Que se te concedan..!🎁

Que se te cumplan y sobre todo… que los disfrutes.

Los Deseos suelen ser más ricos mientras están guardados en el bolsillo de nuestra mente, y a veces cuando se realizan no saben igual… por eso Deseo que los tuyos sean de los de verdad quieres, de esos que te hagan vibrar no sólo en esta época del año, sino durante todo el año.

Y sobre cualquier otra cosa, Deseo… que no dejes de desear (y eso haga que no te arrepientas).

Un abrazo con sabor a Navidad! ❤

Navidad… dulce Navidad? 🎄⛄️

La Navidad… da lugar a muchas palabras y sobre todo a muchas sensaciones o emociones hasta encontradas.Para los que creen y los que no, igual hay Navidad. Es la celebración de un nacimiento, tanto para los creyentes más viscerales como para los más antagónicos ateos. Basta saber que corre el año 2016 para hacernos conscientes de que estamos celebrando una Navidad, un nacimiento, un nuevo comienzo. Pero es no es el punto de esta mi entrada.  Sin ánimo de querer llevarte al dolor que te separa de percibir  estas fechas como dulces o de celebración, vengo aquí porque realmente me inquieta el pensar esto y siento que debo compartirlo.

Sé, que para unos son días felices, como dice la canción: “porque tienen todo… ” solo valdría la pena preguntarse realmente a que se refieren con ese “todo”, porque quizás por dentro, están llenos de nada.

Mi invitación para este tiempo, que hemos llamado Navidad es para disfrutar de volver a nacer

Sé, qué hay muchas heridas acumuladas a lo largo de nuestros años, unos más otros menos, pero todos tenemos unas cuantas marcas, que muchas veces nos amargan más de lo que podemos manejar y quisiéramos recordar… Y ese “estar mal” trasciende no sólo estas fechas, sino cualquiera dentro de lo que conocemos como año calendario.

¿Que te puedo decir?

Es tiempo de decidir volver a nacer, a la vida.. si! En esta en que respiramos, andamos y sentimos. Y no porque sea una fecha u otra sino, porque al fin nos dimos cuenta que nadie nos debe nada, y por tanto todo lo que tenemos es un gran regalo de este presente que es la vida. Cuando esa es la perspectiva dejaremos de tener la actitud de “cobradores de impuestos” queriendo que todo el mundo pague por lo que nos hicieron y empezaremos a vivir en una celebración recibiendo a manos llenas y sobre todo dando de lo que hemos descubierto que tenemos, y eso es certeza de vida.

Sé que es difícil, doloroso  y  hasta cruel que nos estafen los sueños, que nos dejen a un lado del camino, que alguien nos haya roto no sólo el corazón sino también las ganas de seguir.

 Sé, que decir lo siento no basta para quien tiene la vida arruinada en una soledad propiciada por un “no me importas” dicho en un momento en el que necesitábamos un “Aquí estoy” sin embargo si yo escribo esto y tú lo lees, quiere decir que ambos superamos ese momento, o al menos sobrevivimos a el. Ese es un motivo para celebrar.

Quizás dijiste un “si acepto” en un momento que pensabas era lo mejor, y resultó ser la entrada a la peor de tus prisiones. 

Tal vez luego de todos los desvelos que pasaste por un ser querido o hasta un hijo, terminó  en que este primero se marchó por qué murió y el segundo, tu muchacho decidió vivir su vida sin ti, y hoy casi no te recuerda. 

Sé que nosotros como humanos tenemos la capacidad de decepcionar y herir de forma brutal a los que tenemos cerca, y la cadena de cosas que sé… duelen, porque he estado ahí o porque las he visto bien de cerca, podrían continuar casi sin límite, pero no es mi intención hacer un inventario de las desilusiones que conozco ( o que he pasado).  De una forma u otra una situación podría volverse cada vez peor, pero igual eso no invalida que la vida sea vida.

Tal vez en nuestro árbol nunca tuvo regalos con nuestro nombre, porque quizás jamás tuvimos ni siquiera árbol; y en nuestra etapa adulta o de grande el regalo más esperado que era el tiempo de ese alguien especial, tampoco lo recibimos, sin embargo haciéndonos conscientes de eso, hoy podemos poner el nombre de nuestros pequeños (y grandes) en el mejor regalo que podamos entregar, que somos nosotros mismos en nuestra mejor versión.  

Cada amanecer y atardecer, cada flor, cada gesto amable que recibimos, cada sonrisa que hemos podido tener, son regalos que no tienen precio y aún el más pobre y desasistido ha podido disfrutar de ellos en cualquier momento.

La Navidad no se trata de regalos, ni de perdones impuestos, ni mucho menos de hacer las paces hoy, para estar inconformes el resto de los días. La Navidad se trata de estar dispuesto a volver a nacer, a pesar de nuestras propias limitaciones o temores, a escribir una página nueva en nuestro libro ( o a cambiar el libro).


Nadie te puede obligar a sentirte de fiesta. La fiesta no tiene que ver con los días, es más producto de tener un corazón contento, que no debe nada, y sobre todo al que no le deben. Si estos días sirven para llorar hasta que todo el dolor se libere y estés dispuesto a disfrutar de una gran bocanada de aire fresco luego, bienvenido el llanto, pero no como una forma perenne de vida, sino como una de las llaves que permite salir de las prisiones del alma.

Las canciones o villancicos pueden hacerse en cualquier época, recordando que hemos vuelto a nacer al darnos cuenta de todo lo que nos puede sumar en lugar de seguir rumiando y lamentándonos por todo lo que no tenemos. La canción más importante, es la que podamos tener en el corazón diariamente, agradeciendo por lo que es y hasta por lo que no.

El que se fué, simplemente dejó un espacio disponible en nosotros, para ese otro ser que vendrá. Para ya no seguir despreciando la celebración de la vida, debemos tener el valor de morir a lo que no nos resulta beneficioso para nosotros mismos y estar dispuestos a tener una Natividad feliz.


No es el día, no las fechas, es nuestra vida la que necesita un nuevo aliento.

No nos quedemos en el dolor, en lo que no fue, en la,oportunidad que no llegó, tomémonos el tiempo necesario y comprobemos que es más liviano vivir renaciendo cada día, y que las celebraciones cuestan menos que nuestros continuos dolores y amarguras, porque al final estos últimos no hacen que nada de eso que nos disgusta, cambie.

Estas palabras se las digo a mi corazón, y las comparto contigo, porque se qué tal vez tú has estado en el lugar que yo conocí… ese en el que la Navidad no era dulce ni feliz.

Hoy, desde mi mejor versión… Feliz Navidad 

De qué color va tu mente..?🎨


Simple…

Lo asumamos o lo neguemos, lo que hacemos o no, es producto de los que hay en nuestro pensamiento.

De nuestras mejores o peores acciones, se visten nuestros pensamientos.

El resultado final, la obra de arte, lo escrito, lo expresado, es producto de lo que domina nuestra mente… de esos pensamientos que nos hacen sentir vivos. 

Revisa lo que estás haciendo… y eso hablará de ¿qué o en quién? estás pensando.

Yo? Ya sabes…tejiendo letras, pensando en ti.  En ese color que me dice que aquí estoy para servirte, para que tomes mi mano, para que sientas mi presencia.

El color del amor cuando ocupa nuestros pensamientos, nuestras acciones van bañadas de sus matices…

Me encantan esos colores! 💠

Cuando no vemos con claridad…👀🤣

Hoy, no hay total claridad…

La cámara de mi cel hoy amaneció algo defectuosa. Se siente como una pequeña penumbra en su interior, su nitidez habitual por algún motivo, se fue!

Y claro, puede ser producto de algunas gotas de agua que por descuido o “mala pata” le cayeron ayer.  Por lo que sea, lo cierto es que ayer funcionó bien, a pesar del remojón y hoy amaneció algo indispuesto.

Me paré frente al amanecer y sentía la necesidad de frotarme los ojos cuando veía lo que la cámara registraba.  No había claridad.  Pensé que había humo en el ambiente, neblina de esa qué pasa pronto.


Pero cuando el sol salió, entendí que no era así.  Simplemente no estaba enfocando bien.  Algo pasaba en la cámara. Algo andaba mal… 😳😞

Ni aún para el cielo azul, había un registro completo, sin embargo lo tomé, para recibir la lección que el día me estaba dando desde muy temprano (o quizás desde anoche)

Ayer antes de que acabara el día,  empecé a sentir que había algo de nubosidad en el ambiente.  Era de noche y realmente me sentí incomoda en el tráfico porque no veía bien.  Al consultar a mi acompañante en el carro, me di cuenta que la única que percibía ese tipo de niebla o tinieblas era yo.

Y hoy al levantarme y comprobar que la cámara del celular está como mis ojos anoche, me quedo pensando en algo…

A veces vamos por la vida así, con los ojos del alma empañados, sin ver nada o mejor dicho, viendo las cosas como no son.

Y aún así, ¡juzgamos..! 👉🏽

Con la información a medias, sin saber a ciencia cierta ¿qué pasó?, viendo cómo en penumbras… y nos atrevemos a decir:

 -Estoy seguro(a) de que estás pensando esto o hiciste aquello, ¡porque te vi! 

Y me pregunto…¿que fue lo que vimos? ¿Quien dice que no estaba nuestra lente empañada por la influencia de nuestras propias percepciones?

¿Nunca te ha pasado que viendo una fotografía, ves algo totalmente distinto a lo que realmente es? ¡A mi sí!

Y otra lección que me deja mi cel, junto con este amanecer de Diciembre y la noche de ayer, es que:  su cámara frontal si funciona perfectamente…  entonces lo que toca es:

Enfocar el lente en uno mismo, antes de tratar de enfocarse en los detalles (defectos)de los demás.

Si sientes que no estás en este momento en tu mejor capacidad para percibir lo qué pasa en tu entorno… es hora de mirar hacia adentro, porque quizás el no hacerlo es lo que impide que ver hacia afuera con ojos de bondad y comprensión. Y luego de conseguir esto, el camino de autofotografiarnos, no perdamos esa capacidad y quizás terminemos haciendo el mejor video que de nosotros mismos podamos tener.  El de hacer una película continúa, la historia de ser mejores cada día.

Esperaré a ver si se recupera la cámara… sino habrá que buscar quien la arregle.  En el caso de los aparatos es sencillo (aunque costoso en el mundillo en que vivo);  en el caso de nosotros los “humanos” tiene el valor de la vida, el  ver y escudriñar dentro y reconocer quizás que tenemos ángulos no muy gratos o muy claros.

Cuando no vemos con claridad, debemos esperar el doble antes de hablar o acusar.. y en caso de que haya claridad igual hay que esperar para articular, pero no juzgar y condenar, porque estos dos últimos verbos pareciera que no lo sabemos manejar por separado.

Busco nitidez, en medio de la penumbra…💥

Pinceladas del día… Diciembre el de 2016

Hoy el día comenzó, diría que con pinceladas especiales…


Parecía que el pincel de allá arriba, tuviese cierto trazo especial por lo que traerían consigo las próximas horas.

El sol, del mismo modo se plegó al espectáculo y lucio radiante, como en el más increíble cuadro…


Mientras que yo contemplaba  la belleza de allá arriba,  estando aquí, desde abajo, dibujaba una sonrisa.  De esas que me hacían falta, de esa que hoy extrañaba, pero por arte del amor o magia.. fui sintiendo que llegaba.

La tarde fue también igual, entre un dibujo del alma, el cielo dejaba ver cómo el sol que se ocultaba, mostraba  en su reflejo lo bien que ahí lo pasaba.


Este Diciembre tan bello me deja otra vez pensando, que todo es una lección:

Nuestra vida es un amplio lienzo en el que se pintan nuestras emociones y sentimientos.

El corazón es la superficie donde el artista pintará, el sentimiento es el pincel que el mismo usará.

A veces el cuadro se  pinta y no hay quien lo comprenda…

Otras a ojos cerrados, se percibe lo que lleva.

También me dejo pensando, Diciembre en este día… que lo que estuve pensando en hecho se volvería.

La sonrisa que en cielo con azul se dibujó , fue la misma que en mi alma dejaste tú en mi hoy…

Me encantaron las pinceladas de este día.

Me quedo con las estrellas… 😊⭐

Cuando alguien desestime lo que eres, piensas o sientes, en lugar de sentirte como lo que menos significado tiene en todo el universo… toma la decisión de entender que es así como esa persona lo percibe (acertada o equivocadamente).

Eso sí, la comprensión te llevará a no sentirte horrible, a no querer patear el perro (después de todo para el si eres importante), y sobre todo a no sentir por la persona que te lo dijo cosas  tan horribles como las que han salido de su boca.  Hasta ahí, tenemos licencia para ser comprensivos y conciliadores.   Lo que si debemos cuidar que no pase, es querer adoptar su perspectiva, sobre todo si no es la nuestra y no llega a tener un punto de encuentro en todo el camino.

Si estás maravillado contemplando el cielo y tienes una de esas conversaciones con el infinito en el que admiras la brillantez de la expansión y eso te emociona por el simple hecho de observar, porque te recuerda a alguien o por lo que sea… felicidades!!! Eres de los míos (y tú sabes que si eres 😉) y por el contrario, a tu lado está  alguien, el de siempre, el que se queja porque está oscuro y te dice que eso que brilla es una simple luz, que seguro es un satélite artificial, que no tiene ninguna gracia, que capaz y se cae en cualquier momento y para rematar… que tonto es el que lo mira… (¡…!)

Simplemente toca irnos con nuestras estrellas a otro lado.  El cielo es suficientemente extenso como para que los que quieren disfrutarlo lo hagan, y los que prefieren quedarse ciegos también caminen a tienestas en su ceguera y lo obvien.  Lo que si debemos tener claro, es que nadie puede quitarnos lo que pensamos, al menos no de manera impuesta. 

A mi me encantan las ✨estrellas✨, el cielo me hace soñar de pensar que lo recorro… sus detalles me cautivan y la lluvia de estrellas la siento cada vez que me emociono.  Por tanto,  aquel que solo se conforma con una simple luz, que se encargue de vivir su camino en tinieblas, pero que por favor me deje disfrutar de las estrellas.

Las diferentes percepciones no tienen porque convertirnos en enemigos, sino más bien deben darnos experticia en manejar lo que no está alineado con nosotros.  Si la perspectiva no es invasivs, podemos sentarnos hasta escuchar y hasta llegar a admirar puntos de vista distintos.  Si es de las que pretenden meterte por el “tubo” de la obsesión de otro, es una fracaso y pérdida de tiempo, porque jamás alguien podrá pensar como el otro porque se lo impongan.   

Dos pensamientos alienados surge del milagro de la conexión, no del fraude de la imposición.

Yo? Sigo al son de las estrellas, sintiendo la lluvia cuando te leo, y esperando que tú las sientas cuando me leas.

⭐✨⭐✨⭐✨⭐✨

Nada puede hacer cambiar
Lo que dice el corazón
En lugar de eso intentar
Mejor siente la emoción.

A lo largo del camino
Viena la lluvia de estrellas
Si tú estas en mi destino
Podrás cubrirte con ellas.

Me encanta que estes conmigo
Que vibres cuando las miras
Y que sientas mis latidos
Como el que de amor respira.

No aceptes imposición, disfruta de la lluvia de estrellas qué hay en tu imaginación.  Me quedo con las estrellas, y el cielo que las contiene.💭❤

Arrugas… en papel o en el sentimiento?

En esta parte de mundo, cuando decimos ¿porqué arrugas? Quiere decir porque te echas para atrás, es como decir “no arrugues si nos vas a planchar”, pero en otro contexto vale la pena preguntarnos ¿porqué arrugamos las relaciones con las personas?

De manera continua, yo tiendo a escribir a veces muy de madrugada algunos versos de esos que muchas veces nos trasnochan. Eso terminó arrugándolo, haciéndolo una pelotita y tirándolo a la basura, y así lo que pensé o los. Eraso entre los cuales navegué no harán temblar el mundo de nadie, porque al final nadie los leyó (bueno quizás alguna excepción se coló por ahí, tú sabrás).  Pero el punto en esta parte es, la arruga.

Si yo intentara arreglar ese papel y hasta plancharlo, el carácter del papel cambia de alguna manera, por lo general se puede leer y todo bien, pero al contacto la hoja de siente como un poco más gruesa.

De la misma manera ocurre entre las relaciones de las personas.  Hay quienes estilan arrugarle el alma a otro, ya sea con sus palabras que son como espadas o pescados yunques, o con actitudes de esas que arrugan el alma al hacerla sentir sola u olvidada…  esas arrugas quedan dejando marcas terribles en la vida de quien las recibe.

Y los que tienen de arrugar sentimientos, como el mejor oficio que saben hacer, luego se atreven en un tímido: lo siento, a querer pasar la página, esperando con todo anhelo arrugar la próxima hoja que se te ocurra escribir (porque simplemente es lo que saben hacer).  Ese es un círculo ulo un tanta vicioso, que quien acepta transitarlo nunca podrá salir de él, al menos no ileso.

No digo que las arrugas no nos puedan hacer mejores, de hecho las que salen con los años, son testigos fieles que ya hemos alcanzado alguna madurez y eso no es malo; el detalle de esto es creer que dejando arrugas y heridas al paso que dan, van a poder obtener a fin una hoja perfectamente lisa y dispuesta a ser leída.

En este día, una vez más arrugué una hoja, con un escrito diferente… la tormenta que arruga mi alma se acercó nuevamente, pero yo,  utilizando un poco de eso que unos filósofos contemporáneos denominan “inteligencia emocional” que concibo así como “salvando lo que siento” determiné que aún cuando la hoja arrugada debió ser alisada para que quien se empeñó en leerla pudiera, yo deje esa hoja ahí y definitivamente me fui a otra, y para que no quede ninguna duda en mi… de un libro diferente.

👀Los que se empeñan en arrugar
Solos se van a quedar

📝Voto por paginas escritas aún con garabatos, en los que se escriben sentimientos sin que temor a tormentas que los arruguen.

📱Sigo escribiendo, sin horas, sin limites… con sentimiento.

Y tú, ¿porqué arrugas? o ¿qué te arrugas?