Un día para el amor… mejor la vida!💓

Cual es el día para el AMOR?

Hace apenas dos días, por estos lados, nuestro global azul, se estuvo celebrando el Dia del Amor y la Amistad, el Día de San Valentín o el Día de los Enamorados... como  quiera que lo puedan llamar, suena a Amor por todos lados.

Y me pregunto: ¿Cuál es el día para el AMOR?

Soy de las que piensa que el AMOR es:

Un pasado y un futuro en presente continuo, en el que solo queremos entregar lo mejor que tenemos y somos, a la persona a quien amamos (aplica singular y plural).

No es cuestión de un día, o dos o diez; se trata más bien de “un día a día” en el que se esté dispuesto a estar ahí para alguien más, que para nosotros mismos.

El AMOR es como una pequeña semilla que la sembramos en el corazón de alguien… y a veces pasan los días (muchos) y no vemos que nada ocurre, pero allá adentro, el milagro se está gestando y en algún momento el brote de un “Te Quiero” se atreverá a salir desde el alma de alguien hacia nosotros.

Circunscribir el AMOR a un día, es quizás práctico para algunos; porque están muy ocupados, porque ven la vida como un “marcar tarjeta y cumplir” o porque simplemente el sentimiento alcanza para solo eso… un solo día.  Y no soy quien para decir  que esté del todo malo (pero mucho menos, bueno jajajaja) porque si eres de los que se acuerda de expresar amor en un día específico, pues entonces, aprovéchalo al máximo y “date con todo”, pues para el resto de los días , tendrás el tanque de amor, en estado de escasez o peor aún “vacío”.

Del mismo modo, delimitar la celebración de un sentimiento a un día, es como querer meter el mar entero en una botella...  solo tendrás una representación de su agua dentro, más el mar es muy inmenso, para poderlo encerrar.


Otro pensamiento que me ha dejado ese día en el que “Cupido” andaba por ahí revoleteando bajo, es que se asocia el amor o el estar enamorado (y se que habrá quien diga que son dos cosas muy diferentes, pero déjenme aplicarlo para este caso, solamente) con un bebe que anda lanzando “flechas” de amor por aquí y por allá… y me vino una pregunta entonces: 

-¿Será que por eso actuamos como infantes cuando nos enamoramos..? incluyendo las pataletas que hacemos cuando no nos “paran” lo suficiente.  Habrá muchas teorías al respecto, pero, lo cierto es que cuando el proceso del amor comienza en uno, tenemos actitudes de chiquitines… somos capaces de llorar porque no nos dijeron hola o encogernos de hombros al pensar que no nos quieren y de la misma manera sufrimos de alegrías que provienen de  atrevimientos que no son normales en nosotros, simplemente aparecen; así como si fuéramos un crío más.

Sin embargo, lo que más me hace pensar en función de estos días, de esta celebración o de cualquier cosa que tenga que ver con el AMOR, es que no tenemos el derecho de “archivarlo” y dejarlo ahí. No, si lo sentimos… tenemos la responsabilidad de expresarlo, y eso no tiene que ver solamente, con la respuesta que se obtenga.  El sentimiento que es “guardado” termina siendo una carga pensada en la mochila de nuestro camino, porque la naturaleza del sentimiento mismo es, ser entregado.  Los medios y las formas, pertenecen a cada quien, en el contexto y la situación que toque, pero la esencia del Amor va con la entrega.

Si has sentido uno que otro “piquete” por ahí y no sabes que es… revísate, no sea que tengas una de las flechas de cupido en algún lado y te estés resistiendo por no darte cuenta.

Si sientes que estás actuando como un chiquito, reclamando la atención de alguien, aunque no lo digas… ¡cuidado! No sea que estés contagiado(a).

¿Será que el Amor ya te ha llegado?


Y se que el AMOR es mucho más que Enanoramiento, y que a este último algunos “científicos del sentimiento” le vaticinan una duración máxima de tres años, solo puedo levantar la bandera de mi experiencia y humildemente decir:

No siempre sucede igual con todas las personas. 

El AMOR es definitivo, pero igual a todos les encanta sentir y experimentar el enamoramiento, la pasión que recorre, el frío en la espalda, la mano que tiembla, la excitacion que no cesa.  Y aunque la estadística dice que eso es pasajero… hay casos de casos, en los que parece que “Cupi” vamos a decirle así de cariño, tiene flechas de repuestos y cuando al fin creemos que nos vamos a librar del vaivén de la excesiva emoción por alguien… otra vez somos preso de ello.

Para los que no se han atrevido a conquistar o a dejarse conquistar, no esperen a que el bebé del amor, el de las flechas se vuelca grande y frío , aprovecha la oportunidad que tengas… no dejes el amor en el archivo, porque sino, la vida será como un viejo documento guardado y sin uso.

Yo? Ya sabes, soy de las que en esta etapa de mi vida, aprendí a decir: Te Quiero (cada vez que las ganas me lo indican). Que todos los días me suenan a Amor cuando quiero entregarte algo, y cualquier excusa me parece válida para decir:  ¡presente!  Algunas veces puedo pasar por tonta, por hacer esto… pero decidí no esperar muchos años más (que posiblemente no tenga) para al fin decidir hacer algo por lo que siento (creo que “Cupi” gastos todas sus flechas conmigo🙈)

Así que…

¡Escribe, llama, aparécete… haz algo! Hoy es el día del Amor (en presente continuo)

Febrero… un día en espectáculo continuo

El día hoy comenzó vestido de ¡espectáculo!

Luna alumbraba brillante, como para que la atención en el cielo no decayera.

Los arreboles adornaron su entorno.  Me hicieron cosquillas en el alma, me pintaron un cielo que decía… ¡Si es posible!


La belleza se expresaba hacia todos los lados que mis ojos alcanzaron a ver… y es queda definitivamente “ver ” es cuestión de corazón.  La belleza viene envuelta en descubrir lo que hay…


El amanecer fue un “cuadro” de luz y color.  Pinceladas perfectamente difuminadas adornaban el cielo.  Los pájaros revoloteaban complacidos admirando la belleza, al igual que yo.


Aún cuando la claridad fue total, la belleza no se fue.  El espectáculo simplemente continuó.


Y la tarde trajo luz y un especial esplendor.  Ahora entiendo porque Luna es capaz de brillar de la forma que lo hace, al recibir la i fluencia del Sol en sus encuentros.  Su pitencia sobrepasa lo que a simple vista podemos ver.  Y ella lo refleja.


Sin embargo, si esplendor no le impide despedirse cuando es hora de marcharse.


Fue un espectáculo continuo, sin lugar a dudas. Hoy ha sido de esos días que merecen ser expuestos como el milagro que es… uno al alcance de nuestros ojos y corazones.


Y el sello de lo sublime, con el que comenzó, igualmente lo llevo impreso también al decir, adiós.  Terminó vestido con su traje de espectáculo… eso me dice que no era prestado, sino que realmente le pertenecía.

Tú eres parte de mi espectáculo, de los colores y de la magia del día.

Cierto que a ojos cerrados, a veces percibimos más?

Caminar por nuestros pasillos internos requiere de estar atentos, y de que la luz del querer conocernos, se encienda.

A veces es mejor silenciar las voces externas, y cerrar los ojos para comprender realmente quienes somos.

Que hay en nuestro interior 
Dudas, confianza… dolor?
Hay una luz que alumbra
Ante cualquier situación?

No sienpre con ojos abiertos
Avanzamos el camino.
Y al pasar cualquier desierto,
Quizas estemos perdidos.

Por eso en algun momento
Cerraremos nuestros ojos
Para cuidar sentimientos
Ellos seran los cerrojos.

Cuando afuera se hace oscuro
Y el camino se ha acabado
La luz de nuestro interior
Nos hará ir mas liviano.

Con los ojos aún cerrados
Se ve con más  claridad
Ese cielo que nublado
Hoy nos  parece que está.

Qué encuentras cuando cierras los ojos?

Tocar… y ser tocado 

La vida se trata de tocar… y ser tocado.

Podemos escoger las formas más inadecuadas para hacerlo o las que más sentido tienen.  Y de eso dependerá el poder estar cerca o lejos.

Tocamos para que sientan nuestra conexión, presencia, certezas…  nos dejamos tocar y recibimos el calor de un alma, el placer de un sentimiento, la esperanza de una promesa.

Del mismo modo, también  podemos elegir el ser  una dura y fría superficie donde quien toca se estrella o una suave y cálida, donde provoca permanecer hundido.  La elección primaria de seguro aumentará las posibilidades de seguir solo el camino.  La segunda hace posible una mano en el camino.

En esta hora, te tocan mis pensamientos, que llevan de esos sentimientos que ya sabes.

Simplemente soy quien se acerca y toca.. a tu puerta, a tus pensamientos, a tu cuerpo.  Por favor, abre, comparte y siente.

Cuando tocamos, dejamos parte de nosotros en ello,
No hay prejuicios, ni desprecios y los miedos se han marchado.

Cuando tocamos al otro, siente que el amor le ha visitado,
Que la esperanza ha nacido,
Que es posible ser amado
.  

Febrero… Luna diferente, día especial, lecciones 🌕😍

Ayer realmente la historia de Luna y Sol me dejó mucho para  pensar en el resto del día, tanto que decidi no subir mas nada por aquí.  Pensando en el imposible, posible.

Hoy,  con la mesa servida para al fin contemplar a Luna a la orilla del Mar…decidí que era el día (no mañana, no después).

Ella me susurró en la madrugada:

-¡Pssshhh levántate! que tengo rato viéndote, y se que estás despierta (eran las 4:30 am)


Y por supuesto que atendí su llamado. Viéndola una y otra vez, me preguntaba…

-¿Cómo puede estar tan radiante alguien que no tiene luz propia?  Hasta ahora eso es lo que nos han enseñado en la escuela…💭 pero allí estaba ella, iluminando casi totalmente el techo de mi habitación.

Para mí alegría, mi corazón no era el único que estaba despierto… así que a alguien más invité a la aventura de Luna en este día.


Se hicieron casi las 6:00 am y nada, seguía arriba.

Yo quería que se repitiera lo que vi ayer, su color encendido, su tamaño descomunal, toda la magia que me hizo sentir en toda la madrugada… pero como lección para este día, no fue así.  Ella simplemente no bajó, al menos no como ayer.

Cada día tiene su encanto particular, cada uno es irrepetible, por tanto lo tenemos que aprovechar.


Pero aún así me dije: 

-No es igual que ayer, pero puede ser mejor.  Hoy, un corazón latía junto al mío, queriendo verla… así que simplemente por eso, era muchísimo mejor.

Por tanto, decidí hacer lo que siempre había querido, y que por razones de ajustarme a lo que tengo a mi alrededor, no había hecho. Salir en la madrugada a ver a Luna 😍.  Entre el peligro de la calle y la hora (aún estaba oscuro), por supuesto que parece una locura.

Yo le mire por largos minutos y le pregunté: 

-¿Voy? 

Y ella sonrió diciendo:

 -Ven!

Así que salí a encontrarla… y lo mejor, llevaba compañía en mi corazón ❤

No había lugar donde me parara, que dejara de verla…


Por supuesto que de Sol… todavía, nada que ver

Y al fin llegué… estaba ahí…como si nada… con su mágico esplendor… como un bombillo natural de la playa, que los pescadores encienden para su pesca 🎣 matutina. 

¡Simplemente increíble!


Se notaba que había estado con el Sol… no podía negar que llevaba su luz en el; lo que me confirma una vez más, que lo de ayer fue intenso.

Quien influye en nosotros, en nuestro corazón y mente, se verá inevitablemente reflejado en lo que nosotros mismos somos.  Por eso es tan difícil (casi imposible) que no se observe fuera, quien habita en nuestro interior.  El amor simplemente, se nota!

Fui testigo una vez más, de un derroche de belleza, de serenidad, de magia, de luz y la sensación de una esperanza total… me embargó.


Los minutos iban pasando y ella ahí, suspendida en quien era; sin prestar mucha atención a voces de los pescadores, de gente que amaneciendo en su borrachera y viendo que pasaban las las 6:00 am  pudieran decir:

 -¿porqué no te vas?  Ella, segura, continuó allí.


Su Estela de Luz sobre el agua, daba la impresión de que un Sol podía emerger de allí mismo, en cualquier momento.  😳Viendo esto, casi que me hago una pregunta infantil…

-¿Será que Luna puede tener un hijo Sol? Wow, ¿como sería… cuando alumbraría?  Son de las cosas imposibles que produciría su amor (el de Luna y Sol).🌞🌕❤

Sonreí pensando en mis locos pensamientos… 


Satisfecha de haberla contemplado, esta vez no en la soledad de siempre… regresé a casa 😊.  Si pudiera definirlo en pocas palabras…

Mi corazón estaba contento, como la tierra se alegra cuando en su interior pasa el milagro de un nuevo brote de vida, a través de una semilla que en su suelo abrió.

Ahora, tocaba buscar a Sol…


Pacientemente iba apareciendo, mientras aún Luna conservaba su posición.


Ha sido una maravillosa experiencia poderles ver hoy… a ambos, contigo.

A veces damos sentado todo.  Que el Sol salga, que Luna aparezca con su belleza, que lo que tenemos hoy va a estar mañana.. y pensar que todo puede cambiar en cualquier momento.  Porque quizás, siga habiendo amanecer y atardecer con ellos (Sol y Luna) por muchos siglos y siglos más, como ha sido hasta ahora; sin embargo, puede que en algún momento seamos nosotros los que no podamos apreciarlos, ya sea simplemente porque el cielo este nublado (increíble que una simple nube no deje ver al sol), porque no exista una ventana a la cual asomarnos (eso sería terrible para mí) o porque hallamos perdido las ganas de encontrar la belleza mágica en lo que nos rodea (eso sería lo peor).

Así, vuelvo a mi ventana… ella siguió allí, no se fué, simplemente en medio de la claridad del día, nuestros ojos van dejar si de apreciarla… pero está allí.


Lo que me termina la lección de hoy con un pensamiento:

Porque no lo veamos, no significa que no está.  Porque no lo entendamos, no significa que no sea.  Porque no lo digas, no necesariamente significa que no lo sientes….

Gracias por venir, gracias Cielo.

Luna y Sol… historia de amor  🌕❤🌞 y lección 

Está ha sido una madrugada mágica!


Desde cualquier punto en mi cocina, Luna me veía… o más bien… yo le veía a ella.

¡Quería contarme algo, le ví emocionada! Así que me acerque un poco más.


-Hola amiga, estás muy bella -le dije-.

Y ella contestó: -¿Tanto se me ve? Es que… me arreglé, tengo una cita… ya sabes.  Y en su cara se veía el amor que le movía a decirme esas palabras.


-¡Que maravilla! Estar tan emocionada por encontrarte con alguien, es… simplemente algo genial.  Dije estas palabras para calmarla un poco, porque veía que estaba nerviosa.  Creo que de tener manos, a  Luna le habrían sudado.

-Ya sabes, es normalmente imposible que él y yo nos veamos, pero hoy hemos querido una vez más, desafiar lo imposible y encontrarnos.

-Claro, claro… y los aplaudo. Ojalá todos fuéramos tan osados, pensé mientras seguía con mis quehaceres diarios de mi rutina de madrugada.

Por unos escasos minutos me distraje entre cafés humeantes, masa sobre un budare y escuchar algo que me recordaba el plan de hoy.

Al voltear nuevamente a verla… simplemente me quedé pasmada.  Luna se había “encendido”


Volví a acercarme y le pregunté: -¿Qué ocurre, porqué tanto rubor? ¿Te has maquillado?

-Shhhh, dijo ella. – No lo digas muy alto, y no, no es maquillaje… es mi rubor natural.  -Es la emoción de que lo voy a ver.


Una cosa es que yo lo diga, y otra cosa es el poder verla así… roja como de fuego, con el color en el rostro.  Me hizo recordar mis post de ayer acerca de que : ¡Si tienes fuego, pues enciende!  Ella simplemente lo hizo.  ¡Que lección me dejas Luna!

Cuando nos encontramos con quien es dueño de nuestros sentimientos… sin más, nos encendemos.  ¡Simple! Pero lo más profundo que pueda pasar…

Me fui por el otro lado a buscar al Sol, y por supuesto no lo encontré.  El simplemente se estaba encontrando con ella… era su momento.

Las montañas decían:- ¡Sol te esperamos!


Y en su lugar el cielo mismo, cómplice de esta historia envío pinceladas hermosas que no hicieran sentir tan notoria la ausencia de Sol, al estar encontrándose con su amor.

Con una sonrisa callada, volví a mi cocina. Ya Luna no se veía… ni su amante, tampoco. Brinde por ellos.

Minutos más tarde, la realidad tocó a la puerta de la pasión, y cada uno volvió a su lugar.  Luna sumergida en el mar ya solo dejaba un claro panaorama en el horizonte.


Y el Sol tan satisfecho y complacido como ningún otro podía estar, empezó a dejarse notar.


Definitivamente, el AMOR de estos dos, me conmueve… y me lleva a pensar una vez más que:

Quien ama… busca los medios para entregar lo que siente y sobre todo no se hace indiferente.


Y el día despuntó, como si nada (aparentemente).

Agradezco el haber sido testigo de una lección de amor.

Febrero en su segunda semana.. y unas tarde de esas que hablan

Esta semana de Febrero, es digna de reseñar en su cielo, días y atardeceres…


Las nubes han dejado un trazo infinito en el cielo, desde muy tempranas horas de la mañana.

Y es que: 

☁️Nunca es muy temprano o muy tarde para mostrar el esplendor de lo que somos.


El inicio de la semana fue con nubes espectaculares y el día siguió en la misma tónico, con un cielo algodonado.

☁️Generalmente terminamos más o menos como comenzamos. Es decir, de la siembra de recoge la cosecha.


Hay otro tipo de nubes, más serias, menos divertidas pero elegantes.  Aunque pueden cubrir el sol, no bloquean por completo su esplendor.

☁️Así ocurre en nuestras vidas, hay gente que aparece a veces de forma muy estirada, que llega a hacernos sentir mal por lo que somos… pero luego entendemos que no depende de ellos lo que somos, sino de nosotros mismos, así que podemos brillar, aún a su pesar.


Hay días en los que se dibujan caminos en el cielo y las nubes ofrecen colores que nos motivan.

☁️Nosotros podemos hacer y encontrar el camino si tenemos los sentidos despiertos para encontrar las señales…


Aún podemos tener diferentes vistas de un mismo cielo…

☁️Todos tenemos perspectivas diferentes aún de una misma escena. Disfrutar ambas a través de la comprensión, nos permite andar el camino mejor.


La oscuridad puede dar paso al esplendor.

Sin estrés… vivamos el momento, el que nos toque.  Nuestro momento de brillar se servirá naturalmente, solo estemos listos para cuando nos toque.


Aunque existen dificultades a veces para ver el cielo,  él se deja ver.

☁️Toda ventana tiene un paisaje que mostrar! No nos negamos a encontrar rayos de luz que con su magia nos toquen.


Los pájaros disfrutan el espacio… para ellos aún cuando la tarde se despide, aprovechan hasta el último segundo.

☁️Como siempre digo: “cuándo el cielo es más azul, dan más ganas de volar“. No perder el cielo por empeñarnos en la tierra es la inteligencia de las alas.


Aunque sea majestuoso, prepara su despedida.

☁️Todo pasa, como el sol, como un atardecer.  Y al final, promete volver.


Tal cual se fue ayer… dejando la estela de sus colores y el amor de sus pasiones.

☁️Quien impacta realmente nuestras vidas, aunque ya no se pueda ver, deja huellas en nuestra alma…


La noche siempre llega.

☁️Acostumbrarse solo al esplendor nos imposibilita a salir vivos del dolor.


Pero aún en la noche cerrada, la Luna puede alumbrar.

☁️Por muchos inconvenientes, también existen las salidas. Solo démonos tiempo para poderlas encontrar.


Hoy el día amaneció con pereza… pero igual comenzó su recorrido.

☁️Hay momentos en los que no queremos salir al ruedo, pero quedarnos en el letargo no lo cambiará, así que toca estirarnos y continuar.


El día comenzó tarde y se está yendo temprano.

☁️Nunca demos nada por sentado. A veces pensamos que va a ser más largo o corta alguna situación o relación… aceptémosla como es.


El aquí y el ahora del cielo, lo único que tenemos.

Y a las 6:13pm de este jueves 9, me hago consciente una vez más de que esto es lo que tengo para disfrutar… este instante en el que tú estás.


Cierro viendo esto, pensando, pensándote… 6:22 pm

Fuego, llama… sentimiento 🔥

Para qué sirve el fuego que no se enciende?
Para qué sirve una llama que no alumbre?
Para qué un sentimiento que no se expresa?

El fuego… se enciende, es su naturaleza. Sin encender no calienta, ni quita el frio.
La llama… alumbra, es su forma de vivir. Sin alumbrar no es más que oscuridad.
Un sentimiento, se expresa, se manifiesta. Sin expresarlo quedaria sin poder alguno, ese que se manifiesta en la vida que es tocada por el amor. Sin darlo, es egoísmo.

Enciende… sin tantos rodeos…🔥

Peligro… el miedo que no deja andar! 😱

Concebimos la vida como un camino… y nos es fácil imaginarlo bello, sin tantas curvas,  con mucho paisaje alrededor, de ese… del que nos quita el aliento y nos hace exclamar de tanta belleza, sin cumbres empinadas que dificulten nuestro paso o sin precipicios letales que nos aterroricen.

Sin embargo, la VIDA es vida, porque tiene de todo…rectas, curvas, subidas y bajadas, flores y desiertos, sol y lluvia, risas y lágrimas, amores y desamores.

Somos resistentes al peligro, porque simplemente lo asociamos con que ” nos va a doler”. Nos paramos en el camino y responsablemente (como nos gusta ser) empezamos a medir el riesgo de lo que nos espera, o al menos de lo que nosotros pensamos que nos espera (que casi siempre no ocurre o no es).

Pasamos tanto tiempo midiendo los pro y los contra, que la evaluación que comenzó en un invierno, no la terminamos ni en el otoño del siguiente periodo que normalmente llamamos año.  Y así vamos, postergando, dejando para después, para cuando el miedo se vaya, y todas  las condiciones estén listas, para hacer lo que simplemente queremos hacer, pero que no hacemos.

Mientras, empezamos a acumular una serie de interrogantes en nuestra mochila de viajero, esa que supuestamente llevan los que recorren el camino, y día a día se va sumando una, y otra y otra más.  Al final nuestro temor nos lleva a ver el camino con melancolía, resignación y total miedo. 

 Nuestro inventario de “contras” nos paraliza tanto, que hasta duele.  Por su parte, las preguntas que nos hacemos a nosotros mismos, que dicho sea de paso, ponen  al relieve nuestra incapacidad para dejar la comodidad que fabrica nuestra parálisis, nos pesan tanto que de entumencen nuestras extremidades (físicas y emocionales)…. nos volvemos minusválidos… y de una patineta que teníamos cuando vimos el camino y quisimos recorrerlos de forma divertida y con ganas, pasamos a una silla de ruedas donde se arrastrará por siempre, pesadamente lo que sentimos, como el que viaja a un continuo mortuorio.

El mayor riesgo que podemos tomar, es arriesgarnos a ViVIR, y vivir con todo.  Con eso que sentimos y lo postergamos,  con eso que queremos hacer y estamos ahí en el “si y no”, con esa decisiones que las hemos alejado de tanto pensarlas, pero que no acabamos de ejecutarlas.  Ese placer al cual creeemos que no tenemos derecho, con esa risa que la hemos guardado para no escandalizar a los más cercanos, con ese atrevimiento de decirte TE QUIERO, porque es simplemente lo que hay en mi.

El que solo ve el camino, nunca lo ha disfrutado
Sólo el que en él ha andado
Sabe de sabor vivido,
De labios que han endulzado
La vida y hasta un destino
.

No te conformes con llevar el peso de preguntarte… ¿Como sería el camino?

Empieza a andar y comprueba que es aún mejor de lo que habías intuido.

Marchitarse… morir 

Cuando decidimos cortar una flor de la planta que la contiene, debemos estar preparados también para verla marchitar.

Aunque prevalezca su color por un tiempo, sabemos que pronto se acabará.

Del mismo modo, quien decide terminar con algo, llamarse relación de trabajo, de amistad o de amor, y de todas maneras continúa en el mismo lugar… quizás de forma explícita o tácita, simplemente está asistiendo a la “crónica de una muerte anunciada “.  Pretender que siga respirando lo que no tiene pulmón, es saber que te resignaras a una vida artificial.

Si quieres ver florecer, solo tienes que sembrar (y cuidar), sino confórmate con la ilusión de la flor cortada, por unas horas.