De las cosas cotidianas 33… Vemos y no vemos, sentidos lentos.

¿Alguna vez has perdido algo en tus propias narices?

Ayer mientras hacía la visita usual a la cocina, necesitaba un bol para amasar, quería hacer unas arepas y aunque había otros en la gaveta, yo quería uno específico.

Ya sea por el color, por quién me lo regaló y demás hierbas, yo quería uno… que ¡no estaba!

Abrí la gaveta y simplemente ¡no lo vi! Y entonces empezó a “trabajar ” mi cabeza en <Modo Sabotaje>. Buscaba el bol y mientras lo hacía, mi pensamiento decía: “Pero no puede ser has perdido el bol… o alguien se lo ha llevado!!” Y luego me recomponía respondiéndome: “Eso es imposible, nadie va a llevarse un bol”.

Luego de unos minutos, de sentirme perdida dentro de mi cocina, una pequeña luz de cordura se encendió dentro de mí y dijo: “abre la gaveta y esta vez mira, pero mira bien”. 🔥 👀

Y ocurrió el milagro… llegue a ver, lo que antes no veía.

Algo tan básico o cotidiano como buscar en nuestras gavetas o despensas, me hizo pensar que así lo hacemos a menudo con nuestra propia vida. Vemos y no vemos.

Hay cosas, situaciones y hasta personas a quienes “no las vemos ” y eso nos angustia, nos llena de incertidumbre, nuestra cabeza juega al “tormento” y sale ganando, volviéndonos polvo, pensando una y otra vez: “no me quiere, no soy importante en su vida, soy un desastre”, “perdí lo que tenia por descuido, tendré que gastar nuevamente en comprar lo mismo” u otra cantidad de pensamientos molestos que no nos llevan a nada.

Por eso cuando esto me ha ocurrido últimamente, le cuento tres al pensamiento (dándole el beneficio de la duda jajajaj) y luego toca pararlo y decir:

✋ “ehhhhh, ¡¡estaciónate ahí!!!, yo no se si lo que estás diciendo es cierto, por tanto no sirve de nada atormentante” ✋”o pregunto y me entero o elimino este pensamiento cada vez que llegue”

Y ahora luego de esta historia del bol… también me diré: “¡vuelve a mirar! Pero esta vez, hazlo bien.

Es mejor preguntar, dar una segunda mirada (o tercera y hasta una décima de ser necesario), escuchar bien y estar seguro… antes que andar comiéndose la cabeza y las uñas, pensando lo que no tenemos certeza de que sea cierto.

Y así, encontré mi bol, amasé las arepas y cuando veía a mi hijo comerlas pensaba… “lo que uno deja de disfrutar en la vida, por no dar una segunda mirada”

(Ver para no ver, no sirve de nada. Sentir para no sentir, simplemente es vacío, condenatorio e inútil). 😏

2 comentarios en “De las cosas cotidianas 33… Vemos y no vemos, sentidos lentos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s