Testigos… de la vida ⛅️😊

La vida sigue su curso, con nosotros abordo o fuera de ella; vestida con nubes blancas como algodón es o con tonos más grises que presagian cansancio.

Algunos veces nos vamos, sin despedirnos y la ausencia se convierte en la excusa de nuestro olvido; mientras las vida nos regala presencia y gotas de recuerdos que nos hacen volver.

Mayo corre a pequeños pasos rápidos, sigiloso entre noticias que se escuchan y tiempo de recogimiento extendido, como quien no quiere atender a esos sonidos y como quien desea vivir mejor, la primavera.

El sol sale y se sonríe, con aquellos que esperamos que aparezca, aunque sea por un rato, para luego darle lugar al frío. Aún así, sabiendo que es corto… sonreímos de vuelta.

El curso de nuestros pasos es diferente, con espacios en blanco, sin pisadas, con lugares a los que no vamos y personas a las que no vemos: lo que ha tornado nuestro destino diferente.

Seguimos viendo la vida desde la ventana y ella, regia, nos muestra su mejor cara, aunque un tapabocas quisiera esconder su hermosura y hacer que no nos respire en el cuello con ternura.

Pero ella está viva (la vida) y nosotros testigos, también gozamos de ese regalo.