Cómo nos vamos..? 👋

En este tiempo de mi vida, es muy fácil escuchar y ser testigo de mucha gente que se va… la situación país justifica el éxodo que está sucediendo ahora en mi tierra.

Sin embargo, y mas allá de eso, vienen a mi mente preguntas sobre ¿porqué realmente nos vamos? No solo del país, sino también de muchos otros escenarios.

Hablamos siempre de que la vida es un cambio y todo lo que se implica… lo que también lleva quizás, la acción de “irse”.

Nos vamos de un país cuando pensamos que las oportunidades se han suicidado por la ventana, al no tener una puerta abierta que de la bienvenida a nuevas inversiones, a alternativas educativas de calidad, a una vida con atención médica y alimentaria promedio. Eso es válido, entonces como los capitales, nos volvemos “golondrinas” en búsqueda de un mejor nido donde estar.

Nos vamos de un trabajo, cuando nuestras expectativas de crecimiento se acortan, y existe un techo que jamás nos permitirá extender nuestras alas y aportar todo el potencial que tenemos, a favor de la misma organización que no se da cuenta que puede aprovecharlo. Eso también es válido, nos volvemos una ficha en un mercado competitivo, donde el mejor postor obtendrá nuestra eficiencia y entrega.

Nos vamos de una relación, cuando los intentos por reconstruirla, animarla o simplemente comenzarla (porque hay muchas que ni siquiera han comenzado aún con años de matrimonio) fallan, y nosotros con ellos. Hay dolor y sufrimiento ante ellos, pero en ocasiones es lo más necesario a nivel emocional. Y experimentamos nuevamente el sabor a “libertad”, con una esperanza (lo asumamos o no) de encontrar a alguien que si esté en sintonía con lo que sentimos y pensamos. Volvemos a incursionar en el mercado del sentimiento, con un letrero que dice “disponible “.

Nos vamos, siempre nos vamos. Pero ¿qué es lo que realmente nos hace ir a otro sendero?

  • Una situación que se tornó difícil a nivel económico y social, pero que era además una oportunidad para saber que tan preparados estamos para asumir verdaderos retos y que tanto podemos servir o ayudar aún en la adversidad.
  • Una expectativa salarial no cumplida, para satisfacer necesidades pero sobre todo caprichos, donde no alcanzamos a cultivar la virtud de la paciencia hasta el punto de mostrar con el ejemplo que lo que proponíamos podía ser viable.
  • Una frustración por querer cambiar a alguien que alguna vez nos atrajo, y en medio del deslumbramiento o la conveniencia no quisimos verla en todas sus proporciones, sino en solo lo que nos gustaba y seguimos adelante cuando sabíamos desde el inicio que eso no iba para ninguna parte.

Los cambios por supuesto que nos llevan a “irnos”, sin embargo soy de las que piensa que lo primero que debemos “salir” es de eso que muchas veces tenemos pegado en nuestro interior y que nos hace daño, más que lo de afuera. De no abandonarlo, aún decidiendo irnos a cualquier otro lado, persona o trabajo, lo llevaremos con nosotros.🙄

<<
ebemos irnos y abandonar por completo, las ganas de estar quejándonos sin tregua en medio de un mal sistema, en el cual no hemos aportado todo lo que podríamos, y aún en lo pequeño, en la parte que nos toca, a veces hemos preferido flojear y no hacer nada. Deslastremémonos del mal de la queja que no nos deja avanzar como individuo, como nación, como sociedad.

⭐️Debemos irnos de la idea de hacer una actividad laboral sólo y estrictamente porque nos paguen, dejando de lado el disfrute de poder compartir los conocimientos y ponerlos al servicio de otros. Hay que sacudirnos de las ganas de sufrir simplemente porque otro gane más, luchemos por ser mejores en lo que hacemos.

⭐️Debemos irnos de malas elecciones en cuanto a compañeros de camino. Entregar un sentimiento a quien te maltrata y no te valora desde el principio, es una pérdida de tiempo, de ese mismo que se va y no regresa. Salgamos de la lista de los que sólo archivan malas relaciones, que desgastan, consumen y dejan un mal sabor a vacío, pero no olvidemos que nosotros hemos formado el 50% de ellas. Entonces, librémonos de una vez por todas de ser dominantes, acusadores, controladores y demos amor sin medida.

Siendo libres de nuestros propios monstruos… yéndonos de ellos, podemos estar aquí o irnos al fin del mundo, cambiar de trabajo y darle boleto sin retorno a nuestra pareja y todo estará bien, porque ya nosotros nos hemos ido… de ese lugar donde no nos convenía estar, del lugar donde solo éramos la versión más triste de nosotros mismos.

2 comentarios en “Cómo nos vamos..? 👋

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s