De esos paseos… en los que la vida grita!

Julio me ha regalado en lo que va de sus días, una serie de emociones y palabras mientras se despliegan ante mi, sus caminos.

Momentos en que la emoción hace sonrojar el cielo, pintándose de matices bellos…

Que me han hecho pensar en una que otra palabra:

Y una de ellas es “Contraste”, porque así son las emociones; esas que reflejan nuestros lados paralelos hasta internos. De pronto grises, de pronto coloridos. Todo concentrado en un mismo ser.

Y Julio que no se calla, también a revuelto el Amor en mi interior, sacudiendo hasta los clavos que sujetaban la caja donde le tenía, para que no se desbordara..

E inevitablemente otra palabra llega a mi, mientras observo el transcurso de sus días, a la vez que encuentro los corazones que el cielo últimamente me ha mostrado. La palabra es “Sentimiento”.

Y es que sin ellos, ¿como sería la vida? Sórdida, hueca, vacía.

Mirando a Julio pasearse ante mis ojos, en medio de lluvias que han tenido el cielo en colores de luto, para luego permitirse ráfagas intensas de alegría, he ido aceptando que el amor como sentimiento también tiene esos bemoles.

Que hay días de claridad

Y otros de oscuridad

Y en ambos podemos andar.

Nada se mantiene exactamente igual… puede mejorar (y es a lo que todos apostamos tácitamente) o también podemos entender que no sirve, que ya no es más, que se acabó, que algo más viene.

Julio sigue dándome voces y entre uno que otro recorrido, me invita también a pasarme por la palabra “Atrás ” y es que a veces pasamos y no nos damos cuenta de algo o alguien, perdiéndonoslo por completo.

Y no es vivir en modo “ayer” sino tener el permiso para rescatar algo extraordinario que a lo mejor perdimos por descuidados.

Habrán días en los que nos manejemos en el claroscuro y entonces Julio me dejo oír su grito al decir: —¡Adaptación! Lo que es necesario para que nuestras pupilas vayan bien en un ambiente y otro. Siendo eso muchas veces vital para sortear los inconvenientes o sorpresa de la misma vida.

Por supuesto, Julio también me ha dicho: —Cuídate y esa palabra podría ser muy amplia y abarcar los cinco sentidos que conocemos, más los dos adicionales (pensamiento y sentimiento) que terminan siendo muy importantes también.

Aunque confieso que caminando los días de Julio, aún no estoy completamente aprendida sobre eso de “Cuidarme” sobre todo en cuanto a sentimientos se refiere. Mandé a hacer un traje blindado a la medida… pero aún no me lo entregan (🙈).

Y así, continuo de paseo por los días de este Julio, que me mira de frente, indicándome cosas que a veces no entiendo, como ventanas azules en el cielo, en medio de una lluvia que no cesa; como un verano mezclado con invierno…

Por hoy, en este día del paseo, Julio me regala la palabra “Nuevo” me sugiere que haga “borrón y cuenta nueva” que no me desgaste en lo que no es, que no apueste en la carrera a quien ni siquiera desea utilizar sus piernas. Que estrene el día, como lo que es, algo nuevo.

Gracias por este paseo, por las palabras y también por las lecciones, aún aquellas que no entiendo.

Anuncios

La vida… la del invento 💡🔬🔭

Esa que llaman “La Vida” llena de intríngulis y desazones, también es una maravillosa oportunidad, un cuento por leer, una historia que contar, un gran invento que podemos descubrir.

¡Pero claro! También como todo en ella… tenemos opciones 🙄y quizás eso lo complica todo.

Podemos apreciarla e ir descubriéndola paso a paso como el mejor de los inventos en el cual tenemos cabida; o simplemente jugar a los tontos y dejar que pase por nosotros sin ni siquiera atrevernos a vivirla un poco, a ser sorprendidos por ella, a reír o llorar sin que nos de miedo.

Es como un regalo puesto a los pies de nuestra cama la noche de Navidad, que al despertar, uno, el más intrépido correrá, lo abrirá y si no le gusta mucho el contenido, lo transformará o al menos hará algo interesante con la caja y el envoltorio; o el otro, el que duda y la ambivalencia lo consume, verá la caja, pondrá sus manos en ella, pero no se atreverá a abrirla por temor a romper un empaque bonito y sobretodo, por terror a que le guste tanto lo que allí encuentre que determine sumergirse en ella.

Cada día es diferente a otro, aún cuando aparentemente lo veamos igual a los anteriores. Un invento nuevo por estrenar es este día, con las innovaciones implícitas de todo descubrimiento.

¿Qué harás con él? 💭🤔🎉

Existir y vivir… lo más 🌹

El que existe…

Sabe que forma parte de un gran todo, sin estar interesado en no arruinarlo.

Le gusta el color de las flores, sin embargo si pisa alguna a su paso, no se inmuta.

No le resulta extraordinario lo que está fuera o lo que está dentro, porque todo es normal y siempre estará ahí.

Se conforma con lo que tiene, sin que exista deseo real de cambiar o mejorar.

El que vive…

Impacta el gran todo desde su particularidad, en la pequeña porción que está en su influencia.

Despierta ante la belleza de las flores; las admira, las tica, las respira , por tanto tiene cuidado de no dañarlas.

Pasea sus caminos internos y desde allí, transita los de afuera. Uno quizás parecido a otro, pero ambos con el factor especial siendo parte de sus días.

Aprecia lo que tiene, por tanto quiere mejorarlo; y lo que tiene que estorba o afecta, lo gestiona para que cambie.

El que existe respira; el que vive siente.

🌹Confieso que a veces me abandono a la existencia… pero las ganas de vivir realmente, me rescatan.🌹

Julio… día gris, día con amor, día con color.

Hay días que comienzan grises…

Está época del año, es normal que así sea. En Venezuela, la mía, la del Sur, solo tenemos dos temporadas en todo el año; una de lluvia y otra de sequía.

Gris por un lado y por otro, también.

Pero al igual que en el resto del mundo, todo ha cambiado o se ha trastocado un poco, en lo que a clima y al ambiente se refiere. En los tiempos de lluvia hace sol y en los tiempos de sol, llueve.

Sin embargo este día lluvioso, trajo su encanto especial.

Un gran arcoíris apareció, bañando con su luz de colores todo el horizonte. Como una línea de contención, había colores más claros debajo de él y lo gris quedaba encima. Parecía que él tenía la fuerza de llevar sobre si mismo, la carga gris del día, transformándolo todo después de su aparición.

Hay personas arcoíris, que pueden llevar el peso de una tristeza y aún así, lograr que otros sonrían.

Por un rato el cielo se despejó, y parecía que la lluvia ya era asunto de otro día. Entonces pude contemplar la inmensidad, y el amor por allá arriba me capturó.

Una nube en corazón era la forma escogida por el cielo, para expresarme que no importaba cuán intensos fueran los tonos grises, si nos damos el permiso, el amor florece. Así que sólo admiré.

Y el camino se contagió por un par de horas, y las nubes siguieron jugando arriba a pintar formas fascinantes.

Al cabo de un par de horas llovía nuevamente

Y las flores muy contentas, recibieron las gotas. Agradecieron sonriendo el ser mojadas; ya que una tierra húmeda es propicia para que la vida se mueva y crezca.

Sonrisas rosadas

Sonrisas de colores más intensos (entre azules y morados)

Sonrisas entre hojas y pétalos, reconociendo la importancia de la lluvia, sin importar lo que otras pudieran opinar. Sonrisas verdes

Sonrisas de colores encendidos, confirmando que las gotas le gustaban.

Y la lluvia circundaba todo el camino. Nubes cargadas de vida dejaban ver su robusto aspecto. Era curioso para mi, ver de cerca lo que contemplo a lo lejos diariamente.

Esto me recuerda que así como los ciclos de lluvia, ocurren en la vida muchos cambios, quizás a veces en poco tiempo. Escampó y se aclaró nuevamente por un rato

Para seguidamente volver a abrir el grifo de la lluvia y ser mojado todo con sus gotas.

Entonces me quede pensando en las paradojas de la vida:

Mientras unos abren sus pétalos para recibir cada gota, como el líquido esperado; otros corren para evitar ser empapados.

Julio, este es un tiempo para contemplar y darme cuenta de que aunque estemos en un mismo lugar, todo puede cambiar de un momento a otro.

🌧Que amanezca gris, no significa que estamos condenados a una tormenta continua.

🌤Que el día esté con sol, no garantiza que en algún momento no podamos ser tocados por las gotas de la lluvia.

🌈Ser un arco con la suficiente potencia como para absorber la lluvia y en su lugar regar con espectaculares colores su alrededor, es una experiencia no sólo digna de contemplar, sino también de practicar.

☁️❤️Pero sobre todo, ser amor, nos puede hacer portador de la potencia más grande. Aunque el Cielo sea muy grande, una nube de amor, le pone a vibrar.

Julio, mojado, a colores y con amor. ¡Una maravilla para contemplar!

Junio que sigue pasando las páginas de sus días… 🌿🌸🌧☀️

Este ha sido un mes bonito .

Un mes en que se han afinado mis ojos para descubrir la vida.

Y es que a veces creemos que el mundo es sólo el pedacito que vemos…

Hasta que afortunadamente nos damos cuenta que debemos estirar nuestros pensamientos y dejar que vuelen.

Entonces somos capaces de encontrar en el camino, lo que a través de un juicio limitado o sesgado, jamás habríamos descubierto.

Lo que nos lleva de manera providencial a respirar la vida, a sentirla, a saborearla, a vivirla… esos nos lleva a apreciar que aunque parezcan iguales, cada día tiene su especial diferencia.

Dejamos por voluntad propia, lo que simplemente no queremos más. El peso que nos tira hacia atrás, sacamos la espina de nuestro pie.

Los amaneceres también se despiertan más temprano entonces, iluminándonos el ser e invitándonos a sonreír.

Y nada de esto sucede, si los ojos de nuestro interior no despiertan.

Sentir la vida, sus colores, sus intríngulis cotidianos y hasta los que no lo son, permite que tengamos una perspectiva distinta.

Volverse más atento a lo que ocurre primero dentro de nosotros y también de lo que sucede a nuestro alrededor, nos deja que estemos más alertas lo que hace que apreciemos de manera más consciente cada cosa.

Descubrimos que el gris no nos tapa por completo la luz que se esconde en algún lado, sino que nos lleva como un signo Perfecto, a encontrarla.

Descubrimos además, que cada detalle aunque sea pequeño, trae su brillo implícito, con un universo de cosas que se mueven en su centro. Solo basta que nos detengamos y lo encontremos.

El cielo simplemente se abre… cuando somos capaces de tener el corazón también abierto.

Pero no solo ocurren maravillas por arriba, sino que pegadas al suelo también se nos presentan. La vida apareciendo por todos lados.

Su movimiento recordando que también podemos movernos, como parte de la oportunidad que tenemos.

Sentimos que la vida es un árbol, al que podemos subir y sus ramas disfrutar de su abrazo, sin más necesidad que la de contemplar y estar en ella.

Y los colores florecen a nuestro paso, llenando de alegría algún rincón que se encontraba vacío de ella.

La certeza de su presencia nos permite escuchar nuestros latidos más fuertes y las hojas se pintan de colores intensos para confirmarlo.

No existe ningún desperdicio en el tesoro de la vida, cuando nos atrevemos a descubrirlo.

La gratitud llega de forma natural a nuestro encuentro, y cada maravilla tiene un destello de gracia que mueve lo que somos a ser mejores.

Descubrimos además, que los milagros ocurren de forma tan recurrente, así como las estrellas tocan la tierra continuamente aún cuando no nos damos cuenta.

Junio de belleza, de color, de cercanía, de despertar. De que sepas una vez más (repetida a la millonésima oportunidad) que estoy aquí, con el sentimiento vivo y el alma más despierta. Aunque ya lo sabes, vale lampean decírtelo de nuevo.

Junio que me ha acompañado a florecer..

junio que sigue pasando sus páginas y yo camino despacio, pero más por disfrutar que por cansancio.

Junio en el que te veo, porque ya no me dejo invasor por la distancia.

Los colores de Junio… sus maravillas

Junio ha venido cargado de color, de vida, de luz. No quiere decir esto que, no hayan momentos oscuros y que se enrede la vida, sino porque decidimos abrir los ojos para simplemente contemplarle.

El sol ha mostrado su esplendor, tanto de mañana como de tarde. Sus rayos han bañado con calor los días.

Hay personas como el sol, que se hacen notar a cualquier hora, por su calidez, porque saben decir: —Estoy aquí, presente.

También Junio ha traído lluvia, y aún en medio de ella los pajaritos han salido a bañarse y volar. Sin intimidaciones, sin pensar en que les puede hacer mal.

Eso me hace pensar que tenemos licencia en nuestra vida para que exista sol y lluvia, para reír a carcajadas y llorar cuando queramos. Que no está escrito todo en cuanto a lo que sentimos, que ahí comienza el paréntesis realmente libre de lo que somos, precisamente en lo que sentimos.

Junio entre claros y oscuros impresionantes. Como esos estados de animo juntos que nos atacan. Entonces podemos comprender que aunque todo parezca mal, siempre llevaremos algo por dentro que nos permita inexplicablemente, reírnos.

Junio que también se viste de mar, y entre sus olas disfruta de la calidez del sol y juntos hacen de las horas el juego favorito del día.

Y es que nada mejor que encontrar a alguien que encaje con lo que somos, que podamos ir al vaivén de las mismas olas emocionales, que se deje tocar como la orilla de la playa, y que de la misma manera sea como la ola que toca y moja con su presencia.

Dias para protagonizar el espectáculo estando en medio de lo que ocurre y también, días en los que simplemente nos asomamos y miramos.

Hay ocasiones en la vida, que solo se nos reserva el derecho a contemplar, en los que intervenir directamente ni está a nuestro alcance, está prohibido; es en esos cuando nuestra capacidad de esperar se pone a prueba.

Junio, una maravilla continua…

Una fiesta que no acaba

Una luz que aunque sabemos que se apagará en algún momento, mientras brilla, no se detiene, no para.

Como esos sentimientos que nos alumbran, que nos embargan, que aunque en algún momento se extinguirán porque ya no existamos más, o porque sea necesario cortarlos… pero mientras se sienten, son llama que su esplendor alumbra aunque muchas veces no esté cercana.

Dias que no se rinden, aunque pareciera que el tedio de lo cotidiano les gana. Que les desdibuja, que les quita el enfoque.

Eso se parece a nuestras ganas, que a veces por circunstancias se empañan y queremos abandonar el camino, olvidando que lo recorrido no se borrará porque sintamos miedo ahora. Toca entonces esperar, aclarar los ojos y volvernos a enfocar.

Y noches que igual llegan, reclamando su espacio…

Como el mejor escenario para que la luz pueda mostrarse, para que anhelemos que llegue.

Como esas palabras, esos pensamientos, esa presencia que anhelamos cuando todo se vuelve difícil y oscuro.

Y el sol aparece de nuevo en Junio, como una promesa cumplida, como recordando que la esperanza tiene sentido.

Un nuevo día de Junio que viene con un regalo implícito, ese que significa el estar vivo, el poder usar nuestros sentidos, y cada una de las cosas que nos llevan naturalmente a estar agradecidos, tener la vida en nuestro corazón y estar convencidos.

Junio, los colores de tus días son una maravilla!

Mayo… que van pasando los dias🌅☀️🌻☁️

Mayo que va pasando y con él, las cosas que sus días dejan.

Luna ya se muestra una vez más en el horizonte, recordando que la vida es cíclica y que aún las peores cosas que sucedan, tendrán su tiempo de expiración.

La compañía de un pequeño lucero en su escenario, nos invitaba pensar que a solas la pasamos bien, pero solos no queremos estar.

Tan lejos uno de otro (Luna y lucero) pero en realidad tan cerca cuando quieren aparecer y verse juntos. Todo es cuestión de cómo se perciba.

Mayo también de nubes grises apareciendo a cada rato, e igualmente de Sol que se abre paso y no se deja. Como los de amores grandes con todo en contra, que persisten y se las juegan. Como esos ideales que se manifiestan, y por ellos se deja la vida en la pelea, luchando hasta donde den las fuerzas.

Mayo vestido de azul, y nubes suaves, como dando una apariencia de calma, una tregua. Recordando que a veces no todo tiene intensidad todas las veces, sino qué hay momentos de paciencia, de tonalidades más tenues, de un viento menos fuerte, que hay lugar para las sutilezas. Los días se visten de distintos matices, como para ser vistos o ignorados, como sabiendo qué hay quienes los aprecian.

Mayo con caminos arriba que sugieren Alegría, con matices rosados sin que exista pena. Cielo que se abre para ser tocado y a qui abajo vemos sin poder tenerle. Maravillas que nos rodean, pasando casi desapercibidas, hasta que pensamos en un momento como sería no tenerle, no verle, no admirarle. Entonces cambia nuestra perspectiva.

Mayo, el del sol de la mañana, de la claridad que quema, de realidades a las cuales no podemos escaparnos. Así como la vida que nos toca, la que palpamos sin más remedio, como esos deberes a los que estamos atados y son tan claros que nadie se atrevería a obviarlos.

Mayo que me recuerda tantas cosas… preámbulo de flores que se acercan, lluvia que también llega en algunos lados, año que transcurre y su mitad también avanza. Tiempo que transcurre y se va en nuestras propias manos.