Tarde en despedida… Septiembre 14 💭

A veces simplemente los colores se fusionan y el degradé perfecto, es sólo una característica del cielo.

Septiembre con cambios. Escenarios alterados, lluvias que azotan sin previo aviso, nubes que no paran de correr.

Y los pensamientos al igual que el mes. Batiendo la puerta que separa lo real de lo imaginario, pintando en degradé con los dedos, mientras el color se las ganas lo permiten.

Septiembre y sus atardeceres… ¿Ignorarlos?No, que va!

De estos atardeceres de Septiembre, no puedo quedarme sin destacar tanto el del sábado como el de ayer.

Había querido hacerme la indiferente, con los atardeceres (por el tema de evitar sentir tanto, tantas veces) como nos ocurre con esas cosas y personas que en ocasiones no quisiéramos que nos gustaran tanto y simplemente decimos: 

-Sino te veo tanto, quizás dejes de gustarme tanto, bueno así.

Por momentos lo hice y casi que me creí (por el rato que duró), que podía verlo sin sentirlo (al atardecer, por supuesto… Lo de él, ya es otra cosa o quizás igual jajaja).  Reconozco que aún no tengo la capacidad  de serle indiferente, y sigo hablando del atardecer…

Lo vi, así como quien solo pasa una revista y de repente (como siempre) me capturó… Mi atención fue hacia él…(el atardecer)


El cielo dibujaba formas especiales para mí, era como una sonrisa que me atraía sin parar, y ya no me quise resistir.  Simplemente me detuve una vez más a disfrutarlo… Y aún de lejos a tocarlo… 


Sublime ante mis ojos… Era una muestra perfecta de este gran todo.  ¿Impasible? Ante él.. ¿Yo? ¡Que va! ¡No puedo! Continúa gustándome y despertando mis sentidos, casi que sin que haya forma que lo pueda detener.

Y así, sintiendo que se iba… Mi alma se iba con él 


Ayer, fue similar.  Esta vez no me empeñé en resistencias inútiles, no delante de él. Sus colores presentó y me hizo correr a verle, sus sombras y sus matices me llamaban sin dejarme tiempo para las dudas.  La prisa del que tan solo por un instante llega para marcharse, me hizo pensar en no dejarlo pasar… Empezó así 


Y ante mis ojos como diciendo:

 -Recuerda por qué te gusto… 

Fue volviéndose cambiando para mí.  Pinceladas de colores por todos lados, parecía un lienzo de varios pintores a la vez. Uno que pensaba en carreras y mezclas y otros en tranquilidad y quietud.

Rayos de luz que no se podían esconder. Reflejo de quién era y quién es, aunque en poco tiempo no se le pueda ya ver, hasta que el determine volver a aparecer.

Y en quietud fue bajando, el atardecer se fue marchando y yo ahí sin más que hacer, que asumir, que lo sigo observando.


Y su  estela fue dejando, mientras yo parada le veía, sonriendo, pensando en que me es imposible, no verlo, no sentirle, no amarlo… (Al atardecer?)

Como lección rescato de estos atardeceres de Septiembre (quien al parecer quiere dejar a un lado la timidez inicial y pretende mostrarse con vehemencia en su final) que:

Lo que nos inspira y nos atrapa, eso que a nuestra alma agita y al corazón arrebata…

De eso, no es que no lo podemos dejar, es que simplemente de eso (o ese) no queremos escapar… Y allí, en él, nos queremos quedar.

Y contra eso ¿quién puede luchar?

Agosto y lo que me regalo el atardecer de ayer…

En el atardecer de ayer, el sol sonrió…


De una forma en la que sólo él sabe hacerlo, llenó de una luz espectacular todo ese atardecer.  Yo no le miraba de frente, estaba  con mis ojos puesto en algo que diariamente captura también mi atención, sin embargo el reflejo de sus rayos me atrajeron hasta el, y una vez más quedé rendida ante mi ventana, al contemplarle.

Inevitable que un ¡Wow! No se dejará escuchar …


Parecía que mientras más avanzaba el atardecer… Mejor se ponía.

Viendo el espectáculo, me pregunté: ¿Será de haber visto algo tan extraordinario que alguien acuñó la frase:

“Lo mejor está por venir”?

Y es que en el atardecer a veces es así… En fracciones de segundos todo va adquiriendo más color y belleza.


Ni el pintor más reconocido puede llegar a la magnitud de estos colores. Y creo que ni aun la cámara  le hace completa justicia, sin embargo, de alguna manera en una y otra queremos exponer lo que deleita s nuestros ojos.

Ocurre así también a veces con lo que sentimos.. Queremos expresarlo, y aunque nos quedamos cortos, hacemos nuestro mejor  esfuerzo por demostrarlo, teniendo buenos resultados en su recepción o no.

También comprendo algo, viendo este atardecer… No solo cuando todo brilla y el color abunda, se puede disfrutar del panorama…


Existen momentos de calma y sin tanto esplendor, en los que se puede observar también la maravilla.

A veces con lo que somos ocurre lo mismo. Es fácil tener muchas personas al lado mientras brillamos o estamos a “color” y al momento que el telón baja y los tonos se vuelven menos brillantes… Son pocos los que se encuentran a nuestro lado.

A nadie le es grato estar cuando ya no brillamos, como todos esperan. Pero los que se quedan a nuestro lado, son los que no están interasados en solo como lucimos sino en lo que realmente  somos.


Y la tarde se marchó dejando en mi lo siguiente:

☀️La sonrisa es algo que no se puede esconder.

☀️Lo mejor puede venir, si estamos dispuesto a descubrirlo.

☀️No solo el color y el espectáculo son dignos de maravillarnos.

☀️Muchos son los que están cuando sonríes pero solo los de verdad cuando lloras.

☀️Quien está con nosotros solo por lo que podemos “dar” , no estarán más cuando estemos “agotados”.

☀️Somos lo que somos… Y de eso es lo que podemos entregar.

☀️Hasta no abrir los ojos del corazón, no veremos lo que tenemos delante y puede hacernos sentir. Sino que seremos
-ciegos emocionales- de los que nos sienten.

Y  así ese atardecer de ayer sonrió y me dejo con la franca promesa de volver  nuevamente mañana…. ¿Yo? Quise hacerle  la misma promesa, pero sé que puedo no estar para contemplarlo un día más, de estos cualquiera.


Quédate para siempre en mi recuerdo…

Otro atardecer de Agosto… Y una lección espectacular

Aunque la lluvia no cese
Y la muerte se aproxime
Aunque lejos ya parece
El amor para el que vive…

La vida se manifiesta
No se cansa,
No se rinde
Y con ella su belleza
Para aquel que la recibe.

Ayer la lluvia volvio a aparecer desde temprano en la tarde… Habían truenos y relámpagos que se dejaban ver, aún a pleno inicio de ella, como a las dos de esa tarde.


Y así transcurrió el resto del día… En medio de una mojada tarde. Las calles se anegaron, todo quedó bajo el gris por bastante rato.

A veces la vida también se torna así; los problemas, las tristezas, los desamores llegan... Y se quedan en una velada que parece interminable, logrando que solo queramos levantar los ojos al cielo y desde lo más profundo exclamar en forma de una humilde oración:

-¡Qué esto pase!

Sin embargo, también ocurre que las cosas no pasan, o al menos no en el tiempo que esperamos o pensamos que necesitamos que ocurran, y he llegado a comprender, que eso no invalida todo lo que la confianza de esperar, significa.

Al final del día, en el desenlace de ese atardecer ¡pasó algo glorioso! Eran más de las seis y en lugar de oscurecer y dejar que el manto negro terminara de caer, el cielo fue tornándose rosado… De un color simplemente ¡Increíble! Y de pronto salió la esperanza a cubrir todo el firmamento…


Este magistral arco iris fue una de las mejores lecciones recibidas en estos atardeceres. Era como una forma del cielo decirme:

✳️”La última palabra puede ser de esperanza” no siempre todo tiene que cerrar en gris y oscuridad. 

✳️No des por cerrada una puerta a la ligera, ya que puede haber  alguna forma de abrir y pasar.

El cielo fue mostrando por un lado y por otro todos sus colores, tantos, que a pesar de que la cámara registra con propiedad lo que estaba delante, se queda corta ante lo que mi retina contemplaba (y mi corazón también).

 Y a pesar de que todavía algunas gotas caían, la belleza de la vida simplemente, prevaleció.

✳️Los colores del atardecer, como el amor, no se cansan, son reales… Y sobre todo son vistos por los ojos de quien decide prestarle atención.

✳️Y la belleza puede aparecer en medio de cualquier circunstancia. 

✳️Nada limita lo que un cambio puede traer, aunque ese mismo cambio aparentemente sea un imposible.

Aún en las peores circunstancias, tendremos una sonrisa de la cual asirnos, una palabra de la cual aferramos, un amor que nos haga sentir vivos…💖

Una vez más, estoy agradecida por estos atardeceres, por un mes que no conoce el silencio, por todas la cosas que ocurren y que no comprendo… Y porque en medio de ese cielo inmenso, te veo.

Agosto llegando… Y lecciones dando

Con el primer atardecer de este Agosto, una simple lección llega hasta mi corazón:

❤️¡La vida es VIDA si se demuestra!

(Sino sería tan solo respiros escondidos, de muertos que deambulan sin saber que se han ido)

❤️No te pierdas la oportunidad de mostrar quién realmente eres a quien realmente quieres.

(Sino serás tan solo el intento de una persona que no existe )

❤️Deja el temor, así como lo hace el Cielo;  que lo que te llena se despliegue y sea notorio para los ojos que siguen tu corazón.

(Sino tus rayos de luz se apagaran y terminarás en la oscuridad de lo que pudo haber sido y no fue)

❤️No te reprimas… Siente y exprésate!

(Sino tendrás sentimientos atrofiados y una vida sin sentido que se recurrirá entre tus manos)


La vida,

Como un lento gotero corre… Pero aún en su paso más lento, se consumirá. 

Date el permiso para Sentir.❤️

(Me propongo realmente, no dejarlo pasar)

Maravíllate..!

image

(Para los que han apagado sus ojos para contemplar las maravillas naturales y apagado su corazón para disfrutar de la maravilla de lo que se siente…Maravillarse es lo mejor)

No dejemos que nadie opaque la maravilla de lo extraordinario.

♥Aún en las circunstancias más dificiles, poder sentir amor por alguien es un maravilloso regalo y la mejor de las experiencias que podemos tener♥. No dejemos que algunos de los cansados de amar, o de los pesimistas del amor, nos hagan creer que ya no existe, que está pasado de moda, que ya no nos toca porque pasó nuestra hora, o que simplemente es imposible, porque el AMOR es para los tontos (como yo). AMAR es algo extraordinario que los que tienen corazón ordinario, no lo pueden percibir... pero hasta para ellos, hay esperanza… porque si el amor los atrapa, seguro lo tendrán que sentir.
Nada más extraordinario que el AMOR…

El amor es increíble
Es una fuerte pasión
Hace lo imposible, posible
Y nos regala emoción.

Nos hace estar contentos
Nos hace llorar de alegría
Nos hace estar despiertos
Nos hace amar la vida.


Nuestra mejor versión
Es cuando sentimos amor…

Los atardeceres o cualquier muestra de lo que en cielo podamos ver… es algo extraordinario… nunca se repite exactamente igual, ni los colores, ni las formas de allá arriba. Es también extraordinario, y a veces pretendemos volverlo ordinario, simplemente por el hecho de darlo por sentado que todo seguirá “igual” todos los días, cosa que no es así….

Como un increíble atardecer
Es el cielo bello que podemos ver,
Es irrepetible y maravilloso
Digno de ver, asombroso!

♪♪♪♪♪♪♪♪

No dejemos que alguien nos impida
admirar lo extraordinario del atardecer,
Ni que nos limite el poder expresar
el amor que hay en nuestro ser.

A Maravillarnos!