Llegan los días… reflexionemos

Llegan días raros, que no esperamos o ninguno deseaba.

Eso días en los que al verlos nos damos cuenta (o confirmamos) que la vanidad no es algo que debería definirnos. Y no solo es vanidoso el que porta ropa y accesorios, sino aquel que acumula títulos, logros, posiciones y otros, para sí mismo, como si eso les hiciera mucho más interesantes que al resto de los mortales.

➰Días , en que las calles están desiertas, con las restricciones debidas para no propagar a un “bichito” que no necesita mucho para apoderarse de la vida de otro.

➰Días en los que comprar calzado, ropa, accesorios y bolsos nuevos ya no resulta tan atractivo, porque quizás no hayan días suficientes por delante para estrenar tantas cosas.

➰Días , en que los gimnasios están un poco vacíos, porque el verse bien y estar “en forma” pasa a un segundo plano, cuando se trata de que lo más importante ahora es, procurar mantenerse “vivo”.

➰Días , en los que las cuentas bancarias aún con muchos ceros a la derecha, sirven y no tanto; porque quizás no hay mucho para comprar en la calle y los “rappi” no pueden traerlo todo (aunque eso diga su publicidad).

➰Días, de paseos internos dentro de una casa que tal vez hemos querido olvidar mientras estamos todo el día fuera, y ahora debemos pasar por la baldosa floja o sobre el vinilo que cruje en señal que necesita un cambio desde hace rato.

➰Días , de encontrarnos con nosotros mismos, a pesar de continuamente saludarnos al espejo y no ahondar mucho en vernos para no descubrir que el tiempo pasa y que quizás no somos quienes queríamos en esta etapa de la vida.

➰Días , en los que hemos sido controlados por un pequeño visitante y ¿cómo es posible que eso nos pase a nosotros? los humanos que siempre nos hemos creído independientes, e imparables.

➰Días en que los armarios repletos de prendas hasta sin estrenar, no sirven de nada, porque no hay sitio a dónde ir y mucho menos personas a las que deslumbrar.

➰Días , en que aún el coche más codiciado o envidiado por todos, no debe estar circulando en la calle, al igual que el cacharro viejo de alguien más, porque el tránsito está restringido y da igual uno que otro.

➰Días , en que todos se acuerdan de el Creador, así sola sea para nombrarlo de soslayo y pedirle cuentas que no debe a nadie ó mantener la postura de su inexistencia, entonces sería en vano cualquier reclamo.

Días , en que las letras a quienes las tenemos susurrando una que otra cosa a menudo, saltan al teclado y en medio de quien no comprende lo que hacemos, se dejan ver luego en entradas como esta.

…➰…

Y vendrán otros días, quizás en los que todo vuelva a la llamada “normalidad”, pero sería bueno para nosotros los que nos de llamamos “humanos” no olvidarnos de este tiempo, para que sensibilizados y más conscientes de nuestra fragilidad, podamos abordar la vida y el mundo de una manera más humana.

Hoy es el día que nos toca, y la lección debe ser recibida, para asumir con otra postura los días de regalo que vendrán y darle valor a lo que realmente lo tiene. Eso que llamamos imprescindible quizás sea algo que ni siquiera es necesario. Despertemos!

13 comentarios en “Llegan los días… reflexionemos

  1. Es tan bonito lo escrito que moviliza a tanta reflexión como a tanta observación detallada, y siento que ese “viritus” ha logrado desde su miserable posición colocarnos en eje coherente, donde las prioridades vitales toman relevancia, el hombre con su poder de destrucción creía devorar, apropiar, usurpar, manipular, coaccionar, mutar a natura…y ella solo le devolvió lo invisible como algo peor, donde lo invisible vuelve a ser esencial por no tropezar, pues te puede tomar lo único real que tienes, nada más y nada menos que tu vida

    Le gusta a 1 persona

    1. Que buenas tus palabras Daxiel. Efectivamente este virus nos ha puesto a pensar en nuestra justa dimensión de todo esto que llamamos nuestra vida. Quizás podamos de dimensionar las prioridades, o fingir al menos que lo hacemos pronoun tiempo, para luego cuñado todo pase, si es que pasa, volver a colocarnos en el trono que de continuo nos sentamos. Los humanos somos complejos y contradictorios, quizás el virus nos ayude a mirarnos realmente.
      Un gran abrazo y cuídate mucho.

      Le gusta a 1 persona

      1. Gracias por tu hermosa ultima frase, soy de la industria de la alimentación, (Rosley SACI, elabora productos panificados secos, galletas grisines y varitas) y por ende no paramos, igual extremamos los cuidados…abrazo tu alma

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s