Otro amanecer despierta..!

A pesar de cualquier situación que suceda aquí abajo,

Por mucho dolor y horror, así amanece temprano.

Y es como una esperanza, en medio del descalabro,

Que da la lucha entre hermanos, tal como en un plan macabro.


Amanece y es la lucha de la luz contra la oscuridad,

Amanece y se escuchan gritos contra la mediocridad.

La razón no es de unos solos, la razón es compartida,

Igual ocurre con los errores y hasta las causas perdidas.

No es responsable uno solo ante un fracaso tan Grande

Es necesario estar claro que así, no hay nadie quien gane.


Amanece y me recuerda, que debemos aprender

A escoger quien nos gobierna, si queremos renacer.

Un día oímos decir : -Cualquiera es mejor que éste (con respecto al que mandaba en ese tiempo)

Hoy casi que se repite el mismo grito insolente.

Amanecer significa, que la luz ya alumbró 

El dolor sirve si aplica y la lección se aprendió.

🌤Amanecer a las ideas, a las causas de La Paz 

🌤Amanecer al amor, eso nos hace avanzar.

🌤Amanecer es cambiar aquello que separaba 

🌤Amanecer es ayudar al que pierde y gana.

¡Estamos llamados a Amanecer, a Despertar!

Marzo que se despierta…

La vida, no es propiedad absoluta de los que despiertan más temprano, pero sí es una posesión valiosa y única, para los que despiertan con ganas.

A veces se tarda en amanecer…

Amanecer a una idea, a un proyecto… a un sentimiento.  Por tiempo podemos estar sumidos en el letargo de sueño que llamamos miedo, envuelto en sábanas de la “dejadez” de esa que como prescripción en su récipe, indica: -“Dejar todo para después”.  

Prolongamos la noche, apostando a que lo que sentimos se duerma y se nos vuelva más fácil o sencillo vivir en la superficie, sin adentrarnos mucho en lo que nos mueve… porque ese es un lujo que no nos podemos dar; el reloj avanza y conjuntamente con él, nosotros, nuestras actividades, nuestros compromisos, nuestras metas para impresionar a los demás.  Y así transcurre la noche… esa larga, que no termina… en la que no invitamos a Luna, porque: -“Que pena, ¡no es la hora para soñar!, sino que sólo es el largo momento de mantener los ojos del alma cerrados, el momento de decirnos hasta convencernos, que no nos pasa nada, o mejor dicho, no sentimos nada.

💭Por supuesto, en tal escenario…¿Quién despierta? Y sobre todo ¿Con qué ganas?💭

Este día, este ahora… es la única oportunidad cierta que tenemos para despertar, pero sobre todo para “amanecer” y no porque suene un reloj, porque hay que llegar temprano a tal o cual sitio, porque los afanes del día nos envuelven…¡no!  Esta oportunidad de AMANECER tiene que ver con las ganas que realmente tenemos de vivir, este día, este momento, este segundo que ya ha expirado mientras pongo esta última letra…

Vale la pena preguntarnos (y sobre todo preguntarme): -¿hasta cuando podremos manejar esta fallida cultura del “después”?

Hoy, ahora y los “ahora” que me toquen, sean muchos o pocos, he decidido agradecerlos… y eso quiero hacerlo a través de la expresión de lo que siento; porque al final de este cuento; es lo único que me certifica que realmente estoy viva.

Amanezco, despierto y siento 

Te pienso…


Marzo… 😊gracias por venir a despertar conmigo y a través de este amanecer recordarme la urgencia que tienen los sentimientos.  

La importancia de expresarlos.  La oportunidad única que tenemos al sentirlos.  La gran batalla que hemos de librar con nosotros mismos, a la hora de asumirlos. La belleza que la vida nos regala, si nos abandonamos en ellos. La experiencia de temblar al compás de sus latidos.  La grandeza de tener tanta inmensidad dentro.  La inimaginable posibilidad de amanecer al sentimiento… con ganas ✨