Ganas de conquistar…

¿Como pretendes alcanzar la Luna, sino te dispones a volar?

Lo imposible” es una estación obligada en el camino de los que no quieren andar lo necesario para llegar.

La distancia más grande existente entre lo que queremos y donde estamos la constituyen “las ganas“, la determinación, el deseo real de querer hacerlo. Ante la falta de estas, ciertamente no hay nada que pueda hacerse para llegar a algún lado.

Lo imposible se vuelve posible en la medida que te empeñes en lograrlo. No necesitas estar en la cumbre para disfrutar la montaña… en la medida que subes vas experimentando la maravilla de elevarte y sobre todo la fortuna de ir observando el paisaje en el ascenso. Son esos pasos conquistados los que hacen grande el final del camino.

Por eso, es absurdo pretender colocar la bandera de territorio conquistado, sin haber librado la batalla por obtenerlo. Ninguna frontera es inalcanzable para ser conquistada, solo basta ver al hombre a lo largo de la historia para entender esa verdad. El territorio más inhospito puede convertirse en hogar si hay un corazón cálido que lo quiera encender y aún el desierto puede florecer, si con esmero alguien decide cuidarlo.

A veces, no hay frontera más compleja de visitar y hacer nuestra que la de un corazón. No es sencillo plantar nuestras huellas allí, reconocer su extensión, comprender hasta que punto ha sido “ocupado” y decidirnos a comenzar en él, una nueva historia. Esos lugares a veces tienen murallas que pocos pueden penetrar y en otros casos hay corazones que han repartido demasiadas llaves y mucha gente deambula por ellos creyendo tener de alguna manera derechos territoriales. Es entonces cuando el querer llegar hasta allá, nos permitirá atrevernos o no, a la conquista a pesar de cualquier cosa que lo dificulte.

Las ganas de hacerlo nuestro, nos llevan más allá de los obstáculos y la distacia desaparece en la medida que logramos acercarnos. 

Mirarte, te hace lucir cerca
Como al alcance de mis dedos
Sabiendo que solo eres el reflejo
Del relampago en la tormenta.

Tan cercano y tan lejano a la vez
Como Luna llena a media noche
Vienes y te vas, ya sin reproche
Y tu sabor toca mi desnudez.

No te alejes, recorro la distancia
Ya no habrá un olvido tan lejano
Me tienes en la palma de tu mano
Y dejo ahora en tu cuerpo mi fragancia.

No hay distancia que no acorten las ganas…

5 comentarios en “Ganas de conquistar…

  1. Pingback: blackshininglight

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s