Julio que ya llegó… 😳

Un mes más que recibimos en este año; en este 2020 tan incierto. El calendario anuncia treinta y una oportunidades para experimentar la vida.

Abrumados, cansados, encerrados… a pesar de todo eso; espero que para ti, así como avanza el calendario, también avance la vida.

Los temores no saldrán del escenario, pero la vida se rebela a darse por vencida. Así que rellena cada espacio en el almanaque con una propuesta que haga más completos tus días.

Que este semestre que tenemos por delante sea consumido por nuestras ganas de vivir, en lugar de solo ceder los espacios de la vida, a un tiempo qué pasa en la zozobra y en lo incierto.

➰Alguna vez pensaremos en estos días y serán parte de un gran recuerdo.➰

Emociones…

Hay emociones que son fuertes… qué pasa el tiempo y aunque no queremos que aún nos sacuda, hiera y hasta escueza, la cicatriz aún duele.

Hay emociones inolvidables, que vuelven en forma de recuerdo y nos arropan el alma, hasta sofocarnos las ganas perdidas y entonces encienden.

Hay emociones con cara de nostalgia, pasos de tristeza y brazos de olvido; en las que la soledad vuelve a hacerse presente aunque queramos echarla de casa.

Hay emociones atrapadas, que no afloran, dormidas, anestesiadas… con la mordaza de lo más conveniente, del momento oportuno, de la muerte.

Hay emociones que simplemente sacuden y terminan llevándonos a un teclado, para ser la manera más comedida de expresarlas, y el teclado se excita mientras la letras suben y bajan.

Hay emociones que han muerto, y estamos de duelo; asistimos al luto de saber que no vuelven, que alguien se encargó de matarlas y que no hubo lugar para una resurrección, luego.

➰➰De todas esas emociones somos presas o dueños; nos acompañan y abandonan, las gozamos y sufrimos; y solo quien no se atreve a ver la vida a corazón abierto…. se las pierde➰➰.

Mi corazón abierto, quizás sangrante y herido, tal vez con cosas que no entiende, se arriesga y las siente. Sigo viva.

Emociones 3, el asco… 🥶

Entre las emociones que a menudo nos embargan… el asco, definitivamente no tiene buena cara.

Cuando la repulsión viene desde nuestro interior, lo único que puede aliviarlo de alguna manera es sacar todo eso. Devolver el tiempo es algo que no podemos hacer, pero cuando las circunstancias nos sobrepasan por ser ilógicas, injustas, dantescas o simplemente aberrantes, no podemos hacer más que sentirlo. Quizás eso lleve al cambio.

✖️Discursos abusivos, carentes de verdad… dan asco.

✖️Ver el sufrimiento de cerca y sentirlo en carne propia, mientras el que lo provoca se deleita en su obra, da asco.

✖️La maldad deambulando, aprovechándose de la crisis que sufre todo aquel que es objeto del trato indigno, por parte de quien ofreció cuidarnos en un mensaje de mentiras; resulta repulsivo.

✖️Selfies engañosos para ganar seguidores, en medio de una catástrofe y el dolor de muchos, da asco.

✖️Cobrar más de un salario básico, a cambio de dejarte cargar un teléfono, en medio de un apagón que te dejó oscura el alma… da asco.

✖️La certeza de saber qué hay personas usando aguas contaminadas para su consumo más básico, ante la mirada complaciente del opresor, que se escuda en cualquier cosa para no asumir su responsabilidad… da asco.

✖️El olor a muerte, producto no de la extinción natural de la vida, (como a cada quien le tocará de acuerdo a como haya elegido vivirla) sino de lo podrido del interior del ser que se empeña en convencernos (a través de matar a muchos), de que ya no hay más esperanza y que la resignación es la salida, da asco.

En todo caso, sin sentimos asco o repulsión, por aquello que sabemos nos afecta como sociedad de forma definitivamente negativa… solo podemos vomitarlo, limpiarnos por dentro y seguir hacia un nuevo comienzo, estando pendiente de no dejar crecer nunca más, el mal que nos produce todo eso.

Eso es aprendizaje, a pesar del asco.

Emociones… Rabia 😤 (2)

Las emociones nuevamente…

Las que no son, ni buenas, ni malas; simplemente son parte de nosotros los humanos, y quizás de lo que más nos mantiene en esa condición… humana.

Hemos escuchado hablar muchas veces acerca de “la rabia ” y su potencial de hacer daño, de las co secuencia negativas que puede traer en las relaciones y hasta en nuestro propio organismo; sin embargo en este momento, ella es propicia.

Rabia, al no entender como se puede querer tan poco a una Nación y su gente para dejarla sumergida en la más profunda indignidad.

Rabia, de la impotencia que da el saber que muchas personas (más de las que pueden recogerse en las redes sociales) están muriendo segundo a segundo por falta de alimentos, medicinas y ahora por falta de la electricidad oportuna en los centro asistenciales.

Rabia, de luchar con los precios mas altos en la compra de insumos básicos y de tener que dar los tuyos a cambio de los valores más bajos a que se puedan cotizar, simplemente por necesidad.

Rabia, porque la oscuridad no debe ser algo impuesto. Cada humano, en su ser lleva la suya, su oscuridad, su sombra, y eso provoca el contraste con su propia luz, haciendo el equilibrio necesario para que nos aceptemos y amemos como somos… pero cuando la oscuridad es provocada por otro y nos embarga de manera abrupta e impuesta, da rabia.

Rabia, ante la injusticia de no poder expresar sin temor que algo está mal y que puede y “debe” ser cambiado.

Rabia, doble y triple rabia, de saberse incomunicado con aquel a quien amamos. Creo que esto es lo peor (para mi).

Rabia, de tener tanto para escribir de temas que resulten agradables, reflexivos, de esperanza u optimistas, y ser abrumada por lo sórdido de un sistema quebrado, muerto, pero que aún “patalea”.

… 😤

La rabia es propia y oportuna ante la injusticia, quien no la siente cuando eso se presenta, simplemente entregó sus ganas a la resignación, y yo me niego a ello.

Hoy más que nunca te extraño, y siento rabia de no poder llegar hasta ti, pero en algún momento (espero próximo) esto acabará y estaremos… si, estaremos, quizás mucho más y mejor que previo a esta oscuridad. 🆘 Venezuela 🆘

Hay días… tristeza 😢 🌸

(Los días no se detienen, y en cada uno encontraremos diferentes estados de ánimo)

Hay días en los que nos sentimos desolados.

Todo se vuelve gris,

La tempestad no cesa,

El precipicio nos traga

Estamos como olvidados.

Las palabras suenan duras,

El sarcasmo se ha colado

Experimentamos soledad,

Una fría indiferencia

Nos abraza y consume,

Nos mantiene aletargados.

Y pareciera que no ha salida

Que todas se han cerrado,

El ánimo se quiebra, el dolor aparece

Las lágrimas ya secas

Hacen surcos muy gastados

En nuestra propia conciencia.

Días de esos en los que todo esta gris,

Y no hay sol por ningún lado

En los que no sabemos hacia donde ir

Si estamos de cabeza,

Si damos pasaos hacia los lados

O si nos hemos retardado.

Días de angustia,

De insomnios, de quedarnos desvelados

Viendo el mundo ante sí

Cayéndose, destruyéndose

A su paso.

En los que no hay quien salve

Porque todos se han cansado.

Esas horas en que no hay nada

Solo hay muerte esperando,

El temor se ha hecho presente

La impunidad, el desdén,

La maldad enseñoreada

Por todos lados mirando.

De esos días en los que

Todo los chistes son malos

Y el que los dice pareciera

Una sátira maligna

De cualquier cuento cerrado.

No hay lugar para reírse,

La tristeza va enlutando.

Hay días de esos,

Y se ponen cada vez, más intensos.

(Y de pronto una luz rompe lo oscuro, un abrazo va cambiando todo el espectro que ahí se veía dibujado)

Y después de la emoción… que?⁉️💓

Cuando la adrenalina baja, y la emoción ya se extingue ¿qué queda?
Quedan las resacas de un amor que no existe, de una piel usada por el placer, que no reconoce los caminos del sentimiento. Un vacío.
Quedan preguntas que jamás tendrán respuestas, porque simplemente no habrás quien quiera hacerlo. Sin importancia.
Quedan las cajas y papeles de regalos abiertos por todos lados; y cada rasgadura en ellos hablará de cuánta premura hubo sólo en obtener su contenido. Quizás a los cinco minutos se abandone.
Quedan vacíos los espacios llenos por espasmos emocionales, que lo ocuparon todo, promesas hechas sin importar su trascendencia, palabras dichas sin sentirlas de verdad. Oraciones que no sirven.
Quedan copas vacías y algunas estrelladas, luego de hacer brindis y planes que jamás serían cumplidos; deseos que no son los verdaderos, pero que al momento de chocar los tragos son una medida social el emitirlos. Hipocresía.
Luego que la emoción pasajera… “pasa”, solo queda la emoción cotidiana, esa que no se disfraza sino que viene entre los dos, con la simpleza de un “que bueno verte”. Quizás sin desenfreno, tal vez con las limitaciones propias del que no puede… en el fondo porque quizás sea la emoción prohibida.
El telón baja y hay quien se arropa con su amplia cortina a fin de resistir el frío que dejaron los falsos aplausos, las emociones fingidas, esos abrazos que no arroparon nada.
¿Cuánto tiempo hay que pasar entre esas sábanas? Todo el que sea necesario para estar listo en ir en busca de una nueva emoción ilusionaría.

Después de la emoción, solo eso… buscar otra; como mar que nunca se sacia, como sabor que nunca llega a ser el indicado, como unas manos por descubrir acariciando tu espalda.

Entonces solo quedan, las ganas de descubrirte, de encontrarte en algún lado, de verdad, sin que te escabullas. Eso no solo es emoción de la que pasa, sino más bien emoción de la que te marca y se queda, de la que se transforma en sentimiento verdadero, aún en los días en que respirar sea lento y bajito.

Olas… mar 🌊

¿Acaso siempre puedes estar en calma?

¿No hay nada que agite tus sentidos, tus emociones, que saque a relucir tus miedos?

¿La calma y el equilibrio son tus continúas huéspedes?

¿No hay nada que te inmute, estás en la cima del cielo…?

Como humanos, hasta en las mejores condiciones, habiendo repasado las lecciones del recato, conociendo palmo a palmo las emociones… en algún momento rodamos.

Nadie está a prueba de balas. Aunque te empeñes en decir lo contrario y acaricies tu utopia del auto control, como todos los “auto” que pululan hoy día, en la gran autopista del mejoramiento personal. Vendrá ese instante, en el que el control saldrá de la escena.

En algún momento una ola nuestra se levantará, aún en el más apacible mar que nos hayamos empeñado en construir.

Brindo por los que son humanos, brindo por ti (y en eso brindo por mí).

Soledad… sin estar sólo?🤔😕

Es sabroso estar solo,

Disfrutar del tiempo con nosotros mismos, conociéndonos mejor es uno de los mejores regalos que nos podemos dar.

Pero no es igual estar solo a sentir soledad…

Cuando no disfrutamos el estar a solas con nosotros mismos, puede venir por que hagamos una lectura particular de algo que nos pasa. Quizás alguien nos cerró una puerta, tal vez hay una emoción o sentimiento que no ha sido correspondido; pueden ser muchas causas que nos hagan experimentar soledad, porque simplemente “nos han dejado solos” (a veces porque nosotros mismos nos lo ganamos).

Sin embargo, hay otra soledad que creo puede ser más fulminante… esa que sientes aun estando acompañado. Esa que te hace buscar un lugar donde estar, que te separe de alguna manera del lugar que no quieres o lo que es peor, se la persona que no quieres.

Es una emoción que subyuga cualquier otra que quiera venir a a florar por ahí, porque la soledad sentida cuando estamos acompañados, te exige comportamientos que están lejos de ti, pero que debes hacerlo, simplemente porque tienes a alguien allí, que te observa, que te juzga, que de alguna manera te evalúa.

Estar solo y sentirse solo es un gran derecho que tenemos; está acompañado y sentirse solo, nos debe llevar a evaluar cómo queremos consumir la vida que nos queda.

Que no se llenan los vacíos por presencias que no aciertan,

Que no hay lugares suficientes para esconder la soledad cuando está viva

Que los caminos de quien se siente solo, no todos lo encuentran

Que la verdad, es mejor estar sólo, solo, en vez de estar juntos sin alegría.

Que a veces la soledad se resumen en pocas letras… es solo estar al lado de quien no quieres.

¿Estas solo o sientes soledad? 💭

Ir por ello… ✋🏽

Si quieres algo o a alguien…
Simplemente te atreves, te estiras, vas por ello
Lo tocas, lo haces tuyo…
Puedes estrellarte en las acción,
Pero lo hiciste y es lo que cuenta.
Ya no te quedarás en el rincón
Del “quizás” y los “y si”
Que atormentan,
Que no llegan a nada,
Que solo están llenos de dudas
Y vacío del que hiere.

Si eso no ocurre,
Solo ensayaste un guion
Que jamás estabas dispuesto a actuar
Y el único engañado
Fuiste tú,
Porque creías ser capaz,
Y en el fondo hacías todo
Para no serlo.

Pero no te resignes,
Si has comprendido que
Solo te gusta a la utopía,
Para acariciarla y no
Para ir así por ella,
Vuelve a empezar y esta vez
Por favor, no cedas…
No cedas a tu propia falta de interés,
A creer en que es muy lejos,
En que es muy tarde,
O simplemente que no te quiere.

Es preferible mojarse los pies
Persiguiendo una estrella de mar
Que quedarse seco y sólo
Verla en fotos.
Quizás mojado no la alcances
Pero estuviste más cerca,
Tocaste su habitad,
De alguna manera fuiste parte de ella.
Seco tal vez te deslumbren las fotos,
Pero nunca sabrás que se sintió
Estar ahí,
Que tanto disfrutó el que
Se atrevió a convertir la quimera
En realidad que se toca,
Que no tan solo se piensa.

Acercarse e ir por ello… es de aquellos que están vivos.