Últimos días de Enero… el descubrimiento 

Tanto como se ha estrenado este año con su Enero, he ido yo estrenando pensamientos, desempacabdolos… sacándolos del envoltorio en que la vida me los regala.  Ha sido una delicia y a la vez una daga en en mi alma, ir develando lo que ocurre dentro, en el pensamiento y en el sentimiento.


Descubrir es como quitar las hojas y la arena que tapaban un  tesoro escondido… es como ir tras la recompensa… y  encontrar mucho más de lo que tan solo podías imaginar.

Entre las lecciones que recojo de este primer mes que hoy se despide, pero que deja profunda huella en mi vida, me quedan las siguientes:



Desde la oscuridad, el mínimo destello de claridad  es lo que llamamos luz.


Tal como uno de estos últimos atardeceres, en el que lo nublado marcó el día, pero aún así a su despedida, el sol, simplemente se presintió luminoso.  En medio de tanto gris, el intento de sus rayos, fue una elegía a la luz.

Posiblemente nos pase igual en el transcurso de la vida… algunas veces estamos tan cargados que cualquier gramo adicional que le sumemos a nuetro equipaje termina por hundirnos, pero que igual quien nos ayude a llevar aunque sea una parte mínima del peso, se convierte en el héroe de nuestro cuento.


Del mismo modo, cuando la claridad que produce la luz abundante, cualquier elemento que quiera interferir a su paso, se transforma en  un embajador de la oscuridad 

Ante la luz, queda al descubierto cualquier rastro oscuro que se tenga…

Somos propensos como seres “humanos” a emitir juicios cargados de error.  Aún cuando creemos que nos sabemos todo sobre algo o que ya hemos superado alguna prueba (sin temor a pasarla nuevamente)  entonces, en medio de tanta “claridad” solemos caer en el error de escandalizarnos por todo aquello que no tiene la misma característica que nuestra luz que encandila.  

Nos disponemos a levantar la mano para acusar en lugar de extenderla para ayudar y le sacamos brillo a todo eso que “hemos alcanzado” solo para que lo opaco de alguien más sea visto como la más terrible oscuridad.  “Nosotros pudimos salir del hueco, la otra persona, no” (ese es un pensamiento errado que a veces tenemos en luz).



En medio de la oscuridad la luz se abre paso con facilidad.

En medio de la luz, lo que nos impida verla se llamará oscuridad.

También aprendí, que nada ni nadie está suficientemente alto, como para no enredarse alguna vez…


Muchas certezas acumuladas en el camino, a veces nos hacen pensar que ya no hay enredo que quepa en el, que eso ya nunca nos pasará…  de manera inesperada, ilógica y a veces bien rica… simplemente nos enredamos y también estrenamos ese enredo.

Otra lección confirmada una vez más, es que siempre hay belleza en el camino 



Aún en la tarde más gris y sin color, una flor se atreve a regalar todo su esplendor.
 

El mismo amanecer de este día.. cuando aún no son las 7:00 am lo demuestra;hay tanta  belleza al rededor que ojalá sea el reflejo nuestro…


Enero, este mes de estreno… ha sido fabuloso andar tus días, sentir en ellos, vibrar contigo, contemplar mi Cielo.

Cielo… sigues ahí… te estreno cada vez que veo, cada vez que te siento.

Anuncios

10 comentarios en “Últimos días de Enero… el descubrimiento 

  1. Este post, tiene una extraordinaria belleza…contiene en si poesía, reflexión, y nos muestra las bellezas de la vida compartidas por alguien cuya percepción está abierta a los diálogos del alma…ese es el verdadero significado de la vida, expandir la conciencia….abrazos!!!!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s