo dudes tu alma entrega… Te sentirás útil y a la vez amado, y sabrás que no ha sido inútil cada paso dado, y aunque lo intenten borrar queda lo que compartiste. Tu alma, tu ser, eso que entregaste, eso es lo que da sentido a la vida.

El que comparte, entrega de sí mismo.

Pregunta para hoy Sábado
¿Prefiero dar o compartir?
¿↩↪?

Viernes… Dispuestos a encontrar.

image

(Para los que piensan que buscando siempre encontramos… Encontramos más bien lo que tenemos en mente encontrar, somos responsables de ello)

Hay un dicho que dice “Mira bien lo que deseas, pues lo puedes conseguir”. Paradójicamente, a veces nuestra vida transcurre queriendo algo, pero nuestras acciones apuntan a otra cosa y como resultado, no obtenemos eso que decimos ” querer ” y en su lugar tenemos simplemente lo que “la vida nos dió“, y eso somos capaces de articularlo con la tristeza del inconforme, y con la mala actitud de quien sólo se resigna.

Ir al encuentro de algo (alguien) es necesidad
Necesidad de tener aquello que nos haría feliz.
Feliz que es un estado que dura poco al ver la realidad.
Realidad que se afecta y al ser diferente al sueño
Sueño del que debemos despertarnos y disfrutar lo que tenemos.

Paso a paso nos dirigimos a lo que queremos, y nos repetimos a nosotros mismos que “eso es” sin dar tregua a realizar un borrón en nuestra pizarra mental y ser flexibles con nosotros mismos. A veces nuestros anhelos son tan rígidos, que perdemos de vista lo que podemos encontrar, si somos intencionales.

Encontrar tiene que ver con disponernos a hacerlo y sobre todo a saber que aún cuando no sea como queramos, también puede resultar algo bello y hasta bueno.

Encontrar lo que nos puede hacer sentir bien, aún cuando las circunstancias sean contrarias a nuestro gusto. Quizás  haya una flor que simplemente no nos guste, pero aún así ella sigue siendo bella, entonces simplemente encontremos su belleza.

Encontrar sabiduría en medio de un mensaje recibido que tal vez no nos agrada.  A veces sólo basta quitarle el tono, y verlo sin tanta emoción, para encontrar algo que podemos mejorar, envuelto en palabras que nos dijeron en un momento desagradable y con un tono equivocado.  Suele ocurrir mucho en esta era virtual, que asignamos una carga emocional a los mensajes de texto, que nos pueden llevar a tomar decisiones equivocadas. La idea es que si erramos al pensar del otro, es preferible que sea por encontrar algo bueno en lo que haya dicho o escrito, así andaremos más felices por ahí.

Encontrar el amor, aún cuando ya lo dábamos por perdido, y pretendíamos llevar sobre sí, un cartel que dijera “desahuciado(a)” ” o “cerrado(o) por inventario permanente” o lo que es peor, “clausurado“.  Encontrar el amor es una de las cosas más simples que quizás podemos experimentar; a nuestro corazón no tenemos que aplicarle ningún químico para que salte de emoción o se acelere pensando en alguien; pero a veces por negarnos a lo que podemos sentir, muchas veces lo perdemos y así no lo encontramos, así se pasee  continuamente ante nuestros ojos.

Encontrar las letras adecuadas en el momento preciso. Ese encuentro tiene su momento ideal cuando simplemente den ganas… No hay presión que te haga escribir,  ni limitación tan fuerte que te impida hacerlo (yo soy nuestra de ello).  Aún en la habitación más oscura, nuestras letras son capaces de  salir a bailar en nuestra mente y allí nadie las puede borrar o eliminar.

Encontrar lo logra alguien que se atreve a buscar.
Lo bello está a veces bajo un camuflaje feo, basta descubrirlo.
Es de los que miran con el corazón encontrar, es de los que miran solamente con los ojos ver únicamente defectos.

La invitación de hoy es a encontrar lo bello, lo bueno, lo que nos agrada, lo que podría hacernos el camino mejor, para así continuar la vida con mucho amor.

La pregunta de hoy Viernes
¿Encuentro lo bello o simplemente lo evito?
¿  🙂   😦  ?

Grandeza…

image

La grandeza muchas veces no se mide por el tamaño, sino más bien por lo que somos capaces de pensar, sentir y sobre todo compartir.  Deriva de nuestras convicciones y lo que podemos hacer en función de ellas.

El árbol pequeño a veces puede dar el fruto más sabroso. Y un árbol grande puede ser el refugio para el nido de muchos pájaros. 

La grandeza no se limita a una medida, la limitan los que piensan que hay quienes no la pueden alcanzar.

Nada tiene que ver con apariencias externas, ni cantidad de ceros a la derecha en una cuenta bancaria, sino con la capacidad que tenemos o hemos desarrollado para Amar y tener algo que dar a otros.

La grandeza puede ser compartida desde manos muy pequeñas y ser recibida como el tesoro más grande.

Cuando escribimos, pequeñas letras pueden construir el más grande los mundos, expresar el sentimiento  más inmenso y tener el privilegio compartir lo mejor que tenemos.  ¡Eso es grandeza! ❇

✳✳✳✳✳✳✳✳

La grandeza se descubre
Cuando a diario expresamos
Y quitamos lo que cubre
Nuestra esencia y lo que amamos.

Es compartir lo que somos
Es un regalo continuo
Es dar aún sin saber cómo,
Llegaremos a decirlo.

Grandeza es tener amigos,
Gente que amamos y nos aman,
Grandeza es tenerte conmigo
Y que no se vayan las ganas.

Grande es poder expresar
Todo lo que voy sintiendo,
Y que vengan sin cesar
Letras que voy escribiendo.

Grandeza es estar aquí…
Y que tú, me estés leyendo.♥

Luz y amor… Sus efectos

image

La vida es una continua búsqueda…

Empezamos a andar el camino y siempre estamos  ávidos de alguna sorpresa y en nuestro interior esperamos encontrar “algo” aunque muchas veces no sabemos ni qué es.

♦Lo que tiene vida, se inclina hacia la luz.  Intrínsecamente los seres vivos y en especial el reino vegetal nos puede dar cátedra de eso.  Las plantitas, desde muy pequeñas, ya saben hacia donde dirigirse. La luz las atrae, y ellas simplemente la siguen.

Del mismo modo nuestro corazón, nuestro ser, lo que somos se inclina al amor.  Por eso a veces abundan comentarios, expresiones y confesiones por este mismo medio, sobre la necesidad de amar y ser amado. El amor nos atrae, nos seduce y lo seguimos, aunque a veces nos equivocamos…

Así como o la luz hace crecer a la planta, si estamos ante el amor creceremos como personas ante él y su influencia en nosotros.  Ese es un buena señal para los que se preguntan… ¿Será amor o no será?

Recordemos la luz y su efecto y tomemos en cuenta para el amor su efecto en nosotros.

Nosotros quizás buscamos, pero la luz y el amor son los que definitivamente nos encuentran. ¡Paciencia y ánimo!

Jueves… Cruzar o no, atreverse.

image

(Para los que piensan que el puente “per se” es el medio para llegar al otro lado… Sin que haya quien los cruce, éstos se vuelven inútiles).

Soy una soñadora empedernida, y creo que ya eso es del conocimiento público.  Veo los puentes e inmediatamente comienzo a construir historias en mi mente; historias que hablan de la cercanía entre dos puertos que se hallaban distantes, dos destinos que iban paralelos y se encuentran, dos corazones que alinean su ritmo.  Yendo un poco más allá de la belleza del puente y lo que significa inicialmente para mí, he llegado a pensar que : Los puentes tienen sentido, si existe quien se atreva a cruzarlos.

Distancia como expresión de separación
Separación como el nacimiento de dos orillas
Orillas como  partes de una superficie separada
Separada con necesidad de algo que restaure su unidad
Unidad a través de un espacio cubierto por un puente
Puente que no sirve de nada, si no hay quien lo cruce.

Los puentes son bellos y hasta románticos, pero no todos estamos dispuestos a cruzarlos.  Hay implicaciones que nos llevan a  detenernos en una orilla, y hacen que nos quedemos en ellas naufragando en nuestros propios temores. Por eso el llamado de hoy es a “Atreverse y a Cruzar”.

Cruzar, aunque le tengamos miedo a las alturas. A veces nos dirán que lo que queremos o a quien queremos, está leeeejjjjoooos de nuestro alcance, muy ” alto” así que lo mejor para nosotros es ni siquiera pensarlo, mucho menos atrevernos (¿te lo han dicho o no te lo han dicho?). Es una invitación al miedo, mientras que quien nos lo infunde, goza con ello.  ¿Qué hacer?  Agradecer el consejo y… Entonces no queda de otra  que mirar hacia el cielo y dejar que el nos conduzca cuando las piernas nos tiemblan. ¡Empezar a Cruzar!

Cruzar, aunque tengamos el riesgo de que podemos caer. En el camino, podemos caernos, siempre existe esa posibilidad (yo particularmente temo que me pase, así que si estás a mi lado, de seguro me asiré de tu mano); puede caerse hasta el propio camino (depresiones o fallas como lo llamen) y como es lo que nos ocupa en este caso, puede caerse hasta el puente.  Partiendo de que todo es posible que suceda, pero que también es posible que no,  venceremos esa limitación que nos paraliza por los benditos “y si” y nos ayudará a lanzarnos en la aventura de cruzar. Seguro escucharemos voces que dirán: “Y si te caes al agua” “Y si hay pirañas ahí” “Y si nadie puede rescatarte” ” Y si mueres…” Como si ya no fuera una forma de morir, el no atrevernos a cruzar.

Cruzar estando conscientes que a veces el puente se va haciendo a nuestro paso… Añadiéndose espacio cubierto por delante, en la medida que cobramos ánimo y estamos dispuestos a avanzar; y también conscientes de que se puede ir borrando a nuestro paso, desapareciendo lo que dejamos atrás, por tanto puede no haber retorno, como quien “quema las naves“.  Esa decisión de asumir tal riesgo, indiscutiblemente nos hará crecer.

Cruzar y permitir que las huellas que dejemos estén impregnadas de lo que somos, lo que sentimos. Nuestros temores y nuestro arrojo a la vista. Atrevernos a decir lo que sentimos, quizás sin esperar retribución de vuelta, es cruzar el puente que separa ↔ lo que sentimos ↔del ser que amamos. Quizás no ocurra lo que esperamos, o tal vez lo único que esperamos es poder expresarlo, pero si no lo hacemos, si nos quedamos en la orilla, y hasta en la entrada del puente, sintiendo como el viento sacude nuestro pelo y una que otra gota de lluvia moja nuestros vestidos, y aún así, no empezamos a andar para cruzar, lo único que tendremos bajo nuestros pies es una estructura inútil, del material que sea, que no sirve para nada, al igual que nuestros sentimientos inexpresados.

Cruzar, es de atrevidos, de valientes (que llevan el miedo consigo y lo silencian con sus ganas de seguir), de los que valoran el milagro de que el puente exista y se animan a usarlo.

Lo que sentimos y pensamos son lo componentes de nuestros puentes naturales, por cuanto es lo que nos impulsa a hacer o decir, es decir a cruzar

Si el puente no cruzamos en el mismo lugar quedamos.
Si no expresas el sentimiento eso se lo lleva el viento.
Si dos orillas quieres unir al puente debes subir.

Cruzar se consigue cuando tenemos un sentimiento que nos inspira, una orilla que queremos hacer nuestra y una mano extendida que quizás encontremos al otro lado y queremos tomar con todas nuestras ganas.  Aunque la maravilla de todo puente sería que alguien caminara desde cada orilla y hubiese un encuentro sin igual en pleno centro. (Denle el final que más intenso les resulte o guste), no siempre eso ocurre, pero el que está dispuesto, el que lo cruza ya es el ganador de su propia historia y su recompensa es haber hecho todo a su alcance para obtener lo que quería.

Pregunta para hoy Jueves
¿Cruzo el puente o me resigno a la distancia?
¿◀▶?