Cae la tarde… amor 💗

Cae la tarde amor,
Vente conmigo
Vamos juntos a observar
Su arrebato,
Cae la tarde amor
Y estoy contigo
Aunque no estes en éste
U otro rato.

Cae la tarde amor,
La ven mis ojos
Y junto a los tuyos
La descubren,
Cae la tarde amor,
Y el sol a un rato,
La calienta como carbón
Sobre la lumbre.

Cae la tarde amor,
El día se va
Con él, quizás dolor y sobresalto
Cae la tarde amor,
Se marchará
Y en sus colores
Yo, te pienso tanto.

Diciembre… diss que empiezan y terminan

Diciembre ha estado bonito. A pesar de que el ambiente en general por estos lados es mucho menos alegre que en otro tiempo, Diciembre con sus matices nos recuerda qué hay esperanza.

Sus intensos amaneceres, me dicen que no desmaye, que no pierda los colores del camino, aunque el paisaje pueda volverse solo a blanco y negro.

Luna y sol han salido a jugar en simultáneo, recordándome también que a veces lo que parece imposible, se da cuando menos lo esperamos.

El esplendor de estos primeros días de Diciembre insisten en hacerme ver qué hay belleza sin igual, si nos disponemos a encontrarla. A veces quienes tenemos los ojos feos, somos quienes miramos. 😳

Un sol apenas asomándose para luego bañar todo con su esplendor es un recordatorio perenne de que si queremos que alguien se entere de que “aquí estamos” debemos manifestarnos. Y los resultados pueden ser extraordinarios.

El ser testigo de esta maravilla, me recuerda lo hermosa que es la vida.

Sus tardes no han perdido el mismo estilo, van cargando sobre ellas una extraordinaria belleza que no puede ser obviada. Por pasarnos de largo, cosas como esta es que no estamos muchas veces ejercitamos cuando algo sublime se nos presenta, llámese sentimiento u otra cosa.

Diciembre se prepara para irse y con él también, el 2017…. como todo lo que inicia que en algún momento termina.

Sus colores han sido presagios de lluvia, de claridad en muchos momentos y de luz que brilla tanto en forma de sol como de Luna.

Hoy, su gris es intenso, pero no por eso menos bello, como algunas cosas en nuestra vida que aunque no son todo lo palpable que quisiéramos, no dejan de ser intensas por ello.

Sigo paso a paso, Diciembre, mirándote Cielo.

Septiembre, un día que ya se fue… 👀

Los grises bellos de este día, me recuerdan que la belleza tiene que ver más con los ojos con que realmente miramos, que lo que no.

La belleza, o la fealdad; dependiendo la perspectiva que le demos, seguirá estando en su lugar, aunque nos empeñemos en ignorarla.

De los días que se van y no estuviste

De los grises que dibujan la tristeza

De lo que no se olvida aunque se quiera

De lo que sigue estando aunque no se vea

De los atardeceres de Septiembre, que yo veo.

Un día que ya se fue.

Atardecer, terminar… amanecer, comenzar… hacerlo bien! 👀❤️

Generalmente solemos decir, lo que comienza mal… termina mal. Y eso son los pensamientos con los que nos quedamos. Viendo el atardecer de ayer, luego del eclipse y una tarde lluviosa… puedo decir que terminó espectacular!!  Wow y más wow!!! Fue un atardecer para “wowmearlo”  completamente


Empezó genial, y se fue poniendo aún mejor!


De igual manera fue comenzando el día hoy… empezó espectacular!!!


Salían rayos desde el suelo hasta el cielo..

Sin duda alguna,  fue fascinante.


Y luego en un pestañear, lo que parecía que iba a ser sin igual, adquirió un caris más calmado…


Pero igual puedo decir, que lo que terminó bien, da inicios aún mejor.

El sol como de acostumbre, no se quedo solo en eso y luego apareció con su belleza y fuerza.  Como para que no dude de quién es él… y no lo dudo.


Entonces, de ese atardecer de ayer y del amanecer de hoy, me quedan estás lecciones.

💭Si terminamos bien, podremos recomenzar de una manera especial y aún mejor.  Ese trabajo que dejaste, esa relación que te enganchó… dependiendo de la forma como hayas cerrado esos ciclos, estarás en capacidad de abrir unos nuevos.  Marcharse de un trabajo no tiene porque ser algo traumático, debe ser más bien como un paso para estar donde realmente quieres estar.  Terminar una relación que se volvió tóxica, no tiene que ser el fin del mundo, hay relaciones que se vuelven mejor luego de haber cerrado el ciclo en el que estaban, y hay otras en que lo mejor que pudo haber ocurrido fue acabarlas, y de seguro hay alguien a tu medida rodando en camino.

Así que, terminando bien… comenzaremos aún mejor.

💭Los cambios suceden ante nuestros ojos… nos gusten o no, simplemente ocurren.  Lo que nos puede resultar lo máximo en un momento, puede tornarse normal en cuestión de poco tiempo, porque descubrimos que no era como pensamos, o porque estábamos viendo en el lado equivocado.  O porque simplemente lo extraordinario tiene su lado “normal” así como lo cirdiano tiene su “magia”.

💭Así como este amanecer y ese atardecer, me tuvo con los ojos puestos en ellos entre carreras y brincos, así es todo lo que realmente es importante para nosotros… vamos a ello, estamos en ello, sentimos por ello, así nuestra vida se vuelva a veces un gran circo.

Agradezco estas lecciones, agradezco el verte a ti… por ahí.

Septiembre y sus tardes… Iguales y diferentes 

Los días pasan… Y aunque sigue siendo el mismo escenario, hay movimiento y cambio.

Días con tardes nubladas


Días con tardes de sol…

Días con tardes de sombras templadas


Días con tardes de otro color 


Este Septiembre que se va de prisa, así como todo este año 2016, del cual hace poco decíamos bienvenido y ahora vemos que ha empezado a empacar su equipaje para despedirse… Me deja un sabor a nostalgia en el  alma, y quizás un sabor a miel en mi amor.

Así como ese mismo escenario, somos cada unos de nosotros, aparentemente  “los mismos” cada dia; sin embargo tenemos días:

•Unos con colores brillantes en los estamos rebosantes de alegría, 

•Otros en los que la “nube gris” no se mueve de nuestra cabeza y la tristeza nos envuelve hasta casi asfixiarnos, 

•También tenemos de esos  días en que los pasamos casi a la “sombra” de algún pensamiento, sin atrevernos del todo a revelarlo,

•Y por supuesto, algunos días en que no podemos explicar a ciencia cierta lo que ocurre dentro de nosotros, sino que sólo  sabemos que algo se mueve allí… En nuestro propio centro.

Y entonces, sólo me queda esta lección en algunos versos…

Septiembre taciturno, que avisas que te vas
Que pasas ante mi vista con tu mejor vestido,
¿En qué estas pensando? cada vez que me das
En cada atardecer tu más fiel colorido.

¿Crees qué  cómo  pasas contándome de amores
Así llega el otoño, a esta vida mía?
Dime si es que piensas, que aun con los colores
Que algunos me han dejado, mi alma está perdida.

Dime, habla, no te detengas,
Cuéntame… ¿como es que tú me ves?
Si es que llega hasta ti, mi mirada tierna
Al desplegar belleza en cada atardecer.

¿Te parezco atractiva a pesar de los años?
Soy como tú, el de los meses finales
Con una vida llena de verdades y engaños,
Tal vez muy diferentes, o quizas tan iguales…

Tú te estrenas Septiembre, en cada año que pasa
Yo voy restando el tiempo que queda en el camino
Tú te vistes de luces grises, y llegas a tu casa
Yo me aproximo más  al final del destino.

¿Con que tú me comparas, dime amigo Septiembre?
Yo a ti con la muerte, paciente o presurosa
Como el tiempo de hojas que se caen y es silente
Y en el quedan desnudos los tallos de las rosas.

Somos los mismos tu y yo, Septiembre
Juntos nos observamos, nos decimos los versos
Somos de esos que aman, rápido y lentamente,
De esos que lo que sienten, es todo su universo.

Iguales aún  por fuera, bueno, tu más  que yo, por supuesto
Te seguiras mostrando cada vez que te toque
Yo me ire un día y sabras que ya he muerto
Cuando en mis letras no estés, o no aparezca tu nombre.

Y lo que siento por ti, es como este Septiembre,
que va pasando páginas diferentes… Aunque cambien los días y hasta los escenarios

hay algo que es igual,
y es que estás en mi mente.
❤️

Versos desordenados en las lecciones de Agosto…


Cuando la emoción nos embarga, nos recorre, nos abraza…
Llenando así nuestro ser con sus profundas tenazas

Es como un dulce placer que no queremos que pare,
Y que a nada se compare,
Cuando de sentir se trata.

Hoy contemplo el cielo inmenso,
Grande como lo que siento…
Lo miro, lo respiro y te siento.


Hay momentos especiales en que podemos tocar
Tan solo con estirarnos, la inmensidad del gran mar.

El que entre ola y ola, me recuerda que tu estás
Tan solo en la otra orilla, cerca… te puedo alcanzar


Hay emociones tan grandes que explicarlas no podrás,
Sólo el corazón las siente y no deja de saltar,
Al pensar que en otra mente también podemos estar,
Pensados y hasta soñados por quien queremos amar.

Las emociones son tan intensas, que a veces sentirlas pareciera que una simple vida o un simple cuerpo no las puede soportar. Como algo tan inmenso dentro de uno puede estar, creciendo y alborotando nuestro mundo al pasar.

Hoy estoy pensando en ti, de una manera especial,
Por supuesto la emoción crece, yo no lo puedo evitar
Hasta las manos me tiemblan aun queriéndote expresar
Que no hay amor más intenso que el que yo te pueda dar.

Y aún con un trazo dificil van mis palabras de amor
Esas que llevan mi alma, pues salen del corazón
En este día que empieza o ya no sé si es que acaba
Van mis versos en desorden, quizas tú no lo esperabas.

Agosto sigue su curso… Y lo que siento con ello,
Hoy las lecciones que tengo, por eso se van en versos.

Siguen sus atardeceres dejándome pensamientos,
Siguen los rayos del sol recordando lo que siento…

Julio que se fue y las lecciones en pensamiento que me dejó…

La última semana del mes que nos acaba de dejar, Julio, me dejó un sinfín de pensamientos y algunas incertidumbres que quizás traslade hasta este Agosto un tanto mudo que ha llegado.

Sus atardeceres fueron  intensos desde el principio, así como mis pensamientos y sentimientos por quien ocupa recurrentemente en mi ser tanto unos como otros.

La intensidad de sus colores me permitió recordar que:

No por cambiar el nombre se siente de otra manera. 

A veces pretendemos ponerle nombre a lo que se siente, para sentirnos más cómodos con los demás, pero lo que está ahí, en nuestro interior.. Sigue igual pongámosle el nombre que sea. Igual pasó de Junio a Julio… El mes cambió, pero la intensidad de cada atardecer se mantuvo…. 

El sol continuó mostrando su fulgor, aún en medio de la constante amenaza de lluvia.


Y aunque el gris también dió su batalla, la luz nunca se entregó.

Eso me permitió pensar una vez más en lo fácil que nos damos por vencido ante las “nubes grises” de nuestra vida.

Necesitamos ser encendidos por dentro para no detenernos ante las circunstancias (por muy oscuras que parezcan).

Y en otra tarde, en la que las nubes cambiaron de color…  Siguió este espectáculo que Julio dejó…

A pesar de los muchos nubarrones, el cielo se puede despejar y al final hay algo bueno que ofrecer.


Este fue el atardecer del 30, porque aunque el último, el de ayer me cautivó con su rosas y naranjas encendidos, solo pude registrarlo con la cámara de mis ojos .

Pero el mes también cerró con otra lección que no quiero dejar pasar:

📌No sabemos cuándo volaremos por última vez,

📌Por eso debemos disfrutar lo que siente nuestro ser.


Al estacionar ayer para entrar a mi casa, me encontré con esto… Un lindo pajarito que dio su último vuelo. No puedo imaginar que truncó su vuelo, solo sé que hasta ahí llegó. Lo que me confirma una vez más, que no puedo perder la vida silenciando lo que siento, porque sino me quedaría presa en la sórdida muerte del silencio.

Como el atardecer, quiero experimentar las nubes, las tormentas, los grises, los azules, los rosados, naranjas y colores sin fin, que me hacen experimentar todo esto que siento. Antes que mi vuelo, se acabe.

Junio se fue intenso y Julio quiso ponerle riendas… Espero que Agosto me permita simplemente  expresar de la única forma que sé, lo que sabes que siento y pienso.

 

De los atardeceres de Julio… Y sus lecciones

Julio ha sido cómo llegó… Simplemente Intenso.

Cuando Junio se fue, entré torbellino y un mar de emociones para mí, pensé que ya luego todo entraría en la acostumbrada calma cotidiana o mejor dicho, en mi rutinaria calma de todos los días.  Para bien o para mal, no ha sido así… Tengo un montón de cosas agitándose en mi interior, que a veces simplemente siento que me sobre pasan, tanto que he tenido que tomármelo con calma hasta cuando de venir a este rincón se trata, para que todo esté donde simplemente tiene que estar (no hay problema, yo me entiendo).

Y yo ahí… “Domando” mis pensamientos, porque los sentimientos son insurrectos e indomables, y ya me han dado muestra de independencia una y otra vez, así que no insisto más en la vana utopía de querer amordazarlos, amarrarlos o simplemente silenciarlos (a los sentimientos); aunque humanamente en algún momento hasta inconsciente lo intenté . 

 Yo, como este mes traté de quedarme en la quietud de ver pasar los días… Estos que para muchos en el mundo se conocen como “verano”, es aquí un tiempo intermitente de  lluvias locas que van y vienen a su antojo, sin que la precaución del paraguas alcance y los drenajes de las calles sean suficiente para evitar que nos ahoguemos (pero ese es detalle de otra reflexión). Creo que en mí, igual han sido los torrentes de lo que siento, para lo cual, cualquier precaución resulta insuficiente y a diferencia de los drenajes, si es motivo de mi lección por aquí .

Ha sido relevante para mí, que en medio de estos atardeceres lluviosos y algo anodinos, por la costumbre de ver todo en tonos  grises…

En la vana resignación de no ver colores y en el letargo de decir:

-“bueno ¿para qué atreverme más? Si gris es un color, vivamos con ese y ya…” Una vez más un atardecer de estos me sacudió.  Yo viendo ese gris, y escribiendo como estoy ahora, y de pronto,el atardecer…¡Se atrevió!😳


Fue pasando ante mis ojos como diciendo:

“¡Nunca dejes de atreverte, simplemente enciende!”


Yo ví los colores y entre un ¡wow!



Y otro, y otro, y otro.
.. 

Simplemente me dieron ganas de llorar…


Si el atardecer pudiera acumular edad… Diríamos que cuando se va, tienes más de 200 años, por tanto está muy viejo para estas cosas de estarse encendiendo, sin embargo aún en su lecho de muerte o despedida, me enseñó que no es así.

La lección final fue:

❣Mira más hacia arriba y será más bella tu vida. 


❣No temas demostrar lo que sientes, porque sino, la vida se pierde.


❣Aunque no hubiese color, aún te quedará amor.

Y luego de esto… De que que el atardecer se marchó y llegó la noche, mis pensamientos volvieron a soltarse de las amarras de la camisa de fuerza del simple control... Y aunque no fue inmediato, me he atrevido a visitar el rincón de la sonrisa y el color, sin dejar que el temor me impida que esto me encienda. Como el atardecer, entendí que nunca es tarde si lo que se siente, es cierto.

Y los días sucesivos… Han sido realmente de atardeceres y noches dignas de observar y disfrutar, aún con lluvia torrencial cayendo de pronto. Hasta la luna a venido con toda su magia y esplendor a confirmar lo que “Atardecer” a dicho:

“El que no se atreve a vivir, ya ha comenzado a morir”.❤️