Esos que no vemos… nostalgia 馃槥鉂わ笍

Hay nostalgias tan profundas, que hacen un hoyo en el coraz贸n, que no puede llenarse ni con toda la tierra de quien pretende darnos una palmadita y decir: 鈥斅o pasa nada!

Ya sea por el 鈥渃orona鈥, por distancias que ya estaban desde antes; porque hay vidas que no pueden mantenerse juntas por cuesti贸n de encuentros tard铆os, desinter茅s o vida que cada quien tiene…. y por muchas otras razones diversas. Hay gente que nos duele, a las cuales extra帽amos con todo lo que somos.

Ese es un tipo de dolor, que quien no lo siente, no lo entiende.

No dejemos que nadie nos quite el derecho de extra帽ar, de echar de menos, de a帽orar volver a ver. Ese insisto, es un derecho que ya el amor nos brind贸 desde el inicio, y nadie nos lo debe limitar o prohibir.

Un coraz贸n que ama, es un coraz贸n que extra帽a; y para ese mismo coraz贸n, a veces, ni la tecnolog铆a con todos sus avances, basta.

Lo que est谩 mal… est谩 mal. Punto! 馃槫

Cuando somos desatendidos, maltratados, abusados, despreciados o alguno de estos verbos que signifiquen da帽o para nosotros; quedarnos sin decir al menos : 鈥斅yyyy! (me duele, me est谩s lastimando, no estoy de acuerdo, basta, para) nos convierte en c贸mplices t谩citos de nuestra propia miseria.

Nadie tiene el derecho de lastimarnos, NADIE. Ese derecho no es negociable.

No permitas que nadie te deje sin luz. Si se trata de un gobierno es v谩lido expresar el descontento, si se trata de una persona, tambi茅n. Quedarnos callados no hace que el mal desaparezca, lo m谩s probable es que haga que sus ra铆ces se tornen m谩s profundas.

El silencio c贸mplice, puede ser nuestro vil verdugo m谩s adelante.

#EstadoDeWhatsApp

De las cosas cotidianas 20… Cuando la tragedia es lo del d铆a a d铆a 馃檨 鈿帮笍馃彺鈥嶁槧锔

Mismo Cielo que amanece en este pa铆s del tr贸pico… vidas distintas, mismo infortunio.

***************

Un d铆a cualquiera en la vida de una hermosa mujer. Fiestas decembrinas a煤n llenan sus d铆as; la felicidad a pesar de la incertidumbre que se vive fronteras adentro, parece que a煤n se puede tocar.

Padre, madre, hija en un solo destino. Ir por una carretera para llegar a un hogar y encontrarse con familiares o para volver luego de una celebraci贸n… es lo normal. En cualquier parte del mundo, es as铆.

Se presenta el imprevisto (imprevisto para quien no espera una trampa), los piratas hacen lo suyo; la llanta se pincha, hay que detener la marcha. Bajarse a cambiar lo da帽ado y solicitar un servicio de gr煤as. Un auxilio esperado, tambi茅n en cualquier parte del mundo.

La realidad que ocurre: los piratas aparecen, fuego cruzado, asesinato a mansalva, sin dar chance a m谩s nada. ya no habr谩 m谩s pasarela, ni vida en los medios; no ver谩 crecer a su hija, ni le contar谩 de los d铆as bonitos que alguna vez vivi贸 dentro de estas fronteras. Vida truncada en tan s贸lo segundos, engrosando la estad铆stica del desespero tricolor que acompa帽a.

****************

Un d铆a de trabajo, en el qu茅 hay que trasladarse a la capital a resolver asuntos propios del 谩mbito laboral. Los permisos, las legalizaciones, lo importante se resuelve en el centro, ya no en los estados de provincia. Tres profesionales en su veh铆culo ciculan por la carretera.

No llevan ni siquiera hora y media de haber salido de casa. Un 芦nos vemos en la noche禄 quiz谩s, un abrazo o saludo rapidito, para no perder tiempo y salir a hacer, simplemente lo previsto.

Pasan la primera poblaci贸n, el ambiente es agradable, el d铆a esta soleado, las promesas a煤n son posibles, el querer hacer algo a favor del pa铆s es una utop铆a que no se detiene. Observar un puesto de la guardia en la v铆a, a煤n es un alivio.

Los piratas vuelven a salir, esta vez trajeados con uniformes militares, de quienes deber铆an salvaguardar la circulaci贸n de los ciudadanos por las v铆as de una naci贸n que se precie de serlo. En cualquier rinc贸n del mundo, ser铆a el deber ser.

La parada obligada se presenta, se solicitan documentos pero no para resguardar, sino m谩s bien para intimidar. La intenci贸n se descubre, el ca帽贸n del arma amenaza y aunque no hay enfrentamiento por parte de los que acaban de convertirse en v铆ctimas, igual una detonaci贸n acaba una vida. Una profesional menos que no llegar谩 a casa, ni har谩 ya nada en favor de un pa铆s que ha sido conquistado por la maldad.

******************

Un d铆a feliz que comienza en la vida de una familia cualquiera. El chico al fin logr贸 su primera meta importante, ser bachiller de la Rep煤blica. Los planes nacen en la mente del muchacho y la de sus padres. Se empiezan a perfilar metas estudiantiles mucho m谩s altas, quiz谩s fuera de este territorio en el que ya muchos profesores han abandonado el oficio.

Empieza el viaje hacia el centro del pa铆s, hay muchas diligencias que hacer y algunos caprichos que complacer. Se lo merece, fue el mejor alumno de su promo, cumpli贸 con todos los requisitos. Un hijo obediente, un alumno responsable; la satisfacci贸n se observa en el rostro de todos.

El d铆a bello, con la luz de este sol tropical que lo inunda todo. Se hace la parada obligada, con j贸venes dentro del auto, ir al ba帽o es inevitable. Es un buen momento para atender esas necesidades y adem谩s poner suficiente gasolina como para no volver a pararse hasta llegar al destino esperado.

Los piratas aparecen nuevamente, ya han encontrado un blanco perfecto, tan indefensos como cualquier otros que transitan por nuestras carreteras creyendo que lo que se cuenta acerca de la inseguridad, solo son 芦cuentos de camino禄.

Los chicos vuelven al veh铆culo y antes de empezar a rodar nuevamente, la intersecci贸n se realiza con amenaza incorporada. Logran evadir esa acci贸n y r谩pidamente se incorporan a la v铆a, pensando que podr谩n escapar de un mal momento.

El mal se crece… y en una persecuci贸n injusta, son adelantados por un veh铆culo del que salen disparos. Su razonamiento es 芦voy a quitarte lo que tienes, aunque lo 煤nico de valor que poseas, sea tu vida禄. El carro del mal, se pierde a alta velocidad y mientras el veh铆culo familiar presenta varias perforaciones en su estructura, hay una vida que ha sido cegada.

El joven graduando ya no estudiar谩 m谩s. Sus d铆as terminaron, junto al dolor indescriptible de sus padres, quienes no entienden nada de lo ocurrido, en medio de una soledad en una carretera, sin que exista a quien recurrir.

*****************

Un d铆a m谩s en el pa铆s tricolor. La fiesta del b茅isbol engalana todos los estadios y los fan谩ticos complacidos llenan cada vez que sus equipos se presentan a dar el espect谩culo.

No solo los locales juegan. Aquellos que han llegado a las 芦Grandes Ligas禄 y que pasan muchos meses en el norte y hasta en el continente asi谩tico, deciden volver al terru帽o. <No hay como jugar en casa> piensan mientras sonr铆en al sentir que est谩n disfrutando del calor de su tierra y el de sus familiares.

Los juegos son transmitidos por televisi贸n y no hay lugar donde no se hable de ello. En las casas las pantallas reflejan las jugadas y gritos pidiendo 芦home round 禄 se oye al pasar por cualquier establecimiento en las calles.

Todo es Alegr铆a, a煤n en medio de la crisis y la mala situaci贸n. Por momentos, mientras se est谩 corriendo sobre el diamante deportivo, pareciera que fuera otra la situaci贸n. Se unen como fan谩ticos los que est谩n en un bando pol铆tico y en otro; se respira un aire de hermandad, escaso para estos tiempos.

El juego del d铆a termina, las ovaciones llegan. El equipo se despide en gloria y salen tres de sus principales fichas. Se manejan rumores que en los,煤ltimos tiempos han sido objeto de atracos los autobuses que llevan las selecciones deportivas ( aunque en realidad cualquier autob煤s que circule, es objeto de robo para los maleantes).

Deciden recorrer la carretera, fuera del autob煤s del equipo, un veh铆culo particular llamar谩 menos la atenci贸n. Todo sea para terminar este fin de a帽o en compa帽铆a de los suyos, con el calor caracter铆stico del amor que se profesa en este lado del mundo.

Todav铆a la adrenalina del juego se siente en las venas. Se recuerdan entre ellos, las jugadas magistrales y hasta los errores. Agradecen al Creador por otra victoria y en seguida comienza a tener los nuevos sue帽os para el juego siguiente. En tan solo unas horas, estar谩n mucho m谩s cerca del final del campeonato.

Hay cansancio y sue帽o, pero la satisfacci贸n de lo logrado, no permite que ninguno de los tres que transitan en ese veh铆culo est茅n dispuestos a pesta帽ear. De pronto se oyen ruidos. Esta vez no son balas, pero los piratas son los mismos.

La maldad ya se ha abastecido de piedras y suficientes obst谩culos, con los cuales interferir en el tr谩nsito de cualquier veh铆culo que transite por la zona. La sa帽a es tal, y los impactos tan duros y contundentes, que el veh铆culo sufre fuertes golpes, los cuales terminan siendo fatales para dos de los ocupantes. Los piratas cobran vida nuevamente.

La muerte llega, el robo se realiza. No importa la vida.

Dos luminarias que ya no volver谩n a alumbrar sobre el mont铆culo. Diamantes de este pa铆s y del mundo, que ya no ser谩n recorridos por sus carreras, ni pelotas que ser谩n bateadas hasta las gradas por sus potentes brazos. Familias que se quedan destrozadas.

****************

La muerte no llega antes, ni despu茅s… simplemente llega. Sin embargo, aquellos que a trav茅s de su violencia, maldad inigualable e indolencia total, ciegan la vida de quien quieren, solo con el objeto de hacerse con cosas que ellos codician, son solo dignos de nuestro absoluto repudio.

Todo estos acontecimientos son simplemente inexplicables; y m谩s a煤n, que no se haga nada al respecto.

Atrapar a un criminal luego de perpetrar su fechor铆a, no devuelve al muerto, no consuela al familiar herido, al ni帽o hu茅rfano, a la esposa que ahora tendr谩 que enfrentar la vida sola, a los padres que quedaron sin la luz que les alegraba sus d铆as.

Vivimos, LAMENTABLEMENTE, en un pa铆s que cada vez se nos desdibuja m谩s. VENEZUELA, la m铆a, la del Sur, en manos de cobardes y delincuentes; y recibiendo simplemente la espalda de una justicia inexistente y un Estado a quien no le importa el bienestar de sus ciudadanos.

Cuando lo cotidiano es la tragedia, el dolor nos visita sin aviso, los sue帽os son arrebatados y las ganas de correr es lo que se va colando en el alma de los que aqu铆, a煤n habitamos…

鉁濓笍 鉁濓笍鉁濓笍鉁濓笍鉁濓笍鉁濓笍鉁濓笍鉁濓笍

Ruego, porque el consuelo alguna vez nos llegue. Y que al final como pa铆s despertemos. Si esto no cambia, a todos nos tocar谩n experiencias c贸mo est谩s o peores, sin duda que si.

Cultura del Photoshop II… en video 馃槈

Entre las cosas que me 芦voltearon禄 hoy, esta esta del disimular lo que somos, o querer entrar todos por el tubo de lo que no. Se me saltaron estos versos, m谩s a modo de pensamiento que otra cosa…

Que clamamos porque todo sea bien bonito

Que La Paz se establezca a cada paso

Que los ni帽os reciban sus regalitos

Que no existan m谩s los golpes y maltratos.

Nos encanta llenar de maquillaje

Todo aquello que consideremos 鈥渇eo鈥

Olvidando que eso mismo es un ultraje

pretender estandarizar hasta los cuerpos.

Tapamos barrios sucios con paredes

Para que al pasar no los veamos

Esto muestra que llegamos a ser crueles

Tanto como maquillar a lo golpeado.

Queremos juventud libre mirando redes

Que ense帽an las versiones exquisitas

Y como productos varios de anaqueles

Aparecen delgadas y altas se帽oritas.

Si vomita tambi茅n podr谩 disimularse

Nada que una mascara no le tape,

Su dolor a nadie llega a importarle

Lo que cuenta es cuantos likes lleguen a darle.

La cultura del Photoshop Lo abarca todo

Lo que sientes, lo que piensas es censura

Como camale贸n hazlo de otro modo

Aunque t煤 coraz贸n se llene de amargura

驴A quien le importa lo que est谩 all铆 adentro?

驴Cu谩nto ser谩 el valor sin poses y sin filtros?

驴Y quien podr谩 llenar el vac铆o, el gran hueco

De buscar aprobaci贸n entre saltos y brincos?

Lo que somos se ha quedado en olvido

Importa m谩s mostrar la cara que es rentable

Perdidos nos sentimos en medio del camino

Y con nosotros mismos ya no somos ni amables.

La m谩scara se cae, el maquillaje pasa

Y al final ya desnudos nos vamos de esta vida

Entonces sabremos quien vendr谩 y nos abraza

En una tumba fr铆a, en esa despedida.

Ah铆 no hay tapaderas, no se pierde ya nada

Las l谩grimas que caen no saben de medidas

No importas si eras gorda o quiz谩s muy delgada

Te ir谩s sin que te dieran la aprobaci贸n debida,

Que no sirve de nada la versi贸n o la m谩scara,

Como fajas que aprietan la vida que respira

Que torturan, que afectan consumiendo hasta el alma

Aquello que era esencia, esperanza, Alegr铆a.

Si te apetece verlo en video y con mi voz, puedes ir al canal de YouTube, en el siguiente link. Espero lo disfrutes.

https://youtu.be/xauVw-Q9hx0

La cultura del Photoshop… las versiones, los enga帽os 馃幁

Vivimos en medio de lo que yo llamo la 芦Cultura del Photoshop禄, todo se puede arreglar, mejorar, transformar, cambiar para que te vean mejor, tal como dec铆a de sus ojos el lobo de Caperucita.

Eso nos construye internamente un doble discurso, que nos crea confusi贸n, malestar y depresi贸n a veces hasta sin darnos cuenta. Somos promotores de la verdad, enarbolamos la bandera de ser aut茅nticos y de repente el demonio de las 芦versiones禄 se cuela y pasa sin que nos demos cuenta. Asumimos el querer ser otros.

Cada d铆a salimos a la calle con maquillaje… y no me refiero a ese que ilumina el rostro con un poco de polvo, o mejor dicho quita el brillo; de ese que las pesta帽as parecen m谩s alargadas o del que hace que los labios no se resequen a causa del mucho fr铆o o del sol incesante…. no, hablo del 芦maquillaje del alma, de lo interno禄 ese que va acompa帽ado de una m谩scara, que si bien no se adapta a lo que somos, se convierte en nuestra camisa de fuerza particular. Y as铆 pretendemos andar por la vida, inc贸modos, pero aparentemente contentos.

Tomamos la vida como un gran escenario, y no precisamente porque tengamos ganas de presentar al mundo lo que somos, sino precisamente por lo contrario. Nos escondemos tras poses y argumentos baratos construidos por otros, para simplemente ganar su aplauso o aprobaci贸n. Y el teatro de nuestra vida termina vac铆o , como nuestra vida.

Tristemente nos damos cuenta que, la aprobaci贸n de esos que realmente no saben quienes somos, y que a veces resulta tan crucial para nuestra vida, dura lo mismo que la fama o el reconocimiento, es decir, nada. Pretender el aplauso de todos, los likes de millones, solo opiniones favorables (a煤n en nuestro c铆rculo m谩s 铆ntimo) se ha convertido en la carrera principal de nuestros d铆as. Entonces somos hijos de la cultura del Photoshop. Tapamos nuestras imperfecciones, con las mentiras que otros quieren.

Lo que inicialmente comenz贸 por un 芦retoque禄 a las fotos que algunos suben a las redes, termin贸 permeando el resto de las capas de la vida. No solo tienes que verte bien para un flash, sino ante los que te rodean. Y no es que verse bien, este mal, sino que es la obsesi贸n actual. Y lo peor, es que al empe帽arnos en eso, nos separamos cada vez m谩s de lo que como humanos, somos.

Hemos decidido correr tras estereotipos, y eso abarca medidas, color de piel, marcas de ropas, veh铆culos, casas y todo lo que pueda ir 芦dentro de la foto禄 que mostramos a aquellos que queremos nos aplaudan.

Y todo eso 驴para qu茅? 驴Cu谩l es el beneficio que hemos obtenido? 隆Pues ninguno! Las estad铆sticas de ni帽as vomitando para estar en su peso ideal, sigue aumentando. La represi贸n y el no poder contar lo que piensas u ocurre en determinado momento, por temor al 芦que dir谩n禄 o al 芦no me van a aceptar 禄 termina en explosiones a veces violentas que cobra vidas humanas y no alcanzamos a entender qu茅 pas贸.

En fin, esta 芦Cultura del Photoshop禄 nos ha dejado caminando solos. Cuando el tel贸n baja (隆porque baja! No se queda para siempre arriba) en ese momento quiz谩s no encontramos a nadie, porque los que son de verdad, los que conocen nuestros defectos y a煤n as铆, nos aman, les hemos abandonado u obviados por ir tras los que nos 芦aprueban禄 entonces quien nos abraza es la nada, y en medio de esa sensaci贸n, simplemente nos levantamos para buscar o pulir la nueva m谩scara que nos colocaremos, para obtener al fin 芦la versi贸n 禄 que est谩 vez si gustar谩 para siempre. 隆Simplemente otra est煤pida utop铆a!

隆Es tiempo de despertar! No somos un antifaz, no estamos en una fiesta de disfraces, no alcanzaremos plenitud queriendo vivir una vida que no es la nuestra, o al menos eso querer parecer ante los dem谩s. 隆Tus medidas son las tuyas! 隆Tus tristezas y dolores te pertenecen! 隆Tus alegr铆as no tiene porque ser hipotecadas por nadie!

Est谩 permitido decir: 鈥擜hora no, realmente me siento mal. Luego hablamos

No somos a prueba de balas. La m谩scara o la actuaci贸n, no cambian la situaci贸n. Al final del d铆a, tu vida va a seguir siendo tu vida, y es hora de que le des la forma que m谩s te agrade, para no estar fingiendo otras 24 horas m谩s. Tomate los d铆as sin filtros, sin retoques y si茅ntete libre de sonre铆r ante tus errores. Lo,que piensas no tiene porque agradar a todo el mundo.

Los que se ir谩n (y a veces ser谩n los que comparten tu mismo techo), seguir谩n buscando quien les ofrezca las fotos de sus mejores mentiras, pero t煤… t煤, aprende a fotografiar todos tus momentos y cuando los exhibas en tu propia galer铆a, s茅 feliz con tu propio espect谩culo.

Renuncia de una vez a las versiones, los retoques, los enga帽os y se simplemente T煤.

鈥斅縔o? Yo tambi茅n renuncio… 馃檵馃徑鈥嶁檧锔