Hombre… tú que existes 💭✏️

Hombre sin murallas, que tocas el cielo sentado en el suelo,
Que escalas montañas,
Y besas la brisa sin que ella lo evite
Con cicatrices en tu alma y el corazón desnudo.

Así te veo, pasos sin destino,
Porque no hace falta,
Hombre que no callas lo que a otros no importa,
Pero que el silencio
Te arropa las dudas, y hasta el sentimiento
Que no controlas.

Pasajero de un tren sin detenerse,
Que anuncia que llega
Y se le espera,
Viajas sin maletas y haces del territorio que pisas,
Tu equipaje.

Ojos con bondad que lo recorren todo,
Con las limitaciones, del humano
Eternamente esclavo de lo incierto,
De lo efímero,
De eso que no se queda aunque quieras
Retenerlo.

Hombre de páginas, hombre libro
Que recorres los párrafos
Y seduces a las letras, para que
La poesía también se rinda y
Te diga cosas hermosas.

Hombre de puertas abiertas,
Sin cerraduras, ni llaves,
Sin pertenencias, ni imposiciones,
De sentimiento grande que no cabe
En ningún lado.

Puerto que ancla a muchas naves,
Oleaje que sacude,
Faro que se prende y
Que también se apaga
Para resistir las tempestades.

Hombre y niño, que juegas sin ganar
Que pierdes, sin llorar
Que tus puntos los escribes
Con azúcar y luego los lames para
El consumo de alguien más.

Camino con pasos y rutas sin huellas,
Paisaje verde y en otoño,
Verano que no acaba y flor sin primavera
Lluvia que cae, moja y se queda,
Sol que quema, sin que nadie
Le contenga;
Nube, grande, pequeña, que nubla
Y que también despeja.

Hombre río, que baja cuando la pasión
Le tienta,
Que te pierdes en la profundidad
Y con cascada caes
A quemarropa y llenas,
La vida es tu morada, te recibe
Gota a gota el río suena.

Hombre castigo,
De indiferencia y olvidos,
De heridas sin sanar en quien enfrentas,
Con sombreros que traen tu faz,
Quién eres, y hasta la esencia
Que olvidaste en algún rincón donde
Te acuestas.

Hombre sonido, que se deja oír en el silencio,
Con voz que quiebra las fronteras,
Y un sentimiento mudo,
Que no te deja, que gobierna,
Que se queda.

Tu sonido se confunde
Con el mundo y te escudas
En que ese ruido, no es el tuyo,
Sino, que es alguien más, el que suena,
Pero yo se que eres tú,
A voz alta, a corazón libre, con amor
A manos llenas.

🌻Hombre… tú que existes, y no siquiera lo sabes.🌻

Cuando se tiene un hijo… 👶 ❤️

Ayer escribí algo, mientras veía pasar el día de las madres, con un hijo cerca y los otros lejos… solo quien tiene hijos, puede llegar a entenderme.

AC

➰La vida cambia cuando se tiene un hijo. Se repita dos veces, y por primera vez es cierto que un corazón late al unísono con el de uno.
➰Desde el vientre la vida se mueve y nos enseña el milagro inexplicable de sabernos parte de la concepción. Y damos a luz el propio milagro ante nuestros ojos. El camino se alumbra entonces a pesar de los baches que encontremos y que a veces no tengamos el mapa para transitarlo y nos perdamos, la certeza también sube a nuestro lado y seguimos.
➰El sueño nunca vuelve a ser el mismo. Nuestras emociones dejan de pertenecernos en su totalidad y el insomnio se vuelve el compañero de noches de amamantar y de cuidar malestares, dolores de estómago y fiebres. Nuestro oído se convierte en el receptor más eficiente de cualquier queja, suspiro o palabra que identifique temor. Estamos siempre despiertas para oír pasos que traen ente uno y otro el sonido de una palabra de apenas dos sílabas: —¡Mamá!
➰El corazón se mantiene despierto, después de que somos madres; y a veces el dolor del hijo se nos cuela en las entrañas sufriéndolo doblemente.
➰Llegamos a conocer el dolor de la indiferencia de forma fulminante, cuando crecen y comprobamos que no somos su prioridad, pero terminamos sintiendo alegría a la vez, de que así no sea.
➰Vemos la vida crecer y desarrollarse en la ventana de los ojos de nuestros hijos; a los que nos asomamos día a día y cada paisaje es diferente, haciéndonos comprobar que estamos constantemente al borde del precipicio, pero que somos capaces de construirnos alas para cruzarlos, sólo para que ellos estén bien.
➰Somos llenas de fuerza que desconocíamos hasta tenerlos. Aunque el cansancio juegue a ganarnos, damos la pelea hasta el final de ver la sonrisa en ellos, así luego quedemos rendidas en la vida.
➰Los hijos son el motor y la fuente de que sigamos caminando, aún cuando el camino se haya borrado, olvidemos la ruta o simplemente parezca que nos hubieran sacado del Él, de manera forzosa.
➰Aprendemos el verdadero valor de un abrazo y llegamos a disfrutar de periodos difíciles como la adolescencia, porque el amor se perfecciona en nosotras en medio del descubrimiento de ese nuevo ser que se parece a nosotras, pero que termina siendo diferente y eso también lo agradecemos.
No somos nunca más iguales; los hijos nos ayudan a estrenar la vida desde la perspectiva de la humildad; y por ellos somos capaces de posdatar nuestros gustos y sueños, encontrando en la realización de ellos, el justo precio a pagar, aunque quizás sea inexplicable para alguien más.
➰➰Los hijos son la soledad que siempre nos acompañará ante su ausencia y la compañía que no nos faltará cuando cerremos los ojos y los pensemos➰➰.
➰Cuando se tiene un hijo tenemos la mejor oportunidad de conocernos, porque en ellos quedarán reflejados nuestras mejores aciertos y también nuestros mayores errores. Y el conjunto de eso, será una nueva vida que tendremos el privilegio de decir que realmente formamos.
🌼Tener un hijo es la vida que florece, tener tres es un árbol completo🌳

Porque el de la madre no es un solo día, va con amor para todas…

Emociones…

Hay emociones que son fuertes… qué pasa el tiempo y aunque no queremos que aún nos sacuda, hiera y hasta escueza, la cicatriz aún duele.

Hay emociones inolvidables, que vuelven en forma de recuerdo y nos arropan el alma, hasta sofocarnos las ganas perdidas y entonces encienden.

Hay emociones con cara de nostalgia, pasos de tristeza y brazos de olvido; en las que la soledad vuelve a hacerse presente aunque queramos echarla de casa.

Hay emociones atrapadas, que no afloran, dormidas, anestesiadas… con la mordaza de lo más conveniente, del momento oportuno, de la muerte.

Hay emociones que simplemente sacuden y terminan llevándonos a un teclado, para ser la manera más comedida de expresarlas, y el teclado se excita mientras la letras suben y bajan.

Hay emociones que han muerto, y estamos de duelo; asistimos al luto de saber que no vuelven, que alguien se encargó de matarlas y que no hubo lugar para una resurrección, luego.

➰➰De todas esas emociones somos presas o dueños; nos acompañan y abandonan, las gozamos y sufrimos; y solo quien no se atreve a ver la vida a corazón abierto…. se las pierde➰➰.

Mi corazón abierto, quizás sangrante y herido, tal vez con cosas que no entiende, se arriesga y las siente. Sigo viva.

De las cosas cotidianas 42… juntos pero no revueltos 😳

Hay cosas que simplemente, no se mezclan… Dentro de las cosas cotidianas que más tocan en medio de este “aislamiento preventivo” o cuarentena, están las labores de la cocina; para unos fascinación total, para otros castigo eterno. Para mi, mal necesario. En medio de una preparación que tenía que hacer, la indicación era añadir cierta cantidad de líquido, compuesto por agua y aceite. Siempre hemos escuchado “son como agua y aceite” para indicar que dos no se llevan bien o que son totalmente diferentes. Yo vertí uno y otro líquido y la realidad, alumbró a mis ojos…
Están juntos, pero no se mezclan.
De la misma manera, la vida es como un gran recipiente en el que a veces somos líquidos diversos, que no terminamos mezclándonos unos con otros. Todos tenemos pensamientos distintos, perspectivas diferentes y hasta una que otra divergencia extrema, pero regularmente encontramos algún punto común que haga que dos rectas que atraviesen por el, unas líneas que pinten algo importante en un plano. Pero a veces, todo es paralelo y la convergencia no aparece. Se pueden incluir ambos líquidos en una mezcla mayor y servirá para se cohesionen el resto de los ingredientes y al final se obtenga un buen resultado. Pero solos, jamás se mezclarán. Esa puede ser una lección de vida. Esto me lleva a pensar en relaciones de pareja que no van a ningún lado. Se conjuga el verbo “dormir” en una misma cama, y quizás se haga lo que es normal hacer sobre esa superficie, pero al final no se fusionan, no se mezclan, no existe algo realmente común que los haga permanecer juntos y contentos. Terminan estando uno al lado del otro, pero aislados. Por otro lado también pensé en el resto de la mezcla, por ejemplo: la familia conformada principalmente por los hijos, por los cuales deciden quedarse a ser “aditivos” para que ellos surjan y terminen siendo seres completos (como si de padres infelices podría lograrse algo así). Entonces no queda de otra que notar con los -comodines- , esos que constantemente están llenando los espacios. Lo cierto es qué hay relaciones que se sustentan en la presencia de otros, pero no, de los dos que la conforman. Esos que necesitan que siempre haya gente entre ellos, primos, hermanos, sobrinos; alguien que celebre juntos con ellos, porque a solas se darían cuenta que son agua y aceite y esa es una verdad que golearía y haría caer de golpe el castillo de naipes de su felicidad. Quizás yo sea agua, alguna vez hirviendo, otra cayendo solo de a gotas, alguna hasta evaporándome; o también puedo ser aceite, que juego a deslizar, que puedo ser inflamable a altas temperaturas, con algún grado de pureza o con aditivos. Pero ya sea una u otro, sé que uno no se fusiona con otro, solo por el hecho de estar en un mismo recipiente o estar bajo un mismo techo. En esta cuarentena, el agua y el aceite quizás conviven y tal vez luego de que esta acabe, cada uno irá al recipiente que mejor le acomode; y se abran cansado de estar como líquidos estancados a punto de podrirse esperando “nada” en un mismo lugar. Pero también puede suceder, que el bien llamado -mayor- impere, y se queden solo a ser ingredientes de otra mezcla, pero nunca de la suya propia.
Agua y aceite…el reflejo palpable, que puede no estar a la vista; eso mismo que es estar juntos, pero no revueltos.

Dime… ¿quién eres? 🤍❗️

Dime ¿quién eres?
Qué hay detrás de esa sonrisa,
Que no existe,
De ese espacio que notó
Entre palabra y palabra,
Que lo tiñes de alegría
Y no la creo.


Dime ¿quién eres?
Cuándo lloras, y el mundo roto
Habita en tu corazón
Herido,
Cuando no es necesario el velo
Que te tape,
Para que tus cicatrices, no sean
Expuestas.


Dime ¿quién eres?
Si te callas, aún deseando gritar
Y romper el silencio,
Con palabras que no permites,
Pero que son tuyas,
Cuando el silencio y su mordaza,
Se te escapan.


Dime ¿quién eres?
A humanidad desnuda,
Sin nada que te tape los pudores,
Sin excusa para no cruzar
La línea,
Con espejo que refleje,
Lo que eres, sin vapor que lo disfrace
Y te esconda.


Dime ¿quién eres?
Al frente de la hoja a la que temes,
Para que la palabra
Te describa,
Y se descubra en ella lo que sientes
Sin elegir ser libre realmente,
Cuando las dejas fluir con valentía.


Dime ¿quién eres? Ante la oscuridad
Que a veces reina,
En medio de tus miedos y zozobras
Esas que no las cuentas,
Pero sientes,
Y por salida tomas esconderte.


Dime ¿quién eres?cuando te miro,
Y en tus ojos hay verdades
Que no pronuncias,
No te atreves,
Pero igual en ellos se descubre,
Lo que en tu corazón late, aunque lo niegues.

Párrafo… tú… 📖✏️

Eres todo un párrafo,
En el que soy signo de puntuación,
Circunstancia.


Oraciones que hablan de otras cosas
Yo la coma, entre tus palabras
Para nombrar a otras,
Para no conocerme,
Para saberte ausente.


Punto y seguido entre pensamientos
Que no tienen que ver conmigo,
Pero me quedo.


Tú, el sujeto de la acción,
Yo el predicado con el no la quieres
Complementar,
Entonces la mucha palabra abunda
Y se dice poco.


Me haces una sangria cuando empiezo
A hablar de mí y de lo que siento,
Creas un espacio en el que no entro.


Pronuncias luego palabras
Que podrían hacer venir una esperanza
Sobre mi, y luego me transformas en
Un punto y coma, para luego decir
Otra cosa que hace que aterrice a
Tu indiferencia,
A llegar a comprender que eso que decías
No tenía vínculo conmigo,
Que era general o para alguien más.


Punto y aparte, ocurro cada vez
Que quiero dejarte,
Que deseará irme a darle vida
A otro texto, y ser al fin, la idea principal
Del mismo.


Pero continuas como si nada,
Y comienzas a ser párrafo de nuevo,
Y extiendes tu mano a mi,
Porque sabes que tus signos de puntuación
Están seguros conmigo.


Y yo me transformó en tres puntos
Suspensivos,
Sin saber que hacer o decir,
Para luego no resistirme a tus palabras
Y volver a aparecer entre ellas,
Para aportarles belleza;
Porque eso somos…


Tú el párrafo, yo los signos que le dan
Entonación a tu lectura,
Aunque podrías ser leído
De corrido,
Sin problemas.

Ventana azul… de abril

Cuando una ventana azul se abre… la esperanza consiste en aferrarnos a ella, aunque todo lo demás sea gris de lluvia y tormentas.

Abril, que has estado cabizbajo, con temores, al igual que toda la humanidad azotada por el miedo; demos gracias por que a pesar de eso, el cielo que te viste tiene el coraje y la alegría de enseñarnos esperanza.

Cuando las puertas se cierran, las ventanas de abren. Cuando se acaban oportunidades, se engendran otras. Cuando la voz no pronuncia palabras, lo que sentimos encuentra otra forma de manifestarse.
Ver el cielo en este abril de encierro, me recuerda que la libertad no solo se trata de libre circulación, sino de extender nuestra mirada más allá del cielo y con ella, nuestras alas; esas que no se cansarán de volar mientras tengamos esperanza.

Estás en la despedida Abril, y quizás también se vaya despidiendo toda la incertidumbre de estos días…

A pesar de lo oscuro del paisaje, encontrar una ventana azul en este Abril, es un privilegio; así que decido no perdérmelo y quiero que vengas conmigo.

Abril 29, 2020; 8:36 am

Panes y personas…. atención y trabajo 😍 🥖

¿A quien no le gusta el pan? hasta a quienes les hace daño el trigo como a mí, igual les gusta.

Quizás es fácil comprarlo y ya, pero para quienes se disponen a hacerlo, están conscientes de que no podrán obtener lo que esperan, sin antes no haberse ensuciado las manos y que algún rastro de harina quede sobre la ropa.

Todo amerita una elaboración…

Y así como el pan puede ser “a la carta” y simplemente se paga y se obtiene; tal vez existan relaciones. Pero en las que se quiere obtener el mejor resultado, estamos conscientes de que hay que invertir tiempo y trabajo. La intencionalidad manifiesta, no se separa de un objetivo propuesto, y más cuando se trata de personas.

Quizás como el pan, las cosas no salgan en los primeros intentos tal como lo esperamos, pero el que no deserta es quien logra el cometido.

A veces hornear equivale a una que otra quemada, a veces acercarse a alguien con una intención real, nos produzca heridas. Todo dependerá al final, de que tanto queremos ser los que hacen el pan y que tanto nos importa la persona a quien destinamos nuestra atención.

Ya me contarás, como te va con el pan… y si te atreves a ser del que pone sus manos en la masa, para darle de tu atención y fuerza y obtener el resultado que quieres. Con la otra persona… igual .

Jugar o no jugar… cada pieza en su lugar 🧩

No se jugar..

Confieso que nunca he sido buena para hacer juegos digitales. Esa puntuaciones que se ganan de un mundo a otro, me resultan abrumadoras y lejos de divertirme, me generan estrés.

Si hay juegos en los que debes correr y alguien te persigue, termina hasta cansándome y asustándome. No me lo tomo a juego, me lo tomo en serio. Por eso digo, no se jugar.

Me gusta la tranquilidad de un juego de mesa, que aunque muchos llevan conteo del tiempo a través de un reloj de arena, la interacción con la mirada de los otros jugadores, me recuerdan que no pasa nada si me equivoco.

Igual me gustan los juegos al aire libre, donde hay pelotas y otros instrumentos, pero se que nadie va a perseguirme o matarme por obtener un punto (como ocurre en los videos juegos o games del móvil)

Si se trata de las personas, me niego a jugar. No soy de las que se toma los sentimientos a la ligera, ni la entrada y salida de las personas en nuestra vida, como si no importaran nada. Todos importan, hasta el que se bajó de modo intempestivo en en andén equivocado.

Para mi los sentimientos de las personas son sagrados, no digo un “Te quiero” si no lo siento o por llenar un vacío. Simplemente no juego. Aunque claro, eso no signifique que no hayan jugado conmigo alguna vez, y por cierto, salí lastimada.

Pero ayer, en medio de la cuarentena que a todos nos devora, recordé que hace como un mes quise comprar un puzzle de 2000 piezas, pero entre una cosa y otra no lo hice, y me dije: “si lo hubiera comprado, este sería un excelente momento para hacerlo, luego del cese de las labores de la casa, que nunca terminan“.🙄

Fue entonces, cuando fui a la app de mi tabla y encontré una aplicación que simulaba muy bien lo de hacer un rompecabezas. ¡Quedé encantada! Y lo que más me gustó fue la sensación que daba cuando podía colocar la pieza que encajaba en otra. Inmediatamente había una especie de flash que sugería que ambas piezas se fusionaban. Cuando se hace de manera normal (no digital) esto no ocurre,

A veces la pieza encaja pero no es la que va; tiene la misma forma pero no es la pinta que se espera. Sin embargo, la magia ocurre cuando las piezas realmente encajan y la belleza del escenario que se construye, aparece.

Y me quede pensando en eso… “Cada pieza tiene su lugar” y que bueno es encontrar el de cada uno, en este puzzle de la vida. Hay personas con las que vamos a calzar, y otras que tendrán formas que aparentan acogernos, pero no es así.

Creo que he avanzado… aunque todavía los juegos digitales de persecución o cosas que te comen, me siguen generando ansiedad; también he podido experimentar el disfrutar a través de la pantalla de otro tipo de entretenimiento. Que maravilla es cuando aparece la imagen; que milagro es, cuando lo que se llena y aclara es la vida de uno,

No se jugar… pero me gusta cada pieza en su lugar.