Perdidos… o en el rumbo…🚏⛅️

El que dice que nunca se ha perdido…. es porque simplemente nunca tomó ningún camino.

Alguna vez, seguro, que  hemos salido con el ánimo y la intención de llegar a un destino. Esperamos con anhelo ir hasta allá, imaginamos los colores, podemos hasta comenzar a sentir los sabores de lo que anhelamos y ponemos todo nuestro empeño para simplemente llegar.  Preparamos nuestra mochila de viaje con disposición, coraje y el entusiasmo que nos produce pensar en todo eso que queremos y que en algún momento obtendremos (cuando lleguemos).

Sin embargo, el camino no siempre es recto y sin pérdidas. Nos toca al menos una encrucijada en la cual debemos decidir hacia que lado ir, una que otra curva que nos pueda distraer y a lo mejor algún abismo al borde de la carretera que simplemente nos haga atemorizar tanto, como para solo pensar en devolvernos o al menos preguntarnos: “¿pero que es lo que hago aquí?

En otras ocasiones, por el afán de llegar más rápido y de no esperar el tiempo correspondiente para llegar a dónde vamos, optamos por caminos cortos, o atendemos sugerencias que otras con buenas intenciones (hasta equivocadas) nos hacen.

El punto es, que tanto en un escenario como en otro, de alguna forma nos “perdemos“… porque simplemente somos humanos y no estamos excento de ello.  Debido a esto, existen las brújulas, que indican donde está el norte o hacia dónde queda el lugar al cual queremos por fin llegar.

Hay quien se lamenta tanto por la pérdida, que no disfruta para nada la belleza del camino que se abre cuando no sólo andamos por donde todo el mundo espera.  Por eso tenemos las opciones, o bien de quejarnos y sentirnos miserables por estar perdidos, o sacamos nuestra brújula (si la tenemos) y comenzamos a reconsiderar nuestros pasos, y mientras lo hacemos, simplemente disfrutamos lo que tenemos al frente.

No es el pecado imperdonable, el perderse, porque a cualquiera le puede ocurrir; lo peor es pretender no llegar a ninguna parte, por el revés sufrido (aunque hayan voces al rededor diciendo que ya nunca más podremos andar) 

  • Si nos hemos perdido, podemos retomar el camino… y en el caso extremo de que no fuese así, también podemos tener en cuenta el hacer uno nuevo

Retomar el rumbo, no siempre implica volver a lo mismo, seguir los mismos pasos, tener un mismo punto de partida y de llegada… ¡no! Retomar el rumbo es primero que nada, reconocerlo y establecerlo como nuestro verdadero rumbo, saber realmente hacia donde queremos ir, encontrarnos (o reencontrarnos si fue que nos perdimos) a nosotros mismos y en función de eso que queremos, realmente dar pasos.  Lo demás, son solo vías, pintadas en nuestra vía por otros, que quizás no se atreven ni siquiera ellos mismos ni siquiera a lanzarse en la aventura de transitar por ellas.

  • Está permitido equivocarnos, perdernos y hasta desviarnos… pero más aún, está permitido usar nuestro instinto para volver a ser el caminante que da forma al camino.

Brújula en mano (o en el corazón) demos los pasos! ❤️

Señales en el camino… la vida

La vida es un viaje que comenzamos, 
por un camino a veces largo y otras corto
Una aventura por la cual pasamos
Unas como cuerdos, otras como locos.

Andando justamente por ese camino, nos vamos a ir encontrando avisos o señales. Ellas nos dirán si hay algún cambio, sorpresa y hasta peligro.  A veces, se presentan curvas y no podemos seguir el camino en forma recta, otras por el contrario es una recta interminable, que si nos descuidamos, nos quedamos dormidos.

En fin, en todos los casos hay señales de lo que viene.  Pretender hacer caso omiso a ellas, es atentar contra nuestra propia vida.  Cuando un camino se termina o corta, es en vano querer insistir en seguir la misma ruta, porque podríamos ser tragados por el abismo. Mínimo habría que esperar el tiempo necesario para la construcción de un puente, para  poder acortar el obstáculo que nos detiene, y así poder continuar si fuera el caso.

Hay momentos en que no podemos ir ocupando  varios canales, si no que más bien existe una doble vía y solo tenemos un angosto canal para nosotros poder circular. En ese entonces debemos considerar tanto el que viene de frente, para evitar un choque que pudiera resultar fatal e igualmente vigilar nuestra velocidad, para no entorpecer el ritmo del que viene detrás.

Hay momentos en que nos tendremos que hacer a un lado, para así dejar pasar a quien lleva mucha más prisa que nosotros. Vendrán situaciones en las que el vehículo se averiará y tendremos que pedir ayuda y hasta una grúa para que nos remolque, porque simplemente solo no podemos.

Lo cierto es, coque como CAMINO, LA VIDA tiene muchas oportunidades, dificultades, alegrías y tristezas. Mientras más largo, mucho más de todo habrá.  Por tanto es bueno estar atentos  a las señales que encontramos en nuestra ruta, porque eso nos indicará si vamos por el camino correcto, si nos perdimos o si simplemente necesitamos regresar.

Soy de las que no me gusta echar reversa, sin embargo, tampoco me gusta estar chocando siempre con el mismo obstáculo. 

 Cuando un camino se cierra continuamente ante nosotros, es buen momento para tomar una pausa y preguntarnos: -¿Qué estoy haciendo mal? o también ¿A dónde es que realmente quiero llegar?

La vida y las relaciones entre personas, son caminos más bien misteriosos, pero aún así, hay señales que se van vislumbrando en la medida que avanzamos y ellas nos podrán indicar si es tiempo de seguir o más bien desertar. Es hermoso encontrar señales que apuntan al sentimiento y encontrar una valla en cualquier lado que diga:”Bienvenido, ha llegado al lugar del AMOR”; sin embargo no siempre es así, y eso tampoco lo podemos desechar.

No desestimar las señales,  es muestra de que en cualquier camino nos podemos manejar. Hago mi mejor esfuerzo, para dejar señales que conduzcan con claridad a quien a decide coincidir conmigo en el camino, ese de los sentimientos que nos trae la vida.

Voy atenta… veo las señales…❤ dejo otras.

Andar el camino…

No es que no lo experimentemos (el miedo)… es que no lo tomemos como excusa para quedarnos a un lado del camino y ver nuestra vida pasar m sin hacer nada

Si,hay algo que puede producirnos temor es SENTIR… pero sin darnos ese permiso, para que seguir?

Si decides abrazarte al miedo, vas a morir congelado porque él es frío.

¡Decídete a andar! No. As pretextos.

Mucho camino… por andar

El sol, ese que vemos cada día…

¿Porqué sale? ¿Poqué vuelve?

Porque cada día descubre qué hay un camino que andar, porque no lo ha dado todo, porque aún quiere luchar.

Si el con su antigüedad, se atreve a salir al día y dibujar su alegría donde se puede encontrar… ¿porqué no ocurre lo mismo en mi inquieta humanidad? (La mía y quizás la tuya)

Nosotros solemos cansarnos con tan solo una carrera.  Decimos: -Ya me cansé y no juego más; la curva es muy peligrosa, el camino muy empinado y al final para que llego si nadie me va esperar?  Miles argumentos adornan nuestra falta de tenacidad.

Si hoy nos hemos levantado es porque aún tenemos territorio por conquistar, nuevas metas que alcanzar y sueños aún por lograr.

Esa es la invitación para este día, que aunque sea paso a paso, el camino hay que andar.  No se trata de lo rápido que al final has de llegar, se trata de lo sabroso que mientras lo has de pasar.  

Vente, juntos y paseemos… quizás a la orilla del Mar, o tal vez sobre las nubes… donde más te guste estar.  Vamos, juntos caminemos, el camino allí está!

Presente en el camino…

Para quienes nosotros somos importantes, es decir esa persona que nos ama, nuestras huellas en su camino significarán algo más que simple compañía o atención; significa el estar consciente de quienes somos en su vida y también de tener la certeza que recibe nuestro amor incondicional , y eso es vital en su camino.  

Es una vía doble en donde el amor corre de lado y lado.  Quizás por eso nos extrañan o echan de menos ó simplemente desean que estemos.

Para los que no, simplemente si aparecemos o no, si decimos o no… Si respiramos o no, es una circunstancia más del camino, nada importante; nada que los lleve a decir: “-Me falta algo” cuando no marcamos nuestras huellas en su camino.

En el camino de mi vida, son muy, muy, pero MUY IMPORTANTE tus huellas por eso no puedo hacer más que decir;

– Gracias!

Por las veces que de una u otra forma estás.

Ojalá que mis huellas en el tuyo importen…

Contigo en el camino, puedo experimentar el placer que da el paseo del descubrimiento.

Sin tí, el camino sigue siendo camino… Pero yo no voy a ningún lado.

Presente en el camino!

Un alto en el camino…

El camino no está ahí, para sólo  recorrerlo sin cesar.

El que anda, se pierde, se distrae, se cansa… Así como también disfruta, se enfoca y se mantiene.  Todo está permitido, y quien te diga que no… ¡Ese no andado el camino!

Simplemente has que la pausa tenga sentido, no la desperdicies pensando en lo mucho que falta para llegar  o lamentándote porque no cuentas con todo lo que quieres, para continuar.  

Piensa más bien en todos los pasos que has podido dar, de todo el color en este lugar, de todas las flores que has podido ver, de las veces que has echado a correr.

No tienes porque justificarle a otros tu parada, convéncete tú del porque lo haces y estarás preparado para continuar el viaje en el momento justo.

Disfruta tu pausa… El destino te espera.

〰💙〰💜〰💛〰💚

Gratitud en el camino…


¿Alguna vez te ha tocado un camino de esos duros… De los que dan miedo o de los que simplemente provoca no abordarlos? ¿Tú mano está levantada al igual que la mía? ¿Sí? Eso significa que lo sabes, o al menos lo imaginas.

Las dificultades no faltan y quien trate de volvernos amargo el camino, tampoco; pero definitivamente juntos es más llevadero, juntos es hasta divertido. 

Y aprovecho esta pausa en este, nuestro camino, para decir GRACIAS por encontrarte en el. Tus huellas son la mejor muestra de que no vengo andando sola y que aunque sea largo, hemos avanzado.

Cada letra es un paso que damos y las palabras tendrán sentido porque disponemos el corazón para leerlas. Este camino, el nuestro, está lleno de palabras que expresan lo que sentimos, lo que está dentro y lo escribimos para que el viento aún soplando con su fuerza no logre borrarnos.  Esas mismas letras nos transportan, nos llevan de un lado a otro y son nuestros salvavidas cuando sentimos que la superficie del camino hasta se hunde.

Ciertamente hay senderos que me asustan y comentarios que me ponen a temblar, pero tu compañía me da la confianza necesaria para continuar.  

Escribo una letra, otra más, completo las palabras que me permiten acercarme al destino que tarde o temprano nos recibirá.

🍂〰🍂〰🍂〰🍂〰

Aunque sea negro el camino
Aunque el miedo no falte 
Aunque sea incierto el destino
Contigo tengo bastante!

Quiero que sigamos así
Quiero estarte encontrando
Quiero sentirte aquí
Al alcance de mis pasos.

Gracias porque tu me das
Motivos para seguir
Y aunque todo se va
Tu no te has querido ir.

Juntos en el camino…

JUNTOS

Eso de caminar, resulta más interesante. Quizás a veces me tropiece con las dudas, los temores y hasta mis constantes interrogantes, pero ir contigo, recorriendo el camino, me hace muy placentero el viaje.😊

Hay subidas y bajadas. El camino no es estable, y si así fuera creo que nos quedaríamos  dormidos aún andando… Y este camino es tan noble, si, este él menos atractivo para recorrer, pero el más intenso en su interior; que cuando la recta se hace eterna y corremos el riesgo de que la costumbre o seguridad nos inhabilitepara  experimentar nuevas emociones… De pronto surge un peligro, una curva cerrada se dibuja y debemos agarramos fuerte el uno al otro para no ser tirados, lejos fuera de él. Y eso nos ha hecho despertar más de una vez, estando más atentos y dispuestos para seguir disfrutando.⛷

Este camino no es para cobardes. Cuando empezamos a andar suponíamos como era… Pero hasta ahora lo vamos comprendiendo. El peligro acecha por cualquier lado, al igual que la belleza, hay riesgos que abundan por doquier. Conforme la luz del sol nos alumbra con todo su esplendor hay momentos de total oscuridad en el que andamos a tientas con la confianza en el corazón de que seguimos ahí, uno al lado del otro, aunque quizás no podamos vernos por la total ausencia de luz. 💡

No importa tanto llegar. El corazón del asunto es seguir, andar, compartir, amar. ¿A donde llegaremos cuándo? nos lo dirá el corazón en el momento oportuno. No hay prisas, pero tampoco retrasos innecesarios. No hay excusas para evitarlo y tampoco motivaciones apuradas que lo hagan urgente. Estamos en el paso preciso del camino, que más temprano que tarde,  nos llevará a dónde queremos.🏁

Los que pasan, opinan y saludan. En este sendero vemos a muchos pasar; unos saludan amablemente, otro arrugan su frente al vernos y lanzan preguntas que nos somos capaces de responder, porque simplemente no estamos interesados; y otros simplemente nos ignoran porque en este momento consideran otras cosas de mayor premura que atender, y luego volverán a reclamar su lugar en nuestra historia.👀

Así es el camino. Unas veces con luz, otras a oscuras; algunas oportunidades muy colorido, lleno de flores  otras casi en otoño con árboles desnudos. Con poca gente o con mucha que puede ser  no “nuestra gente” pero con pisadas que están la mayoría de las veces, lejos de las nuestras.🛤

Con todo y eso…  Me encanta ver tus huellas en el camino, al lado de las mías; dejando un rastro en nuestras vidas. 👣

❤️El camino es el lugar especial donde lo que sentimos va a ser puesto a prueba. Es el marco perfecto para expresar cuánto nos importa el otro. La escenografía ideal para el desarrollo de la historia de nuestra vida y El Principio o el Fin de donde queremos salir y adonde queremos llegar con alguien. Y lo mejor de todo, es el trayecto por donde quiero saborear cada paso que damos juntos, en nuestro presente continuo del ahora.❤️

👣〰🏞👣〰🏞👣〰

De todo el tiempo vivido
Desde un punto hasta otro punto
Lo mejor que yo he tenido,
Es este camino juntos.

Aunque a veces es incierto
Y no se ven bien tus huellas
Tengo el corazón abierto
Y tu amor, a mí me enseña.

Si me pierdo entre las rocas
O me olvido del retorno
Me llama así, tu boca
En seguida yo te encuentro

Juntos, me hace ilusión
El ir dando cada paso
Juntos es más que un cordón
Que nos ate lo zapatos.

Eso es ir uno y el otro
En la misma dirección
Esa que no es otra vía
Qué la que da el corazón.

Gracias… por el camino (paso a paso)

🍃❤️🍃

Andemos el camino… livianos

Est​e largo camino que es la  vida, paradójicamente, a veces resulta siendo muy corto. Por tanto, como viajeros de un mismo camino… deberíamos decidir  andar más L I V I A N O S.

A veces aunque queremos avanzar y aunque damos pasos… sentimos que no vamos a ningún lado; entonces es tiempo de pensar o preguntarnos ¿qué es lo que nos hala hacia atrás?

Acaso un dolor oIncomprensión. Quizás alguien nos dejó a la vera del camino, con los sentimientos colgados y el alma herida (todo es posible y más)

Quizás una frustración gigantesca. Tanto esforzarnos en un trabajo, para que al final le dieran el reconocimiento o ascenso a otro (u otra) que sólo tuvo que utilizar su atributos físicos para conseguir lo que fue negado a quien tenía el mérito.

A lo mejor un desgaste emocional y hasta físico. No importa lo que hagas, cómo y dónde lo hagas, nunca llenas las expectativas de las miradas inquisidoras y demandantes de los verdugos que tienes cerca… dicho sea de paso, que en algunos casos viven en la misma casa que tú y que en el más cumbre de los escenarios comparten cama contigo.

Podria enumerar un sinfin de circunstancias, situaciones o hasta personas que particular o colectivamente puedan erosionar nuestro camino hasta convertirlo en el sendero más inhóspito, aterrador e intransitable a la usanza de las más terribles carreteras de nuestro querido y mal llamado “tercer mundo”.

Pero el caso es que si somos “viajeros” y hemos decidido honrar el nombre y simplemente echar andar; debemos darnos cuenta de ¿qué llevamos a cuestas? y decidir de una vez por todas que dejaremos en nuestra maleta… o al menos estar claro en que es lo que no permitiremos que entre en ella.

¿Para qué? recordar tanto aquello que… síííí, fue tan pero tan bueno.. que se ganó un lugar en nuestro corazón y hasta una foto en nuestra mesa de noche, pero que más allá de eso es un pasado que se fue y lo único seguro es que nunca volverá (al menos no igual). Entonces tantos recuerdos en la maleta, no le darán cabida a nuevas vivencias… así que si vamos a seguir el viaje, es buenos desocuparla un poco de ellos y dejar en una que otra parada del camino, algunos.

¿Para qué? arrastrar pesadamente una mleta cargada de un dolor profundo, si tarde o temprano quedaremos con el asa rota en la mano. No!!! Dejemos ese dolor ahí... hagamos un hueco y que se quede sepultado y en lugar de ello pintemos el equipaje de un bonito color que nos alegre y entusiasme.

¿Para qué consumirnos por aquel que no nos quiere..? ¿Con eso algo cambiará, ó mágicamente su corazón nos amará? ¡Ojalá fuera así! Pero no lo es! Entonces lo mejor que podemos hacer es reciclar todo ese amor que sentimos y démoslo a alguien más. Te sorprendería saber quien te podría amar..!

Entonces, como resultado… todo lo que vuelva a nuestro camino pesado, no merece ir en nuestra maleta. Así que es hora de soltar, sí, aquí mismo, y ahora, para seguir el camino.

‡‡‡‡‡‡‡

Todo camino lleva a algún lado
Podenos ir solo o acompañados,
Toda maleta trae cosas nuestras
Unas guardadas y algunas puestas.

Lo que es pesado, triste y sombrío
Va entorpeciendo así el recorrido
Si el camino se ha de disfrutar
Muchos lastres hay que soltar.

Dolores, tristezas
Pérdidas, rencores
No sirven ahora,
No suman colores.

Así que si la vida
Has de vivir realmente
Suelte lo que te amarra
Libera tu mente.

Dejé tirado  ahí, en el medio del camino, lo que por mucho tiempo hizo peso en mi maleta, y a partir de alli, eres de mis  más preciados tesoros en el equipaje de mi vida. ♥

Los imposibles del camino…


Los abismos del camino
Son los imposibles de la vida…

Nadie a dicho que “abrir un nuevo camino” sea fácil, ni que tender un puente sea algo sencillo. La novedad, el atreverse, por lo general crea “escozor mental” en aquellos que tienen por misión (y además les encanta) sepultar los sueños de quienes los tenemos, usando las típicas palabras de su curtido repertorio como son: “estás loco(a)”, “ni se te ocurra”, “jamás lo lograrás”, “ya te veré “,”eso o ese no es para ti “ y es  que simplemente esa esa su función en medio del abismo del camino que nos atrevimos a abrir; su papel es ser cuidadores de sepulturas… Y mientras más muertos (los sueños) mejor!

Pararse frente a un abismo, intimida, asusta y nos hace hasta pensar en la “mejor idea” que sería claudicar, desertar, “botar tierrita y no jugar más “; sin embargo cuando por dentro se prende la llama del atrevimiento y decidimos simplemente arriesgarnos y hacerlo… Nada se le compara a ese tipo de coraje, a esa sensación de conquista,  a esas ganas de lograrlo.

♥️No hay camino más complejo que el del Corazón, no hay abismo más grande que el de las dudas.

♥️No hay forma de andarlo mejor que la del Amor, no hay puente como el de la confianza que es segura.

💟💟💟💟💟💟💟💟

Aunque a mis pies se hunda el mundo

Aunque no exista mañana

Siento este amor profundo

Que en mi pecho por ti, clama.


Ya no sé con cuantas curvas

Me ha sorprendido el camino

Y hasta a veces me perturba 

Saber ¿cuál será el destino?


Sin embargo hoy me siento

Justo al aborde del abismo

El puente es mi sentimiento

Y mi amor por ti, es el mismo.