Pequeños detalles, grandeza en la vida👀❤️

La vida…

Llena de forma milagrosa

Por las pequeñas cosas,

Aquellas que a veces ni siquiera

Vemos,

Otras que nos empeñamos,

En perdernos el regalo

De percibirlas con el

Corazón .

🍃La pequeña hoja de un árbol, una entre mil, pero igual importante acabada en todos sus detalles, exquisita.

🌞Un solo rayo de sol que queda luego de un día luminoso, o el único que se deja ver entre horas oscuras. Casi imperceptible ante nuestros ojos, y aún así, muestra extraordinaria de luz.

💧Una pequeña lágrima resbalando por el rostro de quien tiene el sentimiento más grande produciéndola. Intensidad concentrada en el brillo del ojo que la derrama.

🆓Una sola palabra quizás de apenas cuatro letras, que trae consigo la sonrisa, el consuelo, el encuentro. Un hola a veces puede salvar una vida.

🐦El sonido sutil de alas que se agitan, en un cuerpo diminuto que se atreve a alzar vuelo y a hacer que el cielo le pertenezca. Ese sonido sabe a libertad.

💓El latir del corazón, imperceptible, casi anónimo, teniendo la certeza en sí mismo que bombea vida en cada movimiento.

💭Un pensamiento, por muy fugaz que quiera que sea (que no es), que me recuerda lo que siento.

Esas pequeñas cosas, llenan de extraordinaria grandeza la vida, si no insistimos en no percibirlas.

El camino… con o sin huellas 🌅

En la vida algunas veces (para los más privilegiados) ocurren momentos de muchas”fiestas”. Hay invitaciones por doquier, muchos se desviven por estar en ella; gozar del ambiente de la música, del servicio que se sirve en lo que se comparte con exquisitos sabores, de las personas nuevas que vienen sonriendo, de toda la diversión que significa estar en “modo fiesta”.

Es entonces cuando se pueden ver un sinfín de huellas llenando el camino. Se consiguen muchos likes, todo el mundo quiere estar donde la abundancia es exhibida, donde los problemas no existen y hay colores brillantes que lo adornan todo.

Hay cola para ser parte de ese tipo de camino. Nadie pregunta si te sientes solo, porque entre risa y risa, simplemente se asume que se está bien. No hay razón aparente para pensar lo contrario. Se anda el camino, la mayoría (por no decir todos) quieren estar ahí con nosotros.

Pero hay otro tipo de momentos, esos en los que el camino se vuelve menos brillante, más difícil y hasta incómodo. Uno que otro intenso dolor se cuela por las rendijas del alma y el ruido de alguna manera cesa. No existe música, a menos que se silbe y quizás no haya mucha fuerza para hacerlo. Sientes la puerta de la salida soñar vez tras vez.

Las huellas ya no abundan, quizás alguna casi por error, se mantenga. Las voces dulces faltan, la mano que saludaba o estaba ahí de algún modo, prefirió para tomar su maleta e irse.

Es fácil recibir la invitación a la fiesta y a las luces, eso es para todos . No tanto resulta para quien más bien es un llamado a acercarse al momento difícil, ese en que el todo está más cerca de la preocupación o de la crisis.

Ser de los que solo disfruta la fiesta, y esa es la razón para marcar las huellas, conducirá inevitablemente a solo brincar de fiesta en fiesta, y se estará propenso a vivir una embriaguez permanente, sin conocer realmente a nadie, sin profundizar su alma, sin llegar a querer realmente.

Ser de los que está dispuesto a andar el camino con o sin música para bailar, abundancia para compartir y sonrisas a la orden del día, puede que lleve también a llorar, pero al final permitirá crear lazos reales que superen todas las estaciones del camino.

Como todo en la vida, en el camino… decidimos que hacer y con quien, y sobre todo donde se dejan las huellas.

La vida… acaba 🌸

La vida…

Camino por andar y también dejado atrás.

De cosas a las que nos atrevemos y de otras en las que el miedo y su comodidad, nos gana.

De argumentos, de excusas, de no hacer lo que no queremos y además ponerle una etiqueta de piedad encima, para sentirnos buenos y satisfechos.

La vida…

La que se va y no podemos retener, pero que desperdiciamos sin ningún recato.

De amor y desamor, con sentimientos encontrados.

De pausas y carreras, de inicios y llegadas; pero al final … no siendo ni temprano, ni tarde, la vida siempre acaba.

(No esperemos a eso para reaccionar y decidir vivir)

No te quiero.. gracias!

No te quiero…

Para que seas mi reflejo, y sientas exactamente igual a lo que yo siento. Tienes el derecho de sentir más, menos y hasta mejor; yo no soy la dueña del sentimiento. Te quiero porque al verte descubrí cosas nuevas, esas que jamás pensé que tendría oportunidad de ver y mucho menos llegar a sentir. Eres de mis mejores versiones amando.

No te quiero

Para que vayas a mi paso durante todo el camino. Se que a veces tendrás ganas de correr y yo no podré alcanzarte pero luego cuando quieras, pararás y podrás esperarme. Te quiero porque a través de tus saltos he podido conquistar muchas partes de la ruta que no conocía. Eres recta, desvío, lugar de llegada, primera pisada y belleza en el camino.

No te quiero

Porque nunca me hagas llorar; ya que a veces no hay lágrimas más ricas, que las que vienen producto de una sonrisa. Lejos de mi está el estar consciente de sentir algo tan intenso, y pretender que un llanto igual no me atrape alguna vez y me abrace. Te quiero, porque puedes tolerar mis lágrimas sabiendo que son la parte más sensible de lo que siento y que si bien las provocas, eres la única persona en el mundo que realmente puede consolarlas. Eres de mis mejores emociones intensas.

No te quiero

Porque ya seas perfecto, y estés de vuelta de todas las experiencias y conforme a ello tengas salida para todas. El saber que hacer en cada caso, roba la magia de la sorpresa, la tan necesaria incertidumbre cuando el amor nos sube hasta los hombros. No, yo te quiero con tus errores más grandes, aún aquellos que me desconciertan y que de alguna manera borran mis pasos de los tuyos, te quiero en tus maneras más frías o calientes, sin poses o máscara para que yo te apruebe. Eres de mis imperfecciones más verdaderas.

No te quiero

Porque digas las palabras correctas y me llenes con “Te Quieros” todas las paredes de mi alma, escribiéndolas con tu puño y letra. Aunque debo decir que: —me encantaría que escribieras en mi cuerpo. Te quiero porque aunque no las digas, las palabras de amor a menudo tendrán que corretear tu mente, pensando en mi, y las escucharas tú mismo. Te Quiero, no solo por lo que eres capaz de decir, sino por aquello que callas premeditadamente, porque sabes que en ello desnudaste tu alma. Eres de mis letras más apasionadas.

No te quiero

Porque la marcha nupcial aparezca en nuestro horizonte, ni porque hayamos pintado toda nuestra vida en fotos, ni porque el sillón en que te has mecido a lo largo de la vida esté junto al mío. No, te quiero porque a pesar de las diferencias en nuestras vidas, las alianzas que no compartiremos, las historias que no nos pertenecieron, se construye vida nueva cada vez que te pienso, que siento que estás cerca, aunque te empeñes en hacerlo lejos. Eres de mis mejores “no tradiciones”

En fin, No Te Quiero… para sentir que contigo estoy plenamente segura, porque estemos aprobados, porque no tengas nada que no me guste…

Te Quiero mas que a nadie… porque contigo sentirme simplemente humana, con mis virtudes ausentes y un mar de errores acumulados a lo largo de mi historia, me ha hecho florecer aún estando desierto el campo; y la desolación que había por el fuego del pasado ha sido mojada por una que otra gota, permitiendo que renazca lo muerto.

No te quiero, por lo que me des…Te quiero porque seré capaz de dar flores aún sin que estés con ganas de aspirar sus fragancias.

Y eso solo puedo resumirlo en…Gracias!

Obviemos, la obviedad…😳❣️

Vivimos una vida de “obviedades” y aún así, tenemos la ironía de decir, que vivimos.

❌No nos maravillamos con la salida del sol, porque obviamos que es un regalo de vida, por el cual no pagamos nada y lo tenemos. Asumimos que siempre estará allí (es obvio!!).

Pero, si amaneciera un día
y ya más nunca viniera,
la oscuridad nos cubriera
Y nada más brillaría.

❌Obviamos lo que nos rodea… los árboles, porque asumimos que están ahi, y cuando se talan los pulmones del mundo no hacemos nada, porque es “obvio” que alguien más lo hará, sabemos que los necesitamos.

Si de árboles ya no gozáramos
Su ausencia nos haría daño
Habría un vacío sin fin
Sin flores, sin frutos, sin aire nos quedáramos.

❌Obviamos las oportunidades y privilegios que tenemos. Lo que en un momento fue nuestro anhelo más deseado, pasa a ser “obviado” cuando lo conseguimos, asumiendo sin decirlo, que lo merecíamos (obvio!) entonces no lo agradecemos.

La beca, el permiso, la concesión, la extensión, el nuevo empleo, los amigos; todos son conducidos por el pasillo de lo obvio… somos el centro del universo y lo tenemos todo.

Cuando el privilegio se va
Y vemos la vida a secas
Cuando no hay excepciones
Y los amigos no abundan
Es el momento tardío de
Empezar a valorar
Lo que ya se ha esfumado.

❌❤️Obviamos el amor… y muchos dirán: —¡Claro que no! Asumiendo que hacer eso es imposible, porque el amor es “obvio” y no se esconde. Precisamente es obviado por que se da por sentado que es y se queda. Declaramos la obviedad del amor, cuando asumimos que lazos consanguíneos o anillos matrimoniales lo determinan. Basta hacer una simple estadística a nuestro alrededor, para comprobar que no es así.

Lo extraordinario del amor es obviado, cuando pensamos que no es cierto, que son palabras dichas por rellenar un momento y actos que se hacen por quedar bien con el otro.

El AMOR es algo tan extraordinario y único, que se salta cualquier agenda o calendario, razas, credos y formularios.

El AMOR está dispuesto a ir en pos del otro, hasta desgastar la vida de quien lo siente, sin que eso sea lo importante.

El AMOR, a veces nos hace decir cosas intensas y hasta locuras, y estás pueden ser obviadas, pero cuando el corazón habla, no hay silencio que lo calle.

El AMOR es un milagro, no surge porque alguien más lo determine, no existe o se mantiene porque las rejas lo apresen. Es un nido que hace un pájaro entre dos corazones, y realmente casi no existen de esos nidos.

En fin…

Obviar el amor nos condena
A la cadena perpetua del vacío
Donde por más que busquemos,
No encontramos
Alguien que de verdad valga la pena

Ahora… conjuguemos ❤️

Nota: Esta entrada, como todas las que publico, tiene su imagen. La he eliminado y migrado a Instagram, porque se me ha agotado el espacio aquí, y debo liberarlo para continuar escribiendo en esta ventana que me hace sentir tan bien. Si quieres ver la imagen puedes ir a @escriboloquesientoypienso

Ahora
Quiero conjugarte este ahora,
En el que yo te busco y te encuentro
En el que las excusas no existen,
En el que te presiento,
Te veo.

Este ahora lo conjugo
En primera persona,
Esta misma que no sabe ausentarse
En ayeres que se fueron
Y en mañanas que no llegan.

Te conjugo este ahora,
En la piel del pensamiento
En ruidos con sus silencios,
En pensamientos que llegan
Cuando te sueña
Y no vuelven a estar quietos.

Ahora,
El de “no hay más nada”
El de “ahora o nunca”
El de “ahora es la hora”
Para que la nada
No nos llene,
Y el nunca no nos condene
Y aún el reloj con su hora
En este ahora,
Desaparezca.

Ahora,
Lo conjugo contigo,
Sin pensar que te vayas,
Sin el miedo que da
Pronunciar las palabras
De lo que fue un ayer
Y lo que será mañana.

Conjugo este ahora,
A mi manera,
Sin pensar en lo que fueras
Antes o serás después de mi,
Sin copa llenada a medias,
Ahora, es lo que quiero contigo
Conjúgalo donde quieras.

Insisto… no me gustan las despedidas

Pensando en las despedidas, y el porqué de mi silencio ante ellas.. escribí esto, mientras era testigo de la despedida del día.

Que no me gustan la despedidas..

¡Caramba! Y tú lo sabes,

Pero me gusta menos

Que seas tú el que esté dispuesto

A marcharte.

El que siempre puedas irte

Sin que te duela,

El que solo se conforme

Con un hasta más tarde.

No me gustan las despedidas

Y tú lo sabes,

Porque me saben a olvido

A ”no te echo de menos”

A “no se cuando llegaste”

Porque se pone al relieve

Lo que yo me muero al dejarte,

Lo que tú vives sin mi

Y no importa.

No me gustan las despedidas,

Porque en ella los más optimistas

Presumen de verse otra vez,

De hablar nuevamente,

De echar el polvo que no ha ocurrido

De pagarse las caricias que se deben,

Pero no es así…

También existe la posibilidad

Del desencuentro,

De la muerte en la esquina,

Del sentimiento que muere

Sin esperarlo.

No me gustan las despedidas

Porque un sentimiento jamás

Cabe en una maleta,

Ni un “Te quiero” podrá

Reconstruirse en una mano

Que agitada dice que

Simplemente te vas,

Que ya no estás.

No me gustan las despedidas

Porque en ellas te observo

Pasear con otra,

Hacerle el amor,

Olvidarme…

Y cada adiós abre la posibilidad

De que no exista más esto que siento.

No me gustan las despedidas

Son como asistir a un funeral,

En el que se sepultan

Las ganas,

Las ilusiones,

Es saber que nunca llegaremos

Al baile,

Ni tendremos una noche mirando

Las estrellas.

Y como todo funeral,

El luto llega y las lágrimas

Con ello.

No me gustan las despedidas

Porque quien es capaz de hacerlo,

De dejar al otro,

Es porque no tiene amor

Suficiente, para quedarse a su lado,

Eso lo sé, porque es lo que expresas

Cada vez que te despides

Y puedes sonreír,

Sobre la pista de aterrizaje

De mi tristeza.

Como ves…

No me gustan las despedidas, contigo

Me duelen.