Noviembre que amanece en gris… 😊🌫

Amanecer en gris… también es “Amanecer”

La vida con sus diferentes matices no deja de ser “Vida” porque tengamos malos momentos, expectativas no cumplidas o desaciertos.

Mas bien la vida se trata de apreciar los grises y lo colorido; asistir a la fiesta y al luto de uno y otro con la ma misma capacidad de recibir una lección y hacer nuestro mejor aporte.

Cielo, me gustas en cualquiera de tus días… cuando el gris te embarga y estás melancólico y cuando los colores en ti brillan y estás eufórico.

Noviembre, en tus colores continuo el camino.

Cambia el color de la tristeza…

Gris de una tarde de Octubre

El preámbulo perfecto de un día triste que amanece.

La tristeza es algo que si te duermes con ella, amanecerás con sueños grises cargados en el alma, y eso pesa.

Deja que el leve color de la esperanza, rompa sobre ese cielo triste de la ausencia.

Deja que la sonrisa escondida del día, te sorprenda.

Deja que encuentre, en este día tu presencia.

Cambia los colores, aparece…

Despierta!

Cambia el color de la tristeza.

Otro atardecer que enciende…

Luego de una tarde lluviosa, el día se despide, encendiendo los colores…


A veces parece increíble, como justo el instante previo a la oscuridad, es el momento de mayor incandeecencia…

Es como para no nos quedemos atascados, ni en una, ni en otra.

Antes de cualquier oscuridad, estará un rayo de luz … y por mucha luz que exista, en algún momento, se verá la oscuridad también apareciendo.

El atardecer se enciende, en su último adiós… en su despedida.

Los colores de la tarde…en un corazón que arde 💭☄️

Los colores de este esta hora, en este día; anuncian su despedida, anuncian tu despedida… si la tuya, la que llevas enredada en los silencios que comentan que me llevas contigo, aunque tú no lo comprendas.


Los colores de este día, incendian mis pensamientos, los tuyos, esos que nos tenemos; que cabalgan como jinetes desertores de un Apocalipsis desauciado, y en su lugar llevan nuestras ganas sobre ellos.


Los colores de esta tarde, me hacen que dude si es de tarde o de mañana; como dudo si te vas o estás llegando, porque total yo te siento a cualquier hora, aún sin estarte tocando.


Los colores de este ahora, me dicen que todo cambia, aunque lo juremos eterno; que en tu caso y en el mio se vuelve mejor, más añejo, queriéndonos así de cerca o como siempre de lejos, por eso pintas de azules, amarillos y rojos cada uno de mis sueños… como en esta hora lo veo.


Los colores en mis ojos, a través del infinito de esta hora… me demuestran que se desvanece todo, todo lo que no es verdadero; eso que cambia al ritmo del que mejor apuesta en el juego, donde gana el interés y el amor es poco menos… estos colores me dicen que no se está diluyendo lo que yo siento, y… ¿tú sientes? A pesar de estar sin vernos.

Esto lo hacen los colores, que brotan desde más adentro, donde lo miro y sonrío, donde lo siento y te encuentro…

Amanece, dos caras de una misma moneda 😊💭

Y hoy… simplemente amanece! Mayonuna vez más, se levanta.

Como el mejor de los milagros… como un regalo que nos llega, para ser desempacado, como una gran sonrisa con que vestirnos los sueños y salir a conquistarlos.


Aunque siempre hay dos caras en una misma moneda, este amanecer de Mayo, el de hoy , me recuerda que si queremos, podemos llegar a conocer de qué lado caerá la moneda, y sobre todo  escoger, con cual de esos lados quedarnos… o que al menos no nos sorprenda el resultado.

Te invito a ver los lados de la moneda que amanece por aquí.

Por un lado, gris… un llanto que se retrasa, pero que más temprano que tarde, caerá con todo 


Sin mucho espacio para colores y sonrisas que se derrochen, al menos una parte de la apariencia es así, pero que a ratos deja aparecer motivos fugaces para dejarse seducir por un recuerdo feliz y se corre un poco el velo de la tristeza.


Es paradójico que donde hay más claridad, es donde la sonrisa no decide bajarse del todo a hacer la fiesta; eso me recuerda que no siempre lo que está dentro de los estándares nos permite carcajadas, sino que a veces estamos “correctamente” secos y tristes por dentro.

Por otro lado, el de la misma moneda, el del mismo día que amanece la perspectiva en apariencia es otra.  De este lado, aunque la claridad no lo llena todo, pero aún en esa penumbra  se vislumbra una mágica y rica sonrisa….


Los colores que presienten  que el día se acerca, se difuminan en un loco antojo de darse el permiso de que todo sea posible y que se puede ir a la manera que queramos, lo que sugiere que podemos definir que tonos vamos a usar en la sonrisa de nuestro ser, el que más nos guste, el que más nos divierta, o los que simplemente nos identifiquen.  Esa libertad nos permite sonreír 😊, así como los colores de este amanecer.


Intensos… paradójicamente diría que ante la tristeza de un fría claridad, elijo quedarme en la penumbra intensa que produce colores que en si mismo iluminarán el día.


Sigo mirando hacia arriba, sin descuidar de donde piso aquí abajo… lo bueno es que por donde mire Cielo, en ambas caras de la moneda te encuentro.

Cielo… tus colores, que me encantan…

Me encantan los colores del cielo..!

Es como una paleta espectacular de posibilidades, donde “si no existe…. simplemente lo inventamos”.

Recoge sus emociones y las expresa en ellos. Algunas veces son tan brillantes e intensos que al verlos me estremecen. Otras son tan sutiles, que la ternura se cuela en mi alma como ganas de abrazarte.

Cielo, eres igual y a la vez, siempre distinto. Aunque tu inmensidad da el mismo mensaje continuamente, cada vez que te veo, estrenas en mí un nuevo pensamiento que me invita día a día a sacar del paquete del estreno este sentimiento que no se cansa.

Te miro y es una mezcla de lo que hay en mi y en ti, por eso me siento como me siento contigo, Cielo.

Nadie puede describir
El color de un sentimiento
Porque al poderlo sentir
Se ilumina el firmamento.

Lo que vemos desde abajo
Se hace lejos, inalcanzable
Y seria un duro trabajo
El tan solo acercarse.

Si el amor nos hace ver
Cambia nuestra perspectiva
Miramos ya desde arriba
Lo que no podia ser,
y lo podemos volver
Alcanzable en esta vida.


Cielo cuando yo te veo… aunque lejos has de estar, se que te puedo TOCAR con este gran sentimiento.