La vida… su camino, su ventana ⛅️🏞

Hay momentos en los que la vida se convierte en un campo abierto, y los pasos entonces se vuelven más pequeños.

No conseguimos ir al ritmo que otros llevan, pero en el fondo eso no es necesario, porque cada latido de nuestro corazón tiene un tic tac, diferente al de muchos; y eso basta.

Encontramos entonces, belleza que nos conforta de algún modo y nos asombramos de que exista fantasía mágica en medio de caminos reales y áridos.

Nuestros pasos entonces se detienen, y dejamos por un instante de sentirnos culpables por no darlos más grandes o más rápido, y agradecemos el poder ser conducidos por ellos hasta la estación de lo bonito.

Descubrimos además, que aunque unos tienen posibilidad de volar, también se dan el permiso de dar pequeños pasos y eso les agrada.

Entendemos entonces que no hay paso pequeño, ni historia que no sea importante, sólo caminos equivocados y personas donde no debimos aterrizar nunca, pero que aún así, son aleccionadoras.

Y decidimos que queremos aferrarnos a algo, que necesitamos ser realmente abrazados, escuchados, amados; que no sirven las excusas o argumentos vagos de decir que estamos por encima de eso. No estamos blindados.

Por supuesto nos toca hacer consciente entonces, que no todos son reales, que no siempre está el brazo extendido para nosotros y mucho menos oídos atentos para escucharnos, que simplemente hay gente par quien no importamos, y eso hay que aceptarlo, por más que duela.

El camino sigue, y con el sus señales, sus paradas, sus maravillas y también sus encrucijadas. No podemos obviar ninguna de ellas, aunque queramos, pero lo mejor es que sabemos que los días siguen y junto a ellos el camino que todavía tengan nuestros pasos para seguir en él.

Hay señales que nos llevan a ver arriba, porque también por allá nacen los caminos.

Y lo delicado no se pierde, aunque las circunstancias sean duras, lo diminuto sigue siéndolo, aunque lo veamos con lupa.

Nadie necesita de grandeza y alboroto, para sentirse en paz consigo mismo; aunque en la ruta consigamos a una hilera de personas que ofrezcan las soluciones mágicas para que así sea.

Lo que es, “es”; y no tiene otra manera de nombrarse. Quizás las formas son distintas, tal vez no sea del agrado de la costumbre, pero hay cosas, situaciones y personas que no podemos decir que no son, porque si son, inexplicablemente.

Nos topamos en el camino con seres únicos y que no se repetirán, por eso mejor apreciarlos antes de que su tiempo sobre la tierra se termine. Así el aplauso común, no acompañe.

Continuamos el camino hasta darnos cuenta también que hay espacios simplemente oscuros, pero con todo y eso destellos de luz se dejan ver a nuestro paso.

Las tristezas nos visitan y marcan de algún modo, no obstante eso no cubre la totalidad de nuestro recorrido. Hay tristezas y desalientos de la mano de alegrías y voces que nos animan.

Recibimos nuevamente al día, como una estación fija en el camino: sin saber por cuánto tiempo más podremos hacerlo, pero aprovechándolo mientras dure el trayecto.

Que tontos seríamos si creyéramos que no acaba, y que siempre vamos a poder estar asomados a la ventana de la vida, sin valorar los segundos que nos tocan para pasar con nosotros y los que realmente son importantes.

Diciembre, 23; 9:00 am

3 comentarios en “La vida… su camino, su ventana ⛅️🏞

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s