Hojas que caen, alma al aire

Simple!

Cuando perdemos el miedo “a perder”

Ya no hay nada que esconder.

El amor sabe de quitarse la ropa…

Esa que encubre el alma y no la muestra como es.

Sabe quitar el abrigo del miedo, haciéndonos capaces de ir dejando huellas de fuego (aún sin ropa), entre la frialdad de quienes nos envuelven.

Sabrás que eres hoja en otoño, porque estás dispuesto a caer, aún si te equivocas.

Sabrás si es de verdad lo que sientes, si te arriesgas a expresarlo, aún con el riesgo de obtener “nada” por respuesta.

Es más libre, más liviano, hojas que caen, alma al aire.

Anuncios