Soledad… tu ausencia en medio del vacío

La soledad es esa que me acompaña porque no estás.

Antes, caminaba entre la gente y descubría tus ojos en alguno que me miraba, y que tal vez no entendía porque le sonreiría, pero lo hacía por honrarte a ti.

Podía cerrar los ojos, y escuchar tu voz en el sonido profundo de la risa de un pequeño, corriendo con su mascota una tarde de parque , te imaginaba yendo de prisa, libre en sus piernas, con mil carcajadas para regalarme. Yo, en la banca del parque.

Recordaba tu roce, entre las manos de otras gentes, que de un momento a otro me rozaban, en medio del transporte público, o del paso de los semáforos cuando nos aglomerábamos todos. Ellos no lo sabían, pero tú me tocabas.

Caminaba en medio de los árboles, quizás rápido porque ya era tarde, pero al pasar la brisa entre ellas, y producir una “melodía de hojas” en las que ellas al moverse susurraban tu nombre y yo sonreía, pensando también en tu podías sonreírme mientras caminaba.

La ciudad y su grito me hablaba de ti. Algunos días me decía: —Deja de pensarle tanto y mírame a mi. Ahora ella también está silenciosa y el eco de su vacío, me golpea como la ausencia tuya que por cierto, yo no escogí.

Los vehículos ya no hacen sonar sus bocinas cuando en la esquina me quedo pensándote o hablando contigo en mis pensamientos, y no atiendo que ellos deciden darme paso. Ya no hay sobresalto por eso, porque te pienso, pero no ando por ahí, dejando tu rastro andando conmigo. Y los vehículos también están guardados.

El sol del día , ya echa a correr como lo hacía, cuando iba a su encuentro, solo con la intención de mirarlo, echarle un “click” y enseñártelo. Ahora el está en algún lugar, pero mis ojos están mucho más restringidos para verle, así él esté quieto.

El cielo sigue estando ahí, hablándome de ti Cielo, y ese mismo que lloraba a cada rato quizás saturado del humo de los autos, ahora está más despejado y azul, quizás con nubes bailándole de forma seductora, pero casi no puedo disfrutarlo; el hueco de la ventana es muy pequeño y entonces lo que dice de ti a veces se vuelve inentendible.

➰➰En fin Amor, está es la soledad. La de no tener ahora ese todo, que a pesar de la nada que nos une, me hacía pensar y sentirte a mi lado. La soledad es tu ausencia hasta en las cosas más pequeñas con las que me topaba, y las que ahora, encerrada, tampoco puedo tener. Igual como no te tengo a ti. Eso es la soledad➰➰.

4 comentarios en “Soledad… tu ausencia en medio del vacío

  1. Los verdaderos amigos, los que te cogen la mano, los que te consuelan, los que están ahí y te hacen sentir la compañía humana, son los de verdad, no los de aquí. Aquí, solo vale para los amigos que están lejos o cuyas vidas por que es así, ya no se cruzan tanto con la tuya.
    También para contar, para que algún desconocido solitario, pase un rato y quizás lea algo que le distraiga y le acompañe.
    La naturaleza, el mundo, distrae, acompaña también, pero no sustituye el calor de verdaderos amigos.
    Y sí, hay soledad, la vida en esta sociedad, nos separa y otras veces nos alejamos nosotros.
    Que decirte, no tengo ni idea, que tontería dar consejos. Afirmar cosas.
    Quizás sólo es lo que me pasa a mi.
    Con el tiempo te acostumbras, no sé, prueba a hablar cuando encuentres a una persona que de verdad te haga sentir eso que dices. No le digas hola, no le sonrías, no te quedes embobada, si de verdad tienes algo que decirle, acércate y se completamente sincera, quizás haya suerte quizás no, en ambos casos acéptalo. Y ya verás como no es tan fácil ser sincero, tener algo interesante que merezca ser dicho a un desconocido.
    Porque en realidad, esas sonrisas y esos holas vacíos, ¿no esconderán el miedo a tener a alguien de verdad a nuestro lado? a alguien que no sea un encuentro casual, aunque estos no tengan nada de malo.
    Es difícil sin conocer a alguien, saber lo que necesita, saber dejarle ser sin ahogarlo, aceptando que está a tu lado por elección y no por que lo hayas atrapado.
    Y sabes, yo lucharía por esa persona que ves en todas partes, mantendría el contacto sin agobios porque está claro que ya no está en tu vida. Respetaría su nueva vida, su nueva familia si la tiene, haciéndole saber que soy su amigo. Y desde luego, viviendo mi vida y aprovechando lo que me ofrece.
    Y si no tiene a nadie, si estás segura de que te quiere, de que tenéis un futuro, díselo sin miedo y sin titubeos y dale tiempo.
    Ánimo Awilda, que aunque la vida tiene momentos difíciles, también tiene momentos de risas y juegos. Y no es malo estar triste a veces, y no hace falta buscarle un motivo, que normalmente nos sobran. Simplemente permitirse estar triste y saber que has amado. Y no te cierres, sigue amando, a tí y así poder sonreir y no cerrarte a la vida.

    Le gusta a 1 persona

    1. Iñigo… me conmueven tus palabras. En especial estas frases “Y sabes, yo lucharía por esa persona que ves en todas partes, mantendría el contacto sin agobios porque está claro que ya no está en tu vida”. Se que hay momentos de dificultad y en algún momento pasarán, sin embargo la soledad no distingue de buenos o malos tiempos, ella solo se ubica en ese rincón vacío que tenemos y se queda a dormir sin que la invitemos.
      A veces deberíamos tener más valor para defender lo que sentimos, aún cuando el mundo se cayera a pedazos por ello, pero la mayoría de las veces no lo hacemos. Nos quedamos solo en el silencio de un sentimiento
      Gracias por venir y darme una caricia cálida con tus palabras.
      Un abrazote.

      Le gusta a 1 persona

  2. El último párrafo es extraordinariamente vibrante, querida Awilda. Sentir, la capacidad de percibir sentimientos, es algo que se nos da a los humanos por porpia naturaleza, pero saberlos expresar no todos saben hacerlo. Tú si sabes hacerlo.
    Un abrazo de miércoles, 14 días confinado y aquí estoy.

    Le gusta a 1 persona

    1. Siempre tus palabras me animan, cuando percibo que si hay quien logra entender lo que digo, aún entre líneas. Tienes razón, lo de sentir es un verdadero regalo, aún cuando las cosas no sean como queremos.
      Voy por el día 9 de confinamiento y nos faltan 19 de acuerdo a lo que han dicho las autoridades aquí en Colombia. Quien sabe hasta dónde llegará este encierro, pero aquí estoy también.
      Un abrazote sin contagio

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s