Corazón Roto…

(Para los que saben que siente un corazón roto)

Cuando un corazón se rompe,
cae su vida en mil pedazos,
Ya no existe la alegría,
se olvida de los abrazos.

Cuando un corazón es roto,
por desamor y hasta olvido,
No hay cobija que lo arrope,
nada le quita ese frío.

Cuando un corazón se ha roto,
estamos rotos por dentro;
No sabemos ya de risas,
hay un sentimiento muerto.

Cuando un corazón se quiebra,
por desprecio desalmado,
Somos un alma en tiniebla,
tristeza y desengaño.

Nos matan, si el corazón,
roto nos lo han dejado,
Y aunque por fuera seguimos,
por dentro estamos varados.

Cuando un corazón se ha roto,
y hay dolor por todos lados
Pareciera que no existe,
Nada para ser sanado.

❤️Pero… hay esperanza…
Si, para un corazón roto,
¡aunque parezca increíble,
imposible y hasta loco!❤️

Solo el amor puede hacer,
Que sus partes se fusionen,
Que haya vida otra vez,
Que vivan los corazones.

Un corazon que está roto
Y sangrando de dolor,

Solo puede ser sanado
Con la magia del amor.

Recorrido..

El día de ayer, me permitió hacerme consciente de algo:

Hay un recorrido diario que la luz hace…


Indistintamente de que la veamos o no, aparece.  El sol como su portador cada mañana inaugura la posibilidad de un día más. Un día más para saborear lo que  nos espera en sus horas, un día menos para los que aspiran disfrutar la eternidad.

Unas veces preferimos quedarnos envueltos en las sabanas, abandonándonos a un letargo que habla más de escondernos a nuestras propias realidades, que a extasiarnos en sueños que nos arropen. Pero al verle o no, nos hacemos testigos tácitos o activos de lo que la luz del día nos muestra.

Así como esa misma luz hace su recorrido, también nosotros los hacemos…


Unas veces mas explícitos, más atrevidos, nos mostramos.  El recorrido se hace rapido, no podemos evitar el ser vistos; simplemente queremos irrumpir de alguna manera en la vida de alguien, en un espacio no conquistado, y allí, como el sol, como la luz… entramos.

Luego que conseguimos “nuestra posición” nuestro recorrido de alguna manera se detiene, se estanca, se conforma…


No necesitamos más que estar allí, en nuestro cielo, en nuestro espacio, nos acomodamos tan bien que olvidamos que a todo día le llega su noche.


Nos obligamos a olvidar a que sabe la noche, y pretendenos deshacer los pasos de nuestro recorrido por allí, nos decimos a nosotros mismos: 

– No existió, esto es lo mío, solo sé de esta luz.

Y por supuesto nos alumbramos tanto, y las pupilas de nuestras emociones llegan a estar tan dilatadas que fuera de eso que creemos, nuestro único recorrido, no nos atrevemos a ver más nada, porque simplemente a nuestros ojos no existe.

Hoy, este día de Junio me dice a través del sol, que tenga presente que en el recorrido no solo podemos estar mostrándonos y brillando, tal como la hace el sol, sino que también hay horas de penumbra, en las que el  paso se detiene, y simplemente salimos de escena. No olvidando eso podemos avanzar tranquilamente cuando nos toque, sin necesidad de sólo colgarnos en la comodidad de lo que creemos no se va a mover.


Nada es siempre igual, aunque nos parezca, aunque el paso a paso de los días nos resulte conocido tiene implícito sus bemoles distintos, sus diferencias, momentos de más y menor intensidad y emoción. No siempre estamos al mismo ritmo o con el mismo sonido, y aún cuando el camino que toque por recorrer sea el único que tengamos, no lo asumiremos de la misma manera todos los días: no de manera idéntica.

Y puede que existan momentos cumbres que pongan al  relieve lo que nos llena, lo que nos hace temblar de solo pensarlo, sin embargo también hay otros, en los que algo de manera circunstancial o no, también cubre eso y solo podemos conformarnos con su resplandor.

Nada se mantiene estático… insisto, nada.

Como el sol sale en su recorrido y lo hace cada día, porque sabe qué hay nuevos caminos que pueden surgir.  Igual nosotros recorremos el camino, con las sorpresas que se presenten, estemos preparados para ellas o no.


La luz, en su recorrido sale, brilla con todo su esplendor y luego, simplemente de retira para volver otra vez cuando lo cree oportuno. Nuestro recorrido diario puede ser similar…en el que a veces también aparecemos, brillamos y luego por alguna razón nos apagamos.  Pero necesitamos el mismo empuje del sol, para volver a salir, a la vida, a nuestro recorrido, a menos que definitivamente se acabe nuestro camino…

Hoy, único, espectacular!😳🌞

Hoy, es un hoy único. Si, ya se que todos lo sabemos, pero cuando nos encontramos con un día como el de hoy…. wow! Entendemos porque es así.


Al mirar por un lado de esta mañana quizás dije (sin pronunciar palabra): – ¡ah si, otro día! Quizás con la actitud equivocada de quién piensa: -Si otro día… como el de ayer, como el de mañana.

Aún así, con algo de desgano, también pude sacar una lección de este lado del amanecer, y es que:

Los malos tiempos, no necesitan pronóstico… simplemente llegan.

Es algo natural que ocurran eventos no agradables en nuestras vidas: una muerte, una despedida… en fin, una pérdida. Basta que tengamos algo, que queramos a alguien o que simplemente estemos vivos para experimentar alguna de esas tristes situaciones.

En estos días, como saben hubo pronósticos de tormentas los cuales se cumplieron; pero hoy, no había nada de eso e igual el día amaneció “encapotado ” y su capa era gris uydel oscuro.

Sin embargo, también recordé que la moneda tienes dos caras y que una realidad, tiene más de una interpretación. Así que, que fui al otro lado del amanecer y…


Me esperaba …


¡Algo simplemente, único!


No se si porqué ayer fue el día más largo para el sol, o como le dicen técnicamente, solsticio de verano, no me meto en esas honduras o si por cualquier otra causa…  Lo que si se, es que lo que vi me hizo sacar un rotundo y largo ¡WOW

Lo increíble de la vista, creo no poderlo desceibir con palabras justas.  El sol tan poco acostumbrado, tan de mañana estaba ahí, como Luna cuando aparece en su máximo esplendor. Era transparente y avasallador a la vez… refulgente como… como … un sol! ¿Cómo que más iba a ser? Pero era algo realmente extraordinario. Y me pregunto, ¿cómo habrá cambiado para esta hora en que estoy escribiendo estas líneas hace más de una hora desde que lo vi?

Su presencia era ran definitiva. Que simplemente las nubes se replegaron y le rindieron honor… nada de querer taparlo, nada de: “vamos a jugar a que te escondes”, no, el simplemente dominó el espacio, atrapó mi mirada y capturó por completo mi atención.


Entonces se me “redondeó ” la lección de la mañana:

No es que los malos ratos no necesitan pronósticos… es que los maravillosos tampoco.

Un mal llega y no lo podemos evitar, pero una emoción nos embarga… una emoción de esas, de las buenas, de esas que llaman amor, que nos voltea la vida y nos pone a temblar cada vez que le pensamos… y tampoco acepta profecía; simplemente nos llega y ya.  

Y menos mal que es así, porque a veces creo que si nos avisaran que el Amor nos va a llegar, saldríamos corriendo a construir más barreras que las que ya tenemos y nos encerraríamos tras ellas, para evitar que tan siquiera nos toque y mucho menos nos embargue. Asombrosamente,  a veces de ese tamaño es nuestra cobardía.


Así que hoy, en lo único y extraordinario que este día, me quedo disfrutando del impacto de su belleza para no quedarme atascada en el manto de una tristeza.

Pueden haber muchísimos motivos para sentirnos mal, pero por uno solo que exista para estar bien, por deber a nosotros mismos, debemos enfocarnos en él. En eso o ese que nos da alegría.

En este día de Junio, me quedo contigo…Cielo.

Hoy a vuelto a amanecer…🌞💭


Hoy a vuelto a amanecer,
Un día nuevo llegó 
Y aunque el sol aun no salió
Su luz ya se deja ver.


Pacientemente lo espero
Porque aunque no le vea
Se que me quede o me mueva,
El vendrá sin desespero.


La mañana muy callada
Como mujer expectante
Esperando que su amante
La sorprenda en madrugada.


Pero silenciosamente
Sigue transcurriendo el día
Como si la algarabia,
Fuese un pecado insolente.


Aqui contemplado el dia
Me hago consciente de que,
No se trata de correr
Si no de sentir alegria,
Por lo que sucede o no
En toda esta vida mia.


Siempre vuelve a amanecer
Y esa hoy, es la lección
Que se lleva el corazón
Aunque no quiera creer…
No se trata de nacer
Sin haber pasado el parto
Se trata de hacer repaso
de todo lo que hace bien.


Hoy a vuelto a amanecer
Y con ello mis anhelos,
Cielo, sabes que te sueño
En cada parte de mis ser.


Voy deshojando las horas
Voy recorriendo el camino
Si quieres venir conmigo,
No esperes, lanzate ahora,
que mañana… está escondido.

  • La vida amanece hoy, no ayer, no mañana… el camino a recorrer se abre ante nuestros ojos y si decidimos no andarlo, hundirnos en vacilaciones; no tendrán lugar las quejas, lamentos, murmuraciones (fue nuestra elección).
  • Cada día es una prueba que tenemos que pasar, y no se trata de notas, sino de disposición para paoderla disfrutar.
  •  La vida amanecerá siempre, nosotros seremos los que decidimos si nos quedamos dormidos, o peor si ya nos dimos por vencidos.

Este atardecer de hoy… Junio 😳

¿Quién diría?

Que luego del “tormentaso” de ayer y la persistencia se us secuelas de hoy en la mañana… la tarde pintaría así.

Clara…


Diáfana 


Wow, wow!

Realmente limpia esta tarde… un atardecer como una pizarra que ha sido borrada, luego de haber sido manchada con lápices oscuros. 

Eso me deja pensando que:

Hay personas que son igual que este ambiente de tormenta.  Pasan, y a su paso lo destrozan todo y luego se aparecen “como si nada”, aunque el inventario de destruction a su alrededor es evidente. 🙄

 Aunque  es mejor disfrutar la claridad de este atardecer y agradecer que la tormenta paso; sin embargo , no pueden evadirse las consecuencias naturales para quien,  como una tormenta siembra devastación a su paso… quien tendrá que prepararse para el desierto que le espera en el resto de sus días…

Cielo, gracias por dejarte ver… y oír. Este atardecer de hoy, me lo has dado de regalo, Junio.