El camino… una vez más, el camino 🍁👣🍂

A veces asociamos el camino, con un único verbo… ¡Avanzar!

Y entonces si nos toca hacer otra cosa, nos sentimos presos de nuestras propias culpas, y cargamos con ellas como pesadas cruces que no nos dejan disfrutar de todos lo rico que encontramos en el.

Si bien es cierto que emprendemos el camino para llegar a alguna parte (bueno, al menos en la mayoría de los casos), también es cierto que no todas las veces lo hacemos.

El camino, tanto fuera como dentro de nosotros, es el lugar para conjugar esos verbos que son necesarios para comprobar que estamos vivos. El camino se trata de levantarnos, pero para ello tuvimos que haber caído primero, ese es un verbo al que no le debemos temer… “caer” porque eso viene intrínseco con quien cuenta con dos pies. Pregúntate ¿cuánto anhelaría caerse? aquel que ni siquiera los tiene. 😳

De la misma manera nos encontramos con obstáculos que vemos, entonces esquivamos o los saltamos, y por eso recibimos una ovación:” ¡Bravo! Lo hiciste, lograste superarlo” y con eso en mente nos quedamos, creemos que solo eso es lo que importa. Pero “tropezar“, ¿quien celebra tropezar? 🙄Cuando caminas y te golpeas con algo, lejos estás de celebrar, generalmente te duele, te lamentas y hasta una palabrota por ahí, quizás te acompaña. Sin embargo, tropezar es un verbo que también nos podemos permitir, y eso quizás nos libre de algo peor más adelante, o nos vuelva tan atrevidos, que algunos hemos vuelto a salir a ese mismo lugar, con el riesgo de tropezarnos nuevamente con la misma piedra 🙈.

Entre todo los verbos que se te puedan ocurrir (porque se que ya en esta parte, hay palabras para conjugar que han llegado a tu mente) está el de “disfrutar” y es que a veces estamos tan lejos de ello, solo pendientes de “llegar“. Nos han metido tanto entre ceja y ceja que debemos esforzarnos y luchar hasta conseguir lo que queremos, que olvidamos por completo, esto que también tenemos el permiso (y la necesidad) de experimentarlo y no es más que, el disfrutar.

Saborear el verbo disfrutar es tan importante, que si no lo hacemos mientras damos los pasos, nos caemos, levantamos o tropezamos; al llegar a la meta, o al tener eso que tanto pensábamos que era la puerta de nuestra felicidad… todo se desvanece y se vuelve abrumadoramente ordinario, al estar allí, o al simplemente tener eso. Sin haber disfrutado el camino, el destino simplemente es un lugar donde estar.

No te harás feliz el conjugar el verbo “llegar” nada más, te hará feliz el disfrutar cada uno de los pasos o paradas que tuviste que dar, y hasta el “cambiar” de camino si es que ese en el que estabas, al fin pudiste darte cuenta que no era el tuyo. Si, el camino no es algo rígido y condenatorio, en el que debes estar amarrado hasta morir… sino, no pudiera ser descubierto.

Caerse duele, pero más duele el creer que las heridas no son parte del camino, entonces al recibirlas te matarán.

Tropezar puede lastimarnos de alguna manera, pero igualmente puede hacernos ver algo que estábamos obviando.

Avanzar, suena ideal, pero caminar hacia dónde no queremos, es simplemente anticipar nuestra llegada a “la guillotina” de lo que no nos gusta (y el verdugo estará allí).

Párate en el camino y piensa los verbos que quieres conjugar… anda, ¡date el permiso!

🍁El camino, es una hoja en blanco cuyos verbos serán escritos con la fuerza de tus ganas🍁. No dejes que otro mueva tu mano, dibuje lo que no es, escriba lo que no sientes, y mucho menos arrugue tu hoja y luego la tire. Es tu lugar… Escribe tus verbos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s