Amaneció… otra vez!

Hoy, ha vuelto a amanecer…
Aunque la noche sea oscura y no parezca acabar,

Aunque todo sea muy duro, hay que volver a empezar.

Hoy hay nuevo amanecer, vino el sol trajo su brillo,

Y como cantan los grillos, así canta ahora mi ser.

Ya no se puede esconder la luz que está en todo lados,

A pesar de lo pesado que algo se pudo volver.

Hoy ha vuelto a amanecer… y eso es más de lo esperado,

Hoy a ese ser que amamos, lo hemos podido tener. 

Eso es más que parecer, es vida, es amor, es todo,

Es saber que de algún modo, ha vuelto el amanecer.

¡Gracias por este nuevo amanecer!

Si juegas, puedes perder…💔

Para los que insisten en “jugar” con lo que se siente, con el AMOR y sus derivados… no está demás tener en cuenta lo siguiente:

-¡Simplemente, perderás!

Y podrás decir:¡no para nada! Todo está bajo control… yo solo diré: -¡perderás!

Quien juega con los sentimientos, pierde el gran privilegio de gozar a profundidad de sus “mieles ” no hablo de solo cama, no de sexo en apuros (que el AMOR como “parte de” quizás los trae), sino que más bien hablo de lo intenso, profundo, rico y verdadero que puede llegar a ser el amor para quien lo toma o asume como es, lo mejor que nos puede pasar.

Quien juega con él, y por supuesto con quien lo porta, a la final su mensaje es: 

-No se que hacer con ese amor, así que mejor no lo siento…

La cobardia nos deja a veces, sin suficientes agallas para experimentarlo, sentirlo y vivirlo, y es entonces cuando do hay que conformarse con solo “jugar” con un sentimiento que no sabemos tener en nuestras manos, porque simplemente nos supera y asusta.

 Ver de frente al AMOR, definitivamente no es para cobardes, porque alguna vez nos llevará al pico más alto de la gloria y otras sentiremos que nos ahogamos en el más oscuro, profundo y tenebroso abismo… por es necesario realmente querer y reconocer que se siente, para poder manejar lo que trae consigo.

El que juega, vive en la negación del “no sentir”, detrás de los barrotes del “lo tengo todo bajo control” y al final de sus días, entre juego y juego, solo queda un archivo de vacío, que si bien puede contener muchos nombres y hasta sensaciones o recuerdos, no viene en ellos eso sublime y ardiente a la vez, eso que quita el respiro y nos da vida del mismo modo.  El que juega, se resigna a solo andar por la orilla, coqueteando con la sensaciones, pero su temor es tan grande que jamás podrá sumergirse en sus aguas.

¿Yo?? Convicta y confesa… completamente culpable de no saber jugar ( no con los sentimientos) No se querer en “modo de juego” porque sentiría que me estaría perdiendo de lo mágico que significa realmente sentir amor, de ese… el de verdad.

Por tanto,

me resisto a perderme nada de esto que siento, el amor es más que un juego, es profundo sentimiento que nos puede hasta llevar, más allá del más allá…

La invitación de hoy es:

No te conformes con perder, mira de frente al AMOR y dispón tu corazón a amar.

(Aunque traiga también dolor, es preferible el amor a solamente jugar)

Y si hoy… te vistes de Sol?


Para los que están indecisos en cuanto a que ponerse hoy…

¿Qué tal si te vistes de sol?

¡Si! Vístete de sol… alumbra a todos con tu luz, contagia animo, alargaría, trae esperanza para el que te encuentre, sonríe a quien te tropieza y sobre todo hazles sentir la urgencia de aprovechar esto… porque en algún momento ya no vas a estar.

El momento para brillar es hoy, AHORA no lo dejes pasar..

Vístete de sol y veras iluminarse todo a tu paso, y crecer vida donde todo se había ahogado. Habrá melodía en el corazón y motivos para reír a carcajadas… vamos vístete de sol.

El sol no se esconde, es lo que es y está satisfecho, da calor y vida…. vístete de sol.

Atiende esta invitación… anda vístete de sol, y luego me cuentas cómo te fue.

☀️🌤🌦⛅️🌥💥☀️🌤
(Yo me he puesto su vestido y atravieso oscuridades, ya no siento más el miedo y tengo oportunidades. La mejor oportunidad es la de compartir contigo, el color de este vestido.

Tú… ¿tú? Para mí brillas como el sol. Me alumbras! (Y lo sabes))

Disfruta el día… empieza ya!🌞


El día ya ha empezado… pero ¿y tú? ¿ya empezaste el día?

Mira ese cielo, piensa en esa persona, respira profundo y simplemente… llénate de la plenitud de lo que sientes.

Agradece por la oportunidad a estrenar que tienes por delante y sal con ganas de conquistar… ¡ah y por favor! También deja que te conquisten.

Llega a donde quieras, porque unos podrán impedir que tus pies o piernas se mueven a donde sus límites no lo permiten…. pero lo qué hay en el interior, lo que sentimos y pensamos nos impulsa a llegar más allá de lo que cualquiera se imagina, y allá… si allá, llegaremos si queremos y nadie lo puede impedir. Y cuando digo “nadie” es realmente, nadie.

Bebe este día sorbo a sorbo, disfruta su dulzura y hasta lo agrio… disfrútalo todo porque eso será lo que sume emoción a tus horas.

🌞💝🌞💝🌞💝🌞💝

El día ya ha comenzado
Pienso en ti y tu lo sabes,
Sabes que tienes la llave
De mi más duro candado

Cada momento del día
Me lo voy a disfrutar
Y agradezco la alegría
De poder en tí pensar
Aqui ya ha empezado el dia….
Y yo acabo de empezar
(Te pienso y siento)

Otoño… Invierno 🍂❄️

Simple!

Ningún invierno llega de golpe… tiene su aviso. Por tanto, pretender vivir en “primavera” habiendo dejado al descuido del Otoño lo que debió ser atendido, es descubrir que el frío llegará y estarás desprevenido para hacerle frente.

Cuando sientas que el viento helado ya llega… enciende la hoguera o cambia de lugar; pero nunca digas que llegó sin darte cuenta.

Aprovecha las señales del Otoño, para decidir si quieres vivir en primavera o si las ganas de te acabaron y estarás en el invierno.

Cuando un corazón se riega
Pues llega la primavera.

Cuando se le acaricia con la mano
Seguro tendra un ardiente verano.

Si en el solo cuentan años
El Otoño ya ha llegado.🍂

Cuabdo hay soledad de infierno
No hay nada que hacer, llegó el invierno.

No te dejes sorprender,
siente y has lo que hay que hacer.
Deja ya de lamentarte
Nada ganas con quejarte.

Escoge como vivir…
Yo elegi… ¡quiero sentir! 😳❤️

Noviembre… como sientes!!!😍

He tenido que ver transcurrir unos cuantos días de Noviembte, para llegar a una conclusión quizás sencilla, pero a la vez profunda.

¡Noviembre está enamorado! Ya no le doy más vuelta.

Durante sus primeras semanas pensaba que solo lloraba, quizás un poco tristón por la próxima partida del año, que si bien ha sido Malo bueno… (para unos ha tenido un sinfín de “bemoles”, para otros innumerables “sostenidos”) para él, es el período de tiempo que lo contiene tan solo una vez en todo lo que llamamos año.

Ha habido algo de nostalgia… en sus días, especialmente en sus atardeceres que es cuando el telón gris ha vestido más el panorama.


Las tormentas eléctricas no se han hecho esperar… y de pronto un sol radiante también ha aparecido.


En fin este mes me ha tenido pensando en muchas cosas al ver su cielo,  y sin lugar a dudas, querer pasear por encima de sus nubes.

Pero el atardecer de ayer me llevó a pensar algo que se me concretó en el amanecer de hoy…


El día de ayer había estado de bello semblante producto de la limpieza que hizo la lluvia fuerte de la noche anterior y de la propia madrugada de ayer, donde ni aún la Super Luna pudo verse, entre tanta gota y nubes de agua. El atardecer avanzó… y todo indicaba que otra vez más llovería 

Sin embargo el cielo se fue pintando luego de matices sin igual, y fue entonces cuando empecé a tener la idea de Noviembre y su enamoramiento, en mi mente… simplemente, ¡se coloreó!


Fue algo mágico lo ocurrido,algo que solo el amor lo da.


¿Alguna vez has reído y llorado en poquísimo tiempo por alguien? Eso sólo logramos hacerlo cuando nuestro corazón se agita por esa persona… así como Noviembre va pasando de gris a colorido en fracciones de minutos.

En él, Luna y Sol han tenido citas clandestinas y a la vista, que han dejado temblando todo el firmamento y a los que estamos debajo de él, también.


Pero este amanecer, me lo terminó de confirmar… este mes siente… y ¡como siente! Así como al que un sentimiento le toca cada una de las horas de sus días.

Lo que se esperaba como el “deber ser” de todos los días, hoy no ha sido así …😳pues por donde sale el sol diariamente, hoy hubo un escenario diferente… era su hora y él quizás estaba, pero no del mismo modo. 

Aún en el deber ser, las cosas no siempre son como esperamos.


La claridad llegó… y pareciera que no por el lado que “debía ser”… pero simplemente llegó!


Una que otra nube solitaria paseaba por allí, preguntándose lo mismo que yo:

-¿Y Sol, dónde está?

Por el otro lado, donde el “deber ser” indica que no es donde amanece el espectáculo, la sorpresa fue genial...


Luna que salió a pasear, contemplando el espectáculo que la luz hizo al brillar…

Solo pude decir wow!!! El que pinta este escenario, merece mi ¡reconocimiento y admiración!


Aparentemente el sol no estaba o se veía “como siempre ” pero igualmente su impacto se dejaba ver.

  • No siempre el “debe ser” podrá ser el marco perfecto para lo que realmente “es”.😳
  • No hace falta el estar visiblemente para hacer sentir lo que realmente somos.🤗
  • Impactar el mundo de alguien sin que simplemente seamos una apariencia física, va más allá de una simple acción… eso es implemente un milagro del amor.😍

Definitivamente Noviembre siente y está enamorado, porque solo bajo la influencia del amor se puede expresar todo lo que él, a través de las ventanas de sus días me ha mostrado.

Felicidades Noviembre… yo sé cómo es (lluvia y sol, risa y llanto).  Que te dure para siempre.


Y tú… ¿Te identificas con Noviembre?

¿Què sientes? ⁉️💕

Nada es igual…

Como había dicho ayer, la Luna de este Noviembre llorón, ha estado espectacular. Existen reseñas por ahí, que hablan de que se vería más grande, más brillante, más esto o aquello en esta oportunidad.  Pero la verdad es que para los que nos cautiva la amiga Luna, siempre tiene un brillo especial para mostrar.

HOY, viendo el amanecer, vino una nueva lección.  Ayer había dicho que si se presentaba la oportunidad nuevamente, iría a la orilla del Mar, a ver a Luna bajar, y sumergirse en sus aguas. Lo de ayer visto aún en la distancia de mi ventana, fue un suceso sin igual… ella gigantesca iba bajando.

HOY la vi, y era distinta, estaba más distante, brillante, redonda, con una aureola especial al rededor, pero más lejana que ayer (los científicos sabrán de como se llama este fenómeno) yo solo puedo hablar de lo que registra el telescopio de mis ojos y lo que eso dice a mi corazón.

A las 5:00 am estaba bien arriba, ahí… asomada a mi ventana. Le saludé y dije lo bella que estaba y seguí, aún con la idea en mi cabeza de que si empezaba a bajar en unos minutos, como lo había hecho ayer… me iría corriendo a la playa a verla bañarse en el mar.

De 5:40 a 5:50 se mantuvo arriba, todo iba cambiando, pero ella seguía allí, sin bajar mucho

El amanecer había su entrada triunfal y ella se mantenía allí, no se iba y los mismos arreboles que daban honor al Sol, le rodeaban a ella también.

Se hicieron las 6:00 am y ambos se encontraron. Esta vez ella le esperó y no se fue. Se vieron en la claridad, no bajo la sombra, a la vista de todos, estaban allí, los dos, juntos, coincidiendo en el milagro de verse, de sentirse, de tocarse y de que el mismo cielo los contuviera.

El día empezó con todos sus afanes, y el sol fue tomando posesiones cada vez más de todo lo que le correspondía.


Se fue estirando, hasta dejarlo todo bajo su luz y esplendor.


Cuando me tocó salir, aún Luna se veía, como desdibujándose en el horizonte, pero allí estaba, no bajó, al menos no como ayer.


Y yo me preguntaba: -¿Será que se seguirá viendo a mi regreso en una media hora?

Y la respuesta la comprobé justo al pasar ese tiempo. El día azul comenzó sus quehaceres, nubes y luz lo llenaban todo; Sol haciendo lo suyo, brillando. Luna ya no se veía…


Y fui entendiendo mejor las dos lecciones de este día:

1.- Aunque lo parezca, nada es igual. 

Lo que vimos ayer, lo que sentimos y pensamos, es de ayer… hoy hay otra historia por estrenar. A veces daños por sentado dejar algo para “mañana” porque creemos que se repitira lo mismo que vimos hoy…Luna me demostró con hechos que no es así, a veces se baja ante la vista de otros, en otras oportunidades no. Por eso aunque parezca que el escenario es el mismo, sigo dejando registro fotográfico que me comprueba que nada es igual, y que el ayer siempre se va.

Entonces ¿qué toca? Aprovechar al máximo este hoy, este ahora, que es irrepetible, que no existe otro como este. Lo que siento ahora es único, quizás luego pueda ser más o menos intenso… pero lo que experimentó ahora, en este momento es lo máximo, es tuyo y mío (y lo sabes).

2.- De acuerdo a lo que percibimos sentimos.

A mi regreso no vi a Luna, si no la hubiera visto al salir, podía haber pensado que ni siquiera estaba desde que apareció Sol, sin embargo mi percepción era otra, porque sabía que aún detrás de ese banco de nubes que de veía en el horizonte, ella estaría por ahí, camuflada un poco quizás para estar con el Sol, en un encuentro distinto.

Y de manera especial Luna y Sol, y lo que se ve que “tienen”, me deja haciendo un brindis por ellos… y por los que se atreven a estar y andar juntos, aún cuando nadie lo concibe como posible.  Pero ellos lo logran… como para preguntarse uno mismo

 -¿porqué no soy así?

Noviembre, agradezco tus lágrimas de estos primeros quince días, pero más agradezco tu receso de estos últimos dos días, donde me has permitido ver a través de Luna y Sol lo que se vuelve posible, cuando de verdad se quiere.

Pienso en ti, mi Sol… yo tu Luna. Por eso no me canso de verte, porque nunca te repites, nada es igual dia a día.

Dar pasos…

El camino como la vida, se hace en la medida que nos atrevemos a “salir al ruedo”.

Quien no ha dado el primer paso, solo se lo imagina…

Quizás nos encontramos a menudo con quien opina, dice y hasta dictamina sobre nuestra vida y la de otros… sin ni siquiera tener idea de cómo son las cosas, y estar bien lejos de ubicarse en los zapatos nuestros o de cualquiera.  A esos, quizás debemos escucharles (por el respeto que somos capaces de dar), pero poco haremos caso, si nos es algo que puedan comprobar, hasta con su propia forma de andar.

En el camino he tenido heridas, me he lastimado, también he reído con ganas y como nunca, ahora, he amado… así que unos cuantos pasos (aquí y allá) he dejado marcados.

Por eso voy dejando a lo largo del trayecto lo que voy sintiendo y pensando.

Gracias por ser de los pasos que más me han gustado. ❤️