Escribo… solo escribo 

Escribir es una forma de vivir, al menos lo es para mí. Y por eso simplemente escribo

Por qué al hacerlo, ya no hay soledad que cuente. Se juntan mi orilla con la tuya.



Escribo y al hacerlo se desgranan mis pasiones, quedándose regadas a lo largo del camino, como huellas. Si me sigues, encontrarás mi rastro.

Escribo y al deslizar el trazo en el papel, o el caracter sobre el teclado mi pasión se sosiega de algún modo, porque sale de su prisión acostumbrada. Salto de la torre del castillo, tú me rescatas.

Escribo y cada letra lleva un sentimiento mío, que va brotando como gotas de un río que reclaman su cauce. Navegas en él.


Escribo con temblor en mi ser, y algunas veces los trazos de vuelven inteligibles y hasta el teclado tiembla conmigo. Vibras.

Escribo para renacer cada día, registrando la esperanza que me da el saberte ahí, del otro lado de mi letra, con tus ojos en ellas. Lees mi alma.

Escribo y mis historias son tuyas, lasque construyo   mientras te pienso y me haces sentir que conquisto el tiempo, ese que no existe entre nosotros. Protagonizas el cuento.

Escribo extendiendo mis manos, que acarician en forma de letras y llaman tu atención entre signos de exclamación e interrogación. Eres mi sorpresa.


Escribo como mi forma de decir: -Aquí estoy, no me voy; y es que ¿como irme de lo que me da vida? Cada página escrita así lo registra, si lloro o río… estoy viva. Me emocionas, vivo.

Escribo y es la mejor oportunidad para honrar lo que siento, y que no sea anulado por el tiempo o el olvido, para que el mundo de alguna manera goce de esto que me era inédito. Inauguro mi iniciativa contigo.

Escribo y las musas se pasean, la inspiración se detiene y hace nido en mi cabeza; suspiro entre letra y letra; sintiéndote cerca aunque así no lo sea, pero aquí bien cerca cada vez que tú comentas. Das pasos y mi motivación crece.

Escribo y mis temores se callan; me refugio en el poder de las letras… en las que no hay impedimento para decirte lo que siento y hasta el infinito se transforma en letras que viajan desde aquí hasta ahí, hasta tu corazón. Tú la medalla al valor.

Escribo sintiendo que el universo cabe en esta corta cuartilla, en la que entre línea y línea descubres cuanto me importas. Lo ocupas todo.


Escribo y se dibuja una sonrisa en mi corazón y las letras van de fiesta al saber que luego de una travesía imposible, llegaron al puerto del ser que las esperaba. Atraco en ti.

Escribo y la rima se presenta, la prosa se manifiesta, el verbo es relevante; hay dinámica y ritmo que hace mover lo que soy al compás de lo que termina llenando la hoja. Bailas en mis pupilas, danzas hasta la hoja.

Escribo y no hay quien pueda impedirlo, aunque sobren las razones y quizás algún argumentos se levante para evitarlo; ya no hay vuelta atrás, porque escribo lo que siento. Tú en el centro de lo que siento.

Escribo, porque es la manera que conseguimos los que hemos sido conquistados por las letras, para expresar lo que el alma grita en sus silencios…✨

Heridas… duelen?


(Para los que tienen las emociones “blindadas ” contra el dolor, las heridas siempre duelen).

Unos tienen el umbral del dolor más próximo que otros, pero todos experimentamos dolor en mayor o menor proporción.

Ayer en la tarde, en las labores normales de la cocina, luego de un almuerzo realmente cansón, al estar  lavando los platos, me corté.  Había afiliado todos mis cuchillos y al tomar uno pequeño y pasarlo  muy ligeramente por la palma de mi mano , mientras lo enjabonaba, su dulce hoja hizo un pequeño pliegue casi a lo ancho de toda mi mano derecha.

 Como no ví que saliera sangre de inmediato, continué mi labor, diciéndole a mi mente : 

– No pasó nada. 

Y eso me resultó por unos segundos. Mientras el agua y jabón estaban en todas mis manos, de pronto aparecía un color rojizo por ahí; era sangre. Y aunque desaparecía en la medida que se intensificaba el agua que caía del grifo; del mismo modo, el dolor hacia su entrada con alguna intensidad también. 

Cuando quise repetirle a mi mente: 

-¡Tranquila que eso es nada y no duele! 

También tenía una respuesta desde el otro lado de mi monólogo que decía:

-No te engañes… que si ¡duele!

Por supuesto que continúe con lo que estaba haciendo, porque debía terminar, pero inmediatamente me llego este pensamiento a la mente:

No importa el tamaño, las heridas siempre duelen”

Y es que por eso son heridas… no adornos, ni otro tipo de cosas por el estilo y el dolor es propio de su naturaleza.  

Pero lo que pensé viene porque solemos llevar ese mismo tratamiento de las “heridas” a todos las áreas de nuestra vida. Pretendemos decir un: – No te duele.  Y estar ahí, aferrados a la negación, antes que reconocer (por orgullo o tontería, no lo sé) que algo te está simplemente “acabando”.

¿Cierto que a veces tenemos muchas “Heriditas” por ahí?👀

¿Alguna vez hemos sentido que alguien, o mejor dicho, esa persona importante para nosotros, nos olvidó?  

Ya que estamos diciendo la verdad… -¡Sí! ✋🏽Levanto la mano y digo que sí ( no se si tú puedas hacer lo mismo). Y el olvido puede ser trasmitido por alguna cosa muy tonta (para otros), quizás esperabas una respuesta, una fecha no recordada, un WhatsApp “dejado en azul” (como dicen los chamos) de esos que mensajes que llegan y son leídos pero ignorados en su respuesta (culpa de la tecnología que ahora sabemos cuando somos ignorados).  En fin hay tanta formas de ser heridos que si hablamos de ellas, sería una entrada interminable, porque al final cada cual tiene una susceptibilidad más o menos a flor de piel, ante algo o alguien.

Pero el punto en este momento no es la herida “per se” sino lo que hacemos con ella.  Resulta que a veces la persona que nos “dejó en azul” o ignorados por dos décadas (jajajaja exageración mía) se da cuenta años luz después (¡pero al final se da cuenta!) y decide enmendar.  Cierto que somos propensos a dar por respuesta algo así:

(Con cara de asombro y todo)😳

-¿Ah si? ¡No me había fijado que no contestaste! Tranquilo no tiene importancia… a mi también me pasa.  En fin, arreglamos todo con un “no duele” ¡para nada! Y queremos poner una simple curita de papel a lo que ameritaba puntos de sutura y quizás hasta cirugía emocional.

Nos cuesta decir: 

-Si me afectó que no me respondieras,

– La pasé mal sintiendo que no querías responder. 

O simplemente: 

-Te eché de menos.  Me moría de ganas de hablarte.

Porque eso simplemente pondría al descubierto lo que sentimos, y ¡que va..! casi nunca queremos correr ese tipo de riesgo. ¡Eso es ser vulnerable… y definitivamente, no!  ¿Cierto que si lo hemos hecho?

Por si acaso… yo no quiero ya más seguir ese patrón de esconder las heridas, porque he llegado a entender que si uno insiste en “taparlas” nada más, nunca seremos sanados de ellas.

Así que, a ti te puedo decir, como a lo largo de todo este blog lo he hecho:

✳️Me importas.  Para mí es de suma importancia el saber que me lees o me escribes o que simplemente digas algo, el saber que estás ahí es vital para mí.  Creo que lo sabes porque lo he dicho unas cuantas veces, pero por si lo olvidas, lo repito, Me Importas.

✳️Me duele tu ausencia. Aunque sé que es justificada porque como ser humano tienes compromisos, y no pretendo hacer que los obvies por mi. Solo considera que el no saberte cerca (y hablo de algo que no es de distancia en kilómetros solamente) me llena de tristeza y hay un vacío que no se llena.

Expuesto esto, solo me queda decir que en la madrugada de hoy, cuando me levante a preparar los alimentos, me tocaba amasar y la pequeña herida casi me lo impidió, porque simplemente dolía, ella, y la del otro extremo que casi no se ve.  Entonces comprendí que hasta eso que no se ve, también puede hacernos daño e igual hay que atenderlo.  Pero eso es tela para otro vestido.

Por ahora, pongo algo sobre mi herida para que sane… y en las heridas del alma (que son mucho más difíciles de cicatrizar) pongo mi empeño en decirte cuando estoy afectada, con el propósito de que lo entiendas y sobre todo con el fin de tener yo, una perspectiva más clara de lo que siento; ya que cuando no digo lo que me afecta construyo muros de dolor que me atrapan y que lamentablemente no podrán ser derrumbados o cruzados por quien está al otro lado, que por lo general ni de ha enterado de lo que ocurre aquí adentro (en mi adentro).

Hay heridas por fuera
Hay heridas por dentro
Hay heridas en un lado
Hay heridas en el centro

A todas hay que ponerles
Cuidado para sanar
No sea que por un descuido
se nos lleguen a infectar

Lo mismo ocurre en alma
Y hasta en los sentimientos
Que herida que no es sanada
Nos va llenando de muertos
💔


Vámonos… anda,vámonos ❤️ 

Vámonos de poesía,
Por el camino de los versos
En los cuales no hay reverso 
Cuando nos pintan los días.


Vámonos de enamorados
Con los sueños por los poros 
Donde solo hay acomodo 
Para los que están marcados.

Vámonos marcados, locos
Los que de verso y estrofa 
La vida pintan a rosa 
Y hasta de dolores pocos.

Vámonos de tanta gente
Que habla sin sentir nada 
Que nunca han tenido clara
Lo que es sentir con la mente.

Vámonos si, de aventura 
A mirar a las estrellas
Y así viéndolas a ellas
Hagamos muchas locuras.


Vámonos de navegantes
Por el mar de las pasiones
Donde muchas emociones
Nos lleven para otra parte.

Vámonos de árbol y flor
Y que tengamos un nido
Donde el pájaro perdido
Encuentre allí su amor.

Vámonos de baile y danza
Que en nuestros cuerpos se mueva 
Como un león en su cueva
El Deseo que aquí clama.

Vámonos de caminantes 
 Y a correr por el camino
Gritando tu nombre y el mío 
A estar juntos cada instante. 

Vámonos de azul cual cielo
En el que los dos volamos 
Y es serio, pues no jugamos 
Con lo que vamos sintiendo.

Vámonos de madrugada
Antes que despierte el alba
Recojamos agua clara
Para lavarnos la cara.

Vámonos de nuevo mundo
A descubrir nuevas cosas
Entre cantares y rosas
Yo siento que en ti me hundo.


Vámonos, simplemente vámonos 
A estar juntos, tu y yo solos
Y así ya no habrá algún modo
De que estemos más distantes.
(Solo basta decidir… lo demás, el color del corazón, la intensidad del amor, lo grande de la pasión… lo iremos descubriendo)

HOY…💜⭐️



⏳Hoy se escribe con la urgencia del AHORA…ese en el que me encuentro cada vez que estoy contigo.

Hoy va en presente continuo, ese del que no se escapa porque va sellado con un sentimiento que no pasa.

⌛️Hoy se viste de ganas, esas que me recorren al pensarte cerca y que me destrozan al sentirte lejos.

Hoy se siente grande ante la pequeñez de una ayer extinto y un después que no ha llegado.

⏳Hoy va con la magia de sentirte vivo, en cada respiro, en cada latido que tienes consciente.

Hoy se marca con huella indeleble, esa que no se borra porque va con la intención que el olvido no llegue.

⌛️Hoy se presenta como la revancha de quien  no deja que lo que siente pase al olvido, sino que se lo juega todo por la oportunidad de vivirlo.

⌛️Hoy es un ahora que no acaba, subrayado con la intención de quién va al encuentro de lo que quiere, sin importar cuántos obstáculos se interpongan.

Hoy viene con la certeza del respiro, ese que no podemos controlar y que sin él morimos.

⏳Hoy es el poema que se escribe con letra del corazón y ritmo de los latidos que se agitan al pensarte, porque eres mi presente más valioso.


Hoy se presenta como luz y abre paso ante la oscuridad del pasado y el espejismo del mañana.

⌛️Hoy tiene sabor a ti, a tus ganas, a tu manera de sentir, con tu presencia estando aquí, y no dejando que ni aún la distancia te desplace.

⌛️Hoy es la clave para encontrarte, para abrir esa puerta, para brincar ese muro y terminar aterrizando en este instante que es solo nuestro (tuyo y mío).

⌛️Hoy lleva brisa de otoño, sol de verano, color de primavera y frío de invierno, hoy eres tú en diferentes versiones.

⌛️Hoy es un amor que crece, que se desarrolla, que se fortalece, amor que no se va, que no abandona.

⌛️Hoy es oportunidad, redención, no claudicar y remontar hasta conseguir ser mejor.

Hoy se cubre con el cielo, se adorna con estrellas, se dibuja con nubes, sol y luna que ya vienen.

⏳Hoy va con letra cargada de sentimiento, silenciosa y a gritos, de esa que va escrita para tu corazón y piel y en ella me lees.

Hoy viene con la alegría, el entusiasmo, el temblor, la vibración y la felicidad que significa tenerte, esa como una sonrisa en cada poro de mi piel cuando logro que me sientas, que vibres conmigo.

⏳Hoy es un cuento, una fantasía y una certeza a la vez… hoy es el mejor espacio en tu tiempo, ese que no puede ser arrebatado, ese en el que tu eres mi HOY.


💜

Octubre… Un atardecer vestido de Otoño 🍂 

Este Octubre avanza, y con él la cercanía de los árboles que se quedan sin hojas, y las hojas que están, van cambiando sus colores.  En otros países, distintos al mío, esta estación se da, anualmente y con todas sus características.  Confieso que a pesar que la primavera  me seduce con sus colores y el verano con su brillo, el otoño es la estación que más evoca mi alma, quizás porque es la víspera de un invierno que de alguna manera conozco, y no precisamente porque aquí se de dicha estación…

Lo cierto es que, ayer, ese día de Octubre en su atardecer de colores otoñales, me dejó algo perpleja y pensando algunas cosas.


Todo parecía normal… como a veces nuestra vida. Pasamos de un lado a otro, vemos a las personas (bueno, a las que podemos), decimos: ¡Hola! Y asumimos, que todo está bien. Lo que no necesariamente es así… como dice el refrán: “Caras vemos, corazones no sabemos”. 

Así iba el atardecer, como algo normal y tranquilo.


Quería ver el mar, porque hace días por razones que no vienen al caso ahora, no había podido visitar sus aguas y ya me hacía falta respirarle cerca.  Por tanto, no hice de rogar a “mis ganas” al menos no a esas, y me fui dejando conducir hasta su orilla. El atardecer desde allí, es algo especial para mi alma. Es un momento de quietud, donde a veces se exorcizan mis más profundas emociones, que en otro ambiente me sería imposible de dejar fluir….


El Otoño se dibujaba en el cielo de este Octubre y su tarde.  Tonos grises, rojos, naranjas y algún rastro amarillo se dejaba ver.  Yo hipnotizada por el agua, simplemente me acerqué… y luego fue que comprendí lo que estaba pasando.

La calle frente a ella, de mi playa, la que han llamado “Playa Mansa” se encontraba llena de agua también.  Por supuesto que el nombre de esta playa, se debe a su característico oleaje suave y hasta sereno. Nada la perturba, ni la agita; como aparentemente son muchas vidas vistas desde afuera… quizás la mía también.

Estando en su orilla empecé a escuchar como rugían sus olas, y fue entonces que me di cuenta de que algo no estaba “normal” o bien.  El ruido del oleaje era intimidante… y fue entonces que levantándome (porque estaba agachada viendo el agua muy de cerca) que comprendí lo que ocurría. 

El agua había salido de sus límites y la calle a unos metros estaba llena de su misma esencia.  Me sentí como un pequeño punto, en medio de una gran porción de agua…


Todo la arena estaba mojada hasta llegar a la calle, que estaba algo inundada.  Eso era evidencia de que, lo que parecía tranquilo o “manso” había cambiado de alguna manera, aunque fuera por solo momentos.

​​
​Este atardecer con los colores del otoño, me permite confirmar una vez más, qué hay tantas cosas que no están a nuestra vista, pero que de igual manera, suceden...

Como las olas son muchas veces nuestra emociones… las retraemos, controlamos  o escondemos tanto, que luego terminan “rompiendo” con una fuerza que a veces sorprende y hasta asombra a otros y hasta a nosotros mismos.  Por tanto, es preferible darle la oportunidad de que fluyan cómo son, sin reprimirlas tanto, para que definitivamente las podamos surfear en el momento que toque.  De lo contrario, nos podemos llevar una gran sorpresa, de las que asustan.

Algo frágil e indefenso puede volverse arrollador y trágico sin es movido por fuertes emociones.   Definitivamente cuando tengo oportunidad de ver el mar y el vaivén de sus olas, no puedo más que pensar que en nuestra alma, el oleaje también se calma e incrementa de acuerdo a lo que podemos sentir.  A veces hay gran  bonanza, otra fuertes tempestades y todo eso ocurre (o puede ocurrir),  mientras nuestro semblante aparente sugiera que no está pasando nada.

Me fui de su orilla, viendo aún por mi retrovisor los colores otoñales en el cielo, reflejados también en el agua, pensando en m: lo fácil que es suponer que todo es de una forma, cuando no es así, lo ciego que podemos volvernos al fijar nuestra mirada solo en algo, obviando lo demás;? y lo pasajero que es todo al considerar que en ese momento ya el mar se había salido de sus límites y había vuelto a ellos (con sus rastros visibles) y que el atardecer avanzaba hacia la noche, pero simplemente eso era la preparación para la llegada de la próxima mañana.


Y desde lejos las cosas se perciben diferente.  Para saber realmente cómo son, debemos acercarnos.  Y los colores del Otoño se fueron desdibujando…

Vive y disfruta…😎

(Para los que tienen como práctica común, el sufrimiento… todo tiene otro lado, solo basta buscarlo y sobretodo, encontrarlo)

La vida ya tiene suficientes episodios o situaciones naturales que son difíciles, así  debemos encontrar el camino de hacerla más llevadera y placentera.  Ver al Sol de frente, puede dejarnos ciegos o “encandilados” por un buen rato… pero nos resultará placentero si llevamos nuestros lentes oscuros.

Así puede suceder con el resto de las cosas. Algo puede incomodarnos grandemente, pero si decidimos darle otro tratamiento o cambiar la perspectiva, podemos llegar a descubrir que era solo algo insignificante.

Podemos quedarnos con la ironía de  que algo tan pequeño nos hizo sufrir, porque lo convertimos en grande; ó que hemos dejado de sufrir por algo realmente grande, porque en nuestras manos se ha vuelto pequeño.

Tomemos la Iniciativa de VIVIR, y eso sólo se logra disfrutando cada momento, cada detalle, cada sentimiento.

Si al sol quieres llegar a mirar
Lentes oscuros tienes que usar.  👓 

Continuar, perseverar, evaluar…

Simple!

A veces queremos llegar a las estrellas, acercarnos a ellas y hasta tocarlas… sin siquiera estar dispuestos a estirar la mano para ello. 

Se requiere de más… se requiere de consistencia y constancia.

Querer tocar las estrellas  ✨ amerita estar dispuesto a “despegar” a ir más allá, a algo más que simplemente “querer” volar.  Las estrellas no se conquistan con alas de papel, con ilusiones vagas, con promesas que no se atreven a ser enunciadas por no tener ningún interés  en cumplirlas luego.  No, la conquista de las estrellas, se hace con  con alas cargadas de ganas, de esfuerzo, de deseo, de acciones que demuestran los pasos que das para avanzar hacia ellas.

 La forma de poder llegar es simplemente continuar, aunque el camino sea largo “a años luz ” de donde estás, para eso hay que estar dispuestos a <perseverar >. Si es hasta allá, a donde queremos  llegar… debemos estar conscientes de que es así, para poder ascender con una real intención. 

Entonces toca <evaluar >. Yen toda esa evaluación, también  está permitido el pasearnos por el escenario de solo querer mirarlas(a las estrellas), entonces lo tendremos más fácil , porque para eso “solo” se necesita una fotografía.  Si hasta ahí llegan tus ganas,  felicidades.  No digas entonces, que quieres tocarlas, solo confórmate con mirarlas. Serás un observador, más no el que ejerza la acción.

Si quieres conquistarlas y tocarlas, el ∞infinito∞ te espera, aunque te advierto:  ✨ el trayecto es incierto, largo y a veces oscuro✨.

Si fuera fácil llegar a ellas ✨a las estrellas✨ cualquiera habría intentado apagarlas, consiguiéndolo muchas veces.

De ti depende continuar y no desertar.

∞✨∞✨∞✨∞✨

¿Cuál es el camino que hacia las estrellas
que no te has atrevido a transitar,
Quizás atreverte a sentir, a expresar, a amar?
Ese es un camino que a muchos asustará,
Pero es el que más satisfacción de seguro, te dará.
Ve como un conquistador,
Suelta el dolor
Llega más allá, llega hasta ellas
No temas, conquista y toca las estrellas.

Cosecha probable…🍃

Simple…

🌱Si das atención, es muy probable que la recibas.

🌱Si das olvido… ¿que crees que al fin tendrás?

Toda ley tiene su excepción, sin embargo las probabilidades son altas de recibir de lo mismo que damos.  Nadie siembra tomates 🍅, esperando peras 🍐.  

No se siembra por azar, se hace con propósito… y eso tiene que ver con la cosecha.🍃🌿🌳

Vístete de regalo…🎁

Imagina por un momento que hoy es un día especial… uno de esos días de Celebración, en los que hay alegría, risa y el brillo en los ojos abunda por todos lados. Un día en el que todos están dispuestos a sonreír y a expresar buenos deseos… Y veo tu cara como diciendo:

-¿Qué esto es muy bueno para ser cierto?

-¿Qué hoy no estás para utopías?

-¿Qué es lunes, de enfrentarse a la dura realidad?


Está bien, entonces empecemos otra vez.

Hoy es uno de esos lunes, que no quisieras que hubiera llegado. La rutina te amarga, el reloj te persigue, los deberes llenan tu mente y las cuentas por pagar tienen un día menos para ser cumplidas. Entre tanta presión, y aún siendo temprano… ¿porque no eliges vivir este día? ¡Sí, vivir! No simplemente ser autómata del tiempo y de los deberes que un día te buscaste y que hoy quizás no soportas. Te invito a vivir y para eso,

Te propongo algo… 

Que tal si hoy… te vistes de REGALO?


¿Y dirás… de regalo? ¡Qué ridículo! O ¡eso es muy costoso! 

Pero, dame un chance… te invito a que vayamos al vestier de nuestro ser y en nuestro corazón encontremos las prendas necesarias para vestirnos así, de regalo. Nota: si no encontráramos las prendas allí, tenemos permiso para pedir prestado a otros (aunque no me gustan los préstamos) o ir y alquilar alguna pieza donde nos guste.

Busquemos a ver…. una “Sonrisa”. ¡Si, esa! Que pareciera chiquita, pero cuando te la pones alumbra todo a su alrededor. 


-¿Ves? ¡Te queda perfecta! Te hace ver hasta más jovial, por tanto puedes compartir o regalar juventud. Una sonrisa de esas que no podemos esconder porque sonreímos desde adentro, es las mejores dádivas que podemos entregar.

-Ahora sigamos buscando allí dentro… escarbemos. Toma eso que está  ahí… ¿lo ves? De un color muy lindo, es “Paciencia” y vamos a vestirte con ella, como parte tu envoltorio  como regalo.  La paciencia viene de la paz interna que tengas, esa que te permite a pesar del estrés diario tomarte un tiempo para pensar que todo ocurre cuando debe y con el propósito exacto. En el tráfico, paciencia; con el jefe obstinado aún en lunes, paciencia; con el grito de los niños que no quieren ir al cole, paciencia; con el auto descompuesto que hoy no quiso arrancar, paciencia. Ella comienza con paz y termina siendo una ciencia completamente desarrollable en nuestro carácter.

– ¡Qué maravilloso regalo vas descubriendo que eres!  


Seguimos buscando en tu interior… y encontramos que muy escondida por allá, está tu creatividad, tu atrevimiento, esa genialidad que te hace escribir cosas nuevas, dibujar trazos de luz, componer piezas con música del alma y tantas otras cosas más. Deja que algo de eso salga y ponlo en tu empaque, a la vista de quien se quiera sorprender. Pongamos algo de “Imaginación ” en tu cubierta exterior. ¿Ves? Vas quedando simplemente espectacular.

En tu interior hay muchas cosas interesantes, así que permíteme sacarlas, para que seas un “regalo” más atractivo y completo. Wow…! Tienes algo muy importante que cualquiera desearía tener a su disposición. ¿Qué es? Eso que se llama “Atención” esa capacidad que tienes para atender a quien abre su corazón contigo, eso que hace que tu retribución en amor, sea única. Eso también lo tendrás en tu envoltorio.

Estoy fascinada con la preparación de este regalo… soy de las que me encanta todo ese proceso de envolver, arreglar y preparar algo que voy a regalar a esa persona que para mí es Especial… pero en esta oportunidad, el regalo “per se” que eres tú, me tiene simplemente, atrapada.  

Veo ahí, qué hay algo que se llama “Fuerza” que está ahí en tu interior, como disimulada, detrás de esa fragilidad que muchos dicen te caracteriza.  Esa fuerza es la que te permite tener Esperanza cuando todo está en tu contra, Continuidad para seguir cuando no quedan ganas  y valor para Confiar a pesar de las decepciones. Esa fuerza en tu alma, te hace diferente a los demás, así que va a ir como una cinta muy especial en ti que eres el regalo más precioso que pueda ser entregado.

Veo que te va gustando esto de vestirte de regalo, ¿no?

Me tropecé con otra de esas virtudes tuyas, que también pondremos sin duda en todo lo que te complementa como regalo, y es el sentido de la “oportunidad” esa asertividad que te permite decir lo justo y callar cuando es necesario. Palabras y actitudes a la medida de cada situación y hasta esos, tus desvaríos coinciden con el gusto oportuno de quien utiliza todo para el bien del otro.

Agreguemos a este regalo, algo de lo que llaman “tiempo“… que ya veo que no es lo que te gobierna a ti; entonces vamos a adicionar a este presente  todo esa cantidad de pensamientos maravillosos y sentimientos sensacionales que te acompañan y ya quien lo reciba no tendrá que apurarse más, sino que lo disfrutará plenamente. Esto será entendido como “dedicación“, por eso las horas no cuentan.

Cubramos además este regalo con una lluvia de Estrellas cayendo por todos lados, y cada destello que se derrame, serán besos, abrazos (abrazotes), caricias, de esas sublimes e intensas, detalles quizás bien guardados, regalos de esos del alma, de esos mismos que incendian y que hasta ahora habías dejado para quien llegare a recibir  un regalo como este… de los bien pensados.  La lluvia que no cese, lo que trae con ella, tampoco.

Atemos el moño del regalo con eso que sabes dar y que está ahí en tu ser que se llama “Presencia” esa que no permite irte a ningún lado, esa que muestras a través de detalles continuos y que evidencian que estás pensando y sintiendo por alguien. Eso habla de ti, aún en el silencio más largo. Entrega presencia y el regalo será inolvidable.

Y se que te estarás preguntando… si todo esto es lo que lo envuelve… ¿en que consiste el regalo?

Bueno, yo soy de las que piensa que el regalo lo conforma todo... la emoción con la que escoges lo que vas a entregar, y como en este caso todo lo que significa envolverlo o prepararlo, y por supuesto lo que va dentro, lo que contiene el empaque…! Y te preguntarás… ¿que encontrará dentro, el que abra este envoltorio?

Pues, dentro de este paquete, solo estás … con lo que te caracteriza, con tus luchas y aciertos, verdades y mentiras, locura y cordura vas tu y el AMOR que mira en ti.  Porque eso es lo que tienes para entregar…

Ahora, mírate al espejo, vestido(a) de regalo y piensa ¿a quien te vas a entregar..? hoy es el día para celebrar.

La fiesta comienza cuando el corazón se alegra. 

Ya tienes el traje, estas vestido(a) de REGALO así que haz la entrega y el destinatario se alegrará. 🎁❤️ comienza la celebración, baja el telón, llega el amor.

(luego vendrá la historia a contar)