Nada es igual…

Como había dicho ayer, la Luna de este Noviembre llorón, ha estado espectacular. Existen reseñas por ahí, que hablan de que se vería más grande, más brillante, más esto o aquello en esta oportunidad.  Pero la verdad es que para los que nos cautiva la amiga Luna, siempre tiene un brillo especial para mostrar.

HOY, viendo el amanecer, vino una nueva lección.  Ayer había dicho que si se presentaba la oportunidad nuevamente, iría a la orilla del Mar, a ver a Luna bajar, y sumergirse en sus aguas. Lo de ayer visto aún en la distancia de mi ventana, fue un suceso sin igual… ella gigantesca iba bajando.

HOY la vi, y era distinta, estaba más distante, brillante, redonda, con una aureola especial al rededor, pero más lejana que ayer (los científicos sabrán de como se llama este fenómeno) yo solo puedo hablar de lo que registra el telescopio de mis ojos y lo que eso dice a mi corazón.

A las 5:00 am estaba bien arriba, ahí… asomada a mi ventana. Le saludé y dije lo bella que estaba y seguí, aún con la idea en mi cabeza de que si empezaba a bajar en unos minutos, como lo había hecho ayer… me iría corriendo a la playa a verla bañarse en el mar.

De 5:40 a 5:50 se mantuvo arriba, todo iba cambiando, pero ella seguía allí, sin bajar mucho

El amanecer había su entrada triunfal y ella se mantenía allí, no se iba y los mismos arreboles que daban honor al Sol, le rodeaban a ella también.

Se hicieron las 6:00 am y ambos se encontraron. Esta vez ella le esperó y no se fue. Se vieron en la claridad, no bajo la sombra, a la vista de todos, estaban allí, los dos, juntos, coincidiendo en el milagro de verse, de sentirse, de tocarse y de que el mismo cielo los contuviera.

El día empezó con todos sus afanes, y el sol fue tomando posesiones cada vez más de todo lo que le correspondía.


Se fue estirando, hasta dejarlo todo bajo su luz y esplendor.


Cuando me tocó salir, aún Luna se veía, como desdibujándose en el horizonte, pero allí estaba, no bajó, al menos no como ayer.


Y yo me preguntaba: -¿Será que se seguirá viendo a mi regreso en una media hora?

Y la respuesta la comprobé justo al pasar ese tiempo. El día azul comenzó sus quehaceres, nubes y luz lo llenaban todo; Sol haciendo lo suyo, brillando. Luna ya no se veía…


Y fui entendiendo mejor las dos lecciones de este día:

1.- Aunque lo parezca, nada es igual. 

Lo que vimos ayer, lo que sentimos y pensamos, es de ayer… hoy hay otra historia por estrenar. A veces daños por sentado dejar algo para “mañana” porque creemos que se repitira lo mismo que vimos hoy…Luna me demostró con hechos que no es así, a veces se baja ante la vista de otros, en otras oportunidades no. Por eso aunque parezca que el escenario es el mismo, sigo dejando registro fotográfico que me comprueba que nada es igual, y que el ayer siempre se va.

Entonces ¿qué toca? Aprovechar al máximo este hoy, este ahora, que es irrepetible, que no existe otro como este. Lo que siento ahora es único, quizás luego pueda ser más o menos intenso… pero lo que experimentó ahora, en este momento es lo máximo, es tuyo y mío (y lo sabes).

2.- De acuerdo a lo que percibimos sentimos.

A mi regreso no vi a Luna, si no la hubiera visto al salir, podía haber pensado que ni siquiera estaba desde que apareció Sol, sin embargo mi percepción era otra, porque sabía que aún detrás de ese banco de nubes que de veía en el horizonte, ella estaría por ahí, camuflada un poco quizás para estar con el Sol, en un encuentro distinto.

Y de manera especial Luna y Sol, y lo que se ve que “tienen”, me deja haciendo un brindis por ellos… y por los que se atreven a estar y andar juntos, aún cuando nadie lo concibe como posible.  Pero ellos lo logran… como para preguntarse uno mismo

 -¿porqué no soy así?

Noviembre, agradezco tus lágrimas de estos primeros quince días, pero más agradezco tu receso de estos últimos dos días, donde me has permitido ver a través de Luna y Sol lo que se vuelve posible, cuando de verdad se quiere.

Pienso en ti, mi Sol… yo tu Luna. Por eso no me canso de verte, porque nunca te repites, nada es igual dia a día.

Anuncios

6 comentarios en “Nada es igual…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s