De las cosas cotidianas 34… ¡¡¡sin wifi!!!! 😂😱🥶

“La CANTV une a la gente”

Ese era el eslogan publicitario que la compañía nacional de teléfonos tenía hace unos años en este “norte del sur”.

Sin siquiera imaginar que la internet sería lo que sería y que tantas personas nos separaríamos vía una diáspora impuesta por el simple hecho de sobrevivir, hoy, suena irónico hasta recordar lo dicho en ese lema publicitario.

Es terrorífico, frustrante y sumamente angustioso, el quedarse desconectado, es decir, sin wifi. Pero esto es ya algo cotidiano. Así qué hay que aprender a sortear las dificultades.

Ni que pagues la factura, ni que tengas el módem y hayas comprado otro aparato adicional (que en este momento olvido cómo se llama) el resultado es el mismo –estás fueraincomunicado!

Si quieres hacer una transacción bancaria, no puedes; y si logras terminarla, revisar la cuenta luego para confirmar que todo está okey, es un mito de otro tiempo que ya se nos ha vuelto imposible hacer.

Ver correos y responderlos, enviar archivos que alguien espera, pagar servicios en línea, consultar a “San Google” y su esposa, la tan criticada “Wikipedia” resulta un carrera agobiante que nos deja exhaustos.

Paradójico e irónico eso de vivir en el siglo de las comunicaciones y avances tecnológicos y a la vez sentirnos fuera del tren que lo lleva, y mientras saborear la desagradable realidad del “botón en rojo” ¡si en rojo! Así se pone la sección en el aparato sobre la leyenda que dice “Internet “. 🙄

Y hay quien comenta que antes podíamos vivir de otra manera, y es valido. Pero luego de la llegada de la internet con la comunicación global y las vídeo llamadas que llenan de alguna manera la ausencia de muchos de los que amamos, es inconcebible vivir lo días “desconectados“.

Pero aquí estoy, dándole la vuelta a la contrariedad, pescando el segundo de la conexión para estar contigo, porque ya sabes que no hay prueba más dura del estar desconectados que la de no saberte por ahí… claro! Eso va más allá de cualquier wifi material, tienen que ver más con la conexión que tiene nuestro wifi emocional. Y ahí estamos c o n e c t a d o s.

¡En esta hora, vencí el obstáculo! 📲

Nubes de esta hora… maravilla! ☁️ ⛅️ 😳

Montaña blanca, pura

Un invitas al sueño lento

Inmaculada en ti misma

Sólo tú sabes quién eres.

☁️

Fuerte y a la vez tan suave

Columna que me protege,

Llueves y te desvaneces

Y el cielo se queda solo.

☁️

Callada y explosiva

Movimiento imperceptible

Cambios ante mis ojos

Que no alcanzo a ver.

☁️

Como inconmovible,

Como inquebrantable

Como fortaleza,

Como un pars siempre.

☁️

Luego se esfuma

Y se desvanece,

Todo cambia

Y también termina.

Nubes de esta hora…

Del montón… o algo más? 😳

Que es fácil confundirse ente el montón y dejarnos arrastrar por lo que simplemente mueve a otros, aunque eso esté lejos de nosotros.

Que en ese montón se cuelan quienes son parecidos a lo que somos, pero que también hay de lo que destruye, corta y hasta hiere.

Que juntos, al rompe, todo parece lo mismo, pero no es así; las diferencias aparecen tan pronto nos detenemos y observamos.

Que no somos piedras que no sienten, conchas arrastradas al filo de una orilla sin sentido, en la que reposar es lo único que queda.

Que quizás es cómodo hacerse el invisible entre los demás, y evadir los compromisos de la vida, esos que son, los de nosotros mismos.

Que más temprano que tarde tendremos que separarnos del montón y dejar nuestras propias huellas, con errores propios y culpas individuales.

Que somos de apariencias parecidas, pero eso no lo es todo, porque aunque tirados en la misma vida, cada uno siente dentro su propio calvario o visita el cielo.

Que no es válido ser solo del montón… todo el tiempo. Tú, eres algo más que eso.

#LoQueMeDiceUnaFoto

Avanza Septiembre… más de la mitad 😳 rápido!

Los días pasan presurosos… como nubes rápidas que son empujadas por vientos interesados en que no se queden.

Septiembre día 17 y ahora día 18, todo va muy rápido. Mes tras mes se agita el tiempo que nos queda.

Amanecer es tan rápido que dura poco, como un parpadear de ojos inquietos. Así, como fugaz es la vida, como pasajeros los sueños y como fugaz es a veces la sonrisa.

Luego, en otro abrir y cerrar de ojos, el día se despide; como amor que duró poco y que no puede retenerse.

De este lado del mundo donde no existen estaciones como en otras partes, y los días son regularmente del mismo modo, no dejan de contarse ahora como más rápido, el paso de las horas.

Septiembre casi se ha puesto viejo y dentro de poco también tendrá que marcharse, y aunque vuelva será con otro apellido, el del año que le acompañe.

Y hoy, con un manto entre azul y gris vuelve a mostrarse, pretendiendo no agotarse, pero sabiendo en el fondo, que sus horas como las nuestras, están contadas.

La luz se despliega por un rato, pero el presagio de la lluvia también vuelve. Septiembre que pasa rápido entre gotas y colores que no alcanzamos a descifrar en sus matices.

Septiembre… 17 y 18 cuantas cosas cuentas!

🍂

La vida va también rápido, un suspiro imaginario al principio, una bocanada de aire que termina cuando ya nos hacemos conscientes.

🍂

Mes tras mes observamos el ciclo, ese que no se detiene y cuando estemos dispuestos a vivirlos realmente, nos vamos.

🍂

Pensamientos que llegan al contemplar el tiempo desde una esquina, es misma que se ha doblado entre meses que no se quedan y sueños que aunque pasan no terminan.

🍂

La vida sigue siendo eso que gira una y otra vez, que no sabemos cómo cómo terminará , porque tampoco supimos cómo la comenzamos. Pero que igual pasa rápido.

🍂

Cuadro que se pinta con los tonos que tenemos dentro, y que al final hasta de ese mismo cuadro, desapareceremos… 🍂

Luna se Ayer y hoy… Septiembre 15 y 16 🌑 🌒

Cada mes trae su Luna…

Las hay “de sangre”, “azules ” y muchas otras connotaciones que las asocian con el color que para la fecha ella escoja para vestirse.

En este Septiembre, Luna se ha llenado del color de la paciencia (podrás decir en tu cabeza a cual color le atribuyes dicha virtud).

Momentos de madrugada en los que deja ver su brillo…

Y luego justo, con el brillo propio del día fue quitando de rostro de la vista, poco a poco. Así fue Luna en el día de ayer.

Paciente, calmada, era domingo, no había prisa, todo podía tomarse su tiempo, ella seguiría estando allí aunque no se viera, y para si misma y los demás, era suficiente.

Hoy amaneció ya en Lunes…

Redonda, brillante y bella! Y el día empujando con su agite, el espectáculo. Parece que para este Lunes la paciencia de ayer, se debe quedar ahí, en el ayer. Nubes que pasan rápidamente esconden a Luna sin preguntarle.

En apenas segundos, ya no puede verse.

Ella no insiste, prefiere quedarse con la paz de ayer, antes que ponerse a competir para este más tiempo visible. Simplemente lo entiende y se oculta.

Y el caballero amarillo, dándole tiempo a Luna, no se ha dejado ver hasta que hasta que ella decide ya no estar.

Creo que la paciencia de ella, también le contagió a él.

Tarde en despedida… Septiembre 14 💭

A veces simplemente los colores se fusionan y el degradé perfecto, es sólo una característica del cielo.

Septiembre con cambios. Escenarios alterados, lluvias que azotan sin previo aviso, nubes que no paran de correr.

Y los pensamientos al igual que el mes. Batiendo la puerta que separa lo real de lo imaginario, pintando en degradé con los dedos, mientras el color se las ganas lo permiten.

Se trata de… querer ver 👀 🌷

Que llega un momento en el que tenemos que decidir “querer ver” porque sino, la vida se nos pasará a oscuras.

Piénsatelo un momento… ¡caminas por un campo en primavera! Y simplemente te empeñas en arrastrar los pies, como si atravesarás el invierno más helado.

Abre los ojos, los de adentro, los que ven más allá de la simple circunstancia, y comienza a encontrar eso que desde siempre, has estado buscando.

Nada tiene sentido de que esté ahí… si no te atreves a verlo.

Vamos por el 13… Septiembre

Una tímida nube gris… haciendo antesala a los cambios del día.

Parecía que todo iría así, pero ya se que es una ilusión pasajera. Nada se queda como lo veo.

Una se transformó en muchas, los colores variaron con el paso de los minutos.

El cielo se maquilla una vez más, dependiendo de la cita que haya propuesto para el día. Trece pensamientos se le suben a la cabeza, uno más intrépido que el otro.

A ratos se llena de impulsos y ganas de conquistar hasta el más lejano infinito que apare e en el horizonte, y en otros … solo se despeja de esas misma ganas.

Y se queda azul, como quien nunca ha visto nubes inundándose el pensamiento.

Día que avanza…