Horizonte… que se ve? ðŸ‘€

El horizonte cambia de acuerdo a la luz que exista

Cuando estamos parados en la sombra y la oscuridad abraza nuestro camino, mirar el horizonte y su luz, es algo que parece inalcanzable, lejano para nosotros. Se convierte en la utopía diaria, ese sueño al que queremos llegar y no podemos.

Pero este tipo de horizonte siempre ocurre. Cuando el día no despunta y todavía la noche deja sus huellas, aunque vaya de salida; nos toca observar desde el lado de la penumbra.

Y esa es una oscuridad que podemos manejar, sin que necesariamente venga una obsesión por la luz. Es un tiempo natural, para estar a ojos cerrados o ventanas bajas.

En la vida no siempre estamos en la cúspide, ni trepamos todo el tiempo sobre la cresta de la ola . Hay pedazos del camino en los que nos metemos a alguna cueva o la subida de la montaña requiere de una carpa improvisada para hacer descansar a nuestro agotado cuerpo. En esos momentos el horizonte pareciera lo más difícil de alcanzar, pero se llega.

Esa línea que vemos brillante, mientras estamos sin luz, también cambia.

La claridad pone al descubierto aquello que simplemente no podíamos ver.

El día rasga el telón oscuro de la noche y de forma lenta o sin apuro va incorporando destellos de luz, lo que hace que el horizonte vaya tomando algún otro color.

Cuando empezamos a despejar nuestros ojos de todo lo nublado que por tiempo impedía que nuestra mirada fuera clara, comenzamos a cambiar.

Quizás por mucho tiempo has estado sumergidos en lo oscuro: lamentando algo que se volvió imposible, un propósito no cumplido, una realidad que se hizo cada vez más distinta a lo que esperabas. El amor se fue o más bien no llego a tu puerta, aún cuando dibujaste todo el camino hasta tu corazón, no pasó. Puede que esas sean tus noches y las mías.

Pero como todo tiempo, tiene una duración y también pasa o se va: así también nuestros lapsos oscuros o de confusión.

La luz llega y lo que nos parecía idílicamente bello y Perfecto, y por eso inalcanzable, es puesto ante nuestros ojos como lo que es… un horizonte que puede ser alcanzado, que presenta fallos y errores, un horizonte que quizás no nos impresione tanto como pensábamos.

Cuando el horizonte se aclara, logramos ver cosas que estaban más allá de nuestras propias retinas. Se descubre un mundo inexplorado que no estaba limitado, solo que desde lo oscuro no alcanzábamos a ver.

Así mismo, nos descubrimos un día tocando el horizonte y convenciéndonos que eso no lo es todo. Qué hay mucho más allá de lo que simplemente la extensión de nuestras manos podían darnos a tocar.

Comprendemos que somos capaces de ir más lejos de lo que creíamos, de que el horizontes, ese, no era el límite; sino que el límite lo habían puesto nuestros ojos.

El horizonte cambia y se siente más cercano, cuando nos deslastramos de todo eso que no nos deja ver más allá de nosotros mismos.

Lo bueno de estar del lado oscuro o de la sombra, es que en algún momento podremos movernos de ella, porque aunque muchas veces pensemos que no, también acaba. Por razones hasta obvias que no llegamos ni siquiera a entender, nuestro pensamiento se aclara y empezamos a colocar todo en su lugar.

Y lo mejor es que también ubicamos cuál es nuestro verdadero lugar. Ya en ese punto, el horizonte vendrá a nosotros sin tener que solo correr hacia él.

Noviembre 20, 6:10 am

3 comentarios en “Horizonte… que se ve? ðŸ‘€

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s