Octubre… saludos!

La madrugada termina y entrega al día, a una Luna envuelta en sábanas azules. Aunque se torna en despedida ella mantiene su brillo y su reflejo.

Hoy no duerme, quiere venir a jugar con el día, y entre segundos de claridad que van entrando ella deja así sin más, ver su rostro.

Redonda, brillante y bella como todos los meses, como si lo extraordinario fuera alcanzable y tenerla ahí colgada fuera parte de la escenografía.

Sin pensar que tras de ella hay tantas cosas, que si no estuviera justo ahí, el caos lo llegáramos a sentir de forma adversa.

El día despierta, sin mucho brinco; Sol aunque ya muestra su claridad no aparece en escena, deja que la señorita Luna disfrute arriba.

Hay quietud de la anormal, algo que no se explicar por estos días, pareciera que el reloj apunta más tarde en algunas vidas o que se han quedado para después todos esos afanes.

Así transcurre la mecha de un día nuevo, que ya desde que comenzó ha consumido más de seis horas, mientras unos lo ignoran y otros lo vemos.

Con el día entrando a su aposento, Luna ya parece más chiquita, su brillo se confunde entre la brisa, las nubes le pasean por el lado y aunque se quedará por allá arriba, muy pronto no la verá el ojo humano.

Sigue el tiempo dando su recorrido, Octubre se consume sin pensarlo, ya más de la mitad se ha pasado, en sus días, en sus horas, y todos nosotros con él también vamos rápido; pronto nuestro tiempo igual se irá terminando.

Un pequeño punto blanco es ahora, esa maravillosa Luna que desde la madrugada estoy mirando…

Como todo eso que nos parece gigante cuando la tormenta nos golpea, y pensamos que no hay salida cuando nos estamos ahogando.

Luego al paso de los días y quizás con otras perspectiva, vemos que aquello grande era más pequeño de lo que habíamos imaginado.

Octubre, aquí vamos… otro día en el que te saludamos.

Octubre 16, 6:58 am

Octubre… gris ➕💭

El gris con el que comienza el día, es ese mismo con el que cae la lluvia de Octubre cuando no se puede hacer más que estar triste.

Brumas que más allá Del Mar nos tapan y nublan cualquier horizonte que quiera darnos una alternativa.

Día de mantos grises, en los que la noche parece prolongarse sólo que con la luz en la mesilla algo encendida, pero al fin y al cabo, noche.

Sol con apariencia de lámpara con bajo voltaje y circuitos que no responden, la oscuridad jugando a ser solo sombra.

Capa sobre capa se diluye la claridad y Octubre lleva traje gris con tenues rayas color beige o algún tono de esos que no entendemos.

Nubes quietas o semi dormidas en el letargo de una noche prolongada, montañas que miran en silencio sin ni siquiera querer moverse nunca.

💭

💭

Que de esto también son los días, en los que parece que no hay nada porque asomarse, de los que el sol se ha nublado en nuestro pecho y todas las preocupaciones nos ganaron de mano y ya no existen tiritas que el dolor sane.

De muros inalcanzables donde tal vez hemos dado todos los saltos posibles, sin lograr si quiera llegar a su borde más arriba, y lo que queremos sigue estando al otro lado y no hay forma humana de alcanzarlo.

Con cantos matutinos de funerales, en pajaritos que desaparecen con el llanto y coches que no saben dónde aparcar, porque ya no hay ningún lugar que los espere.

De esto también son los días, y quién diga que no tiene uno de esos tan sólo miente y no sólo a quien le escucha sino así mismo y en el fondo esa será la herida que siempre escuece, porque no hay peor obra que la de un payaso con el alma vacía y un dolor vivo, haciendo a que sonríe a quien no quiere…

Octubre 15,7:13 am

Octubre… a cuatro horas

Luna llena de madrugada.

Luz que aunque no sea propia, brilla y alumbra todo lo que tiene a su lado, el buen mar de verla se hace espejo, se mantiene observándola callado.

La madrugada se detiene a su lado sin que haya otra cosa importante, Luna bella, redonda y tan radiante, no hay más nada que los ojos contemplaron.

Octubre 14, 5:24 am

Luego la luz abre paso y compite con la Luna

Con la llegada del día hay colores, lo que no se veía pues lo vemos, quedándose descubierto en el cielo, lo que había, ente bellos nubarrones.

Día de Octubre que empieza, lunes que arranca corriendo horas que tiene más prisa que reloj sin relojero.

Octubre 14, 5:59 am

La mañana ya avanzado con las señales visibles.

La pizarra azul se ha vuelto, camino para quien anda arriba sin que se quede dormida, la vida que va a su encuentro.

Señales que se ven y diluyen Como voces que a veces no escuchamos, si pudiéramos tocarlas con las manos, allá arriba no hubiera ni una de ellas.

Octubre 14, 9:20

Al final todo pasa y se evapora…

Lo que fuera en momento muy claro , puede volverse confuso y hasta raro.

Octubre 14, 957 am

A casi su mitad, Octubre, da pasos a horas distintas como diciendo que no hay agenda previa que le controle o le ataje. Yo le miro circular y estoy confesa de a veces atreverme a mirar, hasta lo que no era para eso.

Día rosa… versos de Octubre 💕

Matices rosas en el firmamento

Día que anuncia su llegada

Luna que en esta madrugada

Ha dejado atrás, su gran lamento.

Vista sin ser vista, yo la miro

Octubre en madrugada que no duerme

Ella brilla con su luz perenne,

Yo más que verla, simplemente la admiro.

Mano que acaricia en el cielo dibujada

Suaves y rosadas como bellas flores

Adornan el filo hoy con sus colores

Y siento que mirarla me deja atrapada .

El día ha comenzado aún con sus olores,

Luego de una bella y dulce madrugada

Aquí mirándole, olvido mis dolores.

Octubre 12, 6:49

Octubre despeinado… madrugada y día que despierta 🌒 ☁️ 🌧 🌌

La joven madrugada (3:15 am) envolvía a Luna, y ella quedándose dormida ante el frío de la lluvia dejaba ver solo alguna sombra de su reflejo.

Octubre dejó correr otra madrugada de forma lenta, y los colores del día, junto a la luz fueron llegando.

Hoy el día amaneció un poco “despeinado” y con la ropa aún por elegir. Solo estiró sus brazos y las nubes con él, sin forma homogéneas o similares.

Viernes y había de todo, allá arriba. Un festín de colores y formas que no paraban de maravillar mis sentidos.

Al cierre de ayer el movimiento no cesaba, iban todos muy aprisa, por eso no me extraña para nada que el cielo amaneciera como la habitación revuelta de dos amantes apasionados que lo revolvieron todo mientras se tuvieron noche de entrega.

(Este paréntesis -abajo- ⬇️

es una muestra de cómo fue el final de ayer).

Esta semana termina con el color de la inmensidad como fondo , para el despliegue de la fantasía.

Rayas en el cielo como indicando las huellas de algún camino, como si las arrugas llegaron a su rostro, como una montaña a corteza descubierta. Todo eso allá arriba.

Colores que van desde los más oscuros, grises casi negros; tristezas señaladas. Y otros casi rosa, suaves y tranquilos, como un vestido bello de alguna chica guapa, cuando le toca un baile.

Ha sido como la mezcla del acumulado de todos estos días de la semana. El pincel de cada uno, dejó un rastro y hoy tienen la obra terminada.

El cielo ha estado regio en sus matices, tiene suficiente amplitud para que todos entren. Las nubes con sus misterios también aparecieron, blancas, grises, moradas, amarillas y todos los matices que entre estos colores de imaginen. Sus formas están muy variadas, ninguna predomina.

Las redondas y esponjosas que van a todo prisa, se ven junto las largas, quieta y reposadas, formando entre ellas distintos escenarios, se mezclan, rompen y hasta una y otra se esfuma ante mi propia mirada.

Las montañas como yo, les contemplan mientras pasan, bajan y hasta nos tocan; luego siguen su camino y a otro lugar se marchan .

De este otro lado la luz, que ya todo lo descubre, sigue cambiando la escena, los colores se despejan, las nubes darán sus vueltas y el azul es más intenso, mientras la lluvia no llega.

Vuelve Octubre en otro día, gracias por no dejarme en espera…

Octubre 11, 7:32 am.

Día de Octubre… como termina y comienza? 😳

Generalmente escuchamos decir que las cosas terminan tal como comenzaron, y tiene su razón.

En este día de Octubre que recién inicia, podemos hacer esa aseveración pero a la inversa.

Tal como terminó ayer, comenzó hoy.

El día de ayer, se despido con nubes grises y lluvia. Llovió y llovió; lento, suave, sin escándalo de trueno, pero llovió.

Y hoy continúa en la misma tónica.

La madrugada se asomó con cara de lluvia, el azul del alba quiso mostrar una versión casi gótica y al empezar a despuntar el rostro del llanto, se descubrió.

Era capa tras capa de nubes de lluvia, y eran de lluvia por su movimiento. Cuando uno llora se mueve de algún modo.

Del lado que miré es la misma profecía: “Viene lluvia”, pero lo bueno es que el día se pone su abrigo e igual se goza.

No se enrolla con eso se de que si termina o comienza de un modo; sino que en su naturalidad va deshojando cada cosa como una margarita entre sus manos.

Humanamente hablando Octubre tiene una buena postura, porque miró la lluvia de ayer y no tuvo problema en que continuara hoy. Porque si faltó llorar hay que hacerlo, hasta que el dolor quede satisfecho.

Sería peor querer esconder la lluvia, pretendiendo que todo está despejado y que luego la tormenta sorprenda cuando nadie se lo espera.

Entonces llegue a pensar entre toser y toser de esta gripe que me mata, que por eso sufrimos en nuestras relaciones humanas. Porque juntamos una lluvia con otra y pretendemos comenzar un día distinto, pero con las mismas acciones que ayer nos fracturaron.

El día entonces se ha desperezado un poco. La lluvia sigue anunciándose ahí… no deja de presagiarse allá arriba, pero tampoco cae rápido, como para no ser tildada de “fácil”.

Mientras, sigo viendo a Octubre y pienso: “nosotros somos los que debemos estar claros en cómo estamos, porque de esa misma forma comenzaremos o terminaremos algo”.

Y una ventanita azul entonces, me sorprende en este rato. Sigue el movimiento arriba, aunque las gotas quizás se han ido a otro lado. Tal vez por considerarme a mi, que estoy malita y no puedo mojarme. Octubre considerado, ya saben.

El horizonte cambia una vez más y los colores se mezclan bonito. La lluvia ha caído más allá, deja limpio parte del camino por ahora. El cielo comienza y termina, como quiere.

Octubre 10, 7:29 am

Octubre…en su paso número nueve 💭

El día llego hace rato… Sin esperar por mí, porque no tiene que hacerlo. Lo “normal” es que yo venga en pos de él y así lo hago, sin excusas. A cada uno le toca una parte; esa es la mía.

Le vi sin abrir los ojos, desde el letargo profundo de quien despidió a la madrugada hace apenas un par de horas. Casi que quise quedarme en sus horas. Pero ella es fiel a lo que es fiel, no me dejó, me arrulló y dormí un rato.

Este azul desde hace rato, manda allá arriba y aún así, la ciudad mantiene cierto nivel de silencio. Es como si callar o hablar bajito ha sido su tónica de estos días. Como si la bulla y el jolgorio de Septiembre ha quedado en el olvido.

Lo comprendo, tanto ruido termina a veces dejándonos inertes, no queriendo escuchar en tono alto, casi nada.

Hasta los autos pasan despacio, como no queriendo irrumpir de alguna manera, y las personas andan por las calles, quizás recordando que ya otro año termina y su balance quizás, no sea el esperado. Nada ha cambiado.

El sol ha subido, dejándolo todo al descubierto… y a la vez también regalando algo de sombra. Quien expone las pupilas a su esplendor, no es capaz de mirar ya nada y verlo.

Todo está bajo el paraguas de su luz, y el cielo no duda de cambiar su tono azul a un contundente amarillo, si lo miras. Por eso siempre influye, desde donde vemos, para entender el color que terminamos poniéndole a las cosas.

Si te alejas, descubres azul, si te acercas lo de él te consume, te absorbe, te hace suyo. Podría llamarse peligroso, pero también protector, todo depende si entregas lo que eres o defiendes hasta lo sumo tú esencia y no quieres matizarla con nada.

La perspectiva cambia cuando rozas lo que miras y aún más, cuando la distancia empequeñece todos los recuerdos.

Entonces toca elegir ¿como vas? Si de cerca, al ras, tocando hasta lo que duele o en la lejanía, fingiendo que así, sin casi ver, ese dolor no existe .

Entonces ocurren los milagros. Reconocemos que nos gusta tenerlo todo, que embarrarnos el alma con lo que hiere, también es una de las opciones que más visitamos; y que verlo en perspectiva, más de lejos, también es algo que de cuando en vez, usamos.

Que somos como un día, tarde de este Octubre, en el que los sueños se nos han trasnochado y sin poder hacer más nada, se ha quedado en el lecho; quizás enfermo, lento, y hasta del sentimiento, también ya ha sido desahuciado.

Octubre deja ver su día, otro, en el que por novena vez le acompaño.

Lo miro en su amplitud y a trazos, con sus espacios a color y sin ellos.

Octubre 9, 8:27 am.

Octubre 8… azul, quietud y silencio

El quieto azul de la madrugada, lo pinta todo. A pesar de que no estás, me convoca a la calma y yo lo acepto.

Los pajaritos despiertan y su sonido, rasga el silencio matinal que ha comenzado. No escucho tu voz, pero prosigo.

El sol taciturno decide emprender el camino, lentamente se levanta sin que exista todavía amarillo del suyo, por ahí en ningún lado.

La quietud se prologa, avanzan los minutos. El día, como yo sin que estés, no quiere acabar con el silencio.

Es mejor estar dormido, revuelto entre las sabanas, mientras las horas hablen de ausencia y de olvido. El azul continúa, callado.

Inevitablemente los segundos se suman, y en minutos colores además aparecen; el azul sigue callado y el rosa le acompaña para ya no estar solos, en algún lado oscuro

Así la soledad tiene un color que pinta, de quietud y silencio nuestros días a solas, y luego aparece alguien que acompaña, quizás cambiando el tono, tal vez cambiándolo todo.

Mientras la luz avanza, los colores se ven menos, la sombra que tenían haciéndolos más bellos, van desapareciendo.

Aún el día duerme y eso que no es la hora. El silencio como yo, sigue amurallado, en esa mi trinchera que nadie la visita; en ella la guerra dicen que no existe, pero igual la batalla del todo, nunca acaba.

Ironía viva, el sol se ha detenido. Lo que encendió en color ya no está visible. Se paraliza el día como si regresara al momento en que nada de esto había pasado.

Solo algún pajarito anuncia así su canto, la quietud me abraza, me adormece, me aprieta, hasta ya no sentir que respiro con fuerzas.

Octubre tu que cambias, de traje y colores, en azul y rosa esta mañana.

Octubre 8, 6:10

(Y ahora otro pájaro canta. Tú no estás)

Buenos días… Octubre 6 😊

Amanece,

El espectáculo ha comenzado y el telón de hoy se ha pintado en tonos rosas.

Literalmente el día, tiene la luz sobre él, como un artista que se mueve en el escenario y es perseguido por los reflectores y los aplausos. Yves que este espectáculo dura poco.

Porque los ojos pronto se acostumbran a la luz y los colores van volviéndose más transparente, en la medida que los contrastes pasan.

Que hoy Octubre lleva un traje a la medida, para disfrutar el domingo con una sonrisa en la cara y el pañuelo solo va, para combinar con la corbata, que no promete lágrimas en su agenda.

Solo queda decir entonces BUENOS DÍAS!

Octubre 6, 6:12 am.

De estreno… Octubre 5 💭

Y amaneció otra vez…

El día como presuroso de ser descubierto, como lienzo que apenas ha sido inaugurado, como pintor que se despereza frente a la musa que le acaricia.

Y amaneció de nuevo…

Yo dando vueltas entre sábanas que no duermen, yo la que piensa más allá de lo que puede, yo la misma, la que siempre dice y también se calla.

Y el día comenzó de estreno…

Diciendo que ya todo se reinicia, diciendo que lo pasado ha terminado, diciendo que es la oportunidad más cierta que tenemos.

Así Octubre, el nuevo… amanece. 5to día.