En que página estás? 

(Para los que les gusta leer y tomar los libros en su manos, para los que quieren decidir en cuál página quedarnos….)

La vida tiene sus encrucijadas o bifurcaciones… Y es como un libro. Sí, como ese libro que nos gusta o quizás no tanto, que hemos “manoseado” tantas veces y que tenemos abierto en una página determinada o completamente cerrado como algo terminado.

Cada página de ese libro que llamamos vida, tiene un significado diferente, una aventura nueva, un sentimiento que aparece… En él hay historias que nos hacen llorar a lo sumo, con esos llantos desgarradores que nos salen del alma, cuando ella se agita, siente y clama con la fuerza de quien vive por dentro con una llama; y también hay cuentos de sentimientos de esos que nos hacen estremecer de un modo (inédito e indescriptible), en los que se entrega el alma, el cuerpo y todo.

Y parados ante el libro, con sus hojas en las manos, decidimos…. Si avanzar a lo siguiente o simplemente quedarnos.  Quedarnos en la lectura de eso que nos ha gustado, de lo que nos quema el alma, de letras que nos seducen, cuentos que nos atrapan, pensamientos que nos son dados. Acariciamos una y otra vez sus hojas , y al hacerlo en el mismo sitio, cosas nuevas encontramos.  Es nuestra página, la conocemos, nos encanta y en ella disfrutamos.

También podemos aferrarnos a una historia de terror, que entre líneas se ha contado, nuestro insomnio, tristeza y desencanto en ella a quedado casi con sangre grabado. Es una página dolorosa, pero que aún no soltamos. Sigue el libro donde mismo, no pasamos, no avanzamos.

Pero es nuestra decisión el camino que tomamos, cuantas páginas leemos, a cuantos personajes dejamos vivos (o matamos).  

Pasar la página es sencillo, para el que lee solo por diversión, para quien la vida es un juego, que no lleva corazón, intención y mucho menos amor.  Esas son las personas que pueden leer muy rápido, van pasando páginas, sin detenerse a evaluarlas, si el amor llego o se fue, sin saber cómo ni cuándo. Para ellos la vida es un libro sin destinatario, al que se quitan y añaden hojas sin detenerse a pensarlo. Quizás al llegar el fin, nada escrito haya quedado, o al menos no nada digno para que sea recordado.

Hoy mi página está en tí, leo y escribo paso a paso… Lentamente cada frase una historia va formando, va diciendo, va contando lo que me ocurre por dentro y que me atrevo a expresarlo en líneas que no se borran, que estoy sintiendo y pensando.

Sopla el viento a mi alrededor, las páginas se mueven con él, casi que no se puede detener que pase la hoja sin ser yo, quien tomándola en mi mano, llegue así a otra sección.  Este libro, el de la vida, entre batallas ganadas y aún muchas más perdidas me ha permitido leerte con llanto y con alegría, y estrenar en tus palabras sonrisas que no existían, que en otras hojas perdieron sus ganas, su forma y en general su propia vida.

En esa misma hoja voy escribiendo al lado de tus palabras, 

Todo lo que voy sintiendo cuando siento que me hablas.

Deja el temor y toma tu libro como lo que es… Tuyo. Al pararte en cada página sé consciente de que puedes escribirla, dejarla en blanco, leerla y hasta pasarla.  En tus manos también está, si a alguna página quieres regresar, pero recuerda que puede que nada haya cambiado en ese mismo lugar, del que decidiste también en algún momento pasar. Sumérgete en tu página, siéntela como la última, porque sin saberlo puede que en tan solo un abrir y cerrar de ojos, llegues a la “guarda” del libro y ya todo haya acabado.

Decide que hoja pasar, decide a donde avanzar, pero sobre todo decide en cada una disfrutar y amar.

Mis páginas llevan letras tuyas y mías… Me parece un buen libro para leer este día.

En esa página estoy y ahí me quiero quedar.

En honor a Quién…

Hay momentos de nuestra vida, realmente difíciles. De esos que parecen o se vuelven una estructura más que una “coyuntura“Quizás son en esos momentos cuando nuestras fallas, debilidades, pecados y áreas oscuras quedan más al descubierto, porque simple y precisamente producto de ellas mismas, nos toca vivir esos aciagos momentos.

¿Te ha ocurrido? ¿Alguna vez las has regado tanto y tan feo que haz tenido que esconderte en el dolor de tus faltas? No muevas la cabeza tan rápido… La negación no te hará libre de la culpa persecutoria de la conciencia, ni la aceptación tampoco te quitará de un tirón el peso de los golpes que haz perpetrado desde la más oscuras de tus facetas.

Todos en algún momento, hemos tocado ese límite, tú quizás menos segundos que yo (eso me lo indica tu media sonrisa irónica de quien dice: -“Esta quien se cree que es para hurgar en mis miserias“), pero el enfoque no es para pullar y escarbar en la herida (las que ambos podemos tener), ni exponer tus perversiones (y las mías) de eso ya tenemos suficiente cuando el cuerpo al final del día reposa y cansado se desploma en  la almohada, tocando  el nido de los pensamientos que se han quedado desnudos después de un horas de disfraz o de verano (según se tu caso o el mío).

El punto en esto es… En medio de la vorágine… ¿Quién?


¿Quién te soporta cuando ni tú mismo lo haces?

¿Quién te da ayuda aún cuando ni tú las has pedido?

¿Quién sale al bosque oscuro de tus males a buscarte, cuando en ellos a propósito te has perdido?

¿Quien sostiene tu mano, a pesar de sentir que la tuya se retuerce por soltarte?


¿Quién va tras tus pasos, a pesar de que te empeñas en echar tierra sobre tus huellas del camino para no ser encontrado?

¿Quién extiende sus oídos y alma para escuchar lo podrido que te has vuelto y sin embargo no te devuelve el mismo vómito?

¿Quién te observa en la montaña rusa de tus percepciones y te espera aunque grites que no quieres bajarte y tu mirada lo único que dice es que quieres que se vaya?

¿Quién te dice lo que no quieres escuchar pero que te hace falta, porque de no hacerlo sería un simple cómplice en tu total caída?

¿Quién siembra flores aunque las pises y no te importe regarlas, si viven o mueren?

¿Quién se asoma a tu ventana día tras día, para saber de ti y a pesar de que tú la tienes cerrada?

¿Quién hace descansar tus pies cuando le has golpeado a todo con fuerza a lo largo del camino?

¿Quién cierra los oídos a tus palabras frías y en lugar de ellos te devuelve palabras sabias que te indican que te aman?

¿Quién acaricia tus manos, aún cuando tus puños están cerrados por la rabia que en algún momento tu ser ha tocado?

¿Quién resiste tu crueldad, esa que te hace jugar con lo que pueda sentir, mientras tú no sientes nada?


¿Quién entiende tu apariencia real, la de tus vicios, tus gustos no tan acomodados, tus costumbres inusuales, tus pensamientos más condenados?

¿Quién te acepta despeinado y algo arrugado, igual que cuando llevas el mejor traje que jamás hayas usado?

¿Quién te da de su presencia, aún cuando tú no la haz buscado?

¿Quién sonríe al verte, solo por el hecho de quién eres, sin pensar en lo que traes o lo que pueda obtenerse de ti, pues tú no te haz entregado?

¿Quién pone al descubierto tu egoísmo con su entrega y de todas maneras no pasa nada?

¿Quién te espera desde su alma, cuando de venir tú ya más nunca has dicho nada?

¿Quién, quién, quien…?

De los momentos que componen la duración de nuestro tiempo, los errores, los agravios, los dolores y el daño que hagamos a alguien más y que a veces recibamos, servirán para enseñarnos hasta donde somos capaces de llegar… Pero sobre todo, nos sirve para cuándo  estemos allí saber… ¿Quién estará a nuestro lado, con quién de verdad contamos?

Cuando lucimos como “buenos ” y hacemos lo esperado, cuando nos apegamos al manual y a nadie contrastamos, cuando solo damos palabras blandas y acariciamos… Es fácil para cualquiera estar a nuestro lado. Cuando no es esa nuestra realidad ¿quién nos quiere demasiado?

Hoy elevó un brindis en honor a esos “Quién” incondicionales, incomprensibles, amables y amantes que están ahí para el momento en que caes… (Y caigo)

Quizás no existan ya, “quien” ame de ese modo; sin embargo si lo encuentras, no lo pierdas, no seas ….

¿Quien? En tu honor.

Flores y gratitud… 🌷

Andando por el camino, nos sorprenden las flores…

Nos permiten saber que en el mundo hay colores.

Cuando las descubro sola son mi placer escondido…

Cuando las miro contigo son un placer compartido.

Lo que nos llena de gracia y nos da la plenitud…

Son esos bellas razones que inspiran la gratitud.

El camino no es el mismo sin que se vean los flores…

Y mi mundo no es el mismo sin pensar en tus colores.

Este camino conduce al más hermoso jardín…

Ese en el que tú y yo paseamos en nuestro diario vivir.

Y si un día la flor seca y el camino se hace amargo…

Guardaré en mí tu recuerdo aunque el tiempo sea muy largo.

🍂🌺🍂🌺🍂🌺🍂🌺

Andando solos nuestro corazón se agita al descubrir la magia de la creación, al hacerlo en compañía de quien late con nosotros… La magia es aún mayor.

Hoy, dedico mi gratitud a quien sale  al camino pretendiendo encontrarme en cualquier parte, quizás en la hierba, en la flor, en el canto de un pájaro, en el rayo tibio de sol. 

Dedico mi gratitud a ti… Quien sonríes si florezco, lloras por mi ala rota, me riegas si es que no crezco y me impulsas a brillar ahora.

Esta flor es para ti….

Septiembre y sus atardeceres… ¿Ignorarlos?No, que va!

De estos atardeceres de Septiembre, no puedo quedarme sin destacar tanto el del sábado como el de ayer.

Había querido hacerme la indiferente, con los atardeceres (por el tema de evitar sentir tanto, tantas veces) como nos ocurre con esas cosas y personas que en ocasiones no quisiéramos que nos gustaran tanto y simplemente decimos: 

-Sino te veo tanto, quizás dejes de gustarme tanto, bueno así.

Por momentos lo hice y casi que me creí (por el rato que duró), que podía verlo sin sentirlo (al atardecer, por supuesto… Lo de él, ya es otra cosa o quizás igual jajaja).  Reconozco que aún no tengo la capacidad  de serle indiferente, y sigo hablando del atardecer…

Lo vi, así como quien solo pasa una revista y de repente (como siempre) me capturó… Mi atención fue hacia él…(el atardecer)


El cielo dibujaba formas especiales para mí, era como una sonrisa que me atraía sin parar, y ya no me quise resistir.  Simplemente me detuve una vez más a disfrutarlo… Y aún de lejos a tocarlo… 


Sublime ante mis ojos… Era una muestra perfecta de este gran todo.  ¿Impasible? Ante él.. ¿Yo? ¡Que va! ¡No puedo! Continúa gustándome y despertando mis sentidos, casi que sin que haya forma que lo pueda detener.

Y así, sintiendo que se iba… Mi alma se iba con él 


Ayer, fue similar.  Esta vez no me empeñé en resistencias inútiles, no delante de él. Sus colores presentó y me hizo correr a verle, sus sombras y sus matices me llamaban sin dejarme tiempo para las dudas.  La prisa del que tan solo por un instante llega para marcharse, me hizo pensar en no dejarlo pasar… Empezó así 


Y ante mis ojos como diciendo:

 -Recuerda por qué te gusto… 

Fue volviéndose cambiando para mí.  Pinceladas de colores por todos lados, parecía un lienzo de varios pintores a la vez. Uno que pensaba en carreras y mezclas y otros en tranquilidad y quietud.

Rayos de luz que no se podían esconder. Reflejo de quién era y quién es, aunque en poco tiempo no se le pueda ya ver, hasta que el determine volver a aparecer.

Y en quietud fue bajando, el atardecer se fue marchando y yo ahí sin más que hacer, que asumir, que lo sigo observando.


Y su  estela fue dejando, mientras yo parada le veía, sonriendo, pensando en que me es imposible, no verlo, no sentirle, no amarlo… (Al atardecer?)

Como lección rescato de estos atardeceres de Septiembre (quien al parecer quiere dejar a un lado la timidez inicial y pretende mostrarse con vehemencia en su final) que:

Lo que nos inspira y nos atrapa, eso que a nuestra alma agita y al corazón arrebata…

De eso, no es que no lo podemos dejar, es que simplemente de eso (o ese) no queremos escapar… Y allí, en él, nos queremos quedar.

Y contra eso ¿quién puede luchar?

Pausas en el camino…🌳

Para los que andan de un lado al otro, todo el día y sin parar… Todo camino tiene un espacio, para detenernos a pensar y suspirar…

En el agite del día 
Entre el hacer, y el hacer
Cuál es esa conpañía
Que tú quisieras tener?

¿Quién te pasa por la mente?
¿Quién te inunda el pensamiento?
¿Cuál es ese sentimiento
Que en tí siempre está presente?

Hay muchas respuestas o hay una…
No es cantidad lo importante
En esto lo relevante
Es quien te lleva a la Luna

Y en esa Luna, allá arriba,
Aún en medio de la labor
Se te envuelve la vida
En la nube del color

Quizás te sonríes solo
Y les parezca hasta extraño
Que a pesar de contar años,
Te brillen así los ojos

Por eso aunque el camino
Se vuelva muy enredado
Tengo momentos felices
cuando en ellos te he pensado

Hoy decidi hacer mi pausa y dedicártela a ti,
Tú, que tal vez y sin causa, también vas pensando en mi…

Lo que nos inspira…

En nuestro andar por el camino, ciertamente tropezamos con duras piedras, que a veces hasta nos lastiman.

¿Pero sabes qué? El camino está lleno de cosas y personas (al menos una) que más bien nos emocionan e inspiran.  Veamos algunas de las que a mí me emocionan y quizás estés conmigo en esto.

☀️Me inspira ese que es atrevido, que se enciende y no disimula su fuego, porque está feliz con lo que lo provoca. ¡Qué buena inspiración la que me da el sol!


🌊Me inspira ese que no se cansa, que es persistente y que algunas veces se sale de sí mismo, pero retoma su ritmo y vuelve a ser constante. Qué buena inspiración la que recibo del mar!


🌸Me inspira el tener la candidez del recato y el desenfreno de una pasión que me arrebata. Que inspiración sublime y pasional  la de la flor, que se abre ante el amor.


☁️Me inspira el poder imaginar y transformar lo que siento en algo tangible, dándole formas infinitas. Que inspiración la de las nubes que se mueven y adoptan diferentes formas de acuerdo a donde van y lo que ocurrirá.


🕊Me inspira además la libertad de poder enviar mis sentimientos a quien quiero por las vías que existen y las que me invento. Que inspiracion la de las aves, que me llevan a desafiar la prision de mis más grandes temores.


👲🏻Me inspira… Por supuesto que me inspira el pasearme por tus letras, el saber que las dedicas y que en ellas en algún momento del camino, habrá  una pequeña parada que te hable de mí. Que increíble lo que me inspiras… Lo que consigues que se mueva en mi con cada frase tuya que la siento mía.


📝Me inspira… Escribirte.. A ti, que estás en mi sol y mi cielo, que vas con el pájaro en su vuelo, a tí que tienes mi amor entre tus dedos. Cuantas cosas concurren en mí, cuando te escribo…


Y lo que nos inspira, nos hace dar un paso más, buscar y encontrar razones para sonreír, entender que el amor aún con todos sus contratiempos tiene la recompensa de la entrega, esa que hacemos y podemos sentir que servimos de algo, tocamos a alguien, sentimos despacio.

Lo que nos inspira también nos determina…

Tomemos un respiro, suspiremos… 

Quitemos nuestra mirada de lo que nos derriba y enfoquemos nuestro corazón en lo que nos inspira.

Con mi corazón te veo

Con mi alma te siento… Me inspiras! ❤️

Lo que sientes…💜


No conviertas tu corazón, en un viejo archivo de sentimientos inexpresados, él es mucho más que eso.  Tú corazón (y el mío) es el recipiente mágico donde lo que se siente adquiere magnitudes impredecibles e incomparables, dignas de ser expresadas y compartidas.

Un amor que se calla, no logrará ser escuchado (y no sólo se trata de palabras).

Un sentimiento que no se comparte, es reprimido y al final nuestra capacidad de sentir corre el riesgo de atrofiarse.

➰Un “Me importas” pierde Por completo su sentido cuando nunca fue hecho cierto en la vida de la persona a quien iba dirigido.

Si lo sientes, manifiéstate… Sino, puede que simplemente no lo sientas (aunque hayas creído que era así).

Yo? Ya sabes…. que de todos los medios posibles (e imposibles) te hago llegar lo que siento y pienso…💭💜

Huir… De qué? 💨

Hay cosas y personas que definitivamente generan un efecto adverso en nosotros. Nos convocan al desasosiego, lo amargo y hasta la rabia.

¿Qué hacer entonces?

Pues, tocar correr y eso no sólo se trata de poner distancia física, sino de ser capaz de pensar en otra cosa o mejor aún, verlo desde otra perspectiva… Desde esa que no nos haga daño.

Quedarse en una discusión o una amargura, es saber que más temprano que tarde nos vamos a “contaminar” de eso y terminaremos (queramos o no) pareciéndonos a lo que en algún momento llegamos a detestar.

Demos la espalda a lo que nos produce malestar y nos impide ver los colores de la vida, y caminemos de frente con lo que nos incentiva a sonreír y cambiar de perspectiva.

Este tiempo que llamamos vida es relativamente corto, como para dejárnoslo robar por quienes influyen negativamente en cualquier área de nuestro caminar diario.

Si para mantener la alegría debemos correr o huir… Creo que me anoto y empiezo la carrera. Cierro mi sentidos a lo que otros dicen que simplemente me aplasta en el camino.  Sigo y no me contamino…
Vamos? ❤️😊

Presente en el camino…

Para quienes nosotros somos importantes, es decir esa persona que nos ama, nuestras huellas en su camino significarán algo más que simple compañía o atención; significa el estar consciente de quienes somos en su vida y también de tener la certeza que recibe nuestro amor incondicional , y eso es vital en su camino.  

Es una vía doble en donde el amor corre de lado y lado.  Quizás por eso nos extrañan o echan de menos ó simplemente desean que estemos.

Para los que no, simplemente si aparecemos o no, si decimos o no… Si respiramos o no, es una circunstancia más del camino, nada importante; nada que los lleve a decir: “-Me falta algo” cuando no marcamos nuestras huellas en su camino.

En el camino de mi vida, son muy, muy, pero MUY IMPORTANTE tus huellas por eso no puedo hacer más que decir;

– Gracias!

Por las veces que de una u otra forma estás.

Ojalá que mis huellas en el tuyo importen…

Contigo en el camino, puedo experimentar el placer que da el paseo del descubrimiento.

Sin tí, el camino sigue siendo camino… Pero yo no voy a ningún lado.

Presente en el camino!