Preguntándole a las hojas.. 🍁 🌳

Cuando las hojas caen… ¿el árbol queda desnudo?

O simplemente deja irse lo que no necesitaba, para dar paso a la vida que sigue moviéndose entre sus ramas?

¿Porqué hay quienes deciden no estar en nuestra vida? ¿Por que simplemente no nos quieren?

O porque tal vez sea necesario, para que podamos recibir a alguien más?

Ningún espacio lleno, puede ser ocupado por nadie más.

(Mi hora de las preguntas)

Agitados… movidos 🍂🍃

Ninguna hoja queda inmóvil ante el paso del viento

Ningún corazón está quieto si le visita el amor

Ninguna palabra se calla si la mueve un sentimiento

Ninguna entrega es pequeña si se hace con pasión.

Hay quien pretende asumir que no pasa nada, aún cuando su árbol es agitado por un fuerte viento; hay quien teme asumir lo que siente y lo esconde bajo una aparente quietud; hay quien no dice nada y lo que siente le consume; hay quien dice: “no es nada”, cuando en cada cosa que hace entrega su corazón sin dejar nada para si.

Cuando somos movidos por lo que sentimos, y queremos parecer inmunes al sentimiento… seremos como el mar tranquilo, que de la noche a la mañana es capaz de traer consigo un tsunami… entonces, agitados al máximo, nos desbordaremos con ello. Por eso es mejor como hojas del árbol, movernos; como seres que amamos, sentirlo.

Agitado o quieto? 💭

Una rama que sostiene..🌳❤️

Nos conquista la idea de volar, de trascender, de libertad.

Surcar el cielo es una experiencia que anhelamos sin parar.

Más allá de lo que podemos pensar o imaginar, el arriba nos pertenecerá.

Pero a pesar del vuelo, que bueno es

Aterrizar.

No tener que batir alas, ni aún siquiera

Planear,

En un momento del vuelo, es bueno sólo parar.

Quien nos aterriza, es aquel que también nos lleva a volar más allá (sin duda).

Nada como una rama en nuestro vuelo, nada como un pecho para consuelo, una mano que te aferre, un lugar para llegar.

Que estemos en modo “vuelo” no implica que podremos estar siempre en el aire, sino más bien que aún estando así, de un lado para otro, alguien nos brinde de su atención y su ser como pista de aterrizaje donde parar y arribar.

Eso el amor, lo da.

Juntos…🌳🌳

Somos como árboles, aferrados a los principios, a eso que creemos para sortear los vientos que tienen el fin de derribarnos, con el sentimiento de salvavidas, antes las tormentas que en el fondo de nuestra tierra, se sucedan.

El amor es la raíz que nutre cada parte

Es el tronco más firme que sostiene

Es la humedad perfecta de sus ramas

El color más verde que el árbol tiene.

🌳

Cuando mi semilla germinó,

Hablar de un árbol era una utopía

Me parecía el cielo, el imposible

Más presente y constante de mis días.

🌳

Crecer en soledad es permitido,

Pero hacerlo acompañado es un milagro Saber que alguien quiere que crezcamos,

Que junto a nuestro ser

Y a nuestras ramas,

Estén también las suyas

A nuestro lado.

🌳

Los vientos por supuesto soplan,

Y visitan también los tiempos de sequía, pero el sentir tu raíz, rozando la mía,

Me hace saber que superaremos el verano.

🌳

Cuando caigan las cenizas del invierno,

Aunque estemos sin hojas,

Desahuciados,

Yo sabré que te tengo y tú me tocas, Nuestras ramas de juntarán como unas manos

El frío pasará lento, muy poco a poco,

Lo helado de su esencia así se irá, Mientras que tú y yo nos calentamos.

El Amor…🌳

A veces manejamos la vida, como la escena de un crimen por resolver, todo lo queremos comprobar…

He llegado a pensar que en cuanto a ti, no hay mejor evidencia de lo que sientes que eso que expresas aún sin decirlo, cuando un recuerdo mío se cuela en tu memoria y no puedes evitar sonreír porque me pienses.

Hay evidencias que no son físicas, sino que más bien ocurren dentro, cuando nuestro pulso se agita y el alma tiene cosquillas, sin que haya un control o un dominio absoluto de lo expuesto.

Hemos de dejar crecer el árbol, sin tanto temor por no saber hasta dónde llegue, y añadiremos a sus ramas, hojas, que hablarán de lo que sientes. Hojas que serán verdes en sus ramas, hojas que serán blancas o del color que prefieras ante tus dedos para llenarlas de ti y lo que eres. Hojas que iremos pasando en el transcurrir de los días, mientras tú y yo, en ellos nos pensamos.

En cuanto a mi, soy un árbol que disfruta el otoño, y que aún en él, siente como reverdece alguna primavera, árbol que sabe del frío del invierno, y del avasallante fuego del verano que también quema.

A pesar de estar desnuda, como árbol en este tiempo, tengo hojas… producto de cada detalle de lo que siento, y sobre las ramas de mi piel se van añadiendo poco a poco .

La evidencia del que siente, está en lo que hay en su mente.