Olvidar… tendencia en la angustia 😕

En medio de los días malos, llenos de angustias y desasosiego, nos parece casi imposible tener en consideración, todo el tiempo que hemos estado bien. Nos olvidamos.

Pero si lo hiciéramos, si recordáramos los días en que la Alegría ha estado presente, en que la compañía no nos ha faltado, en que la salud habitaba en nuestro cuerpo; pudiéramos entonces ser más agradecidos.

Todo en esta vida y mientras estemos sobre esta tierra, tiene fecha de caducidad, y esta situación no será la excepción; y aún en medio de estas grandísimas dificultades habrán lecciones que rescatar y lazos que se harán más fuertes. Por tanto esto también podremos agradecerlo en algún momento, cuando entendamos su propósito.

Las flores siguen existiendo, así no las veamos con la frecuencia de otro tiempo, y sus colores siguen siendo hermosos, al margen de los ojos que puedan verlas.

No olvidemos las bondades recibidas, porque atravesemos circunstancias en las cuales nos sentimos desasistidos. Hagamos memoria de lo bueno, y quizás encontremos que es el periodo más largo que nos ha tocado. Ánimo!

Flores… como estrellas (y viceversa) 🌺⭐️

y las flores son Estrella fugaces que bajaron del cielo y tocaron el suelo, brotando con colores.

Con la tranquilidad de quien sabe que su tiempo está contado y que debe aprovecharlo, ella luce así.

Hizo su recorrido por la vía láctea, se confundió entre muchas estrellas titilantes. Se negó a su destino de alumbrar poco tiempo y decidió perdurar de otra forma.

Muchos le decían “tu estás loca” naciste para brillar escasamente, fugaz es tu destino y es lo que toca, solo resígnate y vive en el lamento.

Ella miró la tierra y le gustó, vio que los sistemas en ella fluían, además habían humanos que lo tocaban todo, y quizás en alguno de ellos se fijo de algún modo.

Que todo crece y reverdece cada cierto tiempo; el suelo se adorna con bellos colores, así que pensó en dejarse caer sobre lo verde y comprobar que podía volver a vivir sin estar de un lado y otro.

El suelo la aceptó de forma amable, permitió que germinara como otras, ella se sorprendió, porque aunque rota, de su interior nacieron nuevos colores.

Fue así como empezaron a vivir las estrellas en nuestro propio suelo sin notarlo, y las flores comenzaron a tener pétalos sin que siempre fueran redondeados.

Cinco picos y hasta muchos más, semejándola en su versión más fugaz, ahora hay millones se han dejado caer, y de otra forma han vuelto, con una nueva oportunidad de volver a vivir, de renacer.

Los colores han ido aumentando por la intensidad con la que cada una ha ido llegando.

Si te acercas y las miras, en su corazón está la expansión de lo de arriba… 🌺

Flor… ella… 🌼 amarilla y bella

🌼

Ella, amarilla y bella mirando hacia arriba como esperando que algo ocurra, que el sol le mire y le sonría.

🌼

Ella, está ahi arriesgadamente hermosa, sin importar las intenciones de otro, ingenua en su postura, atrevida en sus decisiones.

🌼

Ella, sobresalió del resto, las que se quedaron juntas y cómodas y quiso ir un poco más allá de los límites del camino, aún sabiendo que podría marchítense primero.

🌼

Ella, que no ha dejado de creer en príncipes y cuentos, pero piensa que ese azul que ve arriba es producto de uno que no es el que vendrá a por ella.

🌼

Ella, que se siente sola y a la vez libre, que mira hacia atrás de reojo y no encuentra nada que la haga volver al conjunto. Descubre suelos nuevos.

🌼

Ella, escucha a sus espaldas las críticas las murmuraciones esas, en las que son expertos aquellos que sin dar ni un paso ya opinan de todo el camino y sobre todo de los que si se arriesgan a darlo.

🌼

Ella, amarilla y bella, con el color del sol en el alma, con las ganas de atreverse a conquistarlo todo, intactas, con una sonrisa que ilumina todo a su paso.

🌼

Esa es ella, la de tacto suave y delicado, movida por el viento que celoso pasa, pero que igual nunca decidió quedarse a su lado.

🌼

Ella, la que quiere ser ella, mientras dure su existencia, ya sea un segundo, un minuto o un año.

🌼AC*

Lo que sentimos… reflejo… las flores 🌺 🌼🌷

En el camino de la vida , guardamos alguna  semejanza o reflejo con las flores, ya que también  tenemos diversos momentos.  

Algunas veces  como flores nos mostramos, aparecemos,  de manera exuberante, como flor que abre para ser vista…  simplemente cuando alguien nos llama la atención,   nos acercamos  porque  sus atributos nos mantienen atentos de alguna manera, pero como flor al fin, ocurre que solo somos  tomados para ser contemplados, para embellecer el lugar y nada más.

Otros veces tal vez,  vamos en modo menos llamativos, pero nuestra intención es ser más constantes.  Exhibimos colores  no tan vivos, de esos que duran más , para estar presentes día a día en el paisaje de la vida (quizás de alguien). Cuando esto ocurre, podemos  ser fácilmente obviados, y luego vienen los lamentos al   comprobar que hay un gran vacío cuando ya no florecemos y nos extrañan…


Unos veces somos más tímidos, solo miramos y escondidos entre la espesura de lo que nos rodean, solo pensamos, sin atrevernos a decir mucho.  Aunque si nuestros pensamientos se escucharán… podría derrumbar el mundo que conocemos .


También a veces nos vestimos de quietud, invocamos la pureza y simplemente nos quedamos ahí… sin más, respirado paz y compartiéndola con otros. Los pensamientos se dan de baja, para que no se agite el sosiego que se respira.


Hay momentos que solo nos reservamos... no enseñamos lo que somos con facilidad, quizás porque una herida nos marcó.  En tales circunstancias nos vestimos de muchos petalos y quien se acerca realmente, es quien nos conoce.


Pero hay otros instantes, en que somos vibrantes... nos dejamos arrastrar por la pasión y nos desbordamos, nuestros colores no pasan desapercibidos, y es que lo que sentimos no se puede esconder, ni aún ante la ausencia del receptor de ello.  Simplemente somos intensos.


Abrimos nuestro corazón y es descubierto, ya no hay nada que perder y simplemente lo expresamos.  El sentimiento es tan fuerte que el color que nos embarga dura por mucho, mucho tiempo.


Y luego la vida nuevamente nos invita a lo normal, a lo cotidiano, a lo que nos mantiene en la línea delgada del “deber ser”…

Pero por dentro, nuestro interior es como una flor viva, de esas en que los colores arden en nuestros pensamientos…


Mira una flor… recuérdame en sus colores y ten la certeza que como ella, en algún momento tendré tu atención. 🌸