De cabeza… al revés? 🎅

A veces el mundo está de cabeza

O quizás somos nosotros los que en esa posición estamos…

A todos nos ocurre y si no te ha pasado, espera ese momento con seguridad porque vendrá, ese en que todo amanece como al revés.

El despertador no suena, o lo hace a deshora, quieres que amanezca y ¡se pasea la noche más larga de la vida!, el agua caliente no sale, el bus te deja, o simplemente lo que espera, o a quien esperas, no llega.

Todo se pone de cabeza, literal.

Y eres capaz de sentirte miserable, como la última persona olvidada en una isla desierta, como el destinatario seguro de un desprecio, te victimizas hasta lo sumo.

No encuentras luz, la nube gris lo ocupa todo.

Hasta que…

De forma providencial te topas con un espejo y ¡pufff! Te das cuenta que quien iba de cabeza, ¡eras tú! Por eso lo veías todo distorsionado.

Entonces, toma esto en cuenta:

Si te pones de cabeza, no esperes que el mundo esté derecho. Conforme lo asumas, así será.

Si decides estar en esa posición, que sea para meterte por una chimenea a dejar regalos y cosas lindas, para alegrar la vida de alguien, sino, por favor ahórrate el mal rato de creer que todo está vuelto un caos, cuando el caos sucede es dentro ti.

De cabeza, a veces el mundo va de cabeza

Del miedo y la ansiedad somos la presa

De ningún lado vendrá una buena sorpresa

Y de esa, la vida no sale ilesa.

Así que mejor nos ponemos en pié

Y percibimos lo que ocurre tal cual es,

Pasando de verlo todo al revés

A estar en el camino andando otra vez.

Octubre… colorido

Que se ha tomado en serio eso de despedirse y dejar huella.

Como para que no se me ocurra obviarlo con el olvido.

Su mirada encendida, sus ganas de quemarme, de incendiar lo que he puesto tras la puerta del sueño.

Insiste en desafiarme, en inundar mis sentidos, para luego llorar cuando no le vea ¿Acaso turn algún sentido?

¿Para que incendiar el cielo, para luego no tener deseos de sofocarlo? Las preguntas van y vienen mientras le observo. Por supuesto las respuestas, desaparecen.

A veces hay señales, que duran poco, pero señales. Que nos indican el camino a seguir o simplemente la salida a nuestros males. Y el cielo se dibuja como si al pintor le hubiese dado un ataqué de locura.

Octubre colorido, atrapa la mirada que se resiste, desbordante de pasión en sí mismo, con la urgencia de que sabe que está ido.

💭❓❗️❓❗️❓❗️💭

Corremos el riesgo de la vida. Y hay quien nos encandila por completo, sus colores abrazan nuestra esencia hasta hacerla suya, quedamos absortos, prendados sujetos, a algo que quizás no existe nunca.

Quien lo hace se empeña en marcarnos, quizás con intención o sin ella; tatuando en nuestras almas de la suya, para luego al final hacer maletas, que lleven lejos, que separen, que nos dejen solo cargados de ausencia.

Y alguna vez somos un Octubre colorido, creyéndose libre, fuerte y sin compromiso de presencia, dejando también vidas inundadas de nosotros, para luego simplemente , por un motivo o por otro, dejarlas secas.

Ese es el riesgo que se corre en la vida, entregarse y no recibir, recibir y no entregar; hasta que se mueve la ruleta y una doble vía se abre ante nosotros, sin que existan imposiciones ni recetas, donde fluye una entrega día a día, lejos de una conveniencia pasajera.

Veamos si tenemos lo colores, si andamos por ahí levantando las miradas, y luego preguntémonos ¿para que sirve? Que se gana con hacer en todo el viaje tantas paradas , que no llevan a ningún lado, que quizás solo retrasan nuestras pisadas.

Este mes se despide con lecciones, colorido y tal vez con frías palabras, que en principio pudieron sorprenderme, pero que ahora solo me mantienen sobre el piso, ubicada.

Si nos gusta recibir a manos llenas, si queremos que la indiferencia no nos invada, hay que estar atento a lo que expresamos, la vida a veces se trata de reciprocidad sin máscara; y si no entendemos eso, nos quedaremos con el alma llena de nada.

Octubre 25, 6:40 am

Persiguiendo las nubes… y ellas posando ☁️ 🌧

Ayer tuve oportunidad de verles de lejos… pequeñas y bellas

Y luego salir y encontrarlas más cercanas.

Como un desfile en día de fiesta iban, una tras otra, blancas, inmaculadas.

Me vieron venir, guiñaron sus ojos…

Y como por cortesía hacían su parada, y yo también lo hacía para poder observarlas, mientras el tráfico del otro lado dejaba.

Tenían un destino, iban a algún lado y el viento de la mano les acompañaba, es todo un acontecimiento verles moverse, solas o juntitas y que luego allá arriba todo se transforme.

Casi que bajaban a tocar el suelo, aunque para muchos no pasaba nada. Es impresionante verlas desde lejos, y es más increíble sentir, que puedes tocarlas.

Nubes que seguían en su recorrido y yo por ahi, sin poder alcanzarlas.

Luego aterricé a mi lugar, sí, el mío a ver si por ahí, podía encontrarlas y lo que miré fue nubes del alma.

Quizás su carrera, traía consigo venir hasta aquí y besar la orilla, en forma de gota, volviéndose lluvia, para luego subir otra vez y seguir el camino

Agua sobre agua… que gran maravilla!

Todas se sentían atraídas, todas corrían, en brazos del viento que así las llevaba; al pasar por el agua bien se detuvieron como frente a en un espejo que las reflejaba, todo eso en silencio, porque aún no llovía.

Ellas se movían, yo también con ellas…

Preguntas en la orilla 🌊

Si muriera allí..

Si me quedara como ella, tendida en esta orilla y ya nunca más me vieras,

Y me llevarán las agua más allá del horizonte, ese mismo en el que tú, no navegas.

Si cansada ya de andar, simplemente en la arena me quedara.

Me abrazaría el sol, el viento y la noche, todo eso sin que tú alguna vez llegaras.

Y quedándome así, inerte ya sin vida, dejando que las aguas por dentro me tocaran

Tendida ahí en la orilla sin vida para nada, quizás me olvidaras cuando llegue mañana.

Preguntas que vinieron a este corazón mío,

Mientras que por la orilla a solas caminaba, y miraba las conchas tendidas en la arena

Como si no hay más nada que a ellas les llamara.

Y otra vez pregunté…

Si muriera aquí mismo y sola me quedara, sin que tú lo supieras y mi voz silenciada de un todo quedara,

Mirarás esta orilla, sabrás que caminaba y que mientras lo hacía en ella, te pensaba.

Alborotado… despeinado

Pasas y me miras con asombro

Bello te parezco, alborotado

Dejando que el viento me seduzca

Me muevo a tu compás, me has cautivado.

Tentáculos sutiles me definen

Pudiera yo alcanzarte si quisiera

Pero tú pasas y te veo irte,

Como viento del sur en primavera.

En guardia estoy así, enamorado

Te tocaré si apenas tú te acercas,

Ya no jugare más al recatado,

Y tú serás el destino de mis cuerdas.

Alborotado, loco y despeinado

Aguardo tu llegada sin paciencia. 🌱

#LoQueMeDiceUnaFoto

Lo que importa… es ahora 🌼🥀

No importa para nada mi tamaño,

No importa si nací silvestre o con algún linaje

No importa si mi vida es corta y viajo sola, sin equipaje…

Sola importa este momento en que me miras,

En el que tocas mi alma con tus ojos.

Se quedará empapada tu pupila,

Con todo ese color que ahora tengo

Para que cuando todo eso se marche y en mi pienses

Como aquello que viste, allá muy lejos

No puedas tú dejar, de recordarme.

Entonces importará aquel momento,

En el que pasaste y junto a mí te detuviste

Ya no estaré más, me marchité y estarás triste

No tuviste valor de que te acompañara

Pensaras en todo ese color que yo te daba,

Y lloraras porque ahora ya no existe

Los momentos se van y ya no importa,

Lo que quisiste hacer y no lo hiciste.

#LoQueMeDiceUnaFoto

Primavera… la de adentro 🌸🥰

Que el invierno aunque congele, se deshiela; y lo más duro en algún momento pasa, como estación de cualquier año.

Etiquetamos las etapas o temporadas, queriendo que sea todo igual cada vez que llega, pasando en alto que quizás sea la misma cosa, y que solo es diferente de acuerdo a como la veas.

Que las flores aparecen y el aire se vuelve más cálido, el sol nos abraza con sus rayos, y entonces aquello que era frío y hasta oscuro, se va de alguna manera olvidando (como si al volver ya no enfriará tanto).

Y así lo hacemos con la tierra, con las flores y hasta con nosotros los humanos; nos encasillamos en alguna estación y pretendemos ninguna de sus características saltarnos, obviando que a cada quien le ocurre distinto, que somos a veces anillo y otras simplemente, somos mano.

Olvidando que somos los mismos, como lo es todo eso que también nos rodea, que son las mismas flores, la esencia, la tierra, y lo que va cambiando son los escenarios.

Que la primavera es solo un invierno que rendido de tanto llorar en soledad, se ha cansado, que su frío no fue suficiente para acabar lo que dentro estaba quemando; y que al mirar en su interior, su corazón se dio el permiso de reír a carcajadas ( al menos por un rato).

Flores que acompañan, lo solo que alguna vez hemos estado; compañía que quizás después conozca lo que es andar en solitario. Ambos sucesos de una misma vida, que empeña en regirse por un calendario, una etapa, una estación en la cual no caminemos como extraños.

Primavera… la de adentro viene cuando podemos ser nosotros mismos, con nuestros deshielos, tristezas y quebrantos, con nuestra luz y sombra jugando sin que sea, un cuento de terror o algún pecado. Primavera es reconocer que las flores llenan nuestro patio, aunque veces ni siquiera del todo bien lo hayamos sembrado.