Un naranja atardecer… 24Ene 🌅

Un perfecto manto gris
Sobre una arena mojada
Como si no hubiera nada
Más que el agua y su desliz.

El sol naranja lo baña
Llena el agua de esplendor
Tiene un mágico color
Un atardecer que encanta.

Pájaros vemos volar,
Despiden al que se va
Y no paran se cantar
Mientras a mi lado estás.

Horizonte enamorado
De los barcos y las olas
Ya no cuentas más las horas
Para quedarte a su lado
Mientras, el sol ya cansado,
Extiende su mano y baja
Al lugar donde descansa,
Del trabajo realizado.

Un atardecer de Enero
Que me llevo en la memoria,
Girando más que una noria
Mientras que en ti voy pensando
Y un beso ya va anunciando
Cercanía en nuestras bocas,

Ven, que de ganas locas
Se vistió este atardecer
En el que en ti vi crecer,
El amor entre, ola y ola.

De paseo por la vida…

La vida…

Ese ancho camino, que en algún momento se hace angosto y peligroso, nos incita a pasear, a disfrutarla, porque se acaba, a respirar el momento antes de que se nos escurra entre las manos.

Entonces abro mis ojos, y sobre todo el corazón y hago mi expedición en busca de lo que trae, su belleza y maravilla por doquier.

Hay colores que encienden las miradas, hasta hacernos sentir sofocados de pensar cuantas cosas nos sugieren. La pasión se vislumbra en todos lados.

Hay nubes que aún en el cielo tan inmenso, prefieren andar a solas. Sus motivaciones irán cambiando así sus colores. Todos tenemos derecho a la tranquilidad se estar con nosotros mismos. Eso es inalienable.

Miércoles… a la mitad, seguir o no 🌅

Miércoles…

Sinónimo de mitad,
De búsqueda, de encrucijada
de pararnos frente a
La vida y preguntar:
¿A dónde vamos?

Miércoles…

El mío, el tuyo
Para todos empieza con “mi”
Sin darnos cuenta,
Nos pertenece, nos visita,
Se nos queda.

Miércoles…

Como una flor que
No sabe cuánto durará,
Pero mientras está
Así, abierta…
Lo disdruta y da de sí,
Simplemente lo que tiene.

Miércoles…

Que en la mitad de
Un trayecto, evaluamos
Si seguimos,
O es mejor dejarlo asi,
Sin terminar.

Miércoles…

En el que nos planteamos
Si seguir amando así,
O dejarlo todo atrás
Si es hora tirar la toalla
O mejor perseverar.

Miércoles…

De un sol que se asoma
A mistrar su majestad
De pajaros,
De colores,
De cantos y algo más
Parados ante la vida
Volvemos a preguntar
¿Para qué seguir aqui?
¿De que vale continuar?

Miércoles…

Y hay una voz
Resonando muy adentro
Voz de la que no se
Calla,
Voz de la que lleva
El texto.

Miércoles…

En que seguir,
Es más que un privilegio,
Es estar agradecido,
Es vivir,
Es saber que aún
No has muerto.

Miércoles…

Que vas pintando
Con naranja tenue, las horas
Que sonríes sin
Motivos,
Que es para disfrutar
El momento,
Este sol, estas letras,
Este ahora,
Para luego seguir
A la conquista de lo que
Encuentres,
Sobre todo a poner bandera
En tu ahora
(Ese que te pertenece.

Miércoles… ya sabes que estoy, que no me he ido, que sigo

La vida… piezas en un tablero 📝💠

La vida… la plenitud inescrutable. Gran tablero en nuestras manos, con piezas que colocar.

Paisaje que se va formando con figuras que imaginamos y también con realidad; las piezas que decidamos poner o no, algún impacto tendrán.

Será a la medida mientras nuestros ojos no se circunscriban solo a lo que vemos, de lo contrario será un ropaje muy grande o estrecho.

Figuras aparecerán cuando pongamos una pieza en el tablero, otras simplemente se desdibujarán y sin todas simplemente estará incompleto.

En la mano una pieza… decidir en donde va, será una responsabilidad que asumiremos, sin pretextos que esgrimir.

Muchas veces hay apariencias en formas que parecen iguales, y pueden entrar sin “forzar ” pero no están en armonía con el resto de la imagen. No es solo de forma, sino más bien de fondo, lo importante.

El empeñarnos en no reconocer que falta una pieza, nos llevará inevitablemente a estar conformes con historias incompletas. Opción también válida.

Derecho a ejercer por parte de de quien tiene el tablero en frente: Decidir completar o dejarlo inconcluso.

La vida una pieza única, un tablero alegre que al momento de nacer, el mar del agua materna, separa los pedazos de forma magistral, para que recorramos el camino reconociéndolos, encontrándolos y armándolos nuevamente, hasta llegar a lo pleno.

Encontrando piezas… sorprendiéndome, sintiendo que algo faltaba… la vida. 💔

Martes… de despegue y aterrizaje 🌿

Martes…

Que llega de verde,
Como alguien que pasó
Abraza y no deja verse.

Martes

Que luego del ímpetu del incio
Se sienta cauteloso a mirar
Lo que viene,
Su lugar en la semana,
Su mision y ¿a dónde va?

Martes

Con el color que han
Escogido para la esperanza
Implícito,
Con brazos largos que
Alcancen hasta el fin
De la semana,
Y den impulso para
Montarse en la próxima.

Martes

De reconocer que
Pudo ser un error,
Lo que merece borrarse,
Y se puede recomenzar
Con optica nueva,
Sin necesidad de excusas.

Martes

Buen momento para ver crecer,
Lo sembrado,
Lo cuidado,
Lo que sobrevive
Al caos.

Martes

Que sin perder el ímpetu,
Va con más calma,
Mas pensado,
Menos improvisado.
Pensamientos con dirección
Horas para correr
La cortina,
Ejercitar el aprovechar
Sacudir el letargo
Y despertar
A lo que está en nuestras
Manos.

Martes

De ya estar en el
Aire y solo planear,
Ya el vuelo a despegado
Solo queda estar atento
Por la ventana mirar,
Ojos despiertos,
Corazon contento
Alma en libertad.

Martes

De continuidad,
El libro cuenta
Una página más,
El canto pronuncia
Una nota más,
El amor se da el permiso
De entregar un poco
Más,
Como brote que en el
Suelo,
Luego de que la tierra
Esté húneda,
Simplemente asomará.

Martes

Para que aún aterrizando
Podamos ir más allá,
Viendo vida que se mueve
Donde quiera,
Solo basta detenerse,
Descubirlo y
Observar.

Martes…
Que ya sabes como es,
De entregar, y de eso
tambien yo se.

Martes… contemplando desde arriba y pudiendo también aterrizar.🌱

Ir por ello… ✋🏽

Si quieres algo o a alguien…
Simplemente te atreves, te estiras, vas por ello
Lo tocas, lo haces tuyo…
Puedes estrellarte en las acción,
Pero lo hiciste y es lo que cuenta.
Ya no te quedarás en el rincón
Del “quizás” y los “y si”
Que atormentan,
Que no llegan a nada,
Que solo están llenos de dudas
Y vacío del que hiere.

Si eso no ocurre,
Solo ensayaste un guion
Que jamás estabas dispuesto a actuar
Y el único engañado
Fuiste tú,
Porque creías ser capaz,
Y en el fondo hacías todo
Para no serlo.

Pero no te resignes,
Si has comprendido que
Solo te gusta a la utopía,
Para acariciarla y no
Para ir así por ella,
Vuelve a empezar y esta vez
Por favor, no cedas…
No cedas a tu propia falta de interés,
A creer en que es muy lejos,
En que es muy tarde,
O simplemente que no te quiere.

Es preferible mojarse los pies
Persiguiendo una estrella de mar
Que quedarse seco y sólo
Verla en fotos.
Quizás mojado no la alcances
Pero estuviste más cerca,
Tocaste su habitad,
De alguna manera fuiste parte de ella.
Seco tal vez te deslumbren las fotos,
Pero nunca sabrás que se sintió
Estar ahí,
Que tanto disfrutó el que
Se atrevió a convertir la quimera
En realidad que se toca,
Que no tan solo se piensa.

Acercarse e ir por ello… es de aquellos que están vivos.

Dónde cuelgas el amor? ❣️

El amor es el sentimiento más fuerte que puede movernos, y es el vacío más grande cuando se ha ido.

Como un árbol, a veces pasa inadvertido cuando nace y va creciendo, y al caer… hace un estruendo tal, que todos notan que se ha roto.

El amor, sabe de manifestaciones, de expresión, y a veces hasta de revolución, de no aferrarse a las normas, de ser rebelde o atrevido; y al rezagarse o que la quietud lo signe, simplemente ha muerto.

El amor y el olvido, parecen palabras conocidas hasta en un mismo verso de la poesía que el sentimiento nos provoca. Juntas, pero su presencia es excluyente una de otra.

Jugar al amor, es delicioso, los colores vivos aparecen, aunque esté nublado fuera, y al ir creciendo, todo adquiere dimensiones mayores; el juego pasa a placer de verdad, los colores a paleta que no acaba.

Tan fuerte como la bomba más explosiva que podamos conocer, tan frágil como el cristal de más alto costo. Delicado como la flor que se riega y sobreviviente como el árbol que crece en el desierto.

Todo y más es el amor, y eso algunas veces nos lleva a obviarle o a no tratarle con el debido cuidado en su esencia.

Puedes tener en tus manos un amor que rebosa, que como manantial inagotable te baña día a día, y simplemente abres esas mismas manos y dejas que las gotas caigan al vacío. No hay riesgo de que se agote, pensarás.

Aún los recursos renovables, requieren de no ser desperdiciados.

Si el amor te empapa día tras día, no insistas en tenderlo en la cuerda del olvido. Puede que se te olvide por completo rescatarle, y cuando lo quieras hacer, se haya secado.

Nada más lamentable, para quien gozó de las mieles del amor, recibir luego solo lo amargo del desahucio. Lo que da el desinterés, el olvido o un mal cuidado…

Vale entonces preguntar ¿Dónde cuelgas el amor? ❣️

Lunes… solo lunes..💙

Lunes…

Hoy amanece azul,
De esos azules que son próximos, que parecen abrazarte,
Con nubes como que algodones parecen acariciar,
Hacen que por un momento llegues hasta olvidarte
De aquello que tanto duele,
De lo que puede angustiarte.

Lunes…

Esos, de comienzos,
En los que la esperanza visita la puerta
En los que crees que algo nuevo y sobre todo bueno,
Pasará.
Día de esos en los que el corazón se despierta
Con ganas de estrenar un sentimiento,
De entregar algo nuevo a su paso,
De inaugurar la nueva risa.

Lunes…

En el que la rutina se pasea
Con su cara macabra y te dice:
“¿Tú de que vas? A lo mismo seguramente,
Y solo provoca contestar apresurado:
“Calla que tú no sabes de novedades, y sobresaltos”

Lunes…

Ya la actividad empezó,
El cielo su ojo abrió,
El sol salió y brilló,
Lunes y yo pensándote aquí,
Viendo el cielo, estás ahí,
Aunque no pienses en mí.

Lunes…

Hoy se escribirá un libreto
Para actuarlo o dejarlo,
Blanco tendido en el suelo,
Con letras que no vinieron
A decirnos ¿cómo hacer?
Para que esto de ser
Se nos vuelva más humano.

Lunes…

Ya tú sabes como es,
De este lado del andén
Se dice que viene el tren…
Esperarlo es ese riesgo,
Y ya sabes que me atrevo.

Lunes… solo lunes…

Enero… el año dando pasos

Ya a un poco más de la mitad del primer mes, el año va despertando un tanto taciturno de este lado del meridiano…

Sol que se queda dormido de manera recurrente, como diciendo: “Hoy no quiero ir, dame cinco minutos más ”

Quizás el ambiente de todos los que estamos abrigados sobre la franja tricolor del país que nos contiene, contagia también al sol, y prefiere cerrar su ojos por un rato.

Dias con rastros de lluvia, que aún sin caer en un sitio determinado, su huella se refleja arriba, de manera inexplicable.

Lo que ocurre en el exterior es solo reflejo de lo que está dentro.

Grises que han hecho largas las noches, no por hacer más largo el sueño, sino por la oscuridad que circunda y que casi ninguno se la explica.

La tristeza es así, tiene tentáculos largo, y orígenes algunas veces desconocidas.

Pero también días en que el sol desafiante dice: vengo tarde pero con fuerza, y su esplendor hace que olvidemos su ausencia temporal.

Eso ocurre cuando la luz llega, la oscuridad simplemente corre y concede el lugar a quien lo tiene.

Unos mas encendidos que otros, recordando que agrande males, grandes remedios. Si hay días con mucha oscuridad también habrán días con mucha luz. Ese es el equilibrio de la vida. Solo debemos estar dispuestos a apreciar unos y otros.

Así son también los corazones, unas veces se encienden y otras el amor les pasa lejos.

Dias en que las nubes se han desplegado por doquier, para poder pintar todo lo que qué ocurre allá arriba. De las formas más variadas se les ve, unas veces paseando ligeras otras muy rápidas impulsadas por el viento.

El movimiento es sinónimo de que la vida sigue, que la parada final no ha llegado.

Inquietas y con movimientos o en quietud hermosa, han pintado el firmamento con sus blancas intenciones y luego se han dejado colorear por los rayos que el sol deja como al descuido.

Y los atardeceres… de espectáculo y maravilla constante. A pesar de días grises los atardeceres no se han resignado a irse en quietud y sin color. Las sorpresas han sido buenas, muy buenas.

Los mejores regalos, traen brillo consigo y nos alumbran.

Como queriendo que olvidemos la demora en la mañana, el sol se ha quedado hasta tarde jugando con el día, extendiendo los brazos a lo lejos para expresar un adiós que será corto.

Y mientras tanto sus colores anunciando el espectáculo de la vida, que ah que a veces parece tener reveses, no deja de serlo por ello.

Ella está ahí, la vida no se rinde, aunque a veces lo parezca.

Y hoy, una nube jugueteaba con el cerro, prometiéndole ser regado si el viento la dejaba… promesa que no pudo cumplir, porque el sol llegó uno despejó todo.

El día tardó, pero despertó.

El año va igual, lentamente. A veces con algún viso de esperanza colándose entre la capa de nubes de las malas noticias, pero inexorablemente el tiempo no se detiene.

Testigo somos de que así es, mientras somos parte de estos días de Enero, de un año que lo tiene todo para ser magnífico. Solo basta convencernos de ello. Dando pasos, con el año… vamos.

Vi volar… 🦅🦇🐥

En estos días, mientras admiraba el cielo y su inmensidad me detuve a ver el vuelo de los pájaros. Es algo que regularmente hago con bastante interés, pero esta vez fue un tanto más especial.

Simplemente esperé… esperé a que uno y otro en su diferencia y peculiaridad apareciera casi como de la nada, surcando ese azul que me enloquece y fui descubriendo a través de la forma de volar de cada uno, como concebía la vida y su motivo de estar aquí.

Hubo un gran pájaro que desde su lado de la vida, me enseñaba cómo además de alas para volar, necesitaba saber que había un cielo donde hacerlo. Su vuelo era más sereno que el de otros, no necesitaba compañía para disfrutarlo, en ese momento era él y el cielo… y eso me pareció fantástico. Quise ser pájaro y que solo estuviéramos tú y yo, Cielo.

También pude disfrutar de una bandada en la que hacen esa peculiar forma de flecha, como apuntando hacia el objetivo común que todos perseguían en ese momento. No tuve mas que pensar nuevamente en lo difícil que resulta a veces el ir a la cabeza, el liderar … sin embargo lo bueno en los pájaros es que esos mismos que van de primeros no tienen inconveniente en cambiar de posición al último lugar, cuando toca el tiempo de reponer fuerzas.

Tanta enseñanza para nosotros los “humanos” que casi siempre nos atornillamos a las posiciones sin querer que nadie nos releve y cuando es así, lo percibimos más como amenaza que como apoyo. Hasta en lo personal tendemos a ser tan posesivos, que muchas veces eso es lo que detona la pérdida de lo que mas amamos.

Tuve el placer de ver además el vuelo de dos… una pareja divertida. Entre gritos y piruetas iban contándose el amor que se tenían, y lo bien que se sentían de andar juntos. Esa es la mejor manera de ir con alguien compartiendo el camino, ese en el que reírse está permitido y hacer una locura no es motivo de censura. Ese vuelo, me encantó…

Y también había de esos pájaros muy agitados, que parecen asustados. Baten sus alas desde que salen hasta que terminan, no tienen un momento de bajar la velocidad y disfrutar lo que ven. Apurados como si les viniera persiguiendo alguien. Pensé al verle: “cuando llegan a su destino, se desmayan o mueren”.

Me hizo recordar a unas personas que conozco, de esas que siempre están haciendo mil cosas a la vez. De esa mismas que tú le preguntas si bailan y contestan que “si”. Pero si haces la misma pregunta en cuanto a cantar, pintar, lanzarse en paracaídas, cocinar y lo que se te pueda ocurrir, también dirán siempre que si. Lo hacen todo en todo momento, siempre llevan prisa. Hacen todo y al final no hacen nada. Me agota el estar con ellos, porque a veces puede que el todo no se trata de actividades, pero entonces cambian ese todo por su “extensa sabiduría” lo saben todo y no dejan nada para mas nadie. Sumamente agobiante.

Igualmente pude observar un vuelo a solas, de otro pájaro que simplemente recorría el lugar… sin prisas, sin ir en busca de nada… solo estaba ahí, disfrutando de sus alas, disfrutando del estar. Era como si sabia que le veía y entonces ayudaba a que el espectáculo fuera mejor.

Eso me hizo pensar en esa persona que uno sigue con la mirada, porque es un despliegue de ese “no se que” que nos atrapa. Quizás no hay muchas palabras, pero la mirada basta, quizás no tiene todos los atributos, pero el que sabe que posee, lo exhibe de forma magistral. Paz al corazón, Alegría a la mirada.

Y por supuesto también vi, el vuelo de los humanos. Cada quien en lo suyo.

A bordo de pájaros mecánicos, que los llevan a sus lugares “soñados ” donde quizás pueden tener y tener lo que siempre han apuntado en el inventario de sus deseos. Con la inmensidad de lado y lado, pero obviándola por completo; con alguien especial sentado cerca o a quien enviar un mensaje, pero sin tiempo de mirar a sus ojos o escribirle algo, por tener cuentas que sacar o planes estratégicos en los cuales pensar.

Al bajar de ellos, seguimos siendo la raza humana, sin humanidad. Cada quien a lo suyo, a su propio interés.

Y ya al final de la tarde, vi una garza blanca espléndida… sobrevoló todo el canal y era tanta la belleza que solo alcancé a observarla, no fotografíe su vuelo. Pero ella decidió bajar, cesar el vuelo y esperar. Quizás era por alimento o por cualquier otro objetivo, pero ahí estuvo mucho tiempo, haciéndome ver que cuando tenemos una intención clara, si toca suspender el vuelo, simplemente lo hacemos, hasta lograr lo que queremos.

Toda una experiencia de lecciones recogidas, a través de ver volar a esos, que conquistan el cielo cada vez que quieren… yo simplemente aprendiendo de cómo llegar a ti, Cielo.