De cerca… Riesgo!

A veces sentimos algo de temor de acercarnos mucho… Porque de cerca quedan al desnudo nuestras más vivas imperfecciones o defectos, se hacen visibles y palpables lo que sentimos y debemos ser atrevidos para mantenernos allí.

Pero sabes que? 

Me gustan los riesgos, me acerco y venzo los temores. (Aunque falle algunas veces)

Lo que siento lo conoces, y mis imperfecciones se dejan ver. Lo que soy, salta las barreras del temor y disfruto la cercanía del amor.

🌻🌻🌻🌻🌻🌻🌻🌻

De cerca se siente amor
se toca, se palpa, se aprecia
las imperfecciones con o sin color
tu las ves si estás bien cerca.

Tomo el riegos y me acerco
me verás sin guardar nada
voy despacio y con acierto
me acerco hoy, no espero a mañana

Otro atardecer de Agosto… Y una lección espectacular

Aunque la lluvia no cese
Y la muerte se aproxime
Aunque lejos ya parece
El amor para el que vive…

La vida se manifiesta
No se cansa,
No se rinde
Y con ella su belleza
Para aquel que la recibe.

Ayer la lluvia volvio a aparecer desde temprano en la tarde… Habían truenos y relámpagos que se dejaban ver, aún a pleno inicio de ella, como a las dos de esa tarde.


Y así transcurrió el resto del día… En medio de una mojada tarde. Las calles se anegaron, todo quedó bajo el gris por bastante rato.

A veces la vida también se torna así; los problemas, las tristezas, los desamores llegan... Y se quedan en una velada que parece interminable, logrando que solo queramos levantar los ojos al cielo y desde lo más profundo exclamar en forma de una humilde oración:

-¡Qué esto pase!

Sin embargo, también ocurre que las cosas no pasan, o al menos no en el tiempo que esperamos o pensamos que necesitamos que ocurran, y he llegado a comprender, que eso no invalida todo lo que la confianza de esperar, significa.

Al final del día, en el desenlace de ese atardecer ¡pasó algo glorioso! Eran más de las seis y en lugar de oscurecer y dejar que el manto negro terminara de caer, el cielo fue tornándose rosado… De un color simplemente ¡Increíble! Y de pronto salió la esperanza a cubrir todo el firmamento…


Este magistral arco iris fue una de las mejores lecciones recibidas en estos atardeceres. Era como una forma del cielo decirme:

✳️”La última palabra puede ser de esperanza” no siempre todo tiene que cerrar en gris y oscuridad. 

✳️No des por cerrada una puerta a la ligera, ya que puede haber  alguna forma de abrir y pasar.

El cielo fue mostrando por un lado y por otro todos sus colores, tantos, que a pesar de que la cámara registra con propiedad lo que estaba delante, se queda corta ante lo que mi retina contemplaba (y mi corazón también).

 Y a pesar de que todavía algunas gotas caían, la belleza de la vida simplemente, prevaleció.

✳️Los colores del atardecer, como el amor, no se cansan, son reales… Y sobre todo son vistos por los ojos de quien decide prestarle atención.

✳️Y la belleza puede aparecer en medio de cualquier circunstancia. 

✳️Nada limita lo que un cambio puede traer, aunque ese mismo cambio aparentemente sea un imposible.

Aún en las peores circunstancias, tendremos una sonrisa de la cual asirnos, una palabra de la cual aferramos, un amor que nos haga sentir vivos…💖

Una vez más, estoy agradecida por estos atardeceres, por un mes que no conoce el silencio, por todas la cosas que ocurren y que no comprendo… Y porque en medio de ese cielo inmenso, te veo.

Agosto el que no se calla… Y sus lecciones

La tarde de ayer fue lluviosa… Como las ultimas tardes de Julio y Agosto, el mes de estreno.

Calor intenso y luego gotas a montones. 

Unos deciden quedarse en casa, sino necesitan (como yo) salir.

Para así evitar el tráfico que de por sí es un tanto infernal y que se pone peor con drenajes que no funcionan y conductores que de por generalmente no respetan el derecho de los otros.


Y algunos (también como yo) estilan por mirar al cielo y encontrar algo bello que capturar por ahí.

Esto me hizo  pensar un poco en que:

No todo el que ve nubes grises, decide llevar paraguas” y es que hasta ahí me llevo ese atardecer de ayer, a darme cuenta una vez más,  que no todos pensamos de la misma manera. 

Como dice el dicho: “Cada cabeza es un mundo” a lo que yo siempre agrego mentalmente al refrán… “y cada mundo tiene su desastre particular”

Esa idea de que todos tenemos derecho a pensar distinto, me pasó por la mente pero no le di muchas vueltas porque si eran muchas las “vueltas” reales que entre el tráfico tenía que dar, la tarde de ayer.

Al final luego que fui soltando unos cuantos pesos de mi maleta… Fui a este encuentro…


Y viendo el mar por unos minutos en su vaivén…, me sobrecogió una emoción de solo pensar en las tantas veces que en su afán de alcanzar la orilla (y quizás más allá) una y otra vez va y viene y no se cansa… No se detiene, no se agota, no se duerme en su deseo… Wow! Y pensé : “A mí me falta de eso”. Aunque tantas veces había estado allí, ayer, en medio de ese atardecer de ensueño, definitivamente su fuerza me intimidó; quizás al compararla con mi debilidad.

La tarde siguió simplemente mágica…

Era la hora en que las gaviotas dan sus últimos vuelos del día , como quien toca el aire y siente su caricia para luego transformalo en toques más fuertes al acercarse al agua. Fue una danza indescriptible llena de plumas, agua, aire y una emoción que hace que todo al rededor se prepare como una melodía especial, para que suceda.


La ventana del cielo se abrió nuevamente y el sol salió a hacer lo que sabe, de manera espectacular… Simplemente brillar!

Tenemos diariamente una ventana igual en la vida, que se abre para que nosotros brillemos,  y a veces solo nos lamentamos por querer tocar y entrar por una puerta que simplemente está cerrada (teniendo semejante ventana!!!)

Y la tarde avanzó, y yo seguí 

Contemplando el espectáculo en primera fila… Luz y sombra… Cielo y suelo… Como la vida.


Y mis huellas como el resto de lo que hablé con el mar, quedaron allí.

Sí, también dejé marcas allí, para que si las encuentras sepas dónde está mi corazón (ya sabes, yo, como de costumbre dejando marcas en el camino, para evitar que nos “perdamos”)

Llegue hasta mi ventana y al observar nuevamente el espectáculo concluí que:

Hay diferentes formas de ver una misma cosa”


Y es que viéndolo desde aquí , no podría percibir  con la misma claridad, como era verlo desde allá, desde la propia orilla.

Creí que esa lección estaba entendida y aprobada y simplemente seguí con las muchas demandas de un día que no terminaba.  Hasta que… Vino la prueba (de la lección recibida) 

Quise hablar sobre lo que sentía y pensaba, y por supuesto que lo que hice fue escribir … El destinatario estaba ocupado, y su respuesta lógica fue algo así como: “luego te escucho…” 

Pero, el mensaje que mi mente interpretó o procesó sin pensarlo mucho, fue : “después te presto atención, ahora tengo algo más importante que tú”. Es de imaginarse que como simple mortal, inmediatamente me sentí mal… Pero antes de seguir dándole cabida a pensamientos fulminantes y querer llenar mi mochila de viaje con emociones de abandono o tristeza… Recordé el atardecer y lo que Agosto me ha estado diciendo… “No todos pensamos iguales”, no todos tienen la misma urgencia, no todos podemos sentir lo mismo. Y lo más importante para ese momento, fue entender que quizás yo percibí lo que no era…

Volví al texto que escribí y pude entender que mis letras habían podido sugerir una “escucha posterior” en lugar de invitar a ser leída en ese momento.

Y ahí me dije a mí misma:  

“Cada lección aprendida 

Va enriqueciendo la vida”

Cerré el chat que tenía abierto en modo como de “¿que respondo?” y terminé con una sonrisa, entendiendo que cada cabeza es un mundo y las percepciones son distintas (y que es bueno confirmarlas ante de cualquier veredicto). No es igual ver el atardecer desde la orilla del mar, que verlo desde la ventana. Es el mismo espectáculo con dos apreciaciones diferentes.

¡Ah!  pero lo que sí es igual,  es mi amor… Desde la perspectiva que sea … Y lo sabes.❤️

Andemos el camino… livianos

Est​e largo camino que es la  vida, paradójicamente, a veces resulta siendo muy corto. Por tanto, como viajeros de un mismo camino… deberíamos decidir  andar más L I V I A N O S.

A veces aunque queremos avanzar y aunque damos pasos… sentimos que no vamos a ningún lado; entonces es tiempo de pensar o preguntarnos ¿qué es lo que nos hala hacia atrás?

Acaso un dolor oIncomprensión. Quizás alguien nos dejó a la vera del camino, con los sentimientos colgados y el alma herida (todo es posible y más)

Quizás una frustración gigantesca. Tanto esforzarnos en un trabajo, para que al final le dieran el reconocimiento o ascenso a otro (u otra) que sólo tuvo que utilizar su atributos físicos para conseguir lo que fue negado a quien tenía el mérito.

A lo mejor un desgaste emocional y hasta físico. No importa lo que hagas, cómo y dónde lo hagas, nunca llenas las expectativas de las miradas inquisidoras y demandantes de los verdugos que tienes cerca… dicho sea de paso, que en algunos casos viven en la misma casa que tú y que en el más cumbre de los escenarios comparten cama contigo.

Podria enumerar un sinfin de circunstancias, situaciones o hasta personas que particular o colectivamente puedan erosionar nuestro camino hasta convertirlo en el sendero más inhóspito, aterrador e intransitable a la usanza de las más terribles carreteras de nuestro querido y mal llamado “tercer mundo”.

Pero el caso es que si somos “viajeros” y hemos decidido honrar el nombre y simplemente echar andar; debemos darnos cuenta de ¿qué llevamos a cuestas? y decidir de una vez por todas que dejaremos en nuestra maleta… o al menos estar claro en que es lo que no permitiremos que entre en ella.

¿Para qué? recordar tanto aquello que… síííí, fue tan pero tan bueno.. que se ganó un lugar en nuestro corazón y hasta una foto en nuestra mesa de noche, pero que más allá de eso es un pasado que se fue y lo único seguro es que nunca volverá (al menos no igual). Entonces tantos recuerdos en la maleta, no le darán cabida a nuevas vivencias… así que si vamos a seguir el viaje, es buenos desocuparla un poco de ellos y dejar en una que otra parada del camino, algunos.

¿Para qué? arrastrar pesadamente una mleta cargada de un dolor profundo, si tarde o temprano quedaremos con el asa rota en la mano. No!!! Dejemos ese dolor ahí... hagamos un hueco y que se quede sepultado y en lugar de ello pintemos el equipaje de un bonito color que nos alegre y entusiasme.

¿Para qué consumirnos por aquel que no nos quiere..? ¿Con eso algo cambiará, ó mágicamente su corazón nos amará? ¡Ojalá fuera así! Pero no lo es! Entonces lo mejor que podemos hacer es reciclar todo ese amor que sentimos y démoslo a alguien más. Te sorprendería saber quien te podría amar..!

Entonces, como resultado… todo lo que vuelva a nuestro camino pesado, no merece ir en nuestra maleta. Así que es hora de soltar, sí, aquí mismo, y ahora, para seguir el camino.

‡‡‡‡‡‡‡

Todo camino lleva a algún lado
Podenos ir solo o acompañados,
Toda maleta trae cosas nuestras
Unas guardadas y algunas puestas.

Lo que es pesado, triste y sombrío
Va entorpeciendo así el recorrido
Si el camino se ha de disfrutar
Muchos lastres hay que soltar.

Dolores, tristezas
Pérdidas, rencores
No sirven ahora,
No suman colores.

Así que si la vida
Has de vivir realmente
Suelte lo que te amarra
Libera tu mente.

Dejé tirado  ahí, en el medio del camino, lo que por mucho tiempo hizo peso en mi maleta, y a partir de alli, eres de mis  más preciados tesoros en el equipaje de mi vida. ♥

Agosto llegando… Y lecciones dando

Con el primer atardecer de este Agosto, una simple lección llega hasta mi corazón:

❤️¡La vida es VIDA si se demuestra!

(Sino sería tan solo respiros escondidos, de muertos que deambulan sin saber que se han ido)

❤️No te pierdas la oportunidad de mostrar quién realmente eres a quien realmente quieres.

(Sino serás tan solo el intento de una persona que no existe )

❤️Deja el temor, así como lo hace el Cielo;  que lo que te llena se despliegue y sea notorio para los ojos que siguen tu corazón.

(Sino tus rayos de luz se apagaran y terminarás en la oscuridad de lo que pudo haber sido y no fue)

❤️No te reprimas… Siente y exprésate!

(Sino tendrás sentimientos atrofiados y una vida sin sentido que se recurrirá entre tus manos)


La vida,

Como un lento gotero corre… Pero aún en su paso más lento, se consumirá. 

Date el permiso para Sentir.❤️

(Me propongo realmente, no dejarlo pasar)

Julio que se fue y las lecciones en pensamiento que me dejó…

La última semana del mes que nos acaba de dejar, Julio, me dejó un sinfín de pensamientos y algunas incertidumbres que quizás traslade hasta este Agosto un tanto mudo que ha llegado.

Sus atardeceres fueron  intensos desde el principio, así como mis pensamientos y sentimientos por quien ocupa recurrentemente en mi ser tanto unos como otros.

La intensidad de sus colores me permitió recordar que:

No por cambiar el nombre se siente de otra manera. 

A veces pretendemos ponerle nombre a lo que se siente, para sentirnos más cómodos con los demás, pero lo que está ahí, en nuestro interior.. Sigue igual pongámosle el nombre que sea. Igual pasó de Junio a Julio… El mes cambió, pero la intensidad de cada atardecer se mantuvo…. 

El sol continuó mostrando su fulgor, aún en medio de la constante amenaza de lluvia.


Y aunque el gris también dió su batalla, la luz nunca se entregó.

Eso me permitió pensar una vez más en lo fácil que nos damos por vencido ante las “nubes grises” de nuestra vida.

Necesitamos ser encendidos por dentro para no detenernos ante las circunstancias (por muy oscuras que parezcan).

Y en otra tarde, en la que las nubes cambiaron de color…  Siguió este espectáculo que Julio dejó…

A pesar de los muchos nubarrones, el cielo se puede despejar y al final hay algo bueno que ofrecer.


Este fue el atardecer del 30, porque aunque el último, el de ayer me cautivó con su rosas y naranjas encendidos, solo pude registrarlo con la cámara de mis ojos .

Pero el mes también cerró con otra lección que no quiero dejar pasar:

📌No sabemos cuándo volaremos por última vez,

📌Por eso debemos disfrutar lo que siente nuestro ser.


Al estacionar ayer para entrar a mi casa, me encontré con esto… Un lindo pajarito que dio su último vuelo. No puedo imaginar que truncó su vuelo, solo sé que hasta ahí llegó. Lo que me confirma una vez más, que no puedo perder la vida silenciando lo que siento, porque sino me quedaría presa en la sórdida muerte del silencio.

Como el atardecer, quiero experimentar las nubes, las tormentas, los grises, los azules, los rosados, naranjas y colores sin fin, que me hacen experimentar todo esto que siento. Antes que mi vuelo, se acabe.

Junio se fue intenso y Julio quiso ponerle riendas… Espero que Agosto me permita simplemente  expresar de la única forma que sé, lo que sabes que siento y pienso.

 

Gota e inundación…


(Para los que piensan que no pasa nada, mientras no se le preste atención.. Una gota puede ser el inicio de una gran inundación).

Las relaciones entre “humanos” a veces se convierten en la cosa más sensible con la que podemos lidiar.

Hay quien va por ahí,  no haciendo caso a las gotas que caen a su paso, con la sola confianza de que “el tiempo lo arregla todo” y que con no hablar de eso es suficiente para que el asunto no se traiga a la palestra y que con eso ingenuamente se pretenda, que no existe (craso error).

Sin embargo, por mucho que se quiera obviar una gota que siempre cae… Al final su consecuencia no la podremos ignorar.

  • Una simple gota cayendo de un grifo en mal estado, puede ser causante del insomnio más demoledor, para quien tiene un sueño liviano. 
  • Si hay una gota escurriendo a través de una dura pared, eso evidencia una fisura. 
  • Aún en el dique más fuerte, si comienzan a filtrarse  gotas a través de sus paredes, en cualquier momento puede suceder que todo ceda y se desborde el agua, provocando una inundación.  

Del mismo modo puede ocurrir con las emociones y específicamente con las molestias en eso que se ha denominado “relaciones interpersonales” es decir, entre personas, esas que también llamamos “humanos” y  de las que esperamos puedan brindarse entre sí ese tipo de tratamiento.   A veces,  ocurre que mientras una molestia es silenciada u obviada por la indiferencia considerando que en algún momento y por arte de magia “se le pasará” existe la tendencia a  descuidar y pasar por alto el mensaje que traiga  esa gota; que si bien, una sola puede no ser nada, acumuladas pasarían a ser muchas, al punto de llegarse al “ahogo” en algunos casos  o lo peor, convertirse en una inundación que arrasa con todo a su al rededor con la fuerza del agua que contienen muchas gotas acumuladas.

Pretender que no pasa nada, cuando la incomodidad o molestia están a la orden del día es querer hacernos los ausentes ante las señales de un posible tsunami.

Pongamos atención en las gotas que dejan caer los que nos rodean a nuestro paso y las que destilamos nosotros mismos, porque eso servirá para que a tiempo podamos manejar cualquier situación y disipar  las diferentes incomodidades, y en el caso de que existan “gotas” podemos lograr que sean para regar el jardín de nuestra alegría.

Pretender que “no es” no evita que lo sea.

¡Atentos!

La Vida, Florece…


(Para los que piensan que por estar en el suelo, no se puede florecer… Cuando nuestro corazón se acerca al cielo, florecemos).

La vida como un gran terreno fértil, permite que a veces florezcamos a tiempo, o simplemente tardemos un poco más.
Algunas veces  las circunstancias nos impiden crecer como queremos y nuestro tallo se queda pegado al suelo… Sin embargo eso no es excusa suficiente para evitar que nuestra belleza, lo que somos o podemos llegar a ser, simplemente aparezca. Y es así que,  a pesar de estar en el suelo… ¡Florecemos!

¿Hacia dónde apuntamos cuando lo hacemos? ¡Pues hacia el cielo!

Nada impide realmente que podamos expresar lo que hay en nosotros, a menos que sea nuestra propia mano quien selle nuestra boca y aún más, quien oprima nuestro corazón.

Sigamos simplemente floreciendo, donde toque, desde el suelo… Aún pareciendo sin mucha esperanza, pero al final tendremos ese azul inmenso al alcance de nuestros pétalos, más pronto de lo que podemos imaginar si nos abrimos a la luz.

🌸🍃🌻🍃🌷🍃🌺🍃
Florece
solo florece,
aunque te absorba
la tierra árida,
lúgubre y fría.

Pero no dejes
de buscar
y encontrar
una salida.

Ojos hacia arriba
manos inquietas,
color que se derrama
vida nueva
que se abre,
que palpita,
que se deja ver.

Cuando eso
llega a ti,
no importando
donde estés,
Eres flor
y floreces.

Apunto…


Simple!

Los sentimientos son como “flechas” y como portadora de ellos… Apunto desde tí hasta tí.

💘💘💘💘💘💘💘

Como flechas que al lanzarlas
Van veloces al encuentro
Como espinas que al clavarlas
Abren hueco en pleno centro.

Asi son los sentimientos
Fuertes, grandes y hasta intensos
Y es por eso que los nuestros
Saben a cielo y a infierno.

Desde donde los encuentro…
Tú formas parte de ellos
Hasta donde acaba el cuento
Igual tienes ahí tu sello.

Hoy lanzo estas letras mías
Cargadas de lo que siento,
Yo no tengo el alma fria
Y sí un corazon abierto.

Así que léeme en estas páginas
Que hoy nos regala la vida,
Son mis flechas y es la forma
De no sentirme perdida.

Por eso yo no me pierdo,
Adonde apunto… va el sentimiento.