Del color de los atardeceres… yo 💭

Somos el color de un atardecer…

Todos hemos sido marcados de alguna manera, por las vivencias tenidas, los amores que nos han desbordado, los olvidos que nos han agredido.

Y nuestro reflejo en el espejo es variopinto… como atardecer de un día soleado en el que sucedieron tantas cosas bajo el cielo, llenando de colores intensos lo inmenso, y de trazos más dramáticos algunos otros espacios.

No tenemos un solo matiz, no todo ha sido blanco o negro; nuestras líneas de expresión, los colores de nuestras miradas, y hasta el brillo de cuando nos cerramos a la vida, habla a gritos aún en el silencio de lo que nos ha construido hasta decir, “esto somos”.

Nadie sale intacto de la vida, ni conserva su piel sin cicatrices. El firmamento no se mantiene solo azul, por todo el rato que dura el día.

Cada uno de esos matices hacen que valgan la pena los muchos colores, las alegrías, pero también los días duros, las tristezas, los que también se llenan de manchones grises.

Entre estos colores que del atardecer me consigo, descubro tu pincel sobre mi vida, llenándola de tonos que me elevan y también de matices que me derriban . Soy como uno de estos atardeceres, con sus tonos varios que se difuminan, y es de ensueño mirarme y encontrarte, cuando con tu sonrisa me das la bienvenida.

Colores que ya cambian y está entrando la noche… oscura, grande y también con estrellas, pudiera yo estar triste y sentirme olvidada, pero se que después de esto oscuro, viene un día nuevo, con su madrugada.

Volverá mi vida a tener apariencia de otro atardecer de esos bellos; diferentes serán sus matices y acumularé un día más de los colores cuando consigo palparte… o también de franjas oscuras que me deja tu ausencia.

Anuncios

De las cosas cotidianas 27… oscuridad otra vez 😡 😔

Toc… toc… toc… se oye el sonido en la puerta de un país.

—Pase adelante, es Venezuela.

Cualquiera preguntaría: —¿Porqué me invitas a pasar, y no enciendes la luz?

La respuesta cotidiana ahora es:

—Porque la energía eléctrica ya no es nuestra compañera habitual.

De este lado del mundo, volvemos a padecer casi 17 horas consecutivas sin ese servicio básico.

Cualquiera puede preguntarse, sin padecerlo: —¿Que ocurre en los hospitales, en las calles, en los hogares?

La respuesta cotidiana, ahora es simple y dramática: —Nada, no ocurre nada, además de la muerte que pulula por todos los rincones nacionales.

Las velas son insuficientes, los actividades son paralizadas, los colegios están nuevamente a puerta cerrada, los electrodomésticos van al seguro destino de dañarse, al igual que los alimentos pocos que con esfuerzo se han conseguido.

Esta es la punta de iceberg, cuya parte escondida, contiene de las peores intenciones y acciones que se pueden tener contra un pueblo.

Que lo cotidiano de mi país, Venezuela, la mía, la del Sur, jamás les toque. Que esto sirva de alerta cuando cualquiera con una retórica gastada quiera convencerles de que este tipo de formato es bueno en alguna de sus facetas.

Que está cotidianidad oscura, nos vuelva más reflexivos y despiertos. 😔

Primavera… la de adentro 🌸🥰

Que el invierno aunque congele, se deshiela; y lo más duro en algún momento pasa, como estación de cualquier año.

Etiquetamos las etapas o temporadas, queriendo que sea todo igual cada vez que llega, pasando en alto que quizás sea la misma cosa, y que solo es diferente de acuerdo a como la veas.

Que las flores aparecen y el aire se vuelve más cálido, el sol nos abraza con sus rayos, y entonces aquello que era frío y hasta oscuro, se va de alguna manera olvidando (como si al volver ya no enfriará tanto).

Y así lo hacemos con la tierra, con las flores y hasta con nosotros los humanos; nos encasillamos en alguna estación y pretendemos ninguna de sus características saltarnos, obviando que a cada quien le ocurre distinto, que somos a veces anillo y otras simplemente, somos mano.

Olvidando que somos los mismos, como lo es todo eso que también nos rodea, que son las mismas flores, la esencia, la tierra, y lo que va cambiando son los escenarios.

Que la primavera es solo un invierno que rendido de tanto llorar en soledad, se ha cansado, que su frío no fue suficiente para acabar lo que dentro estaba quemando; y que al mirar en su interior, su corazón se dio el permiso de reír a carcajadas ( al menos por un rato).

Flores que acompañan, lo solo que alguna vez hemos estado; compañía que quizás después conozca lo que es andar en solitario. Ambos sucesos de una misma vida, que empeña en regirse por un calendario, una etapa, una estación en la cual no caminemos como extraños.

Primavera… la de adentro viene cuando podemos ser nosotros mismos, con nuestros deshielos, tristezas y quebrantos, con nuestra luz y sombra jugando sin que sea, un cuento de terror o algún pecado. Primavera es reconocer que las flores llenan nuestro patio, aunque veces ni siquiera del todo bien lo hayamos sembrado.

Camino seguro… Sentimiento ♥️

Que se recorre mejor el camino, sintiendo. Cada paso que demos será un motivo más, para dejar las marcas que permitan encontrarnos, en caso de algún extravío.

Que por llamativo que sea el punto de llegada, la emoción para que valga estar presente en todas partes, sin promesas que la inhabiliten o condiciones que la desgasten.

Que el camino sea solo eso…el camino, ese que nos sirve para acercarnos tanto, que ese es el mejor lugar de todos, y allí nos sentimos seguros. Reconociendo por fin, lo que sentimos.

Vivos… es necesario 😔😊

La vida tienes sus matices..

Días oscuros, complicados, aparentemente sin esperanza.

Días que brillan, que florecen, en los que creemos que podemos tocar el cielo.

Preparados para unos, y fuera de contexto para otros, pero ahí seguimos los humanos, respirando.

Como cada cosa que nos toca durante nuestra travesía de existencia, unas nos darán alegrías y felicidad casi inmensa; otras desasosiego y rabia que casi nos mata; pero aún así, sigue llamándose vida.

La noche prolongada parece que nos traga, pero en algún momento el alba nos salva, dando certeza de la claridad de otro día. Pero a esa luz, puede que también le siga otra penumbra y negarnos a que sea así, es solo una mentira piadosa.

Lo que ocurre afuera, nos afecta, al punto de creernos derrumbados en algún momento. Lo que ocurre adentro nos arrasa, tanto que ni el impulso de otra mano algunas veces nos salva.

De uno y otro aprendo… debo aprender, que la risa es mía, mi pertenencia y no debería depender de que alguien más la decida. De la misma manera que las tristezas son mías, compradas a veces con el color de la sangre; por tanto no es opción admitir que cualquiera venga a hacer fiesta sobre ella.

En ambos casos de la vida, sabernos VIVOS, es necesario.

Humanos… para bien o para mal 🖤♥️

Y no se trata de quien está mal o está bien,
Sino más bien de saber que somos humanos,
Que las mismas luchas que ocurren en una vida
Tal vez sean mayores o menores encarnizadas en otra;
Que valemos no por los bienes que se deprecian
Con el uso, sino más bien por el uso que le damos
A esos mismos bienes.
Que es sabroso mirar de lejos una herida y opinar
Sobre su causa y aún más, sobre la forma de ser sanada
Aún a expensas de no saber muchas veces, en carne propia,
Qué hacer para aliviar el dolor de un simple rasguño.
Porque simplemente, no se está acostumbrado a lo difícil y a
La realidad del caos o desasosiego que este supone.
Los juicios no están ausentes, nunca lo estarán. Opinamos
Que tan malo o bueno es que hoy llueva o salga el sol,
Y lo seguimos haciendo acerca del color que algunos lleven
en sus vestidos, accesorios o hasta tatuajes (y eso es un juicio)
Sin poder alcanzar jamás a entender el verdadero origen
O la motivación que llevó a cada uno, a dejarse mojar en la lluvia
A pasar desapercibido algún rayo de sol, a escoger un color
En su camisa, en su tatuaje, en su pensamiento.
No somos poseedores de la verdad del otro, porque no llegamos
A saber tanto de él, al punto querer o no vivir su vida con todas
Sus implicaciones.
Somos “universales” porque en cada uno hay un universo de
Incógnitas, vacilaciones, contradicciones y dudas,
Teniendo vida con esas mismas certezas y espacios brillantes
Que nos alumbran.
Galaxias que titilan en nuestro interior encendiéndonos o siendo
Solo hoyos negros en los que cualquiera que se asoma, se pierde.
No todos estamos capacitados para navegar el universo del otro,
Tal vez nos quedemos sin oxígeno con algunos y quizás ese mismo otro
No esté dispuesto a que colonicemos su espacio.
Humanos, con las limitaciones que esto implica, jugando a ser
Creadores, de lo que no creamos,
Coqueteando con el amor, disfrazándolo de sexo, perdiéndolo a
Cada rato, viviendo de sus migajas por temor a no ser capaces
De ser un huésped que le honre.
Para mal o para bien… humanos,
Contradictorios por naturaleza, perfectos en apariencia, por conveniencia…

——————————–

La vida es algo más, que la opinión vana de otro; es vida porque podemos respirarla y al mismo tiempo se ríe, que nos quedamos sin alientos.sin todas las respuestas, a veces sin las preguntas correctas. No es definitiva, sino más bien cambiante, hasta la muerte. Humanos, eso somos y que no se nos olvide.

Emociones 3, el asco… 🥶

Entre las emociones que a menudo nos embargan… el asco, definitivamente no tiene buena cara.

Cuando la repulsión viene desde nuestro interior, lo único que puede aliviarlo de alguna manera es sacar todo eso. Devolver el tiempo es algo que no podemos hacer, pero cuando las circunstancias nos sobrepasan por ser ilógicas, injustas, dantescas o simplemente aberrantes, no podemos hacer más que sentirlo. Quizás eso lleve al cambio.

✖️Discursos abusivos, carentes de verdad… dan asco.

✖️Ver el sufrimiento de cerca y sentirlo en carne propia, mientras el que lo provoca se deleita en su obra, da asco.

✖️La maldad deambulando, aprovechándose de la crisis que sufre todo aquel que es objeto del trato indigno, por parte de quien ofreció cuidarnos en un mensaje de mentiras; resulta repulsivo.

✖️Selfies engañosos para ganar seguidores, en medio de una catástrofe y el dolor de muchos, da asco.

✖️Cobrar más de un salario básico, a cambio de dejarte cargar un teléfono, en medio de un apagón que te dejó oscura el alma… da asco.

✖️La certeza de saber qué hay personas usando aguas contaminadas para su consumo más básico, ante la mirada complaciente del opresor, que se escuda en cualquier cosa para no asumir su responsabilidad… da asco.

✖️El olor a muerte, producto no de la extinción natural de la vida, (como a cada quien le tocará de acuerdo a como haya elegido vivirla) sino de lo podrido del interior del ser que se empeña en convencernos (a través de matar a muchos), de que ya no hay más esperanza y que la resignación es la salida, da asco.

En todo caso, sin sentimos asco o repulsión, por aquello que sabemos nos afecta como sociedad de forma definitivamente negativa… solo podemos vomitarlo, limpiarnos por dentro y seguir hacia un nuevo comienzo, estando pendiente de no dejar crecer nunca más, el mal que nos produce todo eso.

Eso es aprendizaje, a pesar del asco.