Abre..!

El futuro no es algo abstracto que llegará por error… Es una puerta que para abrirla, se precisa de utilizar la llave que tenemos en nuestras manos HOY.

Si quieres que en el futuro pase algo que deseas, comienza por invertir en ello desde hoy.

🔑❤️️

Hay una puerta que está cerrada
Detrás de ella, te encuentras tú 
Tengo el alma algo cansada
Casi no veo, requiero luz
Pero mis ganas, son más que nada
Y voy cargando así mi cruz.

La he encontrado, tengo la llave
Abriré la puerta,tengo la clave 
Al otro lado estarás presente 
Y serás real, no sólo en mente.

Como yo quiero a ti llegar,
La cerradura voy a girar 
Después de eso te encontraré 
Y nos veremos y te amaré.

Toco en mi bolsillo la llave,
Estoy temblando 
Al pensar, que abre.. 
Voy caminando, comienzo hoy
Mi amor es la llave,
Aquí estoy.

Uso mi llave, la del amor.

🔑 ❤️

En que página estás? 

(Para los que les gusta leer y tomar los libros en su manos, para los que quieren decidir en cuál página quedarnos….)

La vida tiene sus encrucijadas o bifurcaciones… Y es como un libro. Sí, como ese libro que nos gusta o quizás no tanto, que hemos “manoseado” tantas veces y que tenemos abierto en una página determinada o completamente cerrado como algo terminado.

Cada página de ese libro que llamamos vida, tiene un significado diferente, una aventura nueva, un sentimiento que aparece… En él hay historias que nos hacen llorar a lo sumo, con esos llantos desgarradores que nos salen del alma, cuando ella se agita, siente y clama con la fuerza de quien vive por dentro con una llama; y también hay cuentos de sentimientos de esos que nos hacen estremecer de un modo (inédito e indescriptible), en los que se entrega el alma, el cuerpo y todo.

Y parados ante el libro, con sus hojas en las manos, decidimos…. Si avanzar a lo siguiente o simplemente quedarnos.  Quedarnos en la lectura de eso que nos ha gustado, de lo que nos quema el alma, de letras que nos seducen, cuentos que nos atrapan, pensamientos que nos son dados. Acariciamos una y otra vez sus hojas , y al hacerlo en el mismo sitio, cosas nuevas encontramos.  Es nuestra página, la conocemos, nos encanta y en ella disfrutamos.

También podemos aferrarnos a una historia de terror, que entre líneas se ha contado, nuestro insomnio, tristeza y desencanto en ella a quedado casi con sangre grabado. Es una página dolorosa, pero que aún no soltamos. Sigue el libro donde mismo, no pasamos, no avanzamos.

Pero es nuestra decisión el camino que tomamos, cuantas páginas leemos, a cuantos personajes dejamos vivos (o matamos).  

Pasar la página es sencillo, para el que lee solo por diversión, para quien la vida es un juego, que no lleva corazón, intención y mucho menos amor.  Esas son las personas que pueden leer muy rápido, van pasando páginas, sin detenerse a evaluarlas, si el amor llego o se fue, sin saber cómo ni cuándo. Para ellos la vida es un libro sin destinatario, al que se quitan y añaden hojas sin detenerse a pensarlo. Quizás al llegar el fin, nada escrito haya quedado, o al menos no nada digno para que sea recordado.

Hoy mi página está en tí, leo y escribo paso a paso… Lentamente cada frase una historia va formando, va diciendo, va contando lo que me ocurre por dentro y que me atrevo a expresarlo en líneas que no se borran, que estoy sintiendo y pensando.

Sopla el viento a mi alrededor, las páginas se mueven con él, casi que no se puede detener que pase la hoja sin ser yo, quien tomándola en mi mano, llegue así a otra sección.  Este libro, el de la vida, entre batallas ganadas y aún muchas más perdidas me ha permitido leerte con llanto y con alegría, y estrenar en tus palabras sonrisas que no existían, que en otras hojas perdieron sus ganas, su forma y en general su propia vida.

En esa misma hoja voy escribiendo al lado de tus palabras, 

Todo lo que voy sintiendo cuando siento que me hablas.

Deja el temor y toma tu libro como lo que es… Tuyo. Al pararte en cada página sé consciente de que puedes escribirla, dejarla en blanco, leerla y hasta pasarla.  En tus manos también está, si a alguna página quieres regresar, pero recuerda que puede que nada haya cambiado en ese mismo lugar, del que decidiste también en algún momento pasar. Sumérgete en tu página, siéntela como la última, porque sin saberlo puede que en tan solo un abrir y cerrar de ojos, llegues a la “guarda” del libro y ya todo haya acabado.

Decide que hoja pasar, decide a donde avanzar, pero sobre todo decide en cada una disfrutar y amar.

Mis páginas llevan letras tuyas y mías… Me parece un buen libro para leer este día.

En esa página estoy y ahí me quiero quedar.

Disfruta el amanecer…🌅

¿Porqué la llamamos VIDA?

Porque es algo que tiene pulso,💓
Que se mueve,
Que palpita, ¡pero que también se vá!

Olvidamos que es como un amanecer… Algo hermoso, único y espectacular que podemos disfrutar… Y además olvidamos que como ese mismo amanecer, en tan solo fracciones de tiempo, cambia de colores y pasa.

¿Tienes memoria de hace 10 años?
Quizás de 15, 20 y 30 tal vez,
Dime, cuando fue tu primer cumpleaños🎂
¿Verdad que parece que solo fue ayer?

Es la simple muestra que vamos pasando
Que el tiempo se ha ido, rápido,volando
Que asi como vemos un amanecer,
Se va ya de pronto, que echa correr
Es tambien la vida, bella y hasta corta
Y tambien se va, mientras el viento sopla

Entonces no queda mas que disfrutarla,
Y al ver cada dia otro amanecer
No perdamos mas el chance de ser
Quien la vive intensa para soborearla

Que nada te impida hoy mirar el cielo
Ver como amanece, emprender tu vuelo
Porque si vacilas la vida se va,
Y lo que perdiste no lo has de encontrar

La vida y el amanecer son tuyos… Siéntelos y disfrútalos🌄 

Soledad…

¿Que es la soledad?
Es sentir que alguien no está
Que estamos caminando solos
Que el camino se cerró… allá

La soledad son voces en un solo sentido
Olvidos que se repiten
Palabras que no se dicen
La soledad, es ignorar en repetido

Soledad se viste de luto
El dolor le acompaña siempre
Es tan fuerte lo que el alma siente
La soledad es sufrimiento puro

Soledad no es estar solo
Soledad enemiga del alma
Soledad en medio del gran todo
Soledad que con la gente no se acaba

¿Quién la conoce?
La soledad se disfraza
A veces en muchas ocupaciones,
Otras saliendo mucho de casa

Va de incógnita sin dejarse ver
Pero su tristeza la delata
Hay un vacío en el centro del ser
Un gran vacío,
Una grieta que se ensancha

La soledad, ¿cuando se va?
No es fácil de persuadirla
Ella cuando llega se queda, y está
Y casi no puedes despedirla.

Si la miras de frente
Y descubres algo,
Qué tiene motivos para no marcharse
¿Encontró en ti, su nuevo esclavo?
Por eso no deja de buscarte.

Y el amor…
¿Que papel juega con ella?
¿Ambos conviven, comparten dominio?
La soledad es un vacío
Una huella fría, que dejó el invierno

Un abismo donde el amor es fantasía.

Si el amor se rinde, se va, no aparece

Si nunca existió, si fue una mentira

Soledad anuncia su llegada y crece
Y todo ese ser, queda a la deriva.

El amor que duele, ese que es incierto
Va dejando huellas de profunda herida,
Unas son heladas como el frío invierno

Y otras son de muerte, de cruel despedida.

Todos la sentimos,
La hemos invocado
Soledad se acerca siempre a nuestro lado
Unos la prefieren
Como estaca al clavo

Y al final del día están  ahí… Clavados.

La soledad no juega… Se lo toma en serio.

Dónde estás… Luna? 🌙

Fui a buscar a Luna
Y se había ido,
Quizás a otro cielo
A hacer su recorrido.

No sabia si llamarla
O esperarla,
Sólo  sé que fue mía
Y que no estaba.

Me quedé pensativo,
Meditando
Si fue algo que hice,
Qué calle o
Deje a un lado.

Lo cierto es que esta noche
No la veo,
No la siento ahí,
Al alcance de mi mano.

Y me duele,
Mucho y muy profundo
Ella quizas no lo sabe,
Porque mientras a mi lado
Siempre estuvo,
Pude haberla olvidado,
Por cobarde.

Luna,
En dónde estás,
¿Dónde  te has ido?
No te ocultes de mi,
Tú no me olvides.

Que si eso pasara
Se caería mi cielo,
Y ya no habría razón
Para que hacia arriba,
Yo mire.

No me trates así,
Con cruel indiferencia
Perdona mis olvidos
Mis desplantes
Te necesito aquí
En esta noche,
Como en otras o
En todas,
Las que hemos sido amantes.

No te vayas de mí,
Yo te lo pido,
No te lo dije nunca
Pero lo hago ahora,
No te vayas de mí,
Sino habrá penumbra
Y ya nunca tendrán
Felicidad mis horas.

Salí a buscarte Luna,
Y aún no te consigo
Dime tú la verdad…
Es que de mi
Te has ido?

🌙La vida también se trata de apreciar lo que damos por seguro y no esperar que nuestro ser empiece a buscar lo que ya no va a encontrar.

👀Abrir los ojos es bueno,

 ❤️abrir el corazón es mejor; 

con los primeros nos damos cuenta de lo que nos rodea, con el segundo nos damos cuenta de quien realmente está en nuestra vida.

Diferentes pasos… Diferentes huellas!



Así como hay diferentes caminos… Hay diferentes huellas.

En nuestro andar, a veces podemos “pisar” de diferentes maneras; unas en las que seremos suaves y sin profundidad en la que hasta el viento pueda borrar nuestros pasos y otras que tendrán tanto peso que abrirán un sueco en el alma de alguien.

De cualquier manera las dejamos… 

Marcas para algunos,
Con cara de cicatrices,
Recuerdos para otros
De momentos felices.


Y así vamos dejando el rastro de nuestro andar por la vida, a veces sentiremos que hemos ganado y otras que son sólo  causas perdidas.  Pero en todas hemos puesto de nuestra pasión… En menor o mayor intensidad dejan marca en algún corazón.

Hay huellas que son de piedras, pesadas superficiales… Y otras que son como grietas por donde escurren los males.

Es fácil mirar al frente, adonde queremos llegar y a veces no tanto atrás, a lo que queremos olvidar o simplemente borrar.

Lo que sí sabemos, es que de acuerdo al paso que demos, será el rastro que dejaremos.

¿Tú me sigues..?

¿Ves mi rastro?

¿Será que te atraigo…?

O más bien, ¿te espanto?

De todas maneras, aquí están mis huellas

Te dejo mis letras que son como ⭐️estrellas⭐️ 

Para que las tengas y no te olvides de ellas (y por supuesto tampoco de mí)❤️

Con la música a otro lado…

image

Muchas veces en el camino… tocamos la melodía equivocada, o al menos así es para algunos.

Hay momentos en la vida en que tenemos capítulos que hay que terminar, últimas paradas a las que hay que llegar y puertas que definitivamente, debemos cerrar. Y aunque suene paradójico, eso no significa obligatoriamente que eso sea el “final” de nuestro camino, sino por el contrario a veces es el comienzo  de uno nuevo y hasta mejor.

No nos vamos a engañar, los “cierres” casi nunca son placenteros, al menos no desde el principio; y es que, nadie llega al final del libro, sin leer las páginas previas, ni se llega a entender el final de una relación sin pasar por la actos previos, en su mayoría dolorosos.  Al fin y al cabo, el único “cierre” que puede ser agradable a mi manera de ver es el “del contrato o venta esperada” o en última instancia el “cierre” de aquella boca que siempre ha articulado palabras que nos hacen sentir mal. El cierre sugiere acciones que hicimos o recibimos, en las que producimos dolor o más bien nos lo infligieron a nosotros.

Sin embargo, si toca… ¡pues toca!  Cuando nuestra melodía se hace desagradable al oído o la vida de otra persona, quizás el momento de irse “con la música a otra partees inminente. De lo contrario haríamos la vida desagradable a quien no quiere escucharla (y se la imponemos) o nos convertimos en simples seres tristes al privarnos de ella.
Si toca recoger el instrumento, y llevarnos las notas a otros caminos, lo más importante es que la melodía, esa … la nuestra, no se extinga, no se apague.

Es sorprendente descubrir en el camino, que la melodía que a uno puede parecerle detestable, otro quizás consiga apreciar la magia que contiene, al simplemente tener la capacidad de entrar  en la misma sintonía de nuestra mente musical (emocional). Es increíble comprobar, como quizás a nuestro paso las flores renacen y las luces del corazón se encienden al probar otro sendero; sobre todo se vuelve asombroso, después de haber creído quizás por mucho tiempo que nuestra tierra estaba tan seca que  allí nada florecería y que el corazón estaría sin remedio, en tinieblas  😦

No hay aventura mejor que la de exponerse a dar nuevos pasos y contemplar maravillados, como nacen los caminos, donde quizás no se veía más que imposibilidad de ello.

Si ha llegado la hora de irnos a otro lugar
Si la música se calla y es prohibido cantar,
Si el corazón está preso y no puede ni aun soñar,
Si han silenciado la nota que nos hacía vibrar…

Es tiempo de recoger ese mágico instrumento,
Es tiempo de rescatar lo bello de un pensamiento
Es tiempo de echar a volar, en pro de ese sentimiento
Es tiempo de no dejar que se apague nuestro centro.

Aunque otro sendero tomemos, también sigue nuestra vida
Aunque se acabe una opción, también habrá otra salida
Aunque se cierre una puerta, otra quizás sea abierta
Aunque quede alguna herida, alguien le dará cubierta.

Los ciclos terminan,
Las puertas se cierran,
Los acuerdos culminan,
Los beneficios cesan.

Pero,

Otro ciclo comenzará,
Otra  puerta de abrirá,
Otro acuerdo llegará, y
Otro amor nos llenará.

Lo importante es que a pesar de que la música no sea bien recibida en algún momento, por alguna persona, la  melodía interna, la del corazón, la “nuestra”,  no se apague, porque esa es la que permitirá que podamos continuar.

En algún lugar,
En un momento mágico,
En un corazón especial…
Existe alguien para quien tú melodía, encenderá la música de su vida…. así que…  ¡Sigue!