Julio que ya llegó… 😳

Un mes más que recibimos en este año; en este 2020 tan incierto. El calendario anuncia treinta y una oportunidades para experimentar la vida.

Abrumados, cansados, encerrados… a pesar de todo eso; espero que para ti, así como avanza el calendario, también avance la vida.

Los temores no saldrán del escenario, pero la vida se rebela a darse por vencida. Así que rellena cada espacio en el almanaque con una propuesta que haga más completos tus días.

Que este semestre que tenemos por delante sea consumido por nuestras ganas de vivir, en lugar de solo ceder los espacios de la vida, a un tiempo qué pasa en la zozobra y en lo incierto.

➰Alguna vez pensaremos en estos días y serán parte de un gran recuerdo.➰

Paseando con la vida… pandemia que no acaba 😷🌷

A veces… solo basta dar unos pocos pasos sobre la vida, para simplemente agradecerla.

La ciudad sigue en cuarentena, pero va recobrando movimiento; como un gigante que estuvo aletargado y somnoliento en el mundo de Liliput.

Unos andan rápido como si corrieran del virus, otros tan lento como pueden, con el objeto de olvidar mientras lo hacen, que la amenaza sigue latente.

Los centros comerciales vacíos, hacen guiños desde lejos a los que pasan y codician las vidrieras que hoy no están disponibles.

Las mascotas se divierten por fin, luego de muchos, muchos días de leves salidas, más por su dueños que por ellos mismos.

El tamaño de plantas y árboles, cuyas ramas y follajes se presentan estirados y fornidos, nos recuerdan el respiro que han tenido durante todo este tiempo.

Las bicis, son las Tansportadoras por excelencia y quizás ir a bordo de ellas, da la justa sensación de libertad que ahora no existe.

Mientras, la vida sigue ahí… quizás algo maltrecha ente dificultades de respiro y vacunas inexistentes; pero no se da por vencida.

Vuelvo a casa y ella, la vida, respira a mi lado; yo con tapabocas y ella emancipada, aunque el virus le amenace, con los colores en las hojas, ya cambiando.

Mayo16; 2020 5:29 pm

Testigos… de la vida ⛅️😊

La vida sigue su curso, con nosotros abordo o fuera de ella; vestida con nubes blancas como algodón es o con tonos más grises que presagian cansancio.

Algunos veces nos vamos, sin despedirnos y la ausencia se convierte en la excusa de nuestro olvido; mientras las vida nos regala presencia y gotas de recuerdos que nos hacen volver.

Mayo corre a pequeños pasos rápidos, sigiloso entre noticias que se escuchan y tiempo de recogimiento extendido, como quien no quiere atender a esos sonidos y como quien desea vivir mejor, la primavera.

El sol sale y se sonríe, con aquellos que esperamos que aparezca, aunque sea por un rato, para luego darle lugar al frío. Aún así, sabiendo que es corto… sonreímos de vuelta.

El curso de nuestros pasos es diferente, con espacios en blanco, sin pisadas, con lugares a los que no vamos y personas a las que no vemos: lo que ha tornado nuestro destino diferente.

Seguimos viendo la vida desde la ventana y ella, regia, nos muestra su mejor cara, aunque un tapabocas quisiera esconder su hermosura y hacer que no nos respire en el cuello con ternura.

Pero ella está viva (la vida) y nosotros testigos, también gozamos de ese regalo.

Ventana azul… de abril

Cuando una ventana azul se abre… la esperanza consiste en aferrarnos a ella, aunque todo lo demás sea gris de lluvia y tormentas.

Abril, que has estado cabizbajo, con temores, al igual que toda la humanidad azotada por el miedo; demos gracias por que a pesar de eso, el cielo que te viste tiene el coraje y la alegría de enseñarnos esperanza.

Cuando las puertas se cierran, las ventanas de abren. Cuando se acaban oportunidades, se engendran otras. Cuando la voz no pronuncia palabras, lo que sentimos encuentra otra forma de manifestarse.
Ver el cielo en este abril de encierro, me recuerda que la libertad no solo se trata de libre circulación, sino de extender nuestra mirada más allá del cielo y con ella, nuestras alas; esas que no se cansarán de volar mientras tengamos esperanza.

Estás en la despedida Abril, y quizás también se vaya despidiendo toda la incertidumbre de estos días…

A pesar de lo oscuro del paisaje, encontrar una ventana azul en este Abril, es un privilegio; así que decido no perdérmelo y quiero que vengas conmigo.

Abril 29, 2020; 8:36 am

Olvidar… tendencia en la angustia 😕

En medio de los días malos, llenos de angustias y desasosiego, nos parece casi imposible tener en consideración, todo el tiempo que hemos estado bien. Nos olvidamos.

Pero si lo hiciéramos, si recordáramos los días en que la Alegría ha estado presente, en que la compañía no nos ha faltado, en que la salud habitaba en nuestro cuerpo; pudiéramos entonces ser más agradecidos.

Todo en esta vida y mientras estemos sobre esta tierra, tiene fecha de caducidad, y esta situación no será la excepción; y aún en medio de estas grandísimas dificultades habrán lecciones que rescatar y lazos que se harán más fuertes. Por tanto esto también podremos agradecerlo en algún momento, cuando entendamos su propósito.

Las flores siguen existiendo, así no las veamos con la frecuencia de otro tiempo, y sus colores siguen siendo hermosos, al margen de los ojos que puedan verlas.

No olvidemos las bondades recibidas, porque atravesemos circunstancias en las cuales nos sentimos desasistidos. Hagamos memoria de lo bueno, y quizás encontremos que es el periodo más largo que nos ha tocado. Ánimo!