Hay días … con bandera tricolor 🇻🇪

La bandera de Venezuela, la mía, la del sur, vuelve a levantarse hoy con la dignidad que la libertad puede darle.

Apreciando sus colores, creo que en este tiempo se ha ampliado el significado de cada uno, llevando lo que nos enseñaron en el cole como un punto de partida, pero hoy ya mayores, entendemos que nos hemos ensanchado desde el corazón.

Su amarillo que en otro tiempo se circunscribía a la riqueza del oro que en nuestra tierra ya existía desde antes que los conquistadores nos visitaran. Tiempo desde que hemos sido arrebatados de ese tipo de riquezas, hasta ahora. Ese mismo oro, fue sustituido con el paso de los años por el llamado “oro negro” llamándose así al petróleo, que ha sido históricamente nuestra tarjeta de presentación en el marco de la economía internacional.

En los tiempos que corren hemos entendido que el tesoro de nuestra Venezuela está en su gente . La misma que refulge con el brillo que el metal precioso tiene, cada que vez que está dispuesto de manera personal a dar lo mejor de sí, en cualquier escenario que se le ubique. Poseemos el tesoro de la risa, esa que permite que aún en territorio de guerra, con la miseria que abunda y hambre por cualquier lado, seamos capaces de hacer bromas, compartir un chiste y regalarnos risas sonaras que alegran el espíritu.

El azul por su parte correspondía a ese Mar Caribe que baña nuestras costas, siendo el camino por el cual una vez nos abordaron. Hoy la extensión de ese azul se proyecta hasta el cielo, ese mismo que se tiñe de añil con toda la fuerza que da el estar de este lado del trópico.

Ese mismo azul, forma los lazos fraternos que nos mantiene unidos aún con los que no están, y por supuesto con los que llegaron un día, así, de la misma manera que nuestro gentilicio lo hace hoy a cualquier parte del mundo con sus sueños a cuestas.

Esos, los sueños azules son los que nos permiten conquistar los territorios que pisamos, no por la fuerza, ni por llevar armamentos, sino por el brillo que tienen cada vez que los contamos. Tanto que no hay nada a lo que renunciemos, porque sabemos que si un venezolano se lo propone, lo hace posible, le pone música y lo baila mientras lo materializa. Es decir, lo disfruta. Ese es el color de los sueños, y nos envuelve en cada cosa que hacemos.

Por su parte el rojo, contemplado inicialmente para la sangre de todos aquellos libertadores del tiempo de la independencia. Hoy, cada corazón venezolano es un “libertador” y por nuestra venas corre la pasión cada vez más carmesí, por el anhelo de tener una vida mejor.

Somos intensos y apasionados, por eso no claudicamos con facilidad. Dispuestos a celebrar nuestra pequeñas victorias en medio de guerras pintadas de derrotas; con un corazón tan grande que a veces no cabe en el pecho y unos sentimientos tan descomunales que cuando gritamos “amor” esa palabra llega a cualquier parte de este mundo.

Y lo blanco de las estrellas, corresponde a cada una de las provincias que una vez tuvimos (hoy, hasta eso nos lo han cambiado) pero el alcance de las estrellas ha llegado a ser la pureza con la que cada uno desde que despierta lleva a cabo sus acciones, con el fin de suplir para aquellos a quienes ama.

Así somos bajo este tricolor.

De tesoros, de sueños, de pasiones, de pureza y esperanza.

Este es un día en el que recordar esto, permite que “un sublime aliento” sea infundido en nuestras vidas.

Anuncios

2 comentarios en “Hay días … con bandera tricolor 🇻🇪

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s