Hojas en blanco… vacías

Lo cumbre es que entonces pretendemos que suceda… aquello a lo que no, nos atrevimos.

#Humanos 🙄

Camino… atajos 🙈💭😳o

Simple!

Andar el camino equivale a muchos pasos dados, pérdidas de rutas, pausas que no se justifican y hasta ganas de dejarlo.

Pero el que sigue y no se va, quien a pesar de lo que ocurre decide dejar sus huellas y convertirlo en su amigo, sabrá que hacer frente a aquellas promesas falsas de recorrerlo de cualquier modo.

Quien conoce el camino, sobre todo el que se recorre internamente, sabe que los atajos no llevan a ninguna parte; al menos no a ninguna que le deje realmente contento.

Que no se trata de que se llegue primero, se trata más de experimentar la lección de cada paso y ser construido en sí mismo, en la medida que se avanza… aunque se lleve la vida en eso.

Caída… lo que se va de un lado

Por razones diversas, a veces estamos desubicados.

Nuestras equilibrio se pierde fácilmente, sentimos que el precipicio es una opción bastante posible o que cualquier movimiento por pequeño que sea nos puede hacer caer al vacío.

Es el momento de preguntarnos 👀 ¿qué hacemos ahí?👀

Coquetear con la gravedad, sin tener alas es un riesgo que debe asumirse con claridad en sus consecuencias.

Si estamos al borde de la caída con frecuencia, es muy probable que al fin lo consigamos, pero eso no debe ocurrir necesariamente para reconocer al fin, que estábamos en el lugar equivocado.

Lo que no se sembró en una base sólida, siempre será inestable. Condenarse a eso es un absurdo. Date el permiso de pisar firme y libre de la angustia de la caída .

Entrar en calor… hervir! 😡🤬🥵

Simple lógica …

Que los más probable si estamos exponiéndonos al calor, es que terminemos hirviendo.

Por tanto, si algo te “calienta”, te saca de quicio, te molesta… no te quedes allí… haz algo o para evitarlo o simplemente para correr; porque sino, terminarás hirviendo y correrás el riesgo de llegar al punto de entrar en erupción como un volcán, o haciendo daño al que esté cerca, a veces causando tanto dolor como agua hirviendo que quema.

Date un respiro, no seas como el sapo, no te acostumbres al calor de lo desagradable. Reacciona, despierta, cambia la situación o simplemente huye… es por tu bien y el de los otros.

No creas que eres tan fuerte para aguantarlo todo,

No dejes que te embargue la rabia y la desesperanza

Defiende tu estabilidad emocional, así te quedes solo

Que quien corre del caos, la paz alcanza.