De las cosas cotidianas… “semi” ni una cosa, ni otra 🙄💭🙈

Comprar alimentos, que el dinero alcance y que no muramos en el intento es una de las cosas más comunes de este lado del hemisferio. La crisis venezolana es más que conocida por todos, hasta por lo que ni siquiera sabían hace un tiempo que existíamos.

Pero como ya eso es sabido a nivel mundial, no quiero detenerme allí, sino más bien en algo de lo que pude darme cuenta o más bien “caer en si” de que con frecuencia nos ocurre.

Fui a hacer unas compras en ese “mercadillo” puesto a la orilla de la playa; quizás para hacerlo más apetecible, tal vez porque hay mucho espacio para aparcar ahí mismo.

El asunto es que me detuve allí, y entre niños en situación de calle y policías dando sus vueltas (ambos provocándome susto) me pesaron todo y pagué. Lo cotidiano en uno de estos sitios es que te pesan y sacan cuenta y tú ni vez, ni sabes cual es el importe de cada cosa porque no te dan facturas 🙄 (Razones por las cuales determine no volver).

Al final y justamente en la entrada había un señor vendiendo queso, y yo quería comprar un trozo del que es duro. Le pregunté “¿es queso duro?” Y el señor asintió con su cabeza en señal de afirmación. Yo me acerqué a tocar y fue entonces cuando dijo las palabras que me hicieron pensar… “es semi-duro”

Si yo no me acerco a tocar, es probable que hubiera comprado un kilo de queso que al momento de rallar se partiera todo y no me sirviera para lo que yo lo quería.

¡Duro no es igual a semi-duro, jamás!

Y me quede pensando que así hay muchas cosas en nuestra vida…”SEMI”, que no son una cosa y tampoco otra 🙄 así como el “semi-cuero” que ni es cuero, ni sintético completamente o al menos eso nos hacen creer con dicho nombre.

A medias, “medio – medio”, casi, semi… son palabras que nos las inventamos para asumir lo que sabemos de plano no nos va a satisfacer de verdad.

Es como cuando le preguntas a alguien “¿me quieres?” Y la respuesta obtenida es “más o menos” o “tú sabes que si” y cualquier expresión que no lleve al compromiso o grandeza de asumir consciente qué hay un sentimiento de amor por otra persona.

Cuando el señor del queso me dijo “es semi-duro” yo preferí no llevarlo. Fue fácil tomar esa decisión… y me quede pensando que a veces no es tan sencillo deshacerse del “semi” sino que cargamos con ese lastre a lo largo del camino de la vida.

No se cuantos “semis” tengas, lo que si se, es que nos hace bien tener claro que al aceptarlos sabes que ciertamente no podrás exigir que sea lo que está después del ese sufijo. Lo que es semiautomático, se quedará así, no pretendas que va a ser automático; lo que es semi-duro, tendrá mucha parte blanda, no esperes que sea duro. Cuando medio te aman, no esperes de quien lo hace, acciones que solo las hará por tí, quien ama de verdad.

El semi puede servir, pero siempre le va a faltar algo. 💭

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s