Perdidos… o en el rumbo…🚏⛅️

El que dice que nunca se ha perdido…. es porque simplemente nunca tomó ningún camino.

Alguna vez, seguro, que  hemos salido con el ánimo y la intención de llegar a un destino. Esperamos con anhelo ir hasta allá, imaginamos los colores, podemos hasta comenzar a sentir los sabores de lo que anhelamos y ponemos todo nuestro empeño para simplemente llegar.  Preparamos nuestra mochila de viaje con disposición, coraje y el entusiasmo que nos produce pensar en todo eso que queremos y que en algún momento obtendremos (cuando lleguemos).

Sin embargo, el camino no siempre es recto y sin pérdidas. Nos toca al menos una encrucijada en la cual debemos decidir hacia que lado ir, una que otra curva que nos pueda distraer y a lo mejor algún abismo al borde de la carretera que simplemente nos haga atemorizar tanto, como para solo pensar en devolvernos o al menos preguntarnos: “¿pero que es lo que hago aquí?

En otras ocasiones, por el afán de llegar más rápido y de no esperar el tiempo correspondiente para llegar a dónde vamos, optamos por caminos cortos, o atendemos sugerencias que otras con buenas intenciones (hasta equivocadas) nos hacen.

El punto es, que tanto en un escenario como en otro, de alguna forma nos “perdemos“… porque simplemente somos humanos y no estamos excento de ello.  Debido a esto, existen las brújulas, que indican donde está el norte o hacia dónde queda el lugar al cual queremos por fin llegar.

Hay quien se lamenta tanto por la pérdida, que no disfruta para nada la belleza del camino que se abre cuando no sólo andamos por donde todo el mundo espera.  Por eso tenemos las opciones, o bien de quejarnos y sentirnos miserables por estar perdidos, o sacamos nuestra brújula (si la tenemos) y comenzamos a reconsiderar nuestros pasos, y mientras lo hacemos, simplemente disfrutamos lo que tenemos al frente.

No es el pecado imperdonable, el perderse, porque a cualquiera le puede ocurrir; lo peor es pretender no llegar a ninguna parte, por el revés sufrido (aunque hayan voces al rededor diciendo que ya nunca más podremos andar) 

  • Si nos hemos perdido, podemos retomar el camino… y en el caso extremo de que no fuese así, también podemos tener en cuenta el hacer uno nuevo

Retomar el rumbo, no siempre implica volver a lo mismo, seguir los mismos pasos, tener un mismo punto de partida y de llegada… ¡no! Retomar el rumbo es primero que nada, reconocerlo y establecerlo como nuestro verdadero rumbo, saber realmente hacia donde queremos ir, encontrarnos (o reencontrarnos si fue que nos perdimos) a nosotros mismos y en función de eso que queremos, realmente dar pasos.  Lo demás, son solo vías, pintadas en nuestra vía por otros, que quizás no se atreven ni siquiera ellos mismos ni siquiera a lanzarse en la aventura de transitar por ellas.

  • Está permitido equivocarnos, perdernos y hasta desviarnos… pero más aún, está permitido usar nuestro instinto para volver a ser el caminante que da forma al camino.

Brújula en mano (o en el corazón) demos los pasos! ❤️

Anuncios

2 comentarios en “Perdidos… o en el rumbo…🚏⛅️

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s