Camino… atajos 🙈💭😳o

Simple!

Andar el camino equivale a muchos pasos dados, pérdidas de rutas, pausas que no se justifican y hasta ganas de dejarlo.

Pero el que sigue y no se va, quien a pesar de lo que ocurre decide dejar sus huellas y convertirlo en su amigo, sabrá que hacer frente a aquellas promesas falsas de recorrerlo de cualquier modo.

Quien conoce el camino, sobre todo el que se recorre internamente, sabe que los atajos no llevan a ninguna parte; al menos no a ninguna que le deje realmente contento.

Que no se trata de que se llegue primero, se trata más de experimentar la lección de cada paso y ser construido en sí mismo, en la medida que se avanza… aunque se lleve la vida en eso.

Caída… lo que se va de un lado

Por razones diversas, a veces estamos desubicados.

Nuestras equilibrio se pierde fácilmente, sentimos que el precipicio es una opción bastante posible o que cualquier movimiento por pequeño que sea nos puede hacer caer al vacío.

Es el momento de preguntarnos 👀 ¿qué hacemos ahí?👀

Coquetear con la gravedad, sin tener alas es un riesgo que debe asumirse con claridad en sus consecuencias.

Si estamos al borde de la caída con frecuencia, es muy probable que al fin lo consigamos, pero eso no debe ocurrir necesariamente para reconocer al fin, que estábamos en el lugar equivocado.

Lo que no se sembró en una base sólida, siempre será inestable. Condenarse a eso es un absurdo. Date el permiso de pisar firme y libre de la angustia de la caída .

Entrar en calor… hervir! 😡🤬🥵

Simple lógica …

Que los más probable si estamos exponiéndonos al calor, es que terminemos hirviendo.

Por tanto, si algo te “calienta”, te saca de quicio, te molesta… no te quedes allí… haz algo o para evitarlo o simplemente para correr; porque sino, terminarás hirviendo y correrás el riesgo de llegar al punto de entrar en erupción como un volcán, o haciendo daño al que esté cerca, a veces causando tanto dolor como agua hirviendo que quema.

Date un respiro, no seas como el sapo, no te acostumbres al calor de lo desagradable. Reacciona, despierta, cambia la situación o simplemente huye… es por tu bien y el de los otros.

No creas que eres tan fuerte para aguantarlo todo,

No dejes que te embargue la rabia y la desesperanza

Defiende tu estabilidad emocional, así te quedes solo

Que quien corre del caos, la paz alcanza.

Luz… más luz! 😳

Hay colores que iluminan… que reflejan la luz en gran manera y entonces comprendemos que todo es un espejo. Lo que está allá arriba se muestra hasta aquí abajo.

Y pensamos… ya está la luz, es suficiente.

Hasta que irrumpe un poco más, esa que alumbra; la misma que parecía suficiente distribuida en todas partes. Pero llega, se acerca y nos muestra qué hay espacios que necesitan más luz, que a pesar de no verse, siempre hay una porción que puede recibirla.

💡

Así somos nosotros, quizás como el mar en pleno día… ¡claro y azul! estamos bien,”nos vemos bien y pareciera que no necesitamos más nada; toda nuestras luces están encendidas (o al menos eso creemos).

Hasta que llega algo o alguien que nos hace ver cualquiera de nuestras oscuridades y descubrimos, que en el camino de la Luz y su velocidad… aun caminamos lentos. Entonces nos dejamos alumbrar y nuestras poses de “sobrados ” desaparecen.

Todos necesitamos luz (aunque no nos veamos oscuros). 😉

Cualquier cosa… es lo que quieres? 👀⚡️

Simple!

Para quién está a oscuras, cualquier rayo de sol encandila! 👀

(Eso hace que en más de una ocasión nos confundamos).

¿Cuan mal te sientes, como para aceptar solo cualquier cosa de cualquiera?

Sumergidos en la errada creencia de que no merecemos nada, nos inclinaremos a tomar las sobras del camino.

¡Basta de eso! ¡No más!

Si combinas la luz que recibes, con la que ya tienes (porque si la tienes y bastante) verás todo iluminado, siendo tu partícipe y a la vez protagonista de ello. Sin que nadie te deslumbre con luces de mentira.

Se tu mismo… sonríe! 🙃🥳

Simple…

Sólo las sonrisas que son verdaderamente tuyas, vendrán de cosquillas que suceden en tu al alma, lo demás será el reflejo de un espejo ya roto.

Tienes derecho a tus propias sonrisas, no las reprimas. Se tú mismo, en cualquiera de las versiones que tengas; sin que exista mejor o peor de acuerdo a lo diga, quien desde afuera mira.

La vida de otra persona, no será jamás de la talla tuya. Sonríe hoy, por ti y desde ti.