Hoy hace sol… y ayer granizo!

El clima está cambiando drásticamente. Se está humanizando.

Hoy amaneció con un sol jugando a dejarse ver por todos lados. Sus rayos calentitos nos hacen sentir que podemos andar sin temor del frío, pero hace a penas veinte horas hubo granizo hasta más no poder.

La tarde de ayer fue impresionante.

Lluvia, rayos, truenos que dejaron a su paso un diluvio que nadie esperaba. Entre el vaivén de las nubes, todo quedaba oscuro de pronto y luego de que el cielo descargaba con la fuerza de las gotas que caían, toda su tristeza, se aclaraba por un momento y luego el ciclo comenzaba de nuevo.

Era de locos estar en la calle.

Pero hoy, está espléndidamente claro. Y eso me hace pensar en que el clima está adquiriendo características propias de los humanos.

Esos bipolares a los que muchas veces no encontramos el camino para pasarla junto a ellos, sin que se presente una crisis. Los mismos que en un momento están hundidos en una suerte de tristeza funeraria y no hay forma de sacarlos de tal estado y que de un momento a otro, tampoco consigues alcanzarles en su carrera frenética de alegría hacia la cima de la montaña.

En cualquiera de los casos, quedamos descalabrados.

Para esos que se sumergen en la oscuridad total de la tristeza o rabia, no hay paraguas que resista los ataques que pueden darnos. Seremos mal agradecidos, incapaces de entender y hasta insensibles, algunas veces desde sus ópticas.

Entonces lloverá, harán truenos que asusten y hasta granizo nos caerá encima, sin poder hacer mucho para protegernos de ellos.

Igual si lo que nos tocan son ataques de euforia desmedida, y ahí tampoco estamos a la altura. No reímos suficiente, no somos lo optimistas y positivos que se espera; en fin, tampoco la pegamos.

Marzo me deja mirarle… y también me pregunto: —¿Es que acaso no se cansa de esa locura? O ¿cómo hace para manejarlo?

Como todo un mes bien experimentado, por las veces que en cada año se presenta, ya ha podido tener la suficiente experiencia para manejar una cosa u otra; sin caer en la categoría de aquellos, a quien nada le importa o le saca de sus estado perfecto y neutral.

De esos que siempre están igual, pase lo que pase, como vallas publicitarias que nunca se vencen. Son esas mismas personas que alguna vez nos han dicho por escrito o en persona : “Si estás, bien y sino también”, provocando en uno la pregunta obligada que la pensamos y capaz no la decimos: —¿Qué hago yo con alguien a quien no le importo?🙄

Pero de cualquiera de las formas, lo que si me deja Marzo claro es que debemos estar preparados.

➰Los días de sol son deliciosos, podemos andar sin el temor de mojarnos o de necesitar resguardarnos tanto del frío.

➰Los días de lluvia, también tendrán su encanto para el que pueda pasarlos en el sofá con mantas y pelis por delante.

Pero, la existencia de uno, no excluye el otro.

Aún en los días más claros, azules y que parezca que la lluvia no es posible; no olvidemos que en cualquier momento todo puede cambiar y que anclarnos en el sol, solo nos hará no aceptar la lluvia.

De la misma manera, aún en la tormenta más recia y que parezca interminable, no olvidemos que esas gotas no serán para siempre y aunque las mantas estén calientes y agradables, más tarde que temprano debemos salir de ellas.

➰Así como nos protejamos de la lluvia cuándo no podemos quedarnos en casa y salimos con impermeables, paraguas, botas para el agua y todo lo demás, de esa misma manera toca hacer con esas personas que no paran de llover, porque sino en cualquier momento nos pueden ahogar.

➰También cuando hace sol, no podemos ir como si nada. Por mucho que nos agrade su sensación, también sabemos que sus rayos hacen daño sobre nuestra piel, por tanto el protector y la ropa de algodón son nuestros mejores aliados, si no queda más remedio que estar expuestos a él. Igual tendríamos que tener algo de cautela cuando todo parece tan perfecto.

Los que te hacen andar en “una nube” son esas mismas personas que tarde o temprano te la van a liar, porque simplemente son humanos; así que no idealicemos para luego no lamentarnos en exceso.

Los que te hacen sentir como un zapato, tampoco definen al resto de la humanidad por su forma de tratarnos, así que podemos sentirnos libres de encontrar gente diferente y que no nos lo haga pasar siempre mal.

Marzo, me invitas con tus destellos de luz y de oscuridad, a correr cuando sea necesario de las tormentas que algunos traen y por el contrario a recibir el abrazo de aquellos que traen luz y paz de alguna manera.

Gracias por dejarte ver así, en esa faceta que aunque parezca bipolar quizás en el fondo no la es. No es que te humanizas; es que sirves muchas veces de espejo a lo que nosotros los humanos te mostramos.

Sigo mirándote, bueno seguimos… tú vienes conmigo y también lo ves.

Marzo 12; 3:56 pm

8 comentarios en “Hoy hace sol… y ayer granizo!

  1. Deseo que desde este Marzo medio loco hasta el próximo Febrero que es un loco entero. siempre encuentres a tu lado una mano dispuesta a desplegar un paraguas protector. Un beso.
    Aunque aún comente poco, espero que te vaya estupendo.

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s