Agosto 4 y 5… de atardecer y amanecer

¿Quién podría imitar estos colores?

¿Quien haría real justicia a lo que vemos?

Pintores experimentados quizás se atreven (y lo logren), cámaras con lentes modernos lo captarían y guarden.

Pero el ojo del alma recoge la belleza, esa que pinta los cielos de este Agosto, con un pincel que nace en las pupilas y con colores que quizás nadie conoce.

¿Con qué se difuminan todos esos matices?

¿Cuál es la técnica perfecta que se usa?

Osados aquellos que sobre sus paletas, mezclan variados tonos hasta encontrarlos.

Recoger los matices de una tarde, su expresión más genuina sobre un folio, es como dibujar la mirada de una flor, la caricia del viento, el murmullo del agua en el arroyo.

Y lo logra el pincel o alguna cámara, y recogen un momento eternizando, los colores que se vieron, los destellos de luz y hasta las sombras; todo esa queda en el corazón grabado.

Y aún cuando cae la noche, los matices se vuelven… más marcados, más fuertes, más intensos; se rinden los pinceles, las cámaras se aquietan y hasta la luna llega al escenario.

Que recoger colores es posible, pero va más allá el disfrutarlo.

Este atardecer de ayer, que es Agosto, me trajo sentimientos encontrados. Me sentí incapaz de describirlo, mientras que no hacía otra cosa que mirarlo y él se daba cuenta, y sonreía, consciente de que no podía hacerlo mío, aunque estuviera en foto o dibujado.

Y me dormí reconociendo mis límites, estando al borde de ellos y sabiendo… que no a todo llegamos.

Hoy amaneció y volvió a sonreírme, le pregunté “Agosto, ¿a qué estás jugando?”

El contestó: “a nada, ya sabes que no juego, solo vengo otra vez… estoy aquí a tu lado “.

Los colores de hoy, matices increíbles…aún en la madrugada sin luz para alumbrarlo, yo pude divisar la bondad de este día; Agosto que despacio, sus días va contando, hasta hacerlo rápido.

Matices de mañana, de un sol ausente o diferente en su manera de presentarse, es este día de Agosto que hoy comienza; fiesta se ve allá arriba ¿quiénes son invitados?

Lo que mejor se ve, eso… que nos roba el aliento…

Es lo que seguimos viendo, aunque los ojos estén cerrados.

Una tarde y un amanecer de Agosto, toda una experiencia para quien quiera observarlo.

9 comentarios en “Agosto 4 y 5… de atardecer y amanecer

  1. Querida Awilda no puedo encontrar palabras para describir tus versos, igual que ese pintor o fotógrafo, no puede hacer suyos esos matices, ni tus versos, ni el viento…
    Eres luz en el aire de la noche, eres fuego en ártico polo que con tu lumbre enciendes el camino.
    No encuentro palabras para pitar la dulzura de tus versos en Awilda convertidos.
    Recibe mi cariño y admiración querida amiga⚘😘

    Le gusta a 1 persona

    1. Tus palabras Yvonne, como cielo que se ve y no se alcanza a expresa la gratitud.
      Los que deambulamos entre versos y letras, entre sentimientos y corazones silenciados, entre la vida qué pasa y se va… nos entendemos.
      Un abrazote querida amiga.

      Me gusta

  2. Tus versos solo han descrito lo que la madre Naturaleza ha creado y que Dios puso a nuestro alcance para su contemplación y belleza. Si nos dejáramos acariciar más veces por todo eso que tenemos a nuestro alrededor veríamos, como bien describes tú, lo que verdaderamente vale y significa la vida. Bello tu escrito de un atardecer agosteño. Un abrazo querida amiga.

    Me gusta

  3. Absolutamente nada le hace real justicia a ver y disfrutar de las bellezas que nos regala la naturaleza en primera persona, con nuestros propios ojos. Aunque algunos artistas logran acercarse bastante…Captan parte de esa esencia y logran transmitirlas a través de su arte. Me pasó estando de viaje y ver paisajes maravillosos. Abría grande los ojos porque no podía creer estar viendo tal nitidez, armonía, color y perfección. Lo único que podía hacer para inmortalizar aquellas imágenes y aquel sentimiento era disfrutarlos en ese preciso momento y con todo mi ser.
    Con tus versos logras transmitir tu mirada, y eso no es poca cosa. Me encantó. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias por tus palabras Simón. Es exactamente así como lo expresas, a veces no podemos más que quedarnos sin aliento ante la maravilla de la creación. A veces quiero que cada pestañeo sea como una especie de flash que saca la fotografía de lo que observo y se graba en mi.
      Gracias por venir a compartirlo conmigo. Un abrazote

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s