Diciembre… y lo que me recuerdas 🥶 🌲 🥀

Mañanas frías, que necesiten calidez en el corazón para ser vividas.

Nubes de lluvia, que requieren del paraguas de la alegría para poder ir bajo de ellas sin mojarse.

Flores negras, que precisan de ojos a colores para no creer que entras al funeral de la naturaleza.

Lo que encontramos a nuestro paso, en ese camino que conduce al corazón a veces viene vestido de noticias lamentables, del olvidos grises, lluvias de desesperanza y color a muerte; pero nosotros sin saber cómo, tenemos la oportunidad de cambiar la escenografía de ese camino y convertirlo en algo placentero antes de llegar a algún lado, o quizás a ninguna parte.

La noticia lamentable no se esfuma por solo pensarlo, sin embargo el estar conscientes de que a cada uno le puede pasar algo, nos da una perspectiva diferente. Las noticias pueden ser escuchados con oídos sanadores y no ofensivos, eso nos consolará a nosotros y restaurará a quien se empeña en portarlas.

Los olvidos, son dolorosos y grises, pero son mucho más comunes de lo que nos atrevemos a aceptar. Hay quien se olvida de nosotros porque está con personas más importantes, más divertidas, que le absorben más el tiempo… esa es la teoría que escuchamos o sabemos, pero en el fondo es que el amor hacia nosotros no habita en ellos. Si recordamos que el amor no es algo impuesto, sino que se da sin presiones, entonces dejaremos de condenar a quien no nos ama y entenderemos que simplemente ellos se lo pierden. Aunque en principio duela.

La desesperanza a veces se convierte en el cuadro normal que miran nuestros ojos, porque los problemas abundan ante una escasez de salidas inmediatas; pero la esperanza llega a hacerlo porque tiene todo en contra. Nadie necesita fe, mientras pueda conseguir lo que persigue, solo y en su propia fuerza. Esta opera cuando ya nuestro alcance se extinguió, y la esperanza es lo único que nos queda para que eso suceda.

La muerte, la irreversible, la definitiva y radical, también la más segura; es la compañera inevitable a lo largo del camino, y a la vez la que menos deseamos hacernos conscientes de que está ahí, hasta que ocurre. Ella es el final de la existencia y el principio de lo que nos espera. Todos estamos destinados a ella, entonces deberíamos tomarla de incentivo más bien, para hacer algo valioso del tiempo que tenemos; ya que él, el tiempo no podremos regresarlo y se convierte en el activo más valioso que tenemos.

Diciembre hoy, que corres hacia el final, que has oído malas noticias (porque abundan), que la desesperanza corre por las calles del mendigo que extiende la mano y no existe quien atienda, que el olvido se cuela en la relación de quien mas amamos, que ella, la muerte está a la vuelta de la esquina simplemente encontrando a quien ya tiene a la vista su fecha de caducidad… tú, Diciembre, te has vestido de colores y has hecho que todo esto sea digerido de otra forma.

La buena noticia es que hubo un nacimiento, que no hubo olvido y vino a estar con nosotros, la esperanza existe por el que no se quedó pequeño y anduvo entre nosotros y la muerte a pesar de que vino, también fue vencida. Todo esto me recuerda Diciembre.

Diciembre 29; 9:30 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s