Peligro… el miedo que no deja andar! ðŸ˜±

Concebimos la vida como un camino… y nos es fácil imaginarlo bello, sin tantas curvas,  con mucho paisaje alrededor, de ese… del que nos quita el aliento y nos hace exclamar de tanta belleza, sin cumbres empinadas que dificulten nuestro paso o sin precipicios letales que nos aterroricen.

Sin embargo, la VIDA es vida, porque tiene de todo…rectas, curvas, subidas y bajadas, flores y desiertos, sol y lluvia, risas y lágrimas, amores y desamores.

Somos resistentes al peligro, porque simplemente lo asociamos con que ” nos va a doler”. Nos paramos en el camino y responsablemente (como nos gusta ser) empezamos a medir el riesgo de lo que nos espera, o al menos de lo que nosotros pensamos que nos espera (que casi siempre no ocurre o no es).

Pasamos tanto tiempo midiendo los pro y los contra, que la evaluación que comenzó en un invierno, no la terminamos ni en el otoño del siguiente periodo que normalmente llamamos año.  Y así vamos, postergando, dejando para después, para cuando el miedo se vaya, y todas  las condiciones estén listas, para hacer lo que simplemente queremos hacer, pero que no hacemos.

Mientras, empezamos a acumular una serie de interrogantes en nuestra mochila de viajero, esa que supuestamente llevan los que recorren el camino, y día a día se va sumando una, y otra y otra más.  Al final nuestro temor nos lleva a ver el camino con melancolía, resignación y total miedo. 

 Nuestro inventario de “contras” nos paraliza tanto, que hasta duele.  Por su parte, las preguntas que nos hacemos a nosotros mismos, que dicho sea de paso, ponen  al relieve nuestra incapacidad para dejar la comodidad que fabrica nuestra parálisis, nos pesan tanto que de entumencen nuestras extremidades (físicas y emocionales)…. nos volvemos minusválidos… y de una patineta que teníamos cuando vimos el camino y quisimos recorrerlos de forma divertida y con ganas, pasamos a una silla de ruedas donde se arrastrará por siempre, pesadamente lo que sentimos, como el que viaja a un continuo mortuorio.

El mayor riesgo que podemos tomar, es arriesgarnos a ViVIR, y vivir con todo.  Con eso que sentimos y lo postergamos,  con eso que queremos hacer y estamos ahí en el “si y no”, con esa decisiones que las hemos alejado de tanto pensarlas, pero que no acabamos de ejecutarlas.  Ese placer al cual creeemos que no tenemos derecho, con esa risa que la hemos guardado para no escandalizar a los más cercanos, con ese atrevimiento de decirte TE QUIERO, porque es simplemente lo que hay en mi.

El que solo ve el camino, nunca lo ha disfrutado
Sólo el que en él ha andado
Sabe de sabor vivido,
De labios que han endulzado
La vida y hasta un destino
.

No te conformes con llevar el peso de preguntarte… ¿Como sería el camino?

Empieza a andar y comprueba que es aún mejor de lo que habías intuido.

3 comentarios en “Peligro… el miedo que no deja andar! ðŸ˜±

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s