Mirando hacia arriba… Diciembre 👀

Hay días en que mirar arriba constituye una verdadera muestra de cercanía, de esos en los que tocar el cielo parece una posibilidad muy cierta.

Tiempo, aunque corto, en el que la luz despliega su brillo y nos alumbra, acercándose a nosotros para calentarnos.

Y caminar entre la gente se vuelve una experiencia nueva, porque en cada rostro descubres una historia que desconocías y que muchas veces quizás ni imaginabas.

Mirar hacia arriba, es encontrarse antes con una sorpresa que sonríe, que te guiña el ojo para decirte que “no te la pierdas” .

Es abrir los ojos y querer ver un “pelito” más allá de lo que simplemente tapa, y descubrir que aunque hay nubes, el azul del cielo, sigue ahí, intacto.

En estos mismos días de mirar hacia arriba, perdemos el miedo de caernos y a veces decidimos sólo parar, elevar los ojos ¡y ya está! para que no nos sorprenda algún hueco y correr el riesgo de que pueda tragarnos.

Y quizás para alguno es una simple tontería, pero para quien el azul es importante, es una victoria encontrarlo cuando se puede.

Elevar la vista, nos permite despegarnos un poco, de las lamentaciones del suelo, de lo pesado que se vuelven muchas veces nuestros pasos y de las cadenas que arrastramos mientras no queremos levantar los ojos del piso.

Diciembre me llevo a mirar arriba, y lo agradezco, porque eso evita las ganas de ahogarse en cualquier gota que parece enorme, en el suelo del vaso de la vida.

Diciembre 10; 10:44 am

5 comentarios en “Mirando hacia arriba… Diciembre 👀

  1. Querida Awilda, ahora llego a estas palabras tuyas tan buenas para mi, mirar al cielo…
    No ahogarse en los charcos que, por pequeños nos inundan los pies.
    Mirar a otras caras y saber que ellos también tienen su historia.
    Pero qué bonito todo lo que dices, miraré al cielo más, aunque me gusta mucho hacerlo y lo hago, pero te recordaré para saber que debo mirar hacia arriba.
    Un abrazo. 🌹🙋🏼‍♀️

    Le gusta a 2 personas

    1. Mi querida Yvonne, que bueno que puedes mirar hacia arriba. Cosas maravillosas ocurren cuando nos despegamos un poco de nuestros propios lamentos.
      A veces una sola gota en el suelo crea Atenas movedizas que nos ahogan, hasta que descubrimos que podemos elevar la mirada y pasar de todo eso.
      Tienes alma libre, por tanto la inmensidad arriba te espera, así que déjate llevar y vuela.
      Abrazote.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s