Las horas más recientes de un Julio sin igual…ayer y hoy, solo ahora.

Las horas de ayer terminaron en lluvia que vino, se fue y volvió.


Nada se quedó estático por mucho rato. De pronto había luz y luego oscuridad y así continuo el juego toda la tarde…


Hasta que la noche hizo su entrada finalmente.

Lo que naturalmente me hizo pensar que, así justamente son las cosas de la vida. Pasan de una forma a otra, algunas veces tan rapido que hasta podemos marearnos.

Entre los wow! De esa tarde de ayer me fue quedando algún desconcierto. Las cosas estos días están totalmente fuera del alcance de nuestros deseos y agendas. 

No se puede programar nada, no sabemos si podemos hacer las actividades normales, porque estamos sin accesos de alguna manera. La situación del municipio donde vivo es bien particular; aquí las protestan significan quedarnos atrapados sin poder llegar muchas veces a nuestras casas al salir del trabajo, o nos imposibilita llegar al trabajo si estamos en nuestras casas.

De la misma manera los que nos protegen, más bien nos dan miedo.   Tal como las nubes que anuncian tempestad y está llega y se va, así nuestros esquemas normales han sido sacudidos.

Las emociones tampoco son fáciles de manejar en un ambiente inestable y a veces hasta hostil.  

Todo el mundo tiene algo que decir” pero las piezas del ajedrez continúan sin moverse en oro de una salida. Y nos queda el consuelo de irnos a dormir, cerrar nuestros ojos y soñar con la realidad que queremos y con quien queremos además.  Pero a veces también en las noches sin más nos despertamos, o más bien nos desvelamos y recordamos que todo en nuestro entorno continúa igual, y quien duerme a nuestro lado, también…

Hasta que un nuevo amanever como el de hoy, nos saca del ensimismamiento de las interrogantes que a veces nos absorben por completo en cualquiera madrugada.


Hoy simplemente amaneció con ganas y sus colores me hacían tener la mirada totalmente arriba, obviando por un momento lo que ocurría por aquí abajo.


Realmente el corazón me latió con fuerza al disfrutar este amanecer, sus colores eran más geniales de lo que cualquier pincel podría replicar…


Me era imposible, no tener mis ojos puestos en la maravilla de la luz, abriéndose paso para dejar lo oscuro para después.


Me resulta increíble que todo está girando en esos momentos en los cuales me detengo a observar y yo puedo hacerlo quieta y serenamente, sin que mi cuerpo se voltee más que lo necesario para que el lente de la cámara recoja de algún modo lo que invade mis pupilas.  

Todo gira en el universo, y yo de pie ante el firmamento…

Eso también me hace pensar que igual en la vida de uno, a veces todo está revuelto o patas arriba, quizás en el más profundo colapso, y aún así estamos de pie, con la cara al sol y el corazón latiendo con ganas de seguir.

Los cambios en poquísimos minutos se volvieron a hacer sentir. La penumbra inundó por algún momento


Haciéndose necesario que apareciese el arco iris a mediar entre una y otra (luz y oscuridad, sol y lluvia)


Así el día despegó, entre los agites propios de un sábado que no tenía pinta de día cualquiera… teníamos visitas que yo no había detallado todavía.


Esto ocurría abajo, mientras yo disfrutaba de la majestad de arriba..😳

De todas maneras, hay cosas que hay que hacer y mientras no haya fuerza mayor que las detenga… se hacen sin más!  De esas tengo bastante, en mi vida cotidiana.  Pero aproveche esta aventura de hoy para detallar algunas cosas a mi paso.

  • La belleza no se anula, a pesar de los conflictos del ser humano.
  • Ella más bien se realza como un estandarte de esperanza, para el que se atreve a mirarla.


Y entonces me surgió una pregunta retórica para mí misma: 

-¿Qué es lo que ves cuándo tú me encuentras a tu paso? Parte de la misma realidad violenta o algo de belleza que apacigua el alma…

También me encontré con la sabiduría de la calle…


Lo que me dice definitivamente, que cuando estamos molestos,  es muy difícil tener palabras que inviten a la unidad de criterios o a algo parecido a la reconciliación.  Y me pregunto también ¿Quién, hasta en lo personal tiene una buena o agradable respuesta, cuando las palabras que recibimos son ásperas?

Todos tenemos derecho a disentir y a expresarnos, sin embargo el  pensar en el otro a veces se nos vuelve parte de una misión imposible, y agredimos sin pensar más allá de nuestra emoción de destruirlontodo en un momento de rabia.

Mi caminata de hoy, me hizo derramar unas que otra  lágrima por ahí, al observar que nosotros mismos como humanos, a veces no estamos dispuestos a humanizar nuestro trato unos con otros y eso nos dificulta hasta la más básica convivencia.

Y volví a mirar hacia arriba…


Ciertamente hoy el espectáculo ha sido de un continuo wow! Las nubes pasearon sobre el cielo, literalmente “como les dio la gana” y tuve mis preguntas sobre la “felicidad” mientras les veía.  

-¿Acaso alguno puede ser realmente feliz, con otro sufriendo a su lado?

-¿Las nubes son felices porque puede ir de un lado a otro sin que nadie les detenga y  si quieren bajar, simplemente llueven y ya?

Si yo fuera nube, llegara hasta ti y te envolviera para llevarte a volar conmigo… pero soy terrestre y solo tengo allá arriba, mi corazón, que ya bien lo conoces y al que puedes venir cada vez que quieras.

Y comenzó el espectáculo del atardecer de hoy…


Su belleza no dejaba de llamar mi atención. Me recordó a esa persona en quien uno no quiere pensar tan de continuo, pero que va, nuestra atención se va, sin más, hacia ella.


Yo no me hago de rogar y lo disfruto.. y te disfruto…


¿Para que luchar contra lo que es natural..? ¿Tendría algún sentido?  Y el sol salió a llenarlo todo para despedirse como el sabe, a lo grande, dejando un gran rastro.


Como todo lo que importa en nuestra vida, eso que construye nuestras improntas, nuestra estructura y construye nuestras huellas.


Tampoco el cambio se detuvo aquí está vez..


Nada lo hace.  Y estoy segura, que ahora, siendo aún de noche, estando todo oscuro, allá arriba sigue moviéndose la vida… simplemente mi mirada limitada no lo alcanza a percibir.

Me maravillo de estar en esta parte del camino y poder ser así, testigo, de lo que puede cambiar.  Y dentro de ello algo que se queda… la inmensidad, así como el sentimiento este que también está.

Sigo mirando hacia arriba, y allí como siempre te encuentro… ayer y hoy… nuestro ahora.

6 comentarios en “Las horas más recientes de un Julio sin igual…ayer y hoy, solo ahora.

  1. Mi apoyo, esa foto con los antidisturbios me recuerda otras fotos, otras guerras y otras situaciones. En alguna parte de mi, sigo confiando en que comprendamos que el poder y el control no son una solución a los problemas. Confiando en que cambiemos y demos un pasito hacia nuestra evolución.

    Puede que esté lejos, puede que también sea humano, terreno, sin emabrgo si puedo convertirme en nube y llevarte conmigo, sólo necesitas cerrar los ojos y pensarme. Y sino sirve, llámame y yo iré a visitarte a tu corazón.

    Contigo, aceptando todos esos cambios rápidos y fugaces que nos suceden y se suceden.
    íñigo l.

    Le gusta a 1 persona

    1. Wowo Iñigo tus palabras me han llegado al corazón… y creo que me faltaron horas para decirte cuánto!

      Puede que estés lejos, pero te has convertido en nube en este momento y me has llevado contigo, cerré mis ojos y lo hiciste.
      Gracias enormes!
      Abrazote.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s